Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Archive for 31 diciembre 2008|Monthly archive page

Cuatro meses de lucha

In Actualidad on 31 diciembre, 2008 at 0:11

banderaspunoEste 1º de enero el Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias (PRCC) cumple cuatro meses. Apenas un bebé. Pero en este tiempo algunas cosas han comenzado a cambiar. Después de décadas en que la ambigüedad ideológica o el entreguismo a las tesis colonialistas eran la norma, los comunistas canarios, quienes nos responsabilizamos de la batalla por llevar a Canarias al Socialismo, tenemos nuestra propia organización, expresamos nuestras posiciones revolucionarias y caminamos hacia el futuro con nuestros propios pies.

Lógicamente, la aparición del partido de los comunistas ha levantado ampollas entre quienes se las prometían muy felices chapoteando en la confusión política y en el electoralismo alicorto. Los insultos personales y los bulos calumniosos han ido de la mano de una absoluta falta de respuesta en el terreno de las ideas y de la política a los planteamientos del PRCC. También sabemos que algunos medios de comunicación han sufrido presiones desde ámbitos empresariales por los análisis que en ellos hacen nuestros camaradas. Lo uno y lo otro sólo nos confirma que estamos haciendo diana con nuestras posiciones.

En apenas 120 días el PRCC ha incrementado notablemente su número de militantes, su estructura organizativa y su potencia de fuego política e ideológica. Y hemos recuperado una tradición comunista imprescindible, pero largo tiempo olvidada: la de la rigurosa formación política de nuestros militantes. Somos conscientes que, dado el páramo desde el que partíamos, queda un mundo por hacer. Pero permítannos que, aunque sea por un momento, nos sintamos contentos con el impulso de un partido revolucionario que avanza día a día.

Quienes hacemos Independencia y Socialismo nos sentimos especialmente responsabilizados acompañando el trabajo de nuestro partido en la calle, en la formación de cuadros, en los centros de trabajo. Somos la parte visible de una labor que a veces permanece inadvertida, y para muchos la única imagen que conocen del PRCC. Así que debemos mejorar cada vez más. Ése es nuestro reto: el del periodismo revolucionario comunista, el de la batalla de ideas contra el capitalismo y el colonialismo.

Gracias por los correos que recibimos, por las sugerencias que nos ayudan a superarnos. A vencer sí o sí.

Carta de Vía Democrática (Marruecos) al Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

In África, Comunicado on 30 diciembre, 2008 at 0:05

vdQueridos camaradas:

Tengo el placer de felicitarles por la fundación del Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias que aportará una contribución importante a la lucha de liberación nacional de su país en la vía del socialismo.

Les confirmo que Vía Democrática está dispuesta a desarrollar las relaciones militantes con su partido y a examinar con ustedes todas las propuestas en este sentido.

Vía Democrática está igualmente interesada en contribuir a la constitución de un frente antiimperialista en nuestra región en el que las fuerzas revolucionarias comunistas deben constituir la vanguardia y el motor.

Les envío adjunto una nota informativa sobre Vía Democrática elaborada a la vista de su 2º Congreso Nacional celebrado los días 18, 19 y 20 de Julio de 2008.

Con mis saludos revolucionarios y comunistas

El Secretario General
Abdallah Elharif

18 de diciembre de 2008

 

ANNAHJ ADDIMOCRATI (Vía Democrática)

viademocratica1

Vía Democrática (Annahj Addimocrati) celebra su 2º Congreso los días 18, 19 y 20 de Julio de 2008 bajo la consigna de “por una dirección firme de la lucha por la liberación y la democracia en la vía del socialismo”. En esta ocasión, presentamos esta ficha informativa sobre su ideología, sus objetivos, sus posiciones y su combate.

Vía Democrática (Annahj Addimocrati) fue fundada en 1995 por un grupo de militantes de la organización marxista-leninista marroquí “Ilal Amam” y militantes de las organizaciones de masas simpatizantes del Movimiento Marxista-leninista marroquí. Vía Democrática es la contiuación, en el plano político e ideológico, de la experiencia del Movimiento Marxista-leninista marroquí, y en particular de “Ilal Amam”.

El objetivo de Vía Democrática es la construcción del socialismo en tanto que sociedad que pone fin al capitalismo y a la explotación del hombre por el hombre. La realización de este objetivo supremo pasa, en la etapa histórica actual, por la lucha para la liberación nacional de la hegemonía imperialista y del bloque de clases dominantes a su servicio y para la edificación de una sociedad democrática. Vía Democrática considera que la realización de las tareas de la etapa actual en la vía del socialismo exige la dirección del combate por la clase obrera y las masas trabajadoras en general en alianza con las otras clases populares. Es por lo que Vía Democrática centra sus esfuerzos en el desarrolllo de tres procesos ligados entre sí: el proceso de la construcción de la organización política autónoma de la clase obrera y de las masas trabajadoras, el proceso de desarrollo y de unificación de las organizaciones de masas populares y el proceso de construcción de la alianza de las clases populares.

En el plano ideológico, Vía Democrática adopta el marxismo como método de análisis y teoría del cambio revolucionario en evolución y enriquecimiento constantes a la luz de la práctica militante y del progreso científico. Considera que la construcción del socialismo y del comunismo no se realizarán según un modelo preestablecido, sino merced al movimiento real que destruye el capitalismo y edifica, en su lugar, un modelo de organización social donde la producción y los medios de producción devienen bajo el control y la dirección de los productores libres y al servicio de la humanidad entera.

Vía Democrática está abierta a las enseñanzas de las luchas de los pueblos por su liberación de todas las formas de opresión y de alienación y a las ideas progresistas en el dominio de los derechos humanos en su universalidad y su globalidad, y en particular los derechos de las mujeres, de las libertades públicas, de la defensa del medio ambiente y de la paz en el mundo.

La fase actual de la lucha de nuestro pueblo se caracteriza por el hecho de que el proyecto makhzeniano tendente a acelerar el ritmo de la integración del bloque de las clases dominantes dependientes, rentistas y parasitarias en la mundialización capitalista sigue avanzando.

Este proyecto, haciendo pagar el enorme coste social de esta integración a la clase obrera, a las masas trabajadoras y también a vastas fracciones de las clases medias bajo la excusa de una apertura política cuyo límite no ha tardado en aparecer (persistencia del despotismo, reforzamiento del poder absoluto del rey…) y de consignas demagógicas como la “reconciliación nacional” y el “desarrollo humano”, la “nueva era” ha conducido al debilitamiento de las fuerzas políticas y sociales que se han integrado, como revelan los resultados legislativos de 2008 boicoteados masivamente por la población y el ascenso de las luchas en todas las regiones del país, hasta los rincones más alejados.

Lo que precede demuestra la necesidad de una dirección firme de la lucha integrada por las fuerzas que han resistido y combatido el proyecto makhziano y que no han sido embaucados por sus consignas y los militantes de vanguardia de la clase obrera y de las masas laboriosas nacidos de esas luchas.

Este es el sentido de la consigna de nuestro congreso que responde, al mismo tiempo, a los imperativos del desarrollo de la lucha popular, de la construcción de la organización política autónoma de la clase obrera y de las masas trabajadoras y la edificación del frente de las masas populares.

Vía Democrática considera que el obstáculo esencial, en la fase actual, ante el avance del combate de nuestro pueblo, está constituida por la mafia makhzeniana. Por esto concentramos nuestros esfuerzos para debilitarla y aislarla luchando por una constitución democrática, en la forma y en el fondo, y por el fin de la impunidad por crímenes políticos y económicos y llamando al boicot de las elecciones, siendo evidente que las pretendidas instituciones “democráticas” no son más que instrumentos para perpetuar el pillaje, la explotación y la opresión.

 – Vía Democrática tiene fuerte presencia en los diversos frentes de lucha. La lucha social por su presencia en los sindicatos, ciertamente en su dirección, y en diversos comités de apoyo a las luchas sociales, para su combate contra el liberalismo salvaje (privatizaciones, liberalización, desregulación, leyes reaccionarias como el nuevo código laboral…) y para su acción en el seno de las coordinadoras contra el alza de precios y para la defensa de los servicios sociales públicos.

 – La lucha por los derechos humanos por sus tomas de posición valientes contra las violaciones de los derechos humanos y contra el ataque del régimen en relación al reglamento del dossier de las graves violaciones de los derechos humanos así como para la implicación constante y eficaz de sus militantes en el movimiento de los derechos humanos y la defensa resuelta y de principio de estos derechos.

 – La lucha porque la constitución reconozca la lengua amazigh como lengua oficial y la cultura amazigh como cultura nacional y para conceder a las regiones que tienen especificidades la máxima autonomía posible.

 – La lucha contra la dependencia de nuestro país frente al imperialismo: las relaciones militares y de seguridad (maniobras militares conjuntas, “cooperación” contra el “terrorismo”, reunión de la OTAN en nuestro país…) políticas y económicas (proyecto del Gran Medio Oriente y del Africa del Norte, Acuerdo de libre cambio con los Estados Unidos y la Unión Europea, Proyecto de la Unión Euromediterránea).

 – El apoyo a las luchas de los pueblos, y en primer lugar los pueblos palestino, irakí y libanés, y la lucha contra el establecimiento de relaciones con la entidad sionista.

 – El apoyo al derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui y a las negociaciones directas entre Marruecos y el Polisario y a las soluciones pacíficas que permitan avanzar hacia la unidad del Gran Magreb.

Los militantes de Vía Democrática están presentes en todo el territorio, en las ciudades y en los campos y son muy combativos.

Las relaciones en el seno de Vía Democrática son ampliamente democráticas: por ejemplo, el comité nacional, que es la más alta instancia después del congreso nacional, se reune cada dos meses para debatir todas las cuestiones y tomar decisiones que implican a todos los miembros y deben ser aplicadas por todos. Ciertas cuestiones importantes son debatidas en las secciones y conferencias y después son resueltas por el Consejo Nacional.

Desfilar o movilizar

In Actualidad, Documento on 29 diciembre, 2008 at 0:19

manifestacionYa todo el mundo sabe que 2009 va a ser un año especialmente duro. Que las condiciones de vida y laborales de las trabajadoras y los trabajadores van a empeorar sensiblemente. Y que habrá que movilizarse para hacer frente a las consecuencias de la crisis  y la recesión imperialista,  que están siendo especialmente graves en una economía dependiente y colonial como la canaria.

La realidad, sin embargo, es que las manifestaciones que se producen en nuestro país son cada vez menos numerosas. Lejos están los tiempos en que una manifestación medianamente aceptable era la que reunía diez o doce mil personas. En general, los convocantes apenas arrastran a sus propios militantes y algunos allegados más. Los llamamientos a toque de pito no parece que sean la fórmula ideal si lo que se quiere de verdad es movilizar a nuestra gente y no limitarse a exhibiciones testimoniales o a hacerse la foto.

La “izquierda manifestante” se está quedando aislada del grueso de la población canaria, por muy justas que sean sus consignas. Habrá que recordar el principio de que “la mejor improvisación es la que se prepara concienzudamente”. Porque sin una labor previa de agitación y organización, nos limitaremos a desfiles de escaso impacto y menor trascendencia.

Para de verdad movilizar a los trabajadores y al pueblo canario, y no limitarse a realizar desfiles izquierdistas, hay que realizar con anterioridad multitud de reuniones, asambleas explicativas en centros de trabajo y en barrios, charlas, intervenciones en los medios de comunicación, etc. Y hay que dotarse de un plan de trabajo sistemático y exhaustivo, de forma que la correspondiente manifestación sea una expresión verdaderamente participativa, que cumpla su función de ir elevando el nivel de conciencia popular.

Además, esa planificación debe prever el después de la manifestación, el día siguiente, volviendo a reunirse y debatir con la gente para evaluar y dar continuidad a las luchas. Hay que acabar con la práctica de que, una vez hecha la foto, comienza un largo periodo de vacaciones hasta la próxima ocurrencia.

Somos conscientes de que hay enormes resistencias a vencer, desde el sectarismo hasta la inercia pequeño burguesa de actuar a reflechones, sin continuidad en el trabajo. Pasando por actitudes mafiosas como las de bloquear en la práctica el acceso al debate, no ya a los centros de trabajo, sino a los propios comités de empresa. Quién tiene “amarrado” un sector laboral o la asociación de vecinos de un barrio, no tiene interés en arriesgarse a nuevas formas de trabajo ni a permitir un debate con otros sectores de la izquierda. Tal y como lo ven, no tienen nada que ganar y sí mucho que perder.

Pero estas resistencias deben y pueden ser removidas. Y desarrollar un estilo de trabajo basado en la participación, el debate de ideas entre la población y la organización sistemática (y no de boquilla). Sabemos que no va a ser fácil arrinconar malos hábitos y rutinas, pero esta es la labor revolucionaria que merece la pena, y en la que los comunistas estamos empeñados.

Están perdiendo la guerra, señora Chacón

In Actualidad on 28 diciembre, 2008 at 0:48

pedrobrenes3Pedro Brenes

La ministra española de Defensa está preocupada porque, según declara, “la situación de seguridad en Afganistán está deteriorada”. Magnífica frase que descubre la intención del gobierno imperialista español de presentar la intervención criminal y genocida de la OTAN en aquél país, como una simple operación policial de “restauración del orden y de mantenimiento de la paz” por parte de los demócratas euronorteamericanos.

Publicitado de esta manera, los imperialistas pretenden hacer creer que las fuerzas de la OTAN en Afganistán son algo así como un ONG benéfica y altruista que, sorprendentemente, no es reconocida como tal por su mayor beneficiario: el pueblo de Afganistán.

Este ridículo cuento de Navidad sólo trata de ocultar una realidad de fracaso y de inevitable derrota de los invasores, que ha provocado ya desacuerdos y peleas entre los distintos cuerpos expedicionarios, que rehuyen el combate en los frentes más activos negándose constantemente el apoyo entre ellos, tratando cada uno por su lado de ahorrar esfuerzos y minimizar las bajas propias.

La ofensiva general de los patriotas afganos ha puesto contra las cuerdas a las unidades norteamericanas y británicas más implicadas en el sur del país donde, a pesar de los llamamientos desesperados de los mandos yanquis, se niegan a acudir los europeos que prefieren esconderse en las zonas norteñas menos expuestas hasta ahora.

Sin embargo, los avances de la resistencia nacional afgana en el sur les está permitiendo ya extender sus ataques a todo el territorio, ante el pánico de los “cooperantes” españoles que ven amenazadas sus posiciones, y que paulatinamente deben sufrir las consecuencias del acoso de los patriotas y las consiguientes bajas.

A pesar de todo, la ministra española confía en una pronta estabilización de la situación por medio del amplio refuerzo de tropas norteamericanas prometido por el nuevo presidente Obama. Según las últimas declaraciones del flamante primer mandatario electo de los Estados Unidos y de su equipo continuista -que no renuncia a la victoria en Oriente Medio y la consecución de sus principales objetivos estratégicos- la retirada parcial de tropas de Irak permitirá enviar a socorrer a las agobiadas fuerzas imperialistas en Afganistán, hasta treinta mil invasores más.

La ministra Chacón, aunque reconoce que es necesario “un cambio de estrategia”, no se atreve a plantear el problema del callejón sin salida en el que se encuentran sus tropas, en los términos exactos y reales de la gran operación militar imperialista y sionista para el control de toda la zona de Oriente Próximo.

Una gran operación estratégica diseñada en Washington y Tel Aviv que pretendía, después de ocupar y controlar primero Afganistán y luego Irak, neutralizar política y militarmente al enemigo principal del imperialismo y el sionismo en la zona: el régimen nacionalista y antiimperialista iraní.

Pero todo les ha salido mal. Y, como el cazador que cae en su propia trampa, ahora son los ejércitos ocupantes los que se ven cercados entre la frontera iraní y las regiones fronterizas de Pakistán, y amenazados por el apoyo del gobierno persa a la insurgencia desde el oeste, y la colaboración de la población de nacionalidad pastún al otro lado de la frontera oriental, que ningún gobierno colaboracionista y proamericano desde Islamabad, ha podido controlar ni reprimir.

La resistencia ha conseguido interrumpir eficazmente las vías terrestres de abastecimientos militares desde Pakistán, lo que debilita y compromete aún más las posiciones defensivas de los invasores. Y, como consecuencia y tal como ya les ha ocurrido en Irak, deberán continuar la retirada hacia puntos defensivos fortificados, el abandono de las patrullas terrestres y el aumento de la acción aérea indiscriminada que ocasiona innumerables bajas civiles.

Lo que no tuvieron en cuenta Bush ni Cheney, ni tampoco, por lo visto, entra en las consideraciones de Obama o Chacón, es que las guerras imperialistas contra los pueblos, en Vietnam, Irak o en Afganistán, sencillamente no pueden ser ganadas. El aumento del número de tropas y de material de guerra sólo conseguirá prolongar el empantanamiento de los invasores, el aumento del número de bajas, el descrédito de las razones de la intervención y de sus defensores, la oposición de los pueblos en los países cuyos gobiernos burgueses se empeñan en continuar la agresión genocida, y el sufrimiento de la población de los países ocupados.

Y ningún “cambio de estrategia” podrá salvar a los ejércitos extranjeros de sufrir una vergonzosa derrota por parte de los pueblos insurrectos irakí y afgano.

El gobierno de Zapatero que, para compensar la retirada de tropas de Irak y en un torpe intento fallido de congraciarse con Bush, aumentó su implicación en la guerra de Afganistán tratando, al mismo tiempo, de presentarla como una “operación de paz”, pretende ahora, junto con sus más cercanos aliados europeos, librarse de un compromiso puramente seguidista de los intereses estratégicos norteamericanos.

Pretenden ignorar su papel de simples comparsas  de la política yanqui, que no va a cambiar con la llegada el nuevo presidente, como ingenuamente espera la ministra Chacón. Por el contrario, el equipo gubernamental nombrado por Obama en las últimas semanas demuestra que el imperialismo norteamericano no renuncia, a pesar de todo, a sus pretensiones de dominio mundial y, en concreto, a su estrategia de Gran Asia Central que, vinculada orgánicamente a la de un Nuevo Oriente Medio, pretende cambiar el régimen político iraní, liberando al sionismo israelí de su principal amenaza y de su más fuerte y decidido enemigo.

Y entre los grandes objetivos estratégicos de esa política se incluye también la “contención” de China y Rusia, dificultando la cooperación económica y política de los países miembros de la Organización de Cooperación de Shanghai (SCO) y la consolidación de la Organización del Tratado de Seguridad (SCO).

Este seguidismo servil de los europeos con la política de Washington explica que, en contra de sus propios intereses económicos y comerciales, mantengan una actitud prepotente e insolente de constantes provocaciones contra Moscú y Pekín que, a la postre, sólo conseguirá desacreditar a los europeos destruyendo su falsa imagen de “independientes” frente a los planes norteamericanos, y perjudicar sus relaciones económicas, políticas y diplomáticas con los pueblos y países del mundo.

Clase trabajadora y Revolución Canaria

In Actualidad on 27 diciembre, 2008 at 0:16

davidDavid Delgado

Se ha convertido en un tópico negar la existencia de la clase trabajadora canaria, pero hasta el momento, los defensores de semejante disparate no han aportado ni un solo argumento convincente sobre esta cuestión.

Partiendo de la falsa realidad de quienes se autoengañan de un modo tan rocambolesco, toda la estrategia y línea política anti-marxista edificada sobre este dislate, es una irresponsabilidad que evidencia la incapacidad de asimilar la realidad clasista y la articulación de un programa revolucionario.

Es una teoría que apoyan interesadamente sectores políticos burgueses y pequeño-burgueses.

En el segundo caso, podemos encontrarnos con una pequeña-burguesía organizada -o desorganizada según se mire- en partidos supuestamente socialistas defendiendo este extremo. Por supuesto no se trata de organizaciones obreras.

Naturalmente, la revolución socialista no se encuentra entre los intereses de la clase social dominante, ni de la mayoría de la pequeña-burguesía, así que obviar la esencia clasista de la sociedad actual canaria se convierte en una tarea necesaria para estas clases.

Ridículamente, los miopes negacionistas no oponen resistencia para afirmar que en España, o cualquier otro Estado industrializado, sí que existe clase obrera. De lo que deducimos, sencillamente, que reconocen que en estos paises la sociedad está dividida en diferentes clases sociales.

En este punto, localizamos también a los sectores políticos obreros, que admiten que en Canarias sí que hay clases sociales, y por lo tanto una clase trabajadora, pero esgrimen todo tipo de argucias para defenestrar a las masas obreras de su carácter protagónico revolucionario y asumen equivocadamente, a través del parlamentarismo burgués, una tarea que les es ajena.

Para defender sus tesis se basan en que la clase obrera industrial canaria no es mayoritaria y que, en su conjunto, los trabajadores canarios son incapaces de emprender ningún proceso revolucionario porque somos políticamente los más atrasados del Estado.

Así que la clase trabajadora canaria, mayoritariamente dedicada al sector servicios y políticamente neutralizada, no puede aspirar más que a mimetizar lo que vayan trayendo los vientos desde España, y esperar pacientemente a que en la metrópoli algún día surja algún cambio y se acuerden de su colonia africana.

Esto es un síntoma inequívoco de que los aquejados por el síndrome del colonizado no quieren ni oír hablar de la revolución canaria. Y es que es mucho más apasionante y cómodo, sin duda, debatir y analizar otras realidades sin comprometerse a enfrentar la de uno, ya que esto implicaría una dedicada y peligrosa actividad militante. Los comunistas canarios, sin duda, estamos dispuestos a todo.

Llegamos a la conclusión de que quienes, consciente o inconscientemente, se equivocan aseverando que no podemos hablar de clase trabajadora canaria o desvirtúan y revisan la teoría marxista de las clases sociales, en último término están oponiéndose a la revolución canaria.

Curiosamente los socialistas “modernos”, que nos recriminan que adolecemos de nostálgicos y estamos anclados en teorías trasnochadas no advierten que las revoluciones socialistas y anticolonialistas que tuvieron lugar durante el siglo XX, se produjeron en diversos contextos socio-económicos. Canarias no es una excepción, pues con una población activa cuyo porcentaje de trabajadores asalariados es alrededor del 90%, tiene un potencial revolucionario extraordinario.

Coincidiríamos en cambio, en afirmar que, en el proceso hacia la revolución socialista canaria, debemos superar primeramente el obstáculo del colonialismo. Nos entenderíamos entonces porque debatiríamos en base a un análisis científico que formulase la táctica para emprender la revolución, y se produciría entre las organizaciones que dicen aspirar al socialismo. En el Frente amplio anticolonialista, sin embargo, participarán las clases sociales interesadas en la independencia desde una óptica antimonopolista y antiimperialista.

Recuperar las ideas de Marx sobre la revolución ininterrumpida es imprescindible para que la actividad política no se reduzca a inconsistencias anti-programáticas. La teoría de la transformación de la revolución democrática en socialista tiene que pasar al primer plano del debate político en el movimiento obrero canario.

El proletariado, no sólo puede, sino que debe dirigir la revolución democrática, puesto que es la única clase consecuentemente revolucionaria. Y la hegemonía se alcanza en alianza con la pequeña-burguesía.

La Revolución Canaria, como proceso ininterrumpido que se desarrolla por fases y por etapas es un trabajo revolucionario duro e ineludible. Cuando hablamos de este proceso no solo hablamos de su ejecución material. También hablamos de toda la preparación teórica, ideológica y organizativa que posibilitará el éxito revolucionario.

De este modo, la línea exclusivamente electoralista, oportunista y claudicante, debe ser combatida porque no conduce a nada. Sólo tenemos que echar la vista atrás para reconocer los errores cíclicos que se vienen cometiendo en Canarias en las últimas décadas, cuyas características principales son la ausencia de un programa revolucionario y una línea política coherente y elaborada, el interclasismo, la interiorización de las prácticas políticas burguesas y los pactos precipitados en torno a objetivos abstractos.

Lenin, en la VII Conferencia (de Abril) de toda Rusia del POSDR fue muy claro al respecto al exponer lo siguiente: “Hay que comprender qué clases impulsan la revolución. Hay que tener en cuenta serenamente sus diferentes aspiraciones. El capitalista no puede seguir el mismo camino que el obrero. Los pequeños propietarios no pueden confiar plenamente en los capitalistas ni decidirse todos y en el acto a una estrecha alianza fraternal con los obreros. Sólo comprendiendo la diferencia de estas clases podrá encontrarse un camino acertado para la revolución”.

La Universidad de Las Palmas presume de contribuir a la evasión de impuestos

In Actualidad, Economía, Educación on 26 diciembre, 2008 at 0:18

ulpgc2La Universidad de Las Palmas de Gran Canaria presume de su complicidad en la evasión legalizada de impuestos conocida como Reserva para Inversiones en Canarias (RIC). El truco es bien sencillo: en vez de pedir prestado en el mercado bancario el dinero para construir algo (en este caso, el Edificio de Servicios Administrativos de la ULPGC), se va a un crédito privado pidiendo prestados los impuestos no pagados y consignados en la RIC.

Una vez construido el edificio, se paga el capital pedido y se abonan los intereses. De forma que los capitalistas recuperan el dinero de la RIC, del que ya se han ahorrado el 90% de los impuestos. Además, ese dinero les vuelve completamente “blanqueado”: ya no tienen que “materializarlo” en inversiones y pueden disponer libremente de él. Y encima cobran los intereses por el préstamo.

Pero la ULPGC no se limita a una operación esporádica. Han montado una auténtica trama para la evasión de impuestos. Siendo rector entonces el ahora nuevo jefe insular de Coalición Canaria, Manuel Lobo, se crea la empresa RIC ULPGC, aprobada por el Consejo Social, presidido por Francisco Aureliano Santiago Castellano (prócer de Nueva Canarias en Telde) y respaldada por el gobierno autonómico. En diciembre de 2006 se hace una ampliación accionarial en la que entran a formar parte de la empresa 61 capitalistas con más de diez millones de euros de la RIC.

Y ya tenemos maquinaria de “lavado” de dinero de la RIC montada desde la propia universidad. Y encima alardeando de que, en palabras del rector de la ULPGC, José Regidor (defensor a ultranza de entregar la universidad a los capitalistas a través del Plan Bolonia), “es la primera vez que en esta Universidad se hace una acción con sentido empresarial y con la relación con la empresa”. O sea, que piensan seguir con el chiringuito.