Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Archive for 6/12/08|Daily archive page

30 años de constitución monárquica y colonialista

In Actualidad on 6 diciembre, 2008 at 0:35

franco_jc_1975Si algo supo hacer el régimen fascista español, uno de los más largos de la historia humana, fue seguir el principio enunciado por Tomás de Lampedusa en “El Gatopardo”: cambiar algo para que nada cambie. La sempiterna amenaza de los tanques del ejército, las carreras de un PSOE financiado por la socialdemocracia alemana y la CIA, y el entreguismo de un PCE dispuesto a aceptar heredero de Franco como animal de compañía, permitieron desactivar las luchas populares, subsumir en la ilegalidad a los partidos a la izquierda del PCE en las primeras elecciones, y mantener intocables el poder de la oligarquía española y las columnas del aparato fascista: jefatura del Estado, ejército, policía y jueces.

Evidentemente, las libertades formales alcanzadas son mil veces preferibles a la represión franquista. Tanto en España como en Canarias, miles de demócratas, especialmente comunistas, dejaron sus vidas en la lucha o permanecieron muchos años pudriéndose en las cárceles. Pero no podemos olvidar lo limitado de esas reformas, como las “autonomías” que se cedieron para impedir el derecho de autodeterminación de los pueblos. Y tampoco deben hacernos olvidar que el Estado se olvida de formalidades democráticas cuando le conviene. Buena prueba de ello son la Ley Antiterrorista y la Ley de Partidos, entre otras, que permiten la vulneración de los más elementales derechos democráticos sin ningún rubor.

Pero la misma constitución, que como toda ley es expresión de la correlación de fuerzas en un momento dado, consagra el monopolio de la violencia en manos del Estado de los grandes banqueros y capitalistas, así como la intangibilidad de sus propiedades. Por no hablar de la impunidad del rey borbón o de la inamovilidad de los jueces.

Para Canarias, esta constitución supone el mantenimiento del poder colonial y la negación radical e intransigente de nuestro derecho a la descolonización y a la independencia nacional. Hemos pasado de la ficción de “provincias” africanas a la ficción de “comunidad autónoma”. Y con el amenazante artículo 8 que permite al ejército español intervenir para “garantizar” que seguiremos siendo colonia y no amenazaremos la “unidad de España”. Y es España quién decide nuestro futuro, nuestro modelo económico, la educación de nuestros jóvenes y hasta las guerras en las que nos veamos envueltos.

Pero esta constitución, como el poder colonial, no es, al fin y al cabo, sino un tigre de papel al soplo de la voluntad popular el día que las canarias y los canarios se pongan en pie y digan ¡basta! Celebren ustedes todo lo que quieran, señores colonialistas españoles e imperialistas europeos. Mientras tanto, desde abajo, con el trabajo diario y persistente de los comunistas, la Nación Canaria, una república de trabajadoras y trabajadores, ha iniciado su marcha hacia la Independencia y el Socialismo. Nada nos detendrá.