Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

La casita de Pin y Pon

In Actualidad on 5 julio, 2009 at 0:01

pedroflores1Pedro Flores

Pin había comprado una hermosa casita con el dinero de todos los muñequitos del continente en miniatura. La casita es patrimonio de la comunidad, pero la disfruta Pin, mientras ejerce de presidente de dicha comunidad, donde, dicho sea de paso hay muchos muñequitos viviendo en la calle, en infraviviendas y donde la mayoría suda sangre para llegar a fin de mes con sus hipotecas o alquileres. También hay que decir, saliéndonos un poco del tema central de este tierno cuento, que el señor patata, floreciente empresario de la construcción, tiene todas las ventajas para comprar casitas y hotelitos del monopoly mediante un jueguito muy divertido que han dado en llamar la RIC, es decir, el señor patata paga menos impuestos porque se supone que invierte en riqueza, puestos de trabajo, para la comunidad, pero en lugar de crear esa riqueza el señor patata compra terrenos e inmuebles para especular. Pero no nos apartemos del tema central, la casita en la que habíamos dejado a Pin cómodamente instalado; pues resulta que cuando Pin deja de ser presidente del país de los muñequitos le sucede en el puesto Pon. ¿Y qué hace Pon? Pues como la casita que hereda de Pin y que, recordemos, en teoría pertenece a la alegre comunidad de machanguitos, no le parece lo suficientemente encantadora, la cambia de arriba abajo, el costo de las piecitas y los nuevos accesorios se eleva a trescientos mil euros, de esos del monopoly. Manda cojones con Pin y Pon.

Anuncio publicitario
A %d blogueros les gusta esto: