Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Archive for 15/02/09|Daily archive page

Manos arriba: esto es una moratoria de la RIC

In Actualidad, Economía on 15 febrero, 2009 at 0:01

ricEl jefe de filas de la burguesía criolla, José Fernando Rodríguez Azero, presidente de la patronal CEOE-Tenerife, ha reconocido que los capitalistas isleños están haciendo gestiones para que el gobierno metropolitano decrete una moratoria en la Reserva para de Inversiones en Canarias (RIC) con cargo a la tributación de 2005. Y que en tal pretensión cuenta con el respaldo del gobierno colaboracionista canario, que actúa como feroz representante político de sus intereses.

Se trata de retrasar la justificación de las cantidades consignadas en la RIC en el año 2005, que tienen que justificarse (es decir, demostrar que se han “materializado”) en 2009. El año pasado ya intentaron lo mismo con respecto a 2004, pero el ministerio español de Economía y Hacienda no dio el visto bueno.

La RIC es una evasión legalizada de impuestos consistente en consignar a ella beneficios que, supuestamente, irán a parar a inversiones. El Impuesto de Sociedades (35%) del 90% esos beneficios se lo embolsilla el capitalista. Lo único que tiene que hacer es demostrar, cuatro años después, que efectivamente los invirtió. Puede invertirlos en comprar pisos y locales comerciales, equipos informáticos y hasta deuda pública. Por poder, puede comprar acciones de otras empresas.

Esta última ha sido la fórmula usada para sacar esos beneficios de Canarias, al comprar acciones de filiales de empresas extranjeras. Como reconocía el entonces delegado del gobierno de la metrópoli, Segura Clavel, “el dinero de la RIC puede estar en Panamá”. De hecho, más del 80% de la inversión canaria en el exterior se produce en paraísos fiscales como Bermudas, Panamá y las Islas Caimán. El dinero generado con el trabajo de las canarias y los canarios ha volado también a Europa, ya que las corporaciones europeas con presencia en las Islas se han venido acogiendo sistemáticamente a la RIC. Es el caso, por ejemplo, de los bancos españoles.

La justificación con que se puso en marcha la RIC era que tenía el objetivo de la creación de empleo y el impulso y la diversificación de la producción en Canarias. Un cruel sarcasmo a la vista de los resultados: la realidad sigue siendo que es un mero saqueo de las arcas públicas, que aumenta la dependencia, disminuye la diversificación de la economía canaria y aumenta sistemáticamente el paro, al detraer ese dinero de la economía productiva.

Hablamos de más de 22.000 millones de euros en los últimos 15 años, más de 1.000 millones de euros anuales. El gobierno autonómico y los cabildos insulares han contribuido a esa estafa legal emitiendo deuda pública como refugio para los beneficios de la RIC. De forma que ese dinero, incluidos los impuestos no pagados, se pide prestado desde las arcas públicas para devolverlo con intereses y totalmente “blanqueado”.

Otra fórmula que se ha venido usando por los grandes capitalistas es pedir prestado dinero a la banca para sanear los balances y consignar esos créditos a la RIC. O bien, directamente, pedir préstamos a los bancos para justificar inversiones a última hora. La recesión de la economía imperialista les dificulta ahora esa salida, por lo que muchos claman desesperados por una moratoria.

Curiosamente, los asesores fiscales desaconsejan a las pequeñas y medianas empresas acogerse a la RIC, ya que esa fórmula sólo es rentable a partir de enormes volúmenes de capital. Una pequeña y mediana empresa que genera más del 80% de los puestos de trabajo. De forma que la RIC ha sido el mecanismo para que el sector oligárquico de la gran burguesía criolla y las grandes corporaciones españolas acumularan enormes dividendos extrayendo sus beneficios de Canarias.

Precisamente en tiempos de crisis es cuando más necesario es que se materialicen inversiones. Y cuando pretenden no hacerlo. Y no hacerlo con el dinero que les ha quedado libre de impuestos porque se suponía que lo iban a invertir. Pasamos así del robo al atraco a mano armada.

Para rematar la faena, el señor Rodríguez Acero pide “flexibilización” en la contratación. Es decir, contratos con despido gratuito. A los esclavistas es que todo les parece poco.