Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Carta a los verdaderos comunistas

In Actualidad on 22 octubre, 2009 at 0:00

ivan_pinheiroIvan Pinheiro
Secretario General del Partido Comunista Brasileiro (PCB)


El éxito del XIV Congreso Nacional del PCB fue la culminación de una importante fase de la reconstrucción revolucionaria del Partido, que crea las condiciones para los verdaderos comunistas de Brasil se presenten como una alternativa real. Por otra parte, en un gesto sin precedentes, en los debates previos al Congreso entablamos un diálogo con los amigos comunistas del PCB, lo que ha contribuido a actualizar y mejorar las resoluciones adoptadas.

Sin embargo, el PCB tiene que estar a la altura de las posibilidades que la vida le está ofreciendo, para cosechar los frutos del trabajo construido hasta ahora, ayudando a impulsar la unidad comunista, una necesidad histórica.

Cabe a la militancia del PCB -reforzada por la llegada de nuevos compañeros y viejos camaradas que regresan- la responsabilidad de poner en práctica las correctas resoluciones que adoptamos en 2008, en la Conferencia de Organización, y ahora en 2009, en el XIV Congreso. Para ello, es preciso dedicarse al estudio teórico, mejorar la disciplina consciente, el centralismo democrático y la dirección colectiva, insertarse en el movimiento de masas y practicar el internacionalismo proletario.

El Partido tiene que estar preparado para enfrentarse al capital, en cualquier circunstancia. Quién determina el momento y la forma de la lucha de clases no somos nosotros unilateralmente, sino la correlación de fuerzas y la coyuntura. No podemos actuar como un destacamento de guardia esperando el momento revolucionario. La revolución es un proceso complejo y el capitalismo no va a caer de podrido. Podemos y debemos incidir para anticipar la emancipación de la clase trabajadora.

El Partido debe funcionar como un sistema de organizaciones que coordinen y potencien una férrea unidad de acción, en las grandes y en las pequeñas luchas y tareas.

El PCB no se puede juzgar el dueño de la verdad, y mucho menos el partido llamado a dirigir el proceso revolucionario. Hay mucha vida inteligente y revolucionaria fuera de nuestras fronteras, hay un tejido rico y complejo de organizaciones políticas y sociales con tendencia o carácter revolucionario que deben articularse en un frente contra el capital. La revolución brasileña será la obra colectiva de una amplia gama de fuerzas antagónicas al orden burgués y, sobre todo, de la acción de las masas proletarias y sus aliados.

Para convertirse en un estuario y crecer con calidad y eficiencia, el PCB tendrá que estimular el diálogo con los comunistas brasileños, gran parte de los cuales están desperdigados como resultado de una verdadera diáspora, provocada por un conjunto de factores, entre los que destacan los errores teóricos que el PCB cometió en los años 60 y al inicio de los años 90, sobre todo la ilusión de una revolución democrático-burguesa, origen de varias escisiones en el período, la mayoría de ellas, a decir verdad, por la izquierda.

El PCB tiene que estar de corazón con los brazos abiertos para recibir a todos aquellos que,  confiando en los recientes cambios en el partido, vienen a sumarse a los esfuerzos de reconstrucción revolucionaria.

Quién sabe, pronto seremos más voces a gritar:

É FORÇA, AÇÃO; AQUI É O PARTIDÃO!
[¡ES FUERZA, ACCIÓN, AQUÍ ESTÁ EL PARTIDO!]

A %d blogueros les gusta esto: