Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Archive for 22/12/08|Daily archive page

Paulino Pata-Negra Rivero

In Actualidad on 22 diciembre, 2008 at 0:13

paulinoLos colonos franceses en Argelia, llamados pied-noirs (literalmente, pies negros), proclamaban a los cuatro vientos el eslogan “Argelia francesa”. La insistencia en esa consigna no ponía en evidencia otra cosa sino, precisamente, que Argelia no era Francia. Imagínense ustedes al presidente de la comunidad autónoma correspondiente diciendo que “Asturias es España”, que “Valencia es España” o que “Castilla-León es España”. Lo menos que pensaríamos es que semejante tipo había dejado de tomarse la medicación.

Extrememos el ejemplo hasta el absurdo: imaginen a Ibarretxe diciendo que se va a subir al monte Aitxuri para vociferar que “Euskadi es España”. O a Carod Rovira anunciando que va a subir a Montjuic para que todo el mundo le oiga decir que “Catalunya es España”.

Pues bien, lo que sería inimaginable en la metrópoli, ocurre en la colonia. El presidente del gobierno autonómico canario, el nacionalista (es un decir) Paulino Rivero Baute, ha declarado, en una entrevista a Onda Cero, que no sabe si subir a la montaña de Arucas o al pico del Teide para decir más alto que “Canarias es España”.

Queda claro así, por si alguien albergaba la más mínima duda, que Canarias ni es España, ni la metrópoli tiene asegurada la ocupación de nuestro país. De lo contrario, ninguna falta haría recordarlo a cada paso de forma machacona. Pero también se pone en evidencia el proceso de contradicciones y descomposición en que vive -más bien agoniza- Coalición Canaria.

Rivero Baute manifiesta la obsesión de un colono, de auténtico pied-noir, proclamando su pertenencia a la potencia colonial, su “europeidad”, su inocencia ante las acusaciones de independentismo. Nacionalismo, sí, pero nacionalismo español.

No sólo es desvergüenza, don Paulino. No está usted para subir ni a una loma. Ese pie negro que usted exhibe sólo cabe diagnosticarlo como gangrena. Gangrena política, claro. Hágaselo mirar, hombre.