Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Desastre imperialista en Afganistán

In Actualidad on 8 septiembre, 2009 at 0:01

afganistan-masacreEl gobierno imperialista español, encabezado por el melifluo Rodríguez Zapatero, trata de disfrazar como sea sus acciones criminales en Afganistán. El ataque sufrido por las tropas ocupantes españolas el jueves de la semana pasada, en las que éstas asesinaron a trece patriotas afganos, fue descrita como un «hostigamiento». La ministra española de Defensa, Carme Chacón, llegó a decir con total desparpajo que los resistentes eran «delincuentes comunes».

Pasan las décadas y los siglos, y a los imperialistas no se les ocurren sino las mismas estupideces: cosas como esas decían de los patriotas cubanos, de los resistentes marroquíes, de los independentistas saharauis. Pero no desisten: ya se anuncia (siguiendo las directrices estadounidenses) el envío de otros doscientos soldados españoles al matadero afgano. No serán hijos de Zapatero, ni de Chacón, ni de los grandes capitalistas españoles. La carne de cañón, como siempre, viene de los más pobres.

Al día siguiente, la aviación alemana revivía sus bombardeos en Guernika y en toda Europa. La resistencia nacional afgana había requisado dos camiones con gasolina y repartía el combustible entre la población de una aldea. La OTAN, en un acto de venganza puramente nazi, decidió dar un escarmiento, y arrasó la aldea a sangre y fuego. El combustible consumido en el raid aéreo y las bombas empleadas superaban en miles de veces el coste de los camiones y la gasolina requisada, pero el imperialismo no podía permitir que la cosa quedara sin represalias. Tampoco es la primera vez que el imperialismo de todas las épocas actúa así.

Todo ello en un escenario de guerra en el que lo único que cabe ya es dar la orden de retirada, aunque ninguno de los gobiernos invasores quiera ser el que inicie la estampida. El objetivo es ahora aguantar durante «unos cuantos años». pero todo les sale mal, incluido el fiasco de la reciente farsa electoral. En lo que va de año ya han muerto 318 soldados de la OTAN (185 de ellos estadounidenses), más que en todo 2008 (294 muertos). El año 2009 es ya el más mortífero para las fuerzas invasoras tras ocho años de ocupación.

El mismísimo jefe de las tropas invasoras, el general Stanley McChrystal, reconoce que están perdiendo la guerra. La resistencia nacional afgana controla cada vez más territorio y, sobre todo, cuenta con más apoyo de un pueblo harto de los ocupantes y del gobierno marioneta, entre el que los resistentes se mueven como pez en el agua. Como una ballena herida de muerte, sin embargo, los agónicos coletazos de los invasores seguirán provocando el asesinato de miles de mujeres, niños y ancianos.

Pero ya no se trata sólo de Afganistán. La ceguera imperialista ha llevado el conflicto a su base en la retaguardia: ahora se trata de no perder también Pakistán, cuya población ve con muy malos ojos la creciente presencia imperialista en sus fronteras nacionales y los bombardeos de aldeas paquistaníes. Y que considera cada vez más a su propio gobierno como un agente extranjero. El «efecto rebote» de la invasión de Afganistán podría llegar a ser la pérdida de un Pakistán armado con bombas atómicas. Como estrategas, desde luego, los imperialistas euro-norteamericanos no tienen precio.

Que, en un gesto de repugnante hipocresía, dirigentes europeos, entre ellos Zapatero, «lamenten» las matanzas de civiles más escandalosas, no les exime de sus responsabilidades como criminales de guerra. Zapatero y sus ministros (como Aznar y los suyos por Irak) deben ser repudiados y procesados por estos crímenes.

 

Artículos relacionados:

mundoLa farsa afgana

mundoMás carne de cañón para Afganistán

mundoAfganistán: España mata

mundoZapatero y la narco-ocupación de Afganistán

mundoCada vez más cerca la derrota definitiva del imperialismo en Afganistán

mundoLa debacle del imperialismo en Afganistán

A %d blogueros les gusta esto: