Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Formación comunista

In Actualidad, Opinión on 1 junio, 2009 at 0:01

davidDavid Delgado


Los comunistas tenemos el deber de formarnos como revolucionarios capacitados, para enfrentarnos a cualquier disyuntiva elaboradamente, aunando la teoría y la práctica y despreciando toda clase de dogmatismos.

Cuando estudiamos y teorizamos, lo que hacemos es adquirir y proporcionar conocimientos e ideas sobre nuestra realidad y los fenomenos que en ella acontecen, con el objetivo de armarnos de una formación íntegra que nos posibilite interpretar científicamente, problematicas que debemos resolver adoptando la posición más avanzada con respecto a las mismas.

La teoría para los comunistas, no es un objeto de divagación desligado de la práctica, sino más bien todo lo contrario. Es un conjunto de ideas, conocimientos y principios cuyo estudio es necesariamente ineludible para afrontar responsablemente el papel vanguardista que nos corresponde, y no abocar al fracaso la misión histórica de la revolución socialista de los trabajadores.

La práctica por su parte, nos permite constatar la validez de nuestras teorías, y su evolución nos obliga a estar permanentemente analizando los cambios que se producen en la sociedad para estar en todo momento un paso por delante de nuestros enemigos y conducir al Partido a ser la referencia absoluta de los trabajadores.

La formación del comunista no debe ser individual y no puede ser escolástica ni doctrinaria. Precisa ser colectiva, crítica y contextual.

Es importante emplear una metodología adecuada, leyendo directamente a los teóricos marxistas, principalmente a Marx, Engels y Lenin, en lugar de acercarnos al pensamiento de estos a través de los manuales escritos por otros. De esta forma, los deformadores del pensamiento marxista que consciente o inconscientemente ofrecen una burda caricaturización del marxismo no influirán negativamente en nuestro propósito.

Abordar el marxismo-leninismo en toda su amplitud es indispensable para ser cuadros preparados para asumir responsabilidades.

En el “Discurso pronunciado en el III Congreso de la Unión de Juventudes Comunistas de Rusia”, Lenin dijo lo siguiente:

No queremos una enseñanza memorista, pero necesitamos desarrollar y perfeccionar la memoria de cada estudiante dándole hechos esenciales, porque el comunismo sería una vaciedad quedaría reducido a una fachada vacía, y el comunista no sería más que un fanfarrón si no reelaborase en su conciencia todos los conocimientos adquiridos. No solamente debéis asimilar esos conocimientos, sino asimilarlos con espíritu crítico…“.

O sea, que leer al propio Lenin, siguiendo sus enseñanzas, exige adoptar una actitud reflexiva y no exclusivamente memorista. Obviamente, hay teorías que el comunista debe asumir como si se tratasen de teoremas matemáticos y desplazar a un lado al revisionismo, que es una degeneración ideológica que nada tiene que ver con el espíritu crítico.

Anteriormente en ese mismo discurso afirmó:

Si el estudio del comunismo consistiera únicamente en asimilar lo que dicen los trabajos, libros y folletos comunistas, esto nos daría con excesiva facilidad escolásticos o fanfarrones comunistas, lo que muchas veces nos causaría daño y perjuicio porque estas gentes después de haber leído mucho y aprendido lo que se expone en los libros y folletos comunistas, serían incapaces de coordinar todos estos conocimientos y obrar como exige realmente el comunismo”.

Todos conocemos a personajes que conocen ciertos conceptos y principios marxistas, los cuales empleando una mezquina fraseología revolucionaria encandilan a los más ingenuos y atrasados. Practican la máxima que dice: si no puedes con ellos, confúndenlos, o sencillamente son incapaces de hacer nada.

La formación nos hace adquirir unos conocimientos y aprender una serie de métodos y leyes, que nos permiten entender las contradicciones latentes en nuestra sociedad, adoptar una línea política coherente y consecuente y poseer un nivel elevado que nos sitúe como vanguardia organizada de la clase trabajadora, capaz de comprender y actuar ante los problemas a los que hay que darles respuesta, con convicción y firmeza.

El Partido tiene la obligación para no estar toda su acción condenada al fracaso, de asumir la responsabilidad de formar cuadros revolucionarios con la mayor dedicación.

En las últimas décadas, en el conjunto del Estado español, los comunistas organizados han repetido continuamente la importancia de la formación, pero en la práctica no han obrado de acuerdo a esa importancia.

Habrán grupos que sí que habrán otorgado a la formación de los militantes, el protagonismo que merece, pero sin duda se tratan de casos muy aislados.

Este es un factor clave de la desmovilización y desorganización de los comunistas. No han sido únicamente condicionantes externos quienes han propiciado la situación actual. Los propios comunistas somos responsables de que en Canarias, que es la parte que nos toca, estemos en la fase de construcción y desarrollo del Partido.

Los leninistas que defendemos la independencia y el socialismo, nos organizamos en torno al Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias (PRCC), y nos hemos tomado muy en serio la cuestión de la formación de cuadros.

La fortaleza ideológica y la riqueza de ideas que esto nos confiere, propiciará el avance ininterrumpido del Partido y nos unirá cada vez más a los amplios sectores de trabajadores.

estrellarojachicaEscuela Nacional de Cuadros Guillermo Ascanio

A %d blogueros les gusta esto: