Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Archive for 31 de enero de 2009|Daily archive page

Cada vez más cerca la derrota definitiva del imperialismo en Afganistán

In Actualidad on 31 enero, 2009 at 0:01

resistenciaafganaSegún se reconoce en el último Balance militar del derechista Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS), los ejércitos de la OTAN está perdiendo la guerra en Afganistán. La Resistencia nacional afgana incrementa constantemente la intensidad y la extensión de sus ataques, incluso en zonas que los invasores venían considerando «tranquilas». A la vez, las potencias ocupantes disputan entre sí para definir lo que constituye el «éxito» en Afganistán, mientras la crisis económica presiona sobre sus presupuestos militares.

El informe señala asimismo que la Resistencia ha continuado actuando «sin cesar» en los últimos 12 meses. «Sin un desarrollo más positivo y un enfoque más unificado en el conflicto, parece probable que algunos países con tropas desplegadas en el marco de la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (ISAF) bajo mando de la OTAN empiecen a reevaluar sus compromisos», asevera el documento, que añade que «las tensiones con la OTAN sobre los objetivos de la misión han socavado la eficacia de la misión y se plantea un debate más amplio sobre lo que la comunidad internacional considera un éxito en Afganistán».

El IISS subraya que «hay una creciente necesidad de los Aliados para mejorar sus esfuerzos por definir un entendimiento común de sus objetivos en Afganistán, dado que la ausencia de una estrategia clara amenaza el éxito estratégico de la sostenibilidad a largo plazo de la misión de la OTAN». Además asegura que la Resistencia se ha centrado en operaciones de «puntos de debilidad», en particular la policía colaboracionista, que está mal entrenada y equipada y ha sufrido un importante número de bajas.

El informe también señala que la capacidad del ejército colaboracionista sigue siendo muy limitada, manteniéndose por debajo de los 60.000 efectivos, lejos del objetivo de los 80.000 que debía alcanzar en 2010. Además reconoce que los ataques estadounidenses contra los talibanes y Al Qaeda en las zonas tribales del vecino Pakistán corren el riesgo de socavar la posición del presidente títere Asif Ali Zardari.

El IISS dice que Obama tendrá ahora que decidir qué nivel de recursos está dispuesto a dedicar a las operaciones en Afganistán e Irak en un momento en que los presupuestos soportan la presión de la crisis financiera internacional. «Corresponderá a la nueva Administración explicar ahora si sus prioridades a largo plazo, tales como la insurgencia y otras misiones que contribuyen a la larga guerra ‘contra el terror’, están en el centro del plan».

El envío de 15.000 nuevos soldados aprobado por Barack Obama, dentro del plan del Pentágono de duplicar las tropas en Afganistán (30.000 nuevos soldados que se añadirán a los 32.000 ya presentes), no va a cambiar esa situación. Lo que los agresores se niegan a entender es que, a medio plazo, ningún ejército invasor gana jamás una guerra contra el pueblo. Sin embargo, y dado su estrepitoso fracaso en Irak, el imperialismo se ve obligado a demostrar su poderío en Afganistán (un país más pequeño y más pobre y, en la mente de los estrategas militares imperialistas, más asequible), o de lo contrario perderá efectividad la amenaza de su aplastante superioridad militar.

El papel más patético lo representan las potencias europeas que, conscientes de que la guerra está perdida, procuran, por un lado, minimizar las pérdidas no incrementando la involucración de sus ejércitos y, por otro, cediendo algo a las pretensiones de EEUU que les exigen un sustancial incremento de tropas para no ofender al «señorito». Toda su confianza está puesta, por ello, en la descarnada manipulación de los medios de comunicación occidentales para mantener engañados a sus propios ciudadanos.