Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Bolívar de cara a la república revolucionaria

In Actualidad, Opinión on 14 junio, 2009 at 0:01

victor1COLABORACIÓN


Víctor J. Rodríguez Calderón

El Bolivarianismo no consiste en una colección de datos ni en una sucesión de acontecimientos, tal y como lo afirman y hasta buscan enseñarlo algunos “expertos”, no es una historia cuantitativa, el Bolivarianismo es una lección que retrata la historia larga de la política social libertaria, justa e igualitaria. Son las lógicas sociales de la obra en la vida política de Bolívar, el cual pues evidencia un método cuantitativo precisamente para evitar la reproducción del discurso como lo hacen esos actores que solo se limitan a elogiar su doctrina para mantenerla bien muerta, ellos matan la ciencia al eliminar su realismo, su pluralismo y lo convierten en una simple y corrupta teoría de sus juegos.

Durante la guerra de independencia, dentro de esa revolución del siglo XVIII, el Libertador creó la necesidad de construir una critica social a fin de evaluar los cambios sociales y políticos que necesitábamos en América, por eso impactó en las sociedades y les formó los motivos que los habían producido y creo la necesidad de la unión combinada con el desarrollo que las ciencias naturales estaban logrando gracias al desarrollo empeñado por sus teorías y sus practicas y eso se llama teoría científica que junto con el método también científico, impulso la fusión de ambas, lo que sin lugar a dudas son ciencias sociales y no simples “documentos” como los califican expertos y seguidores de hoy.

Así Bolívar creo nuestra sociología y nuestra política, la cual estuvo asociada al estudio de ese momento político lo hizo dentro basado en el estudio de la jurisprudencia y de la filosofía política. De ahí, que los revolucionarios verdaderos, debamos abrir los ojos y disponer como en verdad se tiene que hacer con esa claridad histórica.

El Bolivarianismo justifica sus planteamientos, interactivos hoy a través de la articulación de tres momentos, la energía de los pueblos que de nuevo buscan su libertad, su justicia y su propia identidad y lo hace en un lenguaje y con una dinámica constructiva empleando el verdadero Bolivarianismo, es decir, donde este pensamiento y sentimiento se pone de nuevo en holomovimiento, se funde no en emociones como lo hacen algunos de sus pregoneros, sino en liberación de la energía social lo que hace que vivamos un proceso nuevamente creativo, quiero decir, la ciencia Bolivariana aplicada a la problemática que viven nuestros pueblos, es decir, es una onda creativa inimaginable ante el imperialismo.

Nuestra revolución ante la inseguridad ideológica que la misma ha creado y a la verdadera falta de planes de acciones sociales de combate, recurre descaradamente a un discurso demagógico, populista, al marketing político que es el área donde verdaderamente la quieren destacar y en la que cada día parece especializarse y donde muere más rápido.

Si en verdad se aplicara la ciencia Bolivariana revolucionaria, se observaría el orden mundial y se encontraría que a partir del siglo XX se esta en pleno proceso de mutaciones, que nuestras sociedades se enrumban a un nuevo cambio de paradigmas. El Bolivarianismo puro de Bolívar, es el que mejor sintetiza el momento histórico, tal y como lo hizo en la época colonial, hoy la humanidad vive en una época llena de cambios y esos cambios nos obligan por supuesto a un cambio de época total y nueva y eso si se puede llamar el auge de la nueva revolución.

Nuevamente se obliga a cambios radicales estructurales a los que piden a gritos nuestras sociedades y aquí en Venezuela es mentira que eso este ocurriendo, La revolución no asiste a esta sociedad contemporánea, ella no encuentra el cambio de la evolución porque como ya lo dije tiene atragantado un arroz con mango ideológico. Solo es una imagen cuantitativa de la historia de Bolívar , es un parapeto que no vive el momento político y se dan solo las posiciones de la cultura moderna la que aun no ha descifrado y por eso la han convertido en una época estática, pues como historicismo lo que hace es tender e interpretar el Bolivarianismo como una época paralitica, que hoy no realiza la máxima apertura hacia las nuevas épocas, explico: se estancó en la vieja época, se estancó a Bolívar, se mató y no entra a las necesidades de hoy sociales y mundiales, por eso se convierte en una revolución vacía, tendencialmente, no puede pasar adelante porque todavía no ha entendido el atrás.

Vivimos un momento de evolución donde el orden mundial ha ingresado en una era hegemónica unipolar de carácter imperial y en que la globalización no es más que una forma de materializar y expandir esa hegemonía. Contra eso luchan los pueblos, pero les ha sido imposible zafarse y para muestra, la llamada revolución Bolivariana o como lo llamen.

La pelea es fundamental, pero tiene que hacerse dentro del camino político prolongado, reconocer que vivimos en plena transición hacia una nueva sociedad libre, pero libre de verdad, sin ataduras y para ello es necesario conocer y combatir nuestras crisis internas, para después enfrentarnos con fuerza a esa crisis imperial mundial. Reconocer que asistimos a una crisis de nuevos paradigmas y que se debe pensar en nuevas estrategias, cuestionarnos los cambios negativos y anteponer una forma social de actividad intelectual, practica encaminada a pensar y a dirigir para gobernar y luchar contra una sociedad en plena crisis, con Bolívar, es necesario crear una nueva clase política Bolivariana que una las instituciones, la clase política y la ciudadana.


(*) El venezolano Víctor Rodríguez Calderón es politólogo, periodista, escritor, poeta, director de empresas y experto en Planeación de Organizaciones. Recomendamos su blog El Victoriano.

A %d blogueros les gusta esto: