Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Jerónimo Saavedra: robar a los pobres para regalar a los ricos

In Actualidad on 17 julio, 2009 at 0:01

momocapitalismoEn el momento en que la recesión económica imperialista golpea con mayor dureza a los asalariados y a las pequeñas empresas, al alcalde pijoburgués de Las Palmas de Gran Canaria no se le ocurre otra cosa que subir los impuestos municipales que mayor incidencia tienen en las familias trabajadoras. A partir del 1 de enero de 2010, el impuesto de bienes inmuebles (la “contribución” por la vivienda) subirá un 19,23%. Y ello cuando unas diez mil familias han perdido su piso por no poder pagar la hipoteca. El impuesto de circulación  de automóviles aumentará un 20,58%. Y cuando más asfixiadas están las pequeñas y medianas empresas (es decir, las que no han tenido que cerrar), sube el impuesto de actividades económicas (IAE) un 51%. A ello habrá que sumar el restablecimiento de la tasa de recogida de basura, que supondrá unos 30 euros.

El atraco municipal superará los 100 euros por familia. Al tratarse de impuestos indirectos, son precisamente los ciudadanos de menos recursos los que, proporcionalmente, sufrirán más estas subidas, que se suman a las de la electricidad y a la ya anunciada del agua en Las Palmas. Esta es la gran solución saavedriana: cuanto peores servicios recibimos, más impuestos tenemos que pagar.

Eso sí, Saavedra y su trouppe siguen adelante con su objetivo privatizador, regalando en la práctica Guaguas Municipales –o lo que quede de ella una vez que se le terminen de sustraer sus líneas más rentables– y “externalizando” cada vez más servicios. Lo que contradice el argumento de que se suben los impuestos para sanear las arcas municipales.

No es casualidad que se apruebe esta medida en pleno verano y con las asociaciones de vecinos desmovilizadas. Como tampoco es casualidad que, en vez de recortarse los salarios y aplicar un estricto y ejemplar programa de austeridad, se mantenga el despilfarro de gastos en toda una plaga de «asesores», atenciones protocolarias, comilonas, viajes a Salzburgo, subvenciones interesadas y (casposos) festivales de cine, por ejemplo.

Cierto que el PP dejó una ciudad endeudada. Pero tras retrasar casi un año la aprobación de unos presupuestos y demostrar una incapacidad de gestión que bate todos los registros, no cabe excusarse en la “situación heredada”. Salvo para confirmar que los “socialistas” (qué sarcasmo) son igual de perjudiciales que los del PP. O igual de derechas, para entendernos.

Encima, el alcalde pijoburgués no solo no reconoce su fracaso en atender las necesidades de los habitantes de Las Palmas, sino que sigue en su actitud chulesca, despreciativa y amenazante a quienes no se postran ante su «superioridad intelectual» y su glamour.

Dicho sea también como recordatorio de quienes, con un discurso izquierdista (e incluso atreviéndose a presentarse con total desparpajo como “comunistas”), pidieron el voto para Jerónimo Saavedra en las pasadas elecciones municipales.

Anuncio publicitario
A %d blogueros les gusta esto: