Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Guaguas: la opinión de los comunistas

In Actualidad, Comunicado, Laboral on 6 febrero, 2009 at 0:01

comitecentralDesde el pasado mes de Septiembre, cuando Saavedra declaró con su habitual arrogancia que las Guaguas “se privatizaban y punto”, hemos estado apoyando y respaldando a los compañeros trabajadores de la empresa municipal, y defendiendo los intereses de los ciudadanos de Las Palmas por el mantenimiento del servicio público de transporte colectivo.

Y lo vamos a seguir haciendo de la misma manera, respetando y respaldando la decisión que en la Asamblea del lunes 9 de Febrero, adopten democráticamente los trabajadores de Guaguas.

Sin embargo, tal como también hemos hecho siempre, consideramos nuestra obligación dar a conocer, fraternal y solidariamente, a los compañeros de las Guaguas nuestra opinión sincera sobre los peligros que se esconden detrás de todas las maniobras del alcalde Saavedra y su camarilla de concejales privatizadores. Individuos que ya han demostrado ser unos mentirosos y unos traidores, muy capaces de romper los pactos firmados y de incumplir la palabra dada.

Ya nos engañaron una vez. Por eso no tienen ninguna credibilidad sus promesas ni sus compromisos. Nada de lo que nos digan ni de lo que nos firmen ni Saavedra ni González Dumpiérrez puede tener ningún valor para nosotros, sobre todo teniendo en cuenta que si ahora han cedido ha sido únicamente por la presión de la actitud decidida, valiente y combativa de los guagueros en sus movilizaciones, en la presencia y las protestas en el pleno del que fueron desalojados por orden del “educado” aunque mentiroso alcalde, y en la convocatoria de la Huelga del día 19 de Febrero.

Sinceramente, compañeros trabajadores de Guaguas, creemos que la retirada del expediente es un gesto que no garantiza nada. En cualquier momento, con cualquier excusa, como ya hicieron en Enero, lo pueden volver a poner en marcha. Además, el propio González Dumpiérrez dijo, después del supuesto acuerdo con el colectivo de trabajadores y los partidos de la oposición, que no descartaba “hasta que se conozcan los resultados del plan de viabilidad” la vuelta al proceso de privatización.

No podemos fiarnos de esta gente. No podemos permitir que nos engañen de la misma manera  ¡por dos veces!  No hay nada garantizado. No hemos ganado más que una pequeña batalla simbólica al obligar al alcalde a retirar temporalmente el expediente de privatización. Pero la solución definitiva está todavía lejos.

Estamos convencidos de que la única garantía para que el éxito del día cuatro de Febrero nos lleve al mantenimiento del carácter totalmente público de la empresa municipal de guaguas es precisamente mantener la presión y no aflojarla. Mantener la actitud alerta y combativa y seguir enviando al alcalde el mismo mensaje de fortaleza, de unidad y de disposición a luchar hasta el final contra la privatización de las Guaguas.

Por todo ello es nuestra opinión, y así se lo comunicamos y se lo sugerimos a los compañeros que deben decidirlo en la Asamblea del Lunes día nueve, que la Huelga, principal elemento de presión contra los privatizadores, no debería ser desconvocada sino aplazada, cambiada de fecha, retrasada por un tiempo razonable, por ejemplo treinta días, dando un plazo suficiente pero limitado, para la resolución completa, definitiva e irreversible del problema del intento de privatización del servicio público del transporte colectivo en Las Palmas.

Cambio de fecha o aplazamiento, no desconvocatoria. Manteniendo la presión y la iniciativa en el conflicto. Sin desarmarnos y sin enviar una falsa pero peligrosa señal de debilidad. Esta es, en nuestra opinión, la única forma de obligar a Saavedra a cumplir sus compromisos.

Porque no entiende otro lenguaje. Porque, como los perros ruines, si se le demuestra debilidad se envalentona y ataca a traición. Porque sólo se ha resignado a retirar el expediente por la presión de la convocatoria de la Huelga. Porque eso es, precisamente, lo que más le duele y lo que más le preocupa. Porque esa es la razón de su actitud transigente pero chantajista, exigiendo la desconvocatoria de la Huelga.

Siempre habrá tiempo para desconvocar la Huelga cuando todo este problema desaparezca, y quede definitivamente garantizada la continuidad de la empresa con carácter totalmente público. Cuando ya podamos estar tranquilos y seguros de que ha fracasado la aventura privatizadora del impresentable Saavedra y sus amigos. Pero no antes de la victoria de los trabajadores. No a cambio de promesas en boca de mentirosos.

Estimados compañeros trabajadores de Guaguas, nosotros los comunistas respetaremos y respaldaremos lo que decidan ustedes en su Asamblea. Sólo pretendemos aportar una opinión y una posición que, sinceramente, creemos puede ser útil para ganar esta batalla por los intereses de los obreros y de los ciudadanos, y en contra de los capitalistas privados que sólo piensan en aumentar sus fortunas y en llenar aún más sus ya repletos bolsillos, sin ninguna consideración hacia las necesidades y los derechos de los trabajadores y sus familias.

Comité Central del
Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias (PRCC)

A %d blogueros les gusta esto: