Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Honduras: un golpe maestro

In Actualidad on 8 noviembre, 2009 at 0:01

ivan_pinheiroIvan Pinheiro
Secretario General del
Partido Comunista Brasileiro (PCB)



Tenemos que quitarnos el sombrero. El imperialismo norteamericano, envuelto activamente antes, durante y después del golpe de Estado en Honduras, ha hecho una jugada inteligente, pasando a nivel mundial la impresión pública de un campeón de la paz y la democracia, justo cuando la imagen de Obama se desgasta por continuar la política belicista de Bush y estar al borde de la derrota militar en Afganistán y tal vez Iraq.

Robando la escena de mal gusto de la novela de la vuelta de Zelaya, en que brillan, por orden, Venezuela y Brasil, Obama logra el crédito de una reconciliación aparente en el bloqueo constitucional de Honduras, como si no tuviera nada que ver con el golpe.

Si la resistencia popular se hubiese enfriado y optado por disputar y legitimar las elecciones y si no hubiera ocurrido la sorprendente vuelta de al país, protegido por el gobierno brasileño en nuestra embajada, el gobierno de EEUU no hubiera movido un músculo para cambiar el escenario, como hizo durante los cuatro meses de crisis.

Lo más increíble es que, lejos de anular los efectos del golpe, con la devolución incondicional del gobierno de Zelaya, y la devolución de más de cuatro meses de mandato robado, la solución impuesta por los EEUU consolida los efectos del golpe de estado y legitimar la transición a un gobierno burgués conservador.

Después de todo, los golpes son un medio y no un fin. Los objetivos se lograron: la imposibilidad de la Asamblea Constituyente, la expulsión del país del ALBA y, posiblemente, un nuevo gobierno, a la derecha de Zelaya. El resultado de la labor de la misión de EEUU fue tan hábil que confundió a los sectores progresistas, que todavía ingenuamente celebrar la victoria como la “vuelta de Zelaya a la presidencia.”

En primer lugar, el acuerdo no garantiza automáticamente el retorno del Presidente legítimo al gobierno. Esta decisión queda a criterio del Parlamento, que tendrá en cuenta un dictamen de la Corte Suprema, repitiendo un ritual que ya ha ocurrido hace tres meses. Basándose en la decisión de la Corte Suprema, que sostuvo que no hubo golpe de Estado, sino una “sucesión constitucional”, este mismo Parlamento había bendecido a Micheletti como presidente.

Que quede claro. El único objetivo de la reciente intervención del gobierno Obama en este caso Obama es dar una espuria legitimidad a las elecciones del 29 de noviembre, en las que el candidato de la gran burguesía asociada al imperialismo, Porfirio “Pepe” Lobo, es lanzado como el gran favorito. Él es el candidato del Partido Nacional, a la derecha del Partido Liberal de Zelaya y del propio Micheletti. Además de la campaña millonaria en la televisión y otros medios, este candidato utiliza en su beneficio la habilidad política para presentarse como el candidato de “unidad nacional”, por encima de la confrontación entre los dos “liberales”, cuyo partido se dividió y se desgastó.

El resultado de la votación en el Parlamento es impredecible. Aunque no tiene la mayoría parlamentaria del Partido Liberal, Zelaya se pueden beneficiar de los votos del Partido Nacional, que tiene casi el 40% de los escaños, sólo está interesado en legitimar nacional e internacionalmente la previsible victoria electoral de su candidato.

Esta es quizás la mejor opción institucional burguesa para legitimar las elecciones burguesas, un premio de consolación para Zelaya y la resistencia popular, además de una satisfacción para la opinión pública mundial. Zelaya asume como la reina de Inglaterra, con las manos atadas, con un ministerio de “unidad nacional”, prestándose para pasar la banda presidencial a un sucesor que hará un gobierno opuesto a él, rompiendo con el ALBA, paralizando el tímido proceso de cambios, manteniendo incólume la constitución conservadora y alineándose incondicionalmente con los EEUU, incluido para que su país vuelva a ser, a través de la base de Sotto Cano, la principal plataforma líder para desestabilizar a los gobiernos progresistas de los dos países vecinos: El Salvador y Nicaragua.

Para imaginar este escenario es importante leer la totalidad del acuerdo firmado por las partes.

La cláusula 1, que trata del “Gobierno de Unidad y Reconciliación Nacional”, establece que, sea quien sea el titular de la Presidencia decidido por el Parlamento, los ministerios y las secretarías estarán conformados por “representantes de los diversos partidos políticos y organizaciones”, y serán elegidos para un “Comité de Verificación” (cláusula 6), integrado por dos miembros extranjeros escogidos por el imperialismo bajo la fachada de la OEA (Ricardo Lagos, ex presidente de Chile, y ahora Secretario del Trabajo para Obama) y dos hondureños, elegido cada uno por un lado.

Pero el núcleo de la burguesía hondureña puede no querer dar esta victoria simbólica a la resistencia popular y Zelaya. En este caso, si el Parlamento decide nombrar a un tertius, para que parezca un empate, o lo mismo mantiene a Micheletti (lo que es poco probable, porque parece rendido), Zelaya también estará de manos atadas. En la cláusula 5, que trata “Del Poder Ejecutivo”, es decir la de la Presidencia, las partes se comprometen, en nombre de la “reconciliación y la democracia”, a aceptar cualquier decisión que pueda tomar el Congreso, reconocido por tanto como “la expresión institucional de la soberanía popular.”

Es decir, si Zelaya no es restituido en el cargo, la lucha por su reelección a la presidencia pierde bastante fuerza en este mismo sentido, ya que no él mismo no se puede postular más, pues estuvo de acuerdo previamente con las reglas de un juego con las cartas marcadas. Esta cláusula contiene una declaración pomposa para dejar claro que las partes dan un cheque en blanco al parlamento unicameral: “La decisión que acepte el Congreso Nacional deberá sentar las bases para alcanzar la paz social, la tranquilidad política y gobernabilidad que la sociedad demanda y el país necesita”.

Hay otros datos del llamado “Acuerdo de Tegucigalpa / San José”, que demuestran que el documento es más parecido a una entrega que a un acuerdo. Uno de ellos es la cláusula 2, en la que no sólo Zelaya renuncia a convocar una Asamblea Constituyente, sino también “absteniéndonos de hacer llamamientos” a su convocatoria “de modo directo o indirecto y renunciando también a promover o apoyar cualquier consulta popular con el fin de reformar la Constitución para permitir la reelección presidencial, modificar la forma de gobierno o contravenir cualquiera de los artículos irreformables de nuestra Carta Fundamental “.

La cláusula 3 es un llamamiento público al pueblo hondureño para que “participe pacíficamente en las próximas elecciones generales y eviten todo tipo de manifestaciones que se opongan a las elecciones o a su resultado “. Aquí, Zelaya renuncia a la mayor arma de la resistencia, es decir, el boicot a las elecciones convocadas por el golpe de Estado y a sus resultados. Para la resistencia popular, es un dilema trágico, que incluso puede traer divisiones: perder las elecciones, legitimarlas, o boicotearlas en contra de la postura de Zelaya.

En la cláusula 7 del documento, Zelaya desata otro nudo que asfixiaba a los golpistas, además de la increíble y heroica resistencia popular. Antes incluso antes del resultado de la votación en el Congreso, que se ha comprometido a acatar, hace un llamamiento mundial juanto a Micheletti para la inmediata derogación de las sanciones adoptadas, de forma bilateral o multilateral, en contra de Honduras y para la reactivación de los proyectos de cooperación con el país.

Las declaraciones finales del “acuerdo” son patéticas. En el nombre de la “reconciliación nacional”, ambas partes se alaban mutuamente por su “espíritu patriótico”, y presumen de la “conciencia cívica” que revela esta “demostración de unidad y de paz”.

Pero en la cláusula 11, finalmente aparece el ADN de los autores del golpe maestro. Las partes hacen un “agradecimiento” a los buenos oficios de la comunidad internacional para resolver la cuestión, señalando, “en especial”, y la OEA y al Presidente de Costa Rica, ” el gobierno de los Estados Unidos, su presidente Barack Obama; y su secretaria de Estado, Hillary Clinton.”

El texto llega al cinismo de, además de alabar el papel de los Estados Unidos, rechazar la injerencia de otros países en los asuntos de Honduras, en una clara alusión en relación a Venezuela, e incluso, entre líneas, a Brasil.

Aunque es difícil, aún tiene tiempo Zelaya para denunciar y romper el acuerdo, alegando alguna trasgresión en sus términos. La novela no ha terminado. Pero personalmente creo que el “acuerdo” se mantendrá. Digo esto sin ningún sentimiento por la traición de Zelaya a la resistencia popular. En escritos anteriores dejé claro que él representaba a los sectores no hegemónicos de la burguesía hondureña, cuyo interés en aproximarse al ALBA no tenía un sentido de transición al socialismo, sino hacer crecer el mercado interno y tener acceso a los mercados de otros países del ALBA. Ya en agosto de este año, denuncie las maniobras que destinadas a “comprometer o neutralizar a Zelaya con acuerdos rebajados y crear las condiciones para un pacto de élites, un gobierno de ‘unidad nacional’ que excluya a los sectores populares y garantice los privilegios de la clase dominante y del imperialismo. El objetivo principal de esta táctica es la elección de un ‘tertius’ de consenso de las élites, para ‘unir al país’ y legitimar el golpe. La tarea de la celebración de las elecciones pueden ser llevada a cabo por el propio Zelaya, sin derecho a reelección ni a una Constituyente“.

De hecho, si consumara su entrega al pacto de élites, Zelaya estaría siendo fiel a su propia clase. Es decir, si el “acuerdo” prevalece, será señal de que el imperialismo y la burguesía hondureña han recompuesto su unidad, frente al riesgo del crecimiento de la organización y la movilización popular.

Pero, sin resistencialismo y sin dejar de reconocer que los enemigos han alcanzado sus principales objetivos tácticos en esta batalla, el pueblo indomable de Honduras -de impresionante combatividad, coraje y determinación- tienen victorias que celebrar, lecciones que sacar y grandes luchas por conseguir.

Gracias a su incansable lucha, el golpe ha tenido enormes dificultades para implantarse, lo que representa una gran victoria, pues el imperialismo tendrá que pensárselo muchas veces antes de tratar de repetir esta fórmula en otros países.

La gran lección a sacar de este episodio es que los proletarios sólo pueden confiar en sí mismos, sin ilusiones de alianzas con la burguesía ni en cambios en la institucionalidad burguesa.

En Honduras, nada será como antes. Una vanguardia forjada en la lucha ciertamente profundizará en la organización y movilización popular y no arriará la bandera de la Constituyente Soberana, con o sin Zelaya, y de una sociedad socialmente justa.


papelTexto íntegro del acuerdo firmado por Manuel Zelaya y Roberto Micheletti

A %d blogueros les gusta esto: