Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Archive for 5 de octubre de 2008|Daily archive page

AFRICOM y bases de la OTAN en Canarias

In Actualidad on 5 octubre, 2008 at 23:55

Después de presionar a numerosos países africanos buscando una ubicación para instalar su Cuartel General, y luego de cosechar un generalizado rechazo a sus planes de control militar de nuestro continente, el AFRICOM o Comando para África de los ejércitos de los Estados Unidos ha conseguido, por fin, un acuerdo con el régimen monárquico de Marruecos para construir una gran base aeronaval en los alrededores de la ciudad de Tantan, a orillas del río Draa, justo frente a la isla canaria de Lanzarote.

A nadie debe extrañar que en plena «transición democrática», abiertamente inspirada en la famosa transición española de los años setenta, asesorada la monarquía alauita por sus «hermanos» borbónicos, el régimen marroquí haya accedido a poner su territorio a disposición del imperialismo americano que, en definitiva, es  su principal apoyo político y económico.

Tampoco es casual el emplazamiento elegido. Mientras el gobierno de Marruecos tolera la ignominiosa presencia colonial española en los presidios militares de Ceuta y Melilla y la ocupación de numerosos islotes frente a la costa mediterránea marroquí, acuerda con los imperialistas la instalación de una enorme base militar para el control de todo el continente, en una zona reclamada por el Frente Polisario como parte del territorio de la República Árabe Saharaui Democrática. Y no sin razón, ya que al sur del río Draa la población está compuesta por los mismos grupos y tribus que habitan el Sáhara Occidental y hablan la misma lengua, el hassanía. De esta forma compromete tanto a los Estados Unidos como al Frente Polisario, que seguramente no tardará en reaccionar ante la ocupación militar norteamericana de su territorio.

Por otra parte la cercanía al Archipiélago, donde disponen del apoyo logístico de las dos bases de la OTAN en Gran Canaria, refuerza la posición de Tantan y protege su flanco y su retaguardia. La Base Aérea de Gando y la Base Naval de Las Palmas representan una garantía de abastecimiento y una potencia de fuego adicional nada desdeñable.

En la Base Aérea de Gando, protegidos por hangares fortificados y depósitos logísticos y de municiones subterráneos, construídos a muy poca distancia de las terminales de pasajeros del aeropuerto internacional, y utilizando las mismas pistas de vuelo que los aparatos civiles, la OTAN dispone de una escuadrilla de cazabombarderos multipropósito F-18 que, llegado el caso, pueden suponer un significativo refuerzo para los efectivos aéreos de Tantan que, según parece, estarán constituídos por la Décimo Séptima Fuerza Aérea de los Estados Unidos.

Y la Base Naval de Las Palmas es el elemento básico y punto de apoyo fundamental de la Marina de Guerra española que, según su propia doctrina militar, tiene la función de asegurar la defensa y el control del eje estratégico Canarias-Estrecho-Baleares por medio de su Grupo Naval de Combate que se estructura en torno al buque portaaeronaves «Príncipe de Asturias».

Debido a esta función de punto de apoyo de la flota la Base Naval,  instalada en pleno centro de la ciudad, en la confluencia de la Avenida Marítima y la de Mesa y López, centro neurálgico del tráfico y el comercio de la capital de la isla, dispone de amplios talleres de reparación y mantenimiento de armamentos y de grandes arsenales de municiones de artillería, misiles y torpedos cebados con explosivos de alto poder, lo que significa una grave y permanente amenaza para los cuatrocientos mil habitantes de Las Palmas.

La intervención militar del imperialismo yanqui en África pretende justificarse con el manido argumento de la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico. Ridículas excusas que, a estas alturas, no pueden engañar a nadie. Sin embargo, a pesar de los fracasos y las derrotas, y de las terribles consecuencias económicas de la doctrina del supuesto derecho a la intervención militar unilateral, el gobierno, los militares y los lobbys de la industria armamentística insisten en esa política fallida y desastrosa, tanto en el campo de batalla como para la economía imperialista.

Tampoco es casual que precisamente en el espacio marítimo comprendido entre la línea formada por las islas de Fuerteventura y Lanzarote y la costa continental, se localice una gran bolsa de hidrocarburos que las monarquías reinantes en España y Marruecos, en connivencia con las multinacionales imperialistas españolas, europeas y norteamericanas, pretenden repartirse amistosamente sin delimitar las aguas canarias y sin la participación del pueblo de las Islas en los beneficios de esta inmensa riqueza.

Las bases de la OTAN en Gando y Las Palmas, a las que se une ahora la base yanky de Tantan en nuestras cercanías, configuran una presencia de fuerzas militares imperialistas que amenaza a todos los pueblos del continente, respaldando a las grandes empresas multinacionales en su labor de saqueo de las riquezas minerales y energéticas africanas.

Ante esta nueva situación se hace más necesaria que nunca la unidad de las fuerzas antiimperialistas de Canarias, en coordinación con los revolucionarios de toda África, para desarrollar una firme y prolongada lucha ideológica y política por el desmantelamiento de la Base Naval de Las Palmas, la Base Aérea de Gando, los campos de tiro de Pájara y La Isleta y, junto a nuestros camaradas de Marruecos, por la retirada de las tropas americanas del AFRICOM y el fin de la ocupación colonial de Ceuta, Melilla y las islas marroquíes dominadas aún por el imperialismo borbónico.

Ante estos peligros y frente a estos nuevos retos hacemos un llamamiento fraternal a  los antiimperialistas de las Islas para que, entre todos, iniciemos la programación de actividades informativas, propagandísticas y de movilizaciones contra la presencia de las fuerzas imperiales de la OTAN en nuestro territorio, por la desmilitarización y la neutralidad del Archipiélago, y el cese de la ingerencia euronorteamericana en nuestro continente.

Anuncio publicitario

Los trabajadores no somos seres humanos

In Economía, Opinión on 5 octubre, 2008 at 0:02

Teodoro Santana

Estamos habituados a oír que los empresarios son «emprendedores», que hay que subvencionarlos para que «creen puestos de trabajo». Un favor que nos hacen contratándonos y quedándose con buena parte de la riqueza que producimos con nuestro trabajo. Desde La Reserva Federal estadounidense hasta el Banco Central Europeo, se regala dinero público a los grandes bancos que se habían hecho de oro y ahora pasan dificultades. El propio gobierno español regala miles de millones a los promotores inmobiliarios para que estos puedan pagar a los bancos. Eso sí, lo hacen «en beneficio de todos», para «evitar males mayores».

La idea general es que los capitalistas son los verdaderos seres humanos, a los que hay que apoyar y proteger desde el Estado para que ellos decidan cuándo y dónde invertir, a quién contratar o despedir. Los verdaderos dueños de su destino (y del de los demás). Todas las leyes, los jueces, la policía y hasta el Ejército, están a su servicio. Y al de sus beneficios. Al fin y a la postre, cuanto más se enriquezcan ellos, más posibilidades hay de que los demás recojamos las migajas. Si a ellos les va bien, vienen a decir, a los demás nos irá bien.

Junto a esos «verdaderos seres humanos», conviven animales domésticos, Ah, y trabajadores. Dado el carácter benéfico de los burgueses, se preocupan de que esos proletarios tengan, en general, lo suficiente para sobrevivir. Y puedan seguir yendo a trabajar a sus empresas, claro. Para que los capitalistas puedan realizar esa labor humanitaria, hay que remover las trabas que le impiden que esos benefactores contraten o despidan a su gusto, y lo más baratito posible. Tienen derecho a disponer «libremente» de lo que es «suyo».

Hay que comprender que los capitalistas «arriesgan». Unos riesgos consistentes en que se pueden arruinar, Dios no lo permita, y entonces tendrían que buscar trabajo como los infrahumanos trabajadores. Todo el dinero de nuestros impuestos y las congelaciones salariales que hagan falta para que no tengan que sufrir esa ignominia.

Una vez garantizada la felicidad de los verdaderos seres humanos, el Estado verá la posibilidad de atenuar las peores consecuencias sobre los ilotas. Si tras embolsillarse fabulosos beneficios alcanza, y si no qué le vamos a hacer. No se pueden hacer tortillas sin cascar huevos. Los parados, por ejemplo, deben sacrificarse y sufrir. A todos nos da pena, pero hay que someterse al «imperio de la ley» y respetar las «instituciones democráticas». El Estado no está para garantizarles trabajo y comida, que eso «promociona el gandulismo». Y para que incluso esos no-humanos disfruten, ya les ponemos fútbol, que además nos reporta dinero.

Sólo un peligro amenaza este mundo feliz: los malvados comunistas que pretenden hacer con los trabajadores lo que el Orfeo de Matrix hacía con Neo: darle a elegir la pastilla de la cruda realidad, sumiéndolos en la insatisfacción y la rebeldía. Y esa «subversión del orden constitucional» no podemos permitirla.