Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Archive for 4 04+03:00 febrero 04+03:00 2009|Daily archive page

Los trabajadores de Guaguas fuerzan al Ayuntamiento de Las Palmas a comprometerse a retirar el expediente de privatización

In Actualidad, Laboral on 4 febrero, 2009 at 19:07

guaguas20090204 Se ha ganado una primera batalla, pero no hay que fiarse: la amenaza de la privatización sigue en el aire

Los trabajadores de Guaguas Municipales han arrancado este miércoles al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria el compromiso de retirar el expediente de «gestión indirecta» (es decir, de privatización). El principio de acuerdo se logró en reunión del Comité de Empresa (respaldado por decenas de trabajadores en el exterior de las oficinas municipales del antiguo Hotel Metropole) con Jerónimo Saavedra (PSOE).

El alcalde se ha comprometido a llevar este jueves a la Comisión de Organización la retirada del inicio del expediente administrativo a cambio de que el Comité desconvocara la huelga prevista para el 19 de febrero.

También se ha acordado la creación de una comisión compuesta por representantes de los grupos municipales (PSOE, PP y Compromiso) y tres representantes de Guaguas Municipales para la elaboración de un plan de viabilidad que se prevé «esté culminado» a finales de febrero.

El compañero Rafael Marrero (Feluco), portavoz del Comité de Empresa, señaló que la desconvocatoria de huelga la llevarán a una asamblea con los trabajadores, que se celebrará el próximo lunes, porque ha sido una condición puesta por el Ayuntamiento para retirar el expediente de privatización.

Feluco sí subrayó que aunque la huelga se desconvoque, lo que continuará adelante será una manifestación convocada para el 19 de este mes, siempre y cuando los colectivos que le apoyen lo continúen haciendo. «Somos los primeros conscientes de que Guaguas no puede seguir así», apuntilló. También aclaró que «en ningún momento» se ha convocado una huelga de celo.

El presidente del Comité de Empresa, el compañero Pedro Pacheco, espera que la puesta en marcha del plan de viabilidad se produzca «a más tardar en 20 días».

El asesor del Comité, el abogado Joaquín Sagaseta, incidió en que la deuda que arrastra Guaguas «no es culpa de los trabajadores», por lo que calificó de «logro» lo conseguido en el encuentro, ya que «evita un conflicto social», añadiendo que «hay posibilidades claras de mantener la empresa pública».

Desde el Ayuntamiento el concejal de Transportes, Jesús González Dumpiérrez (PSOE), señaló que el Cabildo mantiene su posición en cuanto a pagar un tercio de la deuda de Guaguas (37 millones de euros), mientras que los otros dos tercios correrían a cargo del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria y del gobierno autonómico.

Además, apuntó que el Cabildo «no va a dejar de prestar» la aportación económica que viene realizando y que está en los «2,5 millones de euros» anuales. Señaló que, de todos modos y hasta que no se cree el nuevo plan de viabilidad de Guaguas, se desconoce si la empresa segirá siendo pública. Pero lo cierto es que el Cabildo sigue negándose a entrar en la gestión de la empresa para no corresponsabilizarse.

Los compañeros de Guaguas, por lo tanto, deben de seguir alertas y movilizados, sin fiarse ni un pelo de las intenciones del Ayuntamiento, que sigue sin comprometerse en firme. Eso sí, si la sola amenaza de una huelga de 24 horas ha hecho retroceder al gobierno municipal, lo que está claro es que luchando se consiguen los objetivos.

Los trabajadores de Guaguas somos los primeros en reclamar un servicio de calidad

In Actualidad, Comunicado, Laboral on 4 febrero, 2009 at 11:30

colectiviindependienteguaguasCOMUNICADO

 

Colectivo Independiente de Guaguas

Los usuarios de Guaguas deben conocer:

La falta de conductores y de vehículos es la consecuencia de años de dejadez política. Como siempre, son los usuarios los grandes perjudicados del pésimo servicio que prestamos.

– No estamos de acuerdo en que cada día se queden decenas de servicios sin cubrir.

– No estamos de acuerdo entrabajar con guaguas que se caen a cachos.

-No estamos de acuerdo con el penoso servicio que se está prestando.

Los trabajadores somos los primeros en reclamar un servicio de calidad, y por ello…

– Queremos que se garantice un servicio moderno y eficaz.

– Queremos que se mantenga un sistema de tarifas que incluya beneficios sociales a los menos favorecidos.

– Queremos una red de líneas que cubra realmente las necesidades de esta ciudad.

– Queremos un transporte con guaguas cómodas y adaptadas.

– Queremos una ciudad que favorezca el transporte público frente al privado (carriles guagua, prioridad de paso, paradas adecuadas, etc.)

POR UN TRANSPORTE DIGNO

estrellaverdechica1Portal del Colectivo Independiente de Guaguas

El “problema” de los disturbios sociales

In Actualidad, Economía, Laboral on 4 febrero, 2009 at 0:01

teo08bTeodoro Santana

Lo han advertido los jerifaltes del capitalismo en Davos. Lo ha advertido la ministra francesa de Finanzas, Christine Lagarde. Todos hablan sotto voce de lo mismo: la crisis económica del imperialismo podría provocar «disturbios sociales». No es que «podría», sino que ya empieza a atisbarse una marea de descontento.

En Francia, una huelga general sacó a más de un millón y medio de trabajadores para protestar contra la gestión que el gobierno francés hace de la crisis. En Grecia continúan las protestas tras los fuertes disturbios de diciembre, y los agricultores realizan cortes de carreteras contra la bajada de precios de sus productos. El mes de enero en Bulgaria ha estado marcado por multitudinarias manifestaciones para exigir reformas económicas y sociales.

En Letonia, cerca de 20.000 personas se manifestaron el 16 de enero contra los recortes de salarios previstos en las medidas económicas del gobierno, una de las mayores movilizaciones en 20 años que acabó con violentos disturbios. Ese mismo día en Lituania la policía cargó contra los manifestantes que lanzaban piedras contra el Parlamento por el recorte del gasto social, hiriendo a 20 personas y deteniendo a 80.

Por todas partes empieza a aflorar un grave descontento ante la situación real y la certeza de la incapacidad de los gobiernos para dar otra solución que no sea trasvasar dinero público a las grandes corporaciones bancarias. A medida que se agudice la crisis, se producirán más protestas.

Pero lo que resulta significativo es que los capitalistas y sus empleados políticos se preocupen de los «disturbios», y no de las condiciones de miseria, paro y sobreexplotación que están en su origen. Para ellos el problema no es que haya hambre, sino que los hambrientos se rebelen.

Cierto que no todas las protestas tienen un sentido progresivo. Azuzados por la competencia entre asalariados (tal y como preveía certeramente Marx), en el Reino Unido miles de trabajadores de refinerías han protestado para exigir que no se emplee mano de obra extranjera. Cuando no ven a sus verdaderos enemigos, los obreros van a enfrentarse a otros obreros en una espiral que sólo conviene a los patronos y a la reacción.

Pero los «disturbios» que sí que temen los capitalistas son aquellos que puedan desbordar su «democrático» sistema de contención. Los que tengan posibilidad de pasar de la revuelta a trastocar todo el sistema de propiedad. Para evitar ese «problema» (es decir, esa solución a la crisis capitalista), refuerzan su política de represión y criminalización de la disidencia y azuzan aún más su política de dominación desde los grandes medios de comunicación de masas.

Para los comunistas el «problema», especialmente en economías coloniales dependientes, muchísimo más zarandeadas aún por la depresión económica, radica en que cada vez más familias de trabajadores se encuentran en una situación desesperada. Que en muchos casos sólo se pueda hacer una comida al día. Que se esté incrementando el número de niños que van al colegio sin desayunar. O que se intente echar la culpa de todo eso a la miseria de dinero público para atender a un puñado de niños inmigrantes pobres.

El «problema» no es que haya disturbios. El verdadero problema es que hace falta una revolución.