Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Privacidad en la Red

In Actualidad on 24 febrero, 2009 at 0:01

redAlexandra Anton
del Nuevo Partido Comunista Rumano (nPCR)

Hace tiempo que ha dejado de existir en muchos países. Llevamos años viendo como la misma estrategia “antiterrorista” se aplica en todo el mundo usando la misma excusa. Reconocen de este modo que nuestras conversaciones, mensajes de texto y correos electrónicos están registrados en “mil” ficheros antes de llegar a su destino.

Sorprendente ha sido para muchos la noticia que ha publicado el 19 de enero la prensa rumana: las conversaciones de telefonía fija y móvil serán grabadas a partir del 20 del mismo mes, junto con los números de teléfono, los titulares de las líneas y la posición exacta de los sujetos en el momento de la conversación (a esto, una vez más habrá que darle las gracias al satélite norteamericano y, cómo no, al localizador GPS que lleva incorporado cualquier teléfono), los mensajes de texto y los correos electrónicos, sin olvidarse de las direcciones IP de los remitentes, el titular de la línea ADSL, el historial web y la hora a la se conecta y desconecta de la red.

El localizador GPS que nuestros móviles llevan incorporados permite saber en cualquier momento nuestra posición. Muchos creen que apagando el móvil no podrán ser localizados pero la verdad es que esta creencia es errónea.

La normativa requiere almacenar estos datos de todos los usuarios de las compañías de telefonía fija y móvil durante un periodo declarado de seis meses, siendo mayor en el caso de las personas que suscitan “especial interés”, estando estas compañías obligadas a entregar los datos a los servicios de información rumanos.

Estos datos estarán almacenados en unas bases de datos que las mismas operadoras tendrán que crear y administrar asumiendo el coste de las operaciones, siendo el importe descontado por el Estado de la declaración anual de la renta de estas empresas.

Es curioso las veces que hemos vivido momentos terribles en los que padres desesperados pedían más vigilancia en la red y todos recibían la negativa justificada en la “falta de fondos”.

Lo que desaparecerá es la privacidad de la gente, su libertad e intimidad con el fin de mantener un control global sobre la población y en especial sobre los sujetos organizados que cuestionan el sistema, ya que las multinacionales de las nuevas tecnologías de la comunicación trabajan codo a codo con los gobiernos y sus intereses se alimentan mutuamente.

El protegido será como siempre el Estado capitalista, tan “amenazado” por los correos, mensajes de texto y llamadas de la gente.

Más de una vez Google había recibido denuncias por violar la intimidad de personas que se encontraban en su propia casa, en sus azoteas o saliendo de sitios de donde no querían ser vistos, porque el fabuloso sistema de fotografiado de Google no sólo capturaba las imágenes de los edificios y mobiliario urbano que aparecen en el tan conocido programa Google Earth. Está claro que aquellos que paseaban, estaban asomados en sus ventanas o azoteas, son protagonistas de fotos que supuestamente serán eliminadas y no se emplearán para publicarlas en Google Earth.

Desde hace bastante tiempo ya, Google tiene un servicio con el que los usuarios pueden localizar móviles que no tengan incorporada la tecnología GPS, una nueva versión de Google Maps Móvil, que incluye una nueva función: My Location. Esta permite al usuario saber su ubicación aproximada (tan solo introduciendo el teléfono que quieren localizar) usando las ID (identificaciones) de las torres de teléfonos móviles cercanas sin necesidad de GPS. El sistema es similar al usado por las fuerzas de la ley para triangular la ubicación de un teléfono móvil.

Y todo esto no se aplica solo a los móviles. Los ordenadores conectados a internet son unas puertas abiertas al mundo. Todo nuestro historial de búsquedas está siendo guardado por Google detalladamente. Cada palabra, enlace o foto que buscamos o vemos, se guardan en estos archivos que hasta nosotros mismos podemos ver en buena parte: simplemente accediendo con nuestra cuenta y podemos ver nuestras búsquedas hasta hace 2 años atrás.

Más de una vez se han usado todas estas medidas de “seguridad” para reprimir a los grupos antisistema, antifascistas y, en especial, comunistas, siguiendo sus correos, sus historiales web y cerrando o hackeando sus páginas web, para evitar de esta manera que sigan publicando las noticias que tan cuidadosamente se manipulan a diario en los medios de comunicación.

Más allá del interés en aumentar el consumismo explotando la mano de obra y los recursos naturales de otros países fabricando cada vez más productos, está el hecho de que podemos localizar mejor a quien tiene un móvil con GPS, hace una foto con una cámara que lleva incorporado este sistema, o imprime un documento en una impresora que, igual que todas, lleva incorporado el sistema de impresión de códigos que facilitan el saber donde se ha vendido esa impresora y, mediante el certificado de garantía, a quién.

Por eso, la mayoría de los usuarios de Internet sabemos lo que la red esconde, y usamos esta herramienta para difundir nuestras noticias y escritos, ya que Internet no es un proyecto, ni mucho menos, sino solo un instrumento de comunicación e intercambio de información, que es un gran apoyo pero enemigo a la vez para los que no saben usarlo. Sabemos que la verdadera lucha contra los enemigos de la clase trabajadora hay que llevarla  ahí fuera y no delante de una pantalla, en un folleto electoral o en una simple foto detrás de una pancarta.

A %d blogueros les gusta esto: