Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Archive for 31 enero 2009|Monthly archive page

Cada vez más cerca la derrota definitiva del imperialismo en Afganistán

In Actualidad on 31 enero, 2009 at 0:01

resistenciaafganaSegún se reconoce en el último Balance militar del derechista Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS), los ejércitos de la OTAN está perdiendo la guerra en Afganistán. La Resistencia nacional afgana incrementa constantemente la intensidad y la extensión de sus ataques, incluso en zonas que los invasores venían considerando “tranquilas”. A la vez, las potencias ocupantes disputan entre sí para definir lo que constituye el “éxito” en Afganistán, mientras la crisis económica presiona sobre sus presupuestos militares.

El informe señala asimismo que la Resistencia ha continuado actuando “sin cesar” en los últimos 12 meses. “Sin un desarrollo más positivo y un enfoque más unificado en el conflicto, parece probable que algunos países con tropas desplegadas en el marco de la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (ISAF) bajo mando de la OTAN empiecen a reevaluar sus compromisos”, asevera el documento, que añade que “las tensiones con la OTAN sobre los objetivos de la misión han socavado la eficacia de la misión y se plantea un debate más amplio sobre lo que la comunidad internacional considera un éxito en Afganistán”.

El IISS subraya que “hay una creciente necesidad de los Aliados para mejorar sus esfuerzos por definir un entendimiento común de sus objetivos en Afganistán, dado que la ausencia de una estrategia clara amenaza el éxito estratégico de la sostenibilidad a largo plazo de la misión de la OTAN”. Además asegura que la Resistencia se ha centrado en operaciones de “puntos de debilidad”, en particular la policía colaboracionista, que está mal entrenada y equipada y ha sufrido un importante número de bajas.

El informe también señala que la capacidad del ejército colaboracionista sigue siendo muy limitada, manteniéndose por debajo de los 60.000 efectivos, lejos del objetivo de los 80.000 que debía alcanzar en 2010. Además reconoce que los ataques estadounidenses contra los talibanes y Al Qaeda en las zonas tribales del vecino Pakistán corren el riesgo de socavar la posición del presidente títere Asif Ali Zardari.

El IISS dice que Obama tendrá ahora que decidir qué nivel de recursos está dispuesto a dedicar a las operaciones en Afganistán e Irak en un momento en que los presupuestos soportan la presión de la crisis financiera internacional. “Corresponderá a la nueva Administración explicar ahora si sus prioridades a largo plazo, tales como la insurgencia y otras misiones que contribuyen a la larga guerra ‘contra el terror’, están en el centro del plan”.

El envío de 15.000 nuevos soldados aprobado por Barack Obama, dentro del plan del Pentágono de duplicar las tropas en Afganistán (30.000 nuevos soldados que se añadirán a los 32.000 ya presentes), no va a cambiar esa situación. Lo que los agresores se niegan a entender es que, a medio plazo, ningún ejército invasor gana jamás una guerra contra el pueblo. Sin embargo, y dado su estrepitoso fracaso en Irak, el imperialismo se ve obligado a demostrar su poderío en Afganistán (un país más pequeño y más pobre y, en la mente de los estrategas militares imperialistas, más asequible), o de lo contrario perderá efectividad la amenaza de su aplastante superioridad militar.

El papel más patético lo representan las potencias europeas que, conscientes de que la guerra está perdida, procuran, por un lado, minimizar las pérdidas no incrementando la involucración de sus ejércitos y, por otro, cediendo algo a las pretensiones de EEUU que les exigen un sustancial incremento de tropas para no ofender al “señorito”. Toda su confianza está puesta, por ello, en la descarnada manipulación de los medios de comunicación occidentales para mantener engañados a sus propios ciudadanos.

Canaria vs. Gran Canaria: divide y vencerás

In Actualidad on 30 enero, 2009 at 0:01

calendariosingranLa edición por el gobierno colaboracionista de un calendario con un mapa antiguo en el que Gran Canaria aparece con la denominación “Canaria” –habitual hasta el siglo XVIII- ha vuelto a levantar una polvareda sobre la polémica iniciada por el periódico ultraderechista El Día, consistente en que debe quitarse el “Gran” a la denominación de la isla. El argumento es que ese adjetivo es una grave ofensa para el resto de islas y, especialmente, para Tenerife.

Paralelamente, El Día ha ido cubriendo de insultos Gran Canaria y a sus ciudadanos, llegando a calificarlos recientemente de “portugueses”, lo que para la empresa editora debe ser algo por debajo de la condición de ser humano. Lejos, por supuesto, de la suprema calidad humana de los componentes del ejército español y de la guardia civil, que merecen las máximas alabanzas del diario.

La absurda discusión viene al pelo a los periódicos editados en Gran Canaria, que procuran dar la máxima publicidad a una cuestión de por sí estúpida y pueblerina. De hecho, “Canaria” daría más importancia a “Gran Canaria”, pasando de subrayar una denominación como una más de las islas a ser la que da nombre al Archipiélago.

¿Por qué se lanzan esas pollabobadas en los medios coloniales? Basta pensar solo unos segundos para entender que hay que distraer la atención de nuestro pueblo de los problemas reales. Del paro galopante, de los salarios de miseria, del desastre educativo, del colapso sanitario, de la carencia de atención social, de las jornadas laborales agotadoras (y sin cobrar las horas extras), de la precariedad en el empleo…

Y también para que no veamos que el problema no es una u otra isla, sino el Estado colonial y la legalidad española y europea que nos impiden decidir nuestro futuro. Porque resulta absolutamente contradictorio que un periódico que se vuelve “independentista” de la noche a la mañana, centre su discurso en dividir a los canarios. A menos, como resulta evidente, que se trate de desprestigiar la idea misma de la independencia, reducida a puro esperpento con la complicidad de los que la ridiculizan presentándola como la oportunidad de tener una policía montada a caballo (o en burro, que hasta eso se ha llegado a debatir).

En la grave situación que el colonialismo y el imperialismo europeo ha situado a Canarias, todo aquello que contribuya a dividirnos y no a unirnos es un acto deliberadamente criminal. Que sepan los editores y los periodistas serviles que los comunistas canarios tomamos nota.

La gran depresión

In Actualidad, Economía on 29 enero, 2009 at 0:06

pedrobrenes3Pedro Brenes

Lo saben. Pero nos lo están ocultando. A estas alturas tienen ya muy claro que no se trata para nada de una crisis coyuntural pasajera. Es mentira que la economía se vaya a empezar a recuperar en poco más de un año, aunque se agarran a ese discurso tranquilizador como a un clavo ardiendo. Saben muy bien que esto no ha hecho más que empezar. Que la bola de nieve de la recesión se agranda y se acelera día a día.

Pero quizá lo más grave es que intentan engañarse a sí mismos. Ministros y presidentes, asesores, economistas y expertos, políticos, ideólogos y dirigentes de todos los partidos burgueses, reformistas y colaboracionistas, oscilando entre el desconcierto, el pánico y la resignación, no quieren ver la realidad de la catástrofe económica que se avecina y se niegan obstinadamente a reconocerla y a enfrentarse a ella.

Y mientras, uniéndose al coro de los aterrorizados representantes del moribundo sistema capitalista, los líderes de los sindicatos burocratizados y vendidos insisten, como eficaces portavoces del miedo de los burgueses a movilizaciones populares incontrolables, en que nada de huelgas.

Al unísono, UGT y Comisiones repiten que no hay que preocuparse, que el gobierno está en ello, que basta con concentrarse en el aumento de la “competitividad”, la “reforma del mercado laboral”, la formación continua y los cursillos del INEM.

Pero lo cierto es que las cosas van mal. Muy mal. Cada vez aparecen cifras y estadísticas más alarmantes. Las últimas son siempre las peores. Inglaterra sigue los pasos de Islandia hacia la quiebra de una economía antiproductiva basada en la especulación financiera. Las últimas declaraciones del nuevo presidente norteamericano son calificadas por la prensa burguesa mundial de “dramatizadoras”.

Tantos “másters” en Economía, tantas Facultades y Escuelas Empresariales, tantos premios Nobel, para nada. Cada medida de “rescate”, cada “inyección de liquidez”, cada intento de “reanimar los mercados”, sólo son patéticos y fracasados intentos de arreglar una situación que se les ha escapado completamente de las manos, y que sólo consiguen empeorar arrojando al sumidero de los bancos especuladores y las empresas tramposas los recursos de toda la sociedad.

Sin embargo las fuerzas productivas, la capacidad de trabajo de la población y los medios de producción utilizados en la actualidad, son más poderosos y eficientes que nunca. Nuestra sociedad dispone de la clase obrera más formada, especializada, organizada y productiva de la historia. La ciencia y la técnica aplicadas al trabajo en todos los sectores económicos alcanzan niveles de mecanización, automatización e informatización impensables hasta hace muy pocos años.

¿Cómo se explica entonces que nos veamos bajo la amenaza de la catástrofe económica y social, el desempleo y el hambre? Lo lógico sería que con el elevadísimo nivel de desarrollo alcanzado por las fuerzas productivas, viviéramos en medio de la abundancia de mercancías, dispusiéramos de recursos suficientes para garantizar un alto nivel de vida a todos los ciudadanos, y disfrutáramos de prestaciones y servicios sociales suficientes y de calidad.

¿Qué está fallando? Pues sencillamente que los representantes intelectuales y políticos de la clase social dominante, los partidos burgueses y los asesores de los capitalistas, individuos que por su origen de clase, por su formación, por toda su concepción del mundo y de la sociedad, están convencidos de que el funcionamiento de la economía se basa en el beneficio empresarial y de que este beneficio, a su vez, se fundamenta en la máxima explotación del trabajo asalariado, y están impregnados hasta la médula de prejuicios de clase y de un profundo desprecio por los trabajadores a los que, en el fondo y siguiendo las ideas de sus predecesores históricos feudales y esclavistas, consideran seres inferiores, nacidos sólo para trabajar y producir para ellos, son incapaces a pesar de toda su formación universitaria de reconocer la verdad y admitir el origen, las causas y, por supuesto, las soluciones de esta grave situación.

No. El beneficio empresarial no es el fundamento de la actividad económica. Por el contrario, la plusvalía capitalista es un parásito que, extrayendo cual sanguijuela improductiva y oportunista la sangre vital del organismo social, debilita, corrompe, desorganiza y destruye la economía.

La esencia, el motor y la garantía de estabilidad y de progreso económico y social reside en el trabajo, en la capacidad y en la fuerza de producción material y espiritual de los trabajadores, en su formación y en su experiencia, en su eficiente, organizada, disciplinada y altamente tecnificada actividad diaria en las fábricas y en las empresas.

Todo el ciclo económico depende fundamentalmente de la clase obrera asalariada, ampliamente mayoritaria en nuestra sociedad, y de su actividad productiva y vital. Porque los trabajadores no sólo producen todas las mercancías y crean todos los servicios, sino que además garantizan, justifican y realizan la producción y la comercialización a través de su consumo y del gasto de sus familias en alimentos, vestidos, vivienda, comunicación y transporte, sanidad, educación, ocio y cultura.

Pero los limitados cerebros de los economistas y de los políticos burgueses, negados ideológicamente para analizar y comprender la realidad social de la época histórica que estamos viviendo, siguen pensando que cuanto mayor sea el beneficio de su banco, de su inmobiliaria o de su operador financiero mejor van las cosas.

Confunden y contraponen, en su obtusa mentalidad de miserables usureros y de avaros acumuladores compulsivos de riqueza material, su egoísmo primitivo e inhumano y el interés de su bolsillo, con los intereses legítimos de todos los ciudadanos a la justicia social y a la equitativa distribución de las oportunidades y las riquezas creadas por todos.

Aun a costa del sano desarrollo productivo y del equilibrio general del mercado, aun a costa de convertir la economía en puro juego especulativo, rivalizando entre sí para ver quién consigue mayor ganancia fraudulenta y quién es el más tramposo y estafador, utilizan el control económico y el Poder político que el caduco sistema capitalista y el Estado burgués les confiere para saquear al conjunto de la sociedad, destruir las fuerzas productivas, arruinar empresas, hundir la economía y condenarnos a los trabajadores al desempleo, la miseria y el hambre.

Pero ya es hora de plantarles cara. A ellos, a sus representantes y defensores políticos e ideológicos y a su Estado represor policiaco, jurídico y militar. Tenemos que defendernos de estas sanguijuelas organizándonos, saliendo a la calle a exigir que a los bancos no se les dé un euro más para pagar sus trampas, sino que por el contrario se les nacionalice para liberar todo ese dinero que tienen guardado y se niegan a poner en circulación.

Y exigir también la garantía de una renta básica que cubra a los desempleados que agoten todas las prestaciones sus necesidades de supervivencia, para que ninguna familia tenga que sufrir, por culpa de los monopolios bancarios especuladores y estafadores, la desgracia de quedar sin ingresos y verse condenadas al desahucio, la miseria y el hambre.

Sólo la más amplia movilización popular contra la crisis y el desempleo, por la nacionalización inmediata de los bancos y por la garantía de renta básica para todos, nos permitirá detener este proceso de destrucción de la economía y de catástrofe social que nos amenaza.

Turismo: el chantaje imperialista europeo

In Actualidad, Economía on 28 enero, 2009 at 0:01

teo08bTeodoro Santana

Las dos más grandes multinacionales turísticas en Canarias, la alemana TUI (el mayor touroperador mundial) y la británica Thomas Cook, aprovechan la crisis económica para apretar las tuercas a la industria turística de nuestro país. Por un lado, quieren que los operadores locales reduzcan los precios (y, por lo tanto, su margen de beneficios). Por otro, exigen al gobierno autonómico y a los cabildos que les den subvenciones si quieren que sigan enviando turistas al Archipiélago.

Aunque se resisten a dar subvenciones directas a fondo perdido, el gobierno autonómico y algunos cabildos van a encauzar ese “impuesto reaccionario” como gasto en campañas publicitarias en los medios de comunicación propiedad de esas dos grandes corporaciones. El chantaje es evidente: estos touroperadores pueden decidir cuando quieran “desaconsejar” las vacaciones a Canarias y lanzar ofertas a otros puntos con igual o superior atractivo turístico. Y saben, además, que prácticamente la totalidad de nuestra economía depende del monocultivo del turismo.

No parece que esta vaya a ser una situación puntual. Cada vez más irán apretando la soga. Dueñas de las agencias de viajes, de los aviones, de los hoteles (como la cadena Rius de TUI), de los apartahoteles, del “todo incluido”, estas multinacionales sacan unos colosales beneficios de Canarias, donde apenas quedan unas migajas. Lo que quieren, además, es que les paguemos por hacernos el “favor” de enriquecerse a nuestra costa.

¿Y que hace al respecto el gobierno colaboracionista de Canarias? Farfullar tópicos y, como ha hecho Paulino Rivero, augurar que el próximo verano va a ser duro (las reservas para el verano han disminuído un 39%, y el despilfarro en Fitur no lo va a arreglar). Menudo profeta. Por su parte, el consejero de Economía y Hacienda, el derechista Soria, ha salido a la palestra para que se ceda al chantaje de las multinacionales y se bajen los precios del sector. Todo un patriota.

A nadie se esconde que, a medida que la crisis se agudice en las potencias de la Unión Europea, especialmente en Reino Unido y Alemania (de donde viene la inmensa mayoría de los turistas a Canarias), la catástrofe del sector se nos vendrá encima de forma imparable.

Durante décadas, tanto CC, como PSOE como PP han hecho la vista gorda a la estrategia suicida de un modelo económico típicamente colonial y monocultivista. No solo no han movido un dedo para diversificar la economía canaria (lo de la RIC es de chiste: sólo un truco para robar impuestos legalmente), sino que el porcentaje de la industria y la agricultura en nuestro PIB ha disminuído cada vez más. Miles de millones para hoy y hambre para mañana.

Miles de millones que han ido a parar a unos pocos capitostes de esa burguesía intermediaria, dependiente y alicorta, para la que trabaja todo el entramado autonómico. Lo malo es que ese mañana de hambre ya es hoy. El saqueo de los unos y la desidia y la corrupción de los otros nos ha llevado a las puertas del infierno. Y esto es solo el principio.

¿Podíamos haber puesto en pie, en todos estos años, un touroperador público canario que disminuyera nuestra dependencia de las multinacionales del sector, con su red de líneas aéreas, hoteles, etcétera? Sí y no. Es cierto que las leyes de la Unión Europea, empeñada en privatizarlo todo, nos lo hubieran impedido. Pero también es cierto que ni se intentó. Ni, mucho menos, romper con una Europa que nos asfixia para poder decidir nuestro propio modelo económico y tener un futuro.

Las cifras oficiales hablan ya de más de 223.000 trabajadoras y trabajadores en paro en Canarias, con un crecimiento que duplica el del conjunto del Estado español. No es aventurado pensar que dentro de un año estemos hablando de una cifra de 400.000 parados, prácticamente la mitad de la población activa canaria. Mucha gente para ponerlos a todos a hacer cursillitos de los que engordan a las academias que vampirizan al INEM.

Lo que significa que cada vez estaremos más débiles para resistir las crecientes exigencias de las grandes corporaciones turísticas europeas. Sobre todo, si las canarias y los canarios seguimos entregados a una burguesía y sus agentes políticos sin visión de futuro y no nos rebelamos ante esta situación y hacemos que la historia de nuestro pueblo tome un rumbo radicalmente distinto.

Comunicado de Annahj Addimocrati (Vía Democrática)

In Actualidad, África, Comunicado on 27 enero, 2009 at 9:47

viademocraticaEl Comité Nacional de Annahj Addimocrati (Vía Democrática) en su reunión ordinaria, celebrada el pasado 11 de enero bajo el lema Solidaridad con el Pueblo palestino en la franja de Gaza, emitió el siguiente comunicado después de haber hecho una lectura analítica de la situación internacional, regional y nacional, así como de las diversas actividades realizadas por la organización:

El 27 de diciembre de 2008 el mundo entero ha sido testigo del genocidio palestino, perpetrado en la franja de Gaza por las fuerzas de ocupación sionista bajo la vil cobertura del Imperialismo, especialmente el norteamericano, y con la manifiesta complicidad de los regimenes reaccionarios árabes. Todo ello, en un contexto marcado por la incapacidad de la comunidad internacional a detener la masacre y por el arrollador apoyo popular en todo el mundo al Pueblo palestino y su heroica resistencia frente a la ocupación.

La persistencia de la crisis financiera y su profundización a nivel planetario, está ya afectando amplios sectores de la producción por todo el mundo, y augura unas consecuencias drásticas cuyas primeras víctimas son los trabajadores y trabajadoras de los pueblos oprimidos (carestía de la vida, aumento de desempleo, flexibilidad en el despido, pobreza, marginación…).

El acrecentamiento de las contradicciones entre las potencias imperialistas, tras la relativa regresión del imperialismo norteamericano y su fracaso político-militar gracias a la resistencia de los pueblos, abre la posibilidad de un mundo multipolar.

En Marruecos, la alianza de clases dominantes está pasando por una profunda y asfixiante crisis global, consecuencia directa de la naturaleza subordinada del régimen existente. Un régimen que se quedó en evidencia ante la falsedad de las consignas (nueva era, democracia, iniciativa nacional para el desarrollo humano, ruptura con los años del plomo, etc.) que fueron destinadas a enmarcar la etapa post Hassan II presentándola como etapa de transición democrática. No obstante, gracias a las cada vez más concienciadas masas populares, esa democracia de escaparate entró en un callejón sin salida. Especialmente, cuando la mayoría de la población marroquí optó por boicotear masivamente las fraudulentas elecciones legislativas de septiembre de 2007.

Atrapado por su política antidemocrática e impopular, el régimen existente reacciona a la desesperada ante las justas reivindicaciones de los ciudadanos frente a la carestía de la vida, la flexibilidad en el despido masivo de los trabajadores, el crecimiento de desempleo y la pobreza extrema, la marginación, la precariedad de los servicios públicos, etc. y recurre, iracundamente, por un lado a medidas coercitivas empleando toda su maquinaria represiva contra la población civil en numerosas ciudades y regiones del país (Sidi Ifni, Sefrou, Bouarfa, Alhucemas, Marrakech, Rabat…) y por el otro a maniobras falsas de diálogo social cuyo único propósito fue la contención de las protestas populares (por ejemplo, la creación de una comisión parlamentaria para investigar la represión de los manifestantes en Sidi Ifni) y el allanamiento del terreno para la implantación de futuras leyes más restrictivas (ej.: proyecto de ley para la regulación del derecho a la huelga y a la sindicalización) a fin de amoldar la vida política al más puro estilo majceniano[1] y de despojar la resistencia popular de sus herramientas de defensa y soterrar para siempre los derechos y logros adquiridos.

En consonancia con lo anterior, el Comité Nacional de Annahj Addimocrati manifiesta lo siguiente:

– Condena enérgicamente el genocidio palestino, perpetrado por la entidad sionista en su desesperado intento de desarmar la resistencia del Pueblo palestino, de poner fin a su lucha de liberación y doblegarlo para su futura capitulación.

– Considera coautores de estos crímenes a la mayoría de los regimenes del Mundo Árabe, todo en cuanto a su colaboración y complicidad a través de sus múltiples relaciones con la entidad sionista y su subordinación a los dictámenes del Imperialismo.

– Saluda altamente las iniciativas y campañas de solidaridad con el Pueblo palestino en todo el mundo, impulsadas por los movimientos anti-guerra y por las fuerzas democráticas, particularmente las de izquierda.

– Acoge con gran satisfacción la valiente decisión del Presidente venezolano, Hugo Chávez, de expulsar de su país al embajador de Israel, lo que muchos países árabes e islámicos no pudieron hacer.

– Hace un llamamiento a todos los ciudadanos y ciudadanas y a las fuerzas democráticas para que se suman, masivamente, a los comités de solidaridad con el Pueblo palestino, el Pueblo iraquí…, y a seguir trabajando en pro de la constitución de una red estatal antiimperialista.

– Insiste en la obligación y urgencia de llevar a cabo en Marruecos una reforma política y constitucional radical, que garantice los derechos políticos, sociales, económicos y culturales de los ciudadanos.

– Condena la política opresora del régimen marroquí y la represión de las legítimas luchas protagonizadas por las distintas capas sociales del pueblo.

– Se solidariza con todas las victimas de la opresión y exige la inmediata puesta en libertad de todos los presos políticos y, con carácter urgente, los estudiantes de Marrakech.

– La necesidad de abrir una investigación independiente acerca del asesinato del estudiante Abderrezak Algadiri en las dependencias policiales tras haber sido detenido a lo largo de la manifestación de solidaridad con el Pueblo palestino en Gaza el 27 de diciembre pasado.

– Su más absoluto rechazo al informe presentado por la Comisión parlamentaria, acerca de la represión del levantamiento popular en Sidi Ifni, que equiparaba vergonzosamente al verdugo con sus víctimas. Exige la inmediata liberación de todos los detenidos y el cumplimiento por parte del Estado de las reivindicaciones de la población.

– Denuncia la nueva subida de precios en este primer periodo de 2009 y llama a los ciudadanos a luchar contra ello a través de las distintas iniciativas impulsadas por las fuerzas democráticas de la izquierda, los sindicatos, las asociaciones y, sobre todo, por las Coordinadoras estatales creadas para este fin.

– La obligación del Estado a intervenir, con carácter urgente, en las regiones afectadas por las intensas nevadas y las torrenciales precipitaciones que dejaron a miles de familias en la más absoluta indigencia. Así como el enjuiciamiento de los responsables por su fraudulenta gestión y la puesta en marcha de un plan para la reconstrucción de las zonas afectadas.

– Condena las desesperadas campañas, tanto las abiertas como las encubiertas, que se están llevando a cabo contra Vía Democrática, y declara su compromiso a seguir luchando por la liberación y la verdadera democracia hacia la construcción del socialismo.

– Insta a todas las fuerzas de la izquierda militante a seguir coordinando y trabajando juntos para plasmar sobre el terreno los objetivos históricos de nuestras organizaciones, especialmente, los encaminados hacia la construcción del partido independiente de la clase obrera y de todo el proletariado.

– Su solidaridad con la lucha de todos los pueblos del Magreb por la liberación y la democracia, y en particular, con la lucha del Pueblo tunecino contra el régimen policial de Ben-Ali. Saluda la intifada de los mineros de Redeyef (provincia de Gafsa, Túnez) y exige la liberación de todos los obreros y compañeros sindicales y activistas detenidos.

– Respecto a la causa saharaui, se reafirma en la necesidad de aplicar el principio de la autodeterminación. Insta a las partes a proseguir con las negociaciones directas en busca de una solución política al conflicto que evite la región las calamidades de la guerra. El cese de la represión, el levantamiento del cerco impuesto sobre el Sahara y la restitución de todos sus derechos al Pueblo saharaui.

Casablanca, a 11 de enero de 2009

 

[1] Relativo al Majcen, término que se usa en Marruecos para referirse al régimen déspota y autoritario que se sostiene en la persona del rey, el ejército y los cortesanos.

Corruptos: les daremos su merecido

In Actualidad on 27 enero, 2009 at 0:01

david

David Delgado

En un territorio tan relativamente pequeño como es el archipiélago canario, la corrupción está tan extendida y generalizada que es prácticamente imposible encontrar un municipio sin causas judiciales abiertas contra los políticos de turno y los capitalistas que se benefician de los favores de estos.

Hemos llegado a un punto en el cual tanto la prensa como las cadenas de televisión frivolizan sobre semejante problema como si se tratase de un mal menor, sin necesidad de ocultarlo, porque se ha convertido en algo tan común que ya no escandaliza a nadie.

La hipocresía de los medios propagandísticos de las grandes corporaciones que ostentan el monopolio de la información, consiste en ofrecer por un lado la imagen de ser informadores veraces de las tropelías más visibles, y por otro estar controlados por los mismos burgueses corruptos que apoyan propagandística y económicamente a los diferentes partidos políticos que acumulan decenas de sentenciados entre sus filas.

Como dijo Unamuno: “no es raro encontrarse con ladrones que predican contra el robo”.

La verdadera corrupción es la inherente al capitalismo monopolista y colonial que los medios ignoran para que interpretemos que la irresponsabilidad es de las personas egoístas y rastreras que se aprovechan de sus cargos para obtener beneficios sin más. Quieren que asumamos que la corrupción no es fruto de este sistema podrido que está en decadencia, sino de los seres humanos que por “naturaleza” son corruptos. Y de tanto interiorizar esta falacia muchos acaban creyéndoselo.

En días recientes descubrimos que el gobierno autónomico canario adjudicó a dedo la innecesaria reforma del chalet de Ciudad Jardín -deshabitado desde hace más de un año y medio-, que hace de residencia presidencial autonómica en Gran Canaria, por valor de 285.000 euros. Encima el gobierno para ocultar este capricho despreciable declaró los detalles del destino de ese dinero “secretos” nada más y nada menos que por “razones de seguridad”.

Aquí tenemos un claro ejemplo de como en plena crisis, el gabinete presidencial cuyo máximo responsable es Paulino Rivero, se burla públicamente de los canarios que costean este despilfarro y no se depuran responsabilidades.

Pero la lista de casos de corrupción es inabarcable en un artículo. Como mínimo haría falta un libro para detallar las decenas de millones de euros que han terminado en los bolsillos de los capitalistas -inconformes con todas las ventajas económicas y fiscales de nuestro régimen colonial- proveniente de los impuestos pagados por la clase trabajadora canaria.

En Mogán la “Operación Góndola”, en Telde el “caso Faycán” y el “caso de la Mareta”, en Santa Cruz de Tenerife el de la Playa de las Teresitas, en Güimar irregularidades urbanísticas, el “caso Salmón”, la “Operación Paraíso”, Tindaya, Tebeto, Veneguera, la macro-cárcel de Juan Grande, las obras del Confital, el “caso Brisán”, las torres del Canódromo, el caso “Los Frontones”, el puerto de Granadilla y un largo etcétera.

Prevaricación, cohecho, tráfico de influencias, recalificaciones de terreno y malversación de fondos públicos son sólo algunos de los delitos más comunes.

El incumplimiento e interpretación de las leyes a la carta como por ejemplo la Ley de Costas habla por sí solo.

La lista de políticos expulsados de su correspondiente partido y los constructores y demás tiburones corruptos sentenciados ejemplarmente no es tan grande como la montaña de casos de corrupción. De hecho es prácticamente inexistente por la impunidad de la que gozan.

El resultado de esta lacra es la pérdida anual de millones de euros que se le roban a los trabajadores y la destrucción de nuestro territorio y de nuestras tierras productivas. Porque si por algo se caracterizan las obras en Canarias últimamente es porque afectan a terrenos agrícolas, generando conscientemente más condiciones de dependencia.

Todo ese dinero que, acumulado es una cantidad muy importante, bien podría ser empleado para diversificar nuestra economía, incentivar políticas que generen empleo, prestaciones sociales, para el sistema sanitario y educativo, la revitalización industrial y del sector primario, el transporte y obras públicas.

Y debemos de tener en cuenta, que toda esa corrupción que conocemos es solo la punta del iceberg. El principal problema es la corrupción legalizada, la que el Régimen Económico y Fiscal (REF) ampara. La que ocasiona pérdidas millonarias a nuestras arcas mediante la RIC, instrumento legal de evasión de impuestos para los burgueses que lejos de generar empleo está sumiendo en la pobreza y el desempleo a cientos de miles de trabajadores y trabajadoras en Canarias.

Nuestro estatus de archipiélago de Estado en lugar de Estado archipielágico que nos priva del derecho sobre nuestras aguas. Que nos hayamos convertido en un gran lavadero de dinero negro para las mafias internacionales. De esto no se habla.

La Zona Especial Canaria (ZEC), por la cual las empresas tributan en su impuesto de sociedades al tipo reducido del 4% en lugar del habitual que ronda el 25-30%, disfrutan de exensiones y no tributan el IGIC al realizar operaciones de bienes o servicios entre sí.

Las importaciones cuyo destino sea en Zona Franca, mientras así se declaren y ubiquen o posteriormente se efectúe una reexportación a un pais no comunitario, están libre de todo gravamen o impuesto de entrada.

Todos estos mecanismos que favorecen a los capitalistas y nos convierten en paraíso fiscal representan la corrupción más descarada.

Y es que un sistema como el capitalista en su fase imperialista avanzada, lleva consigo la corrupción inevitablemente. Este régimen parasitario mientras dure provocará guerras, hambre, pobreza y destrucción.

Acabar con la corrupción en Canarias implica acabar con este sistema político y económico fracasado. Acabar con la corrupción en Canarias significa acabar con los partidos políticos hegemónicos, los cuerpos represivos de la metrópoli y los capitalistas que no ven en nuestro archipiélago más que una oportunidad para enriquecerse a costa de grandes beneficios y ventajas fiscales.