Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Archive for 7/02/09|Daily archive page

Entrevista al PRCC en Nación Canaria

In Actualidad on 7 febrero, 2009 at 0:01

banderaspunoReproducimos la entrevista realizada por el blog Nación Canaria al Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias (PRCC).

NC: En esta década hemos visto el resurgir de nuevos partidos de izquierda independentista. Había dos. ¿Por qué era necesario este nuevo partido? ¿No sería mejor un partido unitario de izquierda independentista?

PRCC: La necesidad de que los comunistas nos organicemos de forma autónoma, en nuestro propio partido, se deriva de que defendemos y desarrollamos la ideología marxista-leninista, fundamento científico para el avance hacia la sociedad sin clases y guía para la acción práctica revolucionaria contra el capitalismo y la reacción burguesa, contra el imperialismo y el colonialismo.

Y es la clase obrera canaria, es decir el conjunto de los trabajadores asalariados de las Islas, quien necesita destacar de su propio seno a una vanguardia organizada capaz de representar sus intereses inmediatos y estratégicos, y organizar y dirigir la lucha contra la explotación capitalista en los terrenos económico, político e ideológico.

Por otra parte, la formulación de “partidos de izquierda independentista” nos resulta francamente insuficiente, vaga e imprecisa. Echamos en falta una definición ideológica más clara y una concreción programática que vaya más allá de los simples folletos electorales.

Tampoco terminamos de entender el significado exacto de “un partido unitario de izquierda independentista”. ¿Con qué ideología? ¿Para defender qué programa político? ¿Para representar los intereses de qué clase social?

Nosotros creemos que cada clase social debe disponer de su propio partido político. Y que frente a la coalición de los partidos representantes de la burguesía canaria y del Poder colonial español, aliados en el Pacto Colonial Histórico dominante, opresor y explotador desde los tiempos de la Conquista hasta nuestros días, la clase obrera y la pequeña burguesía trabajadora deben forjar la alianza anticolonialista por la liberación nacional, contra el imperialismo borbónico, y en la perspectiva de la creación de la República Canaria democrática, antimonopolista y antiimperialista.

NC: Normalmente las organizaciones comunistas en Canarias no solo se han desvinculado del nacionalismo canario, sino que han rechazado radicalmente el independentismo. ¿Qué opinión tienen al respecto?

PRCC: Esa afirmación es radicalmente falsa. De hecho se trata de una más de las patrañas difundidas y promocionadas por la derecha reaccionaria independentista canaria, en su ya muy dilatada y consolidada trayectoria anticomunista.

Desde la época de la Primera Guerra Imperialista Mundial, hace casi cien años, y después de la aparición de la teoría leninista de la fase imperialista del capitalismo, los comunistas han estado a la vanguardia de la lucha por la liberación nacional y la descolonización. Y hemos defendido siempre el derecho de todos los pueblos a la autodeterminación, entendido como el derecho a la separación estatal y la independencia.

En cuanto a la posición de los comunistas canarios, podemos remontarnos al mes de Mayo del año 1924, cuando Rosendo Wangüemert publica en El Guanche su artículo titulado “La opinión del comunismo”, en el que plantea claramente la necesidad de la creación del partido de la clase obrera de Canarias, para romper con el proyecto de la burguesía y encabezar la lucha por la liberación nacional.

Se pueden consultar también los artículos publicados en los meses de Septiembre, Octubre y Noviembre de 1933 por el comunista Guillermo Ascanio en el semanario “Espartaco”, que concluyen de forma diáfana con la proposición de crear un movimiento “que supone la segregación respecto del Estado capitalista español, la destrucción como clase de la gran burguesía canaria y la estructuración de un nuevo Estado”.

Como consecuencia de la clara posición antiimperialista de los comunistas canarios, en Marzo de 1934 el Frente Único Revolucionario (FUR), en el que están representados los Partidos Comunista y Socialista, las Juventudes Comunistas y Socialistas y la Federación Provincial de Sindicatos Obreros, defiende “la liberación de Canarias de la opresión del imperialismo español y el derecho a la autodeterminación hasta la constitución en Estado independiente, si tal fuese su voluntad.”

Después de la terrible represión fascista y del exterminio de los líderes revolucionarios y de las capas más avanzadas de la clase obrera, cuando en los años sesenta del siglo pasado empieza a recuperarse la actividad política y la lucha por la democracia, entre la nueva generación de comunistas canarios surge inmediatamente una línea antiimperialista y anticolonialista consecuente que, sobretodo a raíz de la traición “eurocomunista” de la dirección del PCE y su renuncia explícita al leninismo, permite la aparición del Partido Comunista Canario provisional (PCC(p)) y del Partido de los Trabajadores de Canarias (PTC), organizaciones que defienden la Liberación Nacional y la Independencia Estatal de Canarias como vía específica del pueblo trabajador de las Islas hacia el Socialismo.

Cualquier persona honesta, que se acerque a este asunto libre de prejuicios reaccionarios, puede comprobar que los comunistas canarios que nos hemos mantenido fieles a la teoría leninista, defendemos y hemos defendido siempre el derecho a la autodeterminación y a la independencia estatal del Archipiélago.

NC: Según ustedes la sociedad canaria y el independentismo “chapotean en el subdesarrollo político” ¿Porqué lo dicen? ¿Cuánta culpa tendría el independentismo en ello? ¿Creen que el independentismo tiene debilidad teórica?

PRCC: El “independentismo” no es una ideología, ni representa la concepción del mundo de ninguna clase social. La reivindicación de un Estado propio para Canarias es un objetivo político que algunos partidos y algunas capas sociales incluyen en sus propuestas y en sus programas. Pero no se trata, en ningún caso, de un objetivo estratégico, por mucho que algunos se empeñen en plantearlo de esa manera.

Algunos “independentistas” sólo buscan perpetuar el sistema de dominación y de explotación capitalista en su nueva “República Guanche”. Es la derecha reaccionaria filofascista, independentista y anticomunista, capitaneada hoy por el propietario del diario “El Día” y promocionada en sus repugnantes editoriales divisionistas, racistas y proimperialistas.

Otros defienden una República Canaria industrializada y burguesa donde ellos, empresarios civilizados, nos gobernarán con su proverbial buen juicio de emprendedores liberales. Es la derecha democrática independentista de pequeños y medianos empresarios que sueñan con su propio Estado y su propio mercado industrial, comercial y laboral.

Para los comunistas la superación de la dominación imperialista española es la vía, la ruta histórica, el camino para avanzar hacia la República Socialista Canaria, nuevo Estado en el que todo el Poder pertenecerá a los trabajadores organizados en sus Asambleas y en sus Milicias.

Probablemente aquellos que, obviando el fundamental carácter de clase y el origen ideológico de cada opción independentista, pretenden hacer un bloque homogéneo y juntar todo esto en un “partido unitario”, puedan ser considerados quizá como políticos que aún padecen una cierta debilidad teórica.

NC: ¿Cuál es la postura del PRCC frente a la lucha por la III República Española confederal que defienden partidos como el PCPE-PCPC? ¿Podría encajar Canarias en dicho proyecto?

PRCC: Con nuestros camaradas del Partido Comunista del Pueblo Canario (PCPC) nos une y nos hermana la lucha fundamental de todos los comunistas del mundo por la destrucción de la sociedad capitalista, la superación de la opresión social y nacional y la definitiva erradicación de la explotación del hombre por el hombre en todo el planeta.

Compartimos la ideología revolucionaria, el espíritu de lucha contra toda injusticia, la defensa de los intereses de la clase obrera, el combate y la solidaridad internacionalista contra el imperialismo.

Lo único que nos impide, de momento, militar en una misma organización comunista es una diferencia táctica con relación a cuál de dos vías posibles para avanzar hacia el Socialismo en Canarias debemos seguir.

Por nuestra parte, consideramos que aunque la vía de la Revolución Socialista en el conjunto del Estado español y la del desarrollo del Movimiento de Liberación Nacional en Canarias no son, en absoluto, incompatibles, un proceso de debate sobre la base de la teoría marxista-leninista y, sobre todo, la confluencia en la práctica revolucionaria y el avance de las luchas y la toma de conciencia de nuestro pueblo, nos permitirán alcanzar el objetivo irrenunciable de la unificación de todos los sectores y grupos comunistas de Canarias.

NC: Ustedes afirman que sin un partido Marxista-Leninista es imposible la descolonización. ¿Por qué?

PRCC: Nos referimos a que sin la participación activa de la clase obrera canaria, dirigida por su propio partido revolucionario y con su propio programa de transformaciones socialistas, a lo más que podría llegar un proceso de ruptura con el Estado español, sería a una falsa independencia neocolonial dirigida por la burguesía capitalista que, apoyándose en el imperialismo europeo y norteamericano, mantendría o incluso agravaría la actual dependencia a través de acuerdos con las grandes multinacionales y de fórmulas políticas del tipo del “Estado libre asociado”.

NC: ¿Cómo ven la situación actual de la política canaria?

PRCC: Lo más significativo del momento actual es que se ha puesto definitivamente en evidencia la incapacidad del modelo autonómico, extensión del Estado colonialista en Canarias, para afrontar ninguno de los problemas estructurales de nuestro país. Todo el entramado en que se ha sostenido recientemente el Pacto Colonial Histórico (REF, RIC, REA, RUP, etc.) se deshace como agua de borrajas ante el inicio de la crisis económica imperialista, dejándonos totalmente inermes. Sin romper con la legalidad española y europea, sin una República Canaria que decida sus propias leyes y su propio modelo económico, sólo cabe esperar cada vez más crisis y más sufrimiento para nuestro pueblo.

NC: Ante la posibilidad de un estado canario no socialista ¿Lo rechazarían o lo aceptarían como primer paso para avanzar hacia el socialismo?

PRCC: Para abrir la vía a la Revolución Socialista Canaria reivindicamos, como etapa intermedia y transitoria, la creación de la República Canaria democrática, antimonopolista y antiimperialista.

Rechazamos y combatimos la posibilidad de la creación de un Estado dirigido por la gran burguesía canaria, vendido al imperialismo, comisionista y socio económico, político y militar de los monopolios internacionales.

NC: ¿En qué consiste la Escuela Nacional de Cuadros Guillermo Ascanio?

PRCC: La Escuela Nacional de Cuadros es una institución autónoma del Partido destinada a elevar, de forma continua e ininterrumpida, el nivel de la formación teórica de los comunistas.

Mientras que para los militantes y aspirantes a la militancia del PRCC es obligatoria la participación y la superación de los cursos programados por la Escuela, cualquier revolucionario o cualquier colectivo comunista interesado en los mismos puede incorporarse a ellos, previa la correspondiente evaluación de su nivel de partida. Así mismo se prevé la organización de actividades abiertas del tipo de debates, conferencias, etc.

NC: El PRCC lleva de andadura ya varios meses ¿Qué proyectos aparte de Internet están preparando?

PRCC: Como todo el mundo sabe, Internet no es un proyecto. Se trata de un instrumento de comunicación e intercambio de información muy potente que, naturalmente, utilizamos para desarrollar e impulsar todos los proyectos y todas las actividades del Partido.

En cuanto al despliegue y la organización de nuestras labores políticas podemos comentar que en nuestro Plan de Trabajo hasta diciembre de 2009, figuran como algunos objetivos principales a alcanzar, la consolidación del periódico central del Partido, asegurando un alto nivel periodístico y político, el próximo inicio de la edición impresa del “Independencia y Socialismo”, la programación y la puesta en marcha de los tres niveles de formación en la Escuela Nacional de Cuadros, el lanzamiento de una campaña de agitación en torno a nuestras consignas principales, y la incorporación y la participación de nuestros militantes y de nuestra alternativa política en las organizaciones de masas obreras y populares, así como la colaboración y la confluencia con todos los grupos y colectivos que luchan por los derechos laborales y sociales de los trabajadores.

NC: ¿Tienen intención de presentarse a las elecciones?

PRCC: Para los revolucionarios los procesos electorales de la falsa e hipócrita democracia burguesa tienen una importancia muy limitada. Las consideramos útiles, en ciertas condiciones, como medio para extender nuestras consignas y promocionar entre las masas populares nuestras propuestas y nuestro programa.

Por tanto la participación o no, en una u otra convocatoria electoral, no es para nosotros una cuestión de principios sino de oportunidad y conveniencia política en cada momento.

NC: ¿Cómo es posible, sin dinero de las grandes empresas y con escasa militancia, construir un proyecto político fuerte en Canarias?

PRCC: Las grandes empresas sólo financian los proyectos políticos que favorecen sus intereses. Son por tanto los partidos de derecha los que reciben su apoyo.

En cuanto a las opciones revolucionarias deben, para construir su proyecto, basarse en sus propias fuerzas y en el carácter justo y progresivo de sus reivindicaciones, fundirse con el proceso de lucha de los trabajadores por sus derechos e intereses económicos y políticos, dar la batalla ideológica y ganarse con la fuerza de sus ideas y de su ejemplo combativo a sectores y capas cada vez más amplias de las clases populares. Si contásemos con el dinero de los capitalistas, nunca hubieran existido en el mundo ni revoluciones socialistas ni partidos comunistas.

Y desde luego, una rigurosa selección y formación de la militancia, que no hemos rebajado un ápice a pesar de nuestro rápido crecimiento. En este sentido, y dado que no estamos construyendo una maquinaria electoral, sino un partido revolucionario, seguimos el principio leninista de preferir la calidad a la cantidad.