Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Archive for noviembre 2009|Monthly archive page

Tomamos nota

In Actualidad, Represión on 25 noviembre, 2009 at 0:01

Teodoro Santana

La campaña desatada por la policía española contra el independentismo canario, a través de dos periódicos  de la metrópoli editados en las Islas, es de las más miserables que se recuerda y muestra bien a las claras como se las gasta el Estado imperialista español en asuntos como democracia y libertades civiles.

Lo de menos es que la corporación mediática Moll haga de delator de ciudadanos canarios asimilándolos a ETA. Lo de más es que la policía «democrática» y los «democráticos» servicios de inteligencia españoles hagan un seguimiento, sin orden judicial alguna, a personas que ejercen su derecho de reunión en el local de una organización legal con representantes de otra organización legal. Y con datos que evidencian que se tienen fichas policiales de ellas, sin haber cometido delito alguno.

El que, para más inri, esos «peligrosos» ciudadanos sean verdaderas almas de cántaro y de que a prácticamente ninguno de ellos pueda calificárseles de «independentistas», no obvia el fondo del asunto. Todo lo más pone de relieve la conveniencia del Estado español de sustituir su «inteligencia» por la TIA de Mortadelo y Filemón.

Lo cierto es que a estas horas los mandos policiales que ordenaron esos seguimientos y los números que obedecieron, vulnerando los derechos más elementales de los (per)seguidos, deberían estar ya fulminantemente cesados. Y lo mismo cabe decir del ministro de Interior español, ese fouché de pacotilla que hizo de portavoz del gobierno de los GAL.

No deja de ser significativo el temor que el asunto de la independencia de Canarias causa a los poderes del Estado español. Lo que no es sino un reconocimiento de que en nuestro caso no se trata de un mero problema de derechos nacionales, al estilo europeo, sino de un claro asunto de descolonización, cosa que aterroriza a España, que nunca supo afrontar la salida de sus colonias.

No nos engañemos. Lo que ha hecho el Estado es apenas sacar la patita. A medida que el pueblo canario avance en conciencia y organización, deberemos estar preparados para ataques más serios y más demoledores. Mal haríamos si no tomáramos nota de hasta que punto España «respeta» los derechos democráticos o incluso sus propias leyes.

Dicho esto, hay que hacer referencia a los hechos en que la policía y sus periódicos de cabecera han basado su campaña. No es la primera vez que un par de representantes de la llamada «izquierda abertxale» se presenta en Canarias, llama por teléfono y pide una reunión, bien sea para dar una «charla», bien para buscar apoyos en elecciones de ámbito estatal o europeo.

Los sectores que se llaman a sí mismos «izquierda nacional canaria» pierden entonces las nalgas por ponerse al servicio de los enviados de ese abertxalismo que idolatran y envidian, en una actitud que no cabe definir sino dentro del «síndrome del colonizado». Ni que decir tiene que esto se realiza sin controles, sin objetivos, y sin acreditaciones. El asunto es quedar bien con los «compañeros Vascos» (así, con mayúscula). Y de paso, por lo que se ve, facilitar la labor de la policía.

A la vez que hemos denunciado sin contemplaciones la represión del Estado español en Euskal Herria, con la implantación de un verdero estado de excepción, hemos desenmascarado ese seguidismo acarajotado y acrítico que padece la llamada «izquierda nacional canaria» con respecto a la izquierda independentista vasca.

Lo señalamos con bastante claridad durante los comicios europeos, defendiendo una posición nacional propia que, en la euforia electoralista de quienes se apuntaban a revestirse con los ropajes ajenos de una candidatura vasco-española, hizo que se nos tachara de «atacar a la izquierda nacional vasca». Cabe preguntar ahora qué lodos quedan de aquellos polvos.

En cualquier caso, respetamos el derecho de cada organización a adoptar su propia estrategia y a apoyar a quién crea conveniente, de la misma manera que nos reservamos el derecho a emitir nuestra opinión sobre lo que hagan. Nada respetamos más que la consecuencia de cada organización y de cada persona con las decisiones que toma.

Por ello nos dejan estupefactos -y con vergüenza ajena- las defecciones que, a posteriori, se han producido como consecuencia de la campaña de delaciones de la policía y el grupo Moll. Es penoso ver al candidato a las europeas aseverar que él no sabe con qué personas se reunió y señalar con el dedo a una compañera como que es ella la que sí conoce los nombres, porque es la que tiene las «relaciones personales» con Askapena. No le faltó sino decir «interróguenla a ella».

Igualmente da grima ver a quienes daban ruedas de prensa, con gran prepotencia, pidiendo el voto para II-SP en su calidad de dirigentes de tal o cual sindicato, achantarse ahora diciendo que «a título personal, cada uno vota a quien quiere, pero como sindicato nosotros no apoyamos a nadie». Lo mismo cabe decir de partidos que apoyaron la candidatura española afirmar ahora que «somos un partido muy tranquilo y con una línea muy diferente». O al representante de una organización juvenil que la apoyó apresurarse a decir que «aquí en Canarias, que yo sepa, los únicos que tienen relación con Askapena son Intersindical Canaria». Una especie de «a mí no, al otro».

Lo menos que cabía esperar es un digno «sí, yo pedí el voto para II-SP, ¿pasa algo?». Pero nos encontramos con una actitud cobarde y vergonzante de la que, no puede ser de otra manera, también tomamos nota. No sea que, al igual que ahora se delata con nombre y apellidos a una compañera, sin que haya mediado siquiera una detención, otro día nos delaten a los comunistas.


Artículos relacionados:

estrellarojachicaEspejitos y cuentas de colores

estrellarojachicaSucursalismo o política de Estado

estrellarojachicaEl deslumbramiento vasco y el síndrome del colonizado

estrellarojachica¿Condenar la violencia?

estrellarojachicaJugando al escondite con el Tribunal Supremo

Comunicado nº 36 de la resistencia hondureña

In Actualidad, Comunicado, Represión on 24 noviembre, 2009 at 19:26

Frente Nacional de Resistencia contra el Golpe de Estado en Honduras




El Frente Nacional de Resistencia contra el Golpe de Estado comunica:

1. Afirmamos de nueva cuenta que el proceso electoral del 29 de noviembre carece de toda legitimidad y legalidad por que se realiza en marco de un Golpe de Estado militar donde se niegan derechos humanos básicos de la población.

Los cuerpos represivos del Estado han aumentado la vigilancia y persecución de los y las militantes de la Resistencia, hasta el punto de declarar un Estado de Emergencia que podría ser el preámbulo de una ofensiva militar contra el pueblo desarmado.

2. Hacemos patente nuestro reconocimiento a los movimientos políticos y candidatos que han sido consecuentes con el compromiso de renunciar a la farsa electoral montada por la oligarquía en caso de no ser restituido en su puesto el Presidente Manuel Zelaya Rosales. Su acto demuestra respeto por el pueblo, fidelidad a sus principios y dignidad; todas virtudes necesarias para enfrentar a los enemigos de la libertad y la democracia.

Al mismo tiempo deploramos el doble discurso de quienes asumieron la responsabilidad de acompañar el movimiento de Resistencia Nacional en su desconocimiento activo del proceso electoral y que hoy se prestan a participar en él, validando de esta manera el Golpe de Estado y la continuación de la dictadura que hoy encabeza Micheletti, pero que mañana será asumida por otro testaferro de la oligarquía.

Sabemos que la militancia y las bases de estos movimientos no se prestarán para avalar un proceso electoral que pretende dar un rostro aceptable un régimen represivo, explotador y totalitario.

3. Reiteramos nuestro llamado a toda la población a desconocer la farsa electoral del 29 de noviembre. Hoy el pueblo sabe que el único camino para el volver del orden institucional es la restitución incondicional del presidente Zelaya, y la instalación de la Asamblea Nacional Constituyente.

4. Recordamos que las acciones del Frente Nacional de Resistencia contra el Golpe de Estado son exclusivamente pacíficas y rechazamos cualquier declaración, desinformación o acción malintencionada por parte de la dictadura que intente desvirtuar nuestra lucha o distorsionar su naturaleza no violenta.

¡Resistimos y Venceremos!

.

Tegucigalpa, M.D.C. 24 de noviembre de 2009

150 aniversario de «El origen de las especies» de Darwin

In Cultura, Efemérides on 24 noviembre, 2009 at 0:01

davidDavid Delgado



Hoy se cumplen 150 años de la publicación de “El origen de las especies” por medio de la selección natural, o la preservación de las razas preferidas en la lucha por la vida de Charles Darwin. Publicado el 24 de noviembre de 1859 por el editor John Murray, la primera edición constaba de unos 1.250 ejemplares cuyo precio era 15 shillings. 1.170 se pusieron a la venta en las librerías – en la editorial no quedó ningún ejemplar, ya que fueron vendidos días antes por el editor-, mientras que el resto de las copias (80), fueron destinadas a bibliotecas y a otros fines.

En total fueron seis las ediciones que se publicaron mientras vivió el naturalista, cada una de ellas ligeramente revisada para responder a los argumentos críticos que iban surgiendo por parte de los detractores de su teoría. Pero fueron las dos últimos ediciones las que aportaron las modificaciones más destacadas: en la quinta incorporó el concepto de «supervivencia del más apto» (el más adecuado, no el más fuerte), y en la sexta, en respuesta al libro On the Genesis of Species, donde George Jackson Mivart realiza una crítica fortísima a la teoría de Darwin, el inglés tras una revisión exhaustiva de su libro, agregó por primera vez la palabra evolución.

El origen de las especies, denominada de forma reducida a partir de la sexta edición de 1872, es sin duda una de las obras que mayor discusión ha provocado en la historia entre la comunidad científica. Su aparición tuvo una repercusión extraordinaria en el campo de la biología y la filosofía occidental.

Sin embargo, en contra de lo que el ideario del academicismo burgués sostiene, Darwin, en esta obra no formula una Teoría de la Evolución en un contexto científico de oscuridad en el que exclusivamente existieran teorías acientíficas como las creacionistas. Lamarck, anteriormente, sentó las bases fundamentales de la teoría de la evolución, siendo Darwin un continuador -no un antagonista como muchos calumnian-, que con sus valiosas aportaciones enriqueció el pensamiento de la corriente evolucionista.

darwinbook

Resulta cáustico que a Darwin, quien fuera agraviado por los caricaturistas de los periódicos victorianos de la época que le retrataban como un mono, y fuera vilipendiado por la jerarquía anglicana, nos lo vendan ahora como el fundador de la teoría evolutiva. Evidentemente, la nacionalidad de Lamarck, su apoyo a la Revolución Francesa y su filosofía frente al positivismo de Darwin, influyen en su marginación y denostación como científico, así como su separación de Darwin, en un mundo hegemonizado por la ideología anglosajona.

Durante el célebre recorrido del inglés en el segundo viaje del navío de la Marina Real Británica HMS Beagle entre los años 1831 y 1836, donde estuvo presente como naturalista de la expedición, las observaciones y datos que este obtuvo añadidos a los conocimientos ya existentes, le llevaron a las conclusiones que posteriormente teorizó en El origen de las especies y otros textos.

Desde 1836 hasta la publicación de la obra en 1859, el inglés trabajó duro buscando evidencias que confirmarán sus hipótesis y vacilando sobre la conveniencia de la presentación de su trabajo previendo lo que vendría después. No fue pues, la historia tan idílica como nos han enseñado.

Un factor clave en el desencadenamiento de los acontecimientos fue el que otro naturalista, Alfred Russel Wallace, se pusiera en contacto con Darwin en 1858 y mediante un manuscrito le notificara que concluyó la misma explicación que él para el mecanismo de la evolución: la selección natural.

Darwin, que más de una década antes ya tenía bosquejados los preceptos principales de su teoría, en 13 meses escribió su libro y posteriormente lo publicó gracias a la colaboración del naturalista Charles Lyell, tras haber dado a conocer junto a Wallace su teoría.

Influenciado por personajes tan dispares como Lamarck, Malthus o Linneo, junto a sus propias conclusiones, Darwin desarrolla su teoría. En El origen de las especies explica su idea sobre la selección natural, mecanismo evolutivo en cuya formulación clásica se establece que las condiciones de un medio ambiente seleccionan la reproducción de los organismos vivos según sean sus peculiaridades.

Según cita el propio Darwin en la obra en cuestión: “Existen organismos que se reproducen y la progenie hereda características de sus progenitores, existen variaciones de características si el medio ambiente no admite a todos los miembros de una población en crecimiento. Entonces aquellos miembros de la población con características menos adaptadas (según lo determine su medio ambiente) morirán con mayor probabilidad. Entonces aquellos miembros con características mejor adaptadas sobrevivirán más probablemente”.

En la obra, Darwin desarrolla materias como la comunidad de descendencia mediante la teoría del origen común, trata el origen de las variaciones admitiendo distintas causas, desarrolla el concepto de gradualismo y especie, y apartir de la selección natural también explica el principio de la divergencia de caracteres.

charles_darwin

Ante las embestidas contra la obra de Darwin, el marxismo defiende el caracter científico de su obra matizando la unilateralidad de algunas de sus formulaciones.

Marx, que cuando residía en Londres con su familia vivió en algún momento a unos cuantos kilómetros del naturalista, leyó un año después de su publicación la obra de Darwin y escribió a Engels: “ este es el libro que contiene la base de nuestras ideas en la historia natural». Posteriormente en una carta a Lasalle en 1862 expresó que el libro sirvió “como una base científica natural para la lucha de clases en la historia”.

Pero no todo fueron alabanzas. Marx y Engels, sabedores de la influencia negativa que ejercieron en Darwin las teorías de Malthus advirtieron sobre las consecuencias negativas del «darwinismo social». Bien es cierto, que las teorías de Herbert Spencer, contemporáneo de Darwin y principal defensor de la corriente que distorsiona el pensamiento darwinista al trasladarlo al campo de la sociología, no eran apoyadas por el naturalista.

Engels señaló en la introducción a la Dialectica de la Naturaleza: «Darwin no sabía que había escrito una amarga sátira sobre la humanidad-.. cuando él mostró que la libre competencia de la lucha por la existencia, la cual los economistas celebran como la máxima conquista histórica, es el estado normal del reino animal.»

En las “Notas y fragmentos” de la misma obra dice: «La concepción de la historia como una serie de luchas de clase ya es mucho más rica en contenido y más profunda que simplemente reducirla a débiles fases delimitadas de lucha por la existencia.»

Los metafísicos se ampararon en los genes y los cromosomas mientras Darwin iba imponiéndose. Cuando no tuvieron más remedio que aceptar las mutaciones genéticas como una realidad y reconocer que no sólo las especies cambian, defendieron que esto era fruto del azar. Pero cada vez más, avanzan las evidencias que demuestran que el factor fundamental de la evolución de las especies es el medio.

Darwin no estaba posicionado contra la teoría de los caracteres adquiridos del fundador de la biología (Lamarck). Su obra otorgó al materialismo dialéctico argumentos científicos frente al idealismo metafísico, y con sus errores y deficiencias, a día de hoy es indiscutible el papel destacado que ha tenido en la historia.

Artículos relacionados:

mundoPaul Kammerer, la epigenética y el juicio de la historia

mundoCombatir al enemigo en el terreno científico. ¡Peligro: genetista suelto!

Ciencia e ideología

La ONU arremete nuevamente contra España por practicar la tortura

In Actualidad, Represión on 23 noviembre, 2009 at 0:01

Que en el Estado español se tortura sistemáticamente, no es una revelación tendenciosa que sólo los rojos y los presos políticos o sociales defiendan como quieren hacer creer algunos. Son instituciones y organizaciones como la ONU o Amnistía Internacional (nada sospechosas de tener simpatías hacia los países socialistas), las que en reiteradas ocasiones han denunciado el empleo de la tortura en las cárceles españolas.

Cuando organismos como estos, que a fin de cuentas están controlados por los Estados imperialistas más influyentes, no pueden ocultar las miserias de los países desarrollados, es porque el problema es bien gordo.

El Comité contra la Tortura de la ONU, reclama a España que cumpla el protocolo contra la tortura que firmó (pero no aplica) en el 2006. El Comité, pide la abolición del régimen de incomunicación y expresa su disconformidad con la liviandad de las condenas por este tipo de delito.

Estas conclusiones están recogidas en el último informe del Comité, hecho público el 20 de noviembre, y que son fruto de la inspección realizada al Estado español que de forma categórica vuelve a suspender en materia de respeto a los derechos humanos y erradicación de la tortura.

Como en las ocasiones anteriores, el informe del Comité asegura que el Estado español sigue torturando a sus presos. El Gobierno español por su parte ha presentado al Defensor del Pueblo, Enrique Múgica Herzog, como garante contra la tortura desempeñando las funciones del denominado «Mecanismo de Prevención de la Tortura».

El Ejecutivo español, tras firmar en abril del 2006 el Protocolo contra la Tortura de la ONU, estaba obligado a crear este Mecanismo, además de abolir el vigente régimen de incomunicación entre otras medidas.

Pero hay que recordar, que Enrique Múgica Herzog manifestó en el año 2007 a la revista “Aurora Israelí” que “Amnistía Internacional denunció malos tratos y tortura a detenidos por parte de las fuerzas de seguridad de España. Yo les aseguro que es totalmente falso”. Estamos apañados si el encargado de garantizar que no se torture en España, niega rotundamente que esta práctica exista.

También hay que precisar que España tiene antecedentes en el incumplimiento de protocolos contra la tortura, como el Convenio Contra la Tortura y otros tratos crueles, inhumanos y degradantes firmado en 1987.

Al Comité le parece acertada la elección, pero exige que el Gobierno de Zapatero ponga los medios necesarios a disposición del Defensor del Pueblo para “ejercer de manera independiente y eficaz su mandato de prevención en todo el país”.

En cuanto al infame régimen de incomunicación, utilizado por el Estado español en los delitos de terrorismo y banda armada, y que puede llegar hasta los trece días -tiempo suficiente para torturar incesantemente sin dejar huella-, el Comité afirma que “vulnera las salvaguardas propias de un Estado de Derecho contra los malos tratos y actos de tortura”.

Además, de todos es sabido aunque no lo recoja el informe de la ONU, la arbitrariedad y las artimañas de los tribunales españoles, para declarar terrorista o integrante de banda armada a los revolucionarios que sin pertenecer a organizaciones terroristas ni defender la lucha armada, son un peligro para el Estado por sus posiciones consecuentes.

La ONU apunta también a la levedad de las penas que se imponen por delitos de tortura. El Código Penal apenas establece condenas de dos a seis años de carcel en casos graves y de uno a tres si no lo son. También critica que los delitos de tortura prescriban en un plazo máximo de quince años siendo imprescriptible “sólo si si es constitutivo de un crimen de lesa humanidad”.

Lo que está claro es que la tortura existe en España, como en otros países capitalistas, porque es necesaria y hay un marco legal que la legitima. Es necesaria porque el Estado, la violencia organizada de la clase dominante, tiene precisamente esa finalidad: garantizar mediante el monopolio del terror y la violencia, la subsistencia hegemónica del bloque dominante. Y para ello hay un marco jurídico y un sistema carcelario con leyes y resquicios de todo tipo para que los cuerpos represivos del Estado puedan desempeñar su trabajo impunemente.

Huelga no, que es muy cansada

In Actualidad, Laboral on 22 noviembre, 2009 at 0:01

El secretario general de la franquicia CCOO en Canarias, Juan Jesús Arteaga, se ha manifestado en contra de una huelga general en Canarias. A cambio, se mostró partidario de una «reforma laboral» (traducción para incautos: de recortar los derechos laborales y abaratar el despido). En unas mismas declaraciones, el representante en colonias de la central sindical española renuncia a la principal arma de presión de la clase obrera y se muestra dispuesto a venderla a la patronal. Ese es el sindicalismo «negociador y responsable» que representan tanto UGT como CCOO.

No es de extrañar. En primer lugar, sus jefes metropolitanos ya se han decantado por aceptar negociar esa «reforma laboral» que exigen los capitalistas. Y en Canarias sólo pueden decir amén. En segundo lugar, los grandes sindicatos dependen de forma prácticamente total de las subvenciones y los dineros para gilicursos que les otorga graciosamente el gobierno. No pueden ponerse bravos o el negocio se les va a la quiebra. No en vano, Zapatero ha agradecido la «enorme ayuda» y la «responsabilidad» de «los trabajadores» en esta recesión económica, garantizando la «paz social». Por trabajadores entiéndase sindicatos subvencionados.

En tercer lugar, y no por ello menos importante, la representación sindical en las pequeñas y medianas empresas -esto es, la mayoría- se consigue sin elecciones sindicales. El becario contratado por la central sindical de turno llega a la empresa, habla con el patrón, éste llama a la persona de su confianza, lo nombra delegado, se firman las actas correspondientes, y listo. El becario tiene su cuota y el sindicato su(s) delegado(s).

Este tipo de sindicalismo absolutamente burocrático, que no se apoya en las asambleas de trabajadores sino que, por el contrario, las teme como al demonio, es lógico que huya de las huelgas y de la luchas. Por un lado, obligan a trabajar a los burócratas sindicales, estropeando sus plácidas vidas acomodadas. Por otro, pueden dejarlos en mal lugar ante patronal y gobiernos, dificultándoles obtener más subvenciones, más cursitos y más presencia en tal o cual comisión.

Este es un sindicalismo que se mantiene atrincherado en las grandes empresas y, sobre todo, en la administración pública, donde hay mayor estabilidad en el empleo. No en vano Arteaga plantea que «el mayor problema que tienen los sindicatos es la negociación colectiva, ya que en las fechas próximas caducan muchos convenios» (está claro que los parados, que no tienen convenio como muchos de los trabajadores en precario, no interesan) y que «uno de los elementos de confrontación que los sindicatos tienen ahora con el Gobierno canario está relacionado con el desarrollo del pacto social«.

Sin embargo, no basta con despreciar a estas centrales sindicales, ni a las demás que son por el estilo y no se diferencian paja y media de éstas, salvo por el número de delegados que consiguen o por la palabrería que usan y que no tiene nada que ver con su práctica. Nos guste o no, la inmensa mayoría de los trabajadores organizados están en estos sindicatos. Y aunque no estemos ni de lejos con las cúpulas burocratizadas, sí tenemos que estar con las trabajadoras y los trabajadores, como ocurrió el pasado 1º de mayo.

A la vez, se hace cada vez más perentorio explicar a las compañeras y compañeros que, no habiendo diferencias entre los distintos sindicatos, carece de sentido que en el puesto de trabajo y en la respuesta a la ofensiva patronal, los trabajadores sigamos separados por siglas. Tenemos que encontrarnos, colaborar, debatir y actuar unitariamente, seamos del sindicato que seamos. Aunque a los burócratas les salga urticaria.

Y, por supuesto, no anunciar al enemigo de clase que renunciamos a la poderosa arma de la huelga. Sí, aunque al señor Arteaga y los demás burócratas les dé un soponcio. No están los tiempos para entregarnos atados de pies y manos.

Comunicado nº 35 de la resistencia hondureña

In Actualidad, África, Represión on 21 noviembre, 2009 at 14:00

Frente Nacional de Resistencia contra el Golpe de Estado en Honduras




El Frente Nacional de Resistencia contra el Golpe de Estado comunica:

1. Alertamos a la comunidad internacional y a las organizaciones defensoras de los derechos humanos sobre la creciente represión y persecución del pueblo organizado. En ese sentido el Comité para la Defensa de los Derechos Humanos de Honduras (CODEH) emitió un informe en el que advierte de los preparativos por parte de las fuerzas represivas del Estado para ejecutar acciones de terror, haciéndose pasar por militantes de la Resistencia, y justificar de esta manera el asesinato masivo de personas vinculadas al Frente Nacional de Resistencia contra el Golpe de Estado.

2. Denunciamos la movilización de fuerzas militares en todo el territorio nacional, con armamento y equipo de campaña, que sobrepasa cualquier preparativo anterior que se haya hecho para un proceso electoral.

Los preparativos de las Fuerzas Armadas incluyen la contratación de mercenarios, dentro de los que se encuentra un fuerte contingente de reservistas y la adecuación de hospitales y clínicas para la atención médica de los militares y policías involucrados en los actos de violencia contra la población.

3. Hacemos ver que la anunciada “ausencia” del dictador Micheletti del poder que se daría entre los días 25 de noviembre y 2 de diciembre, es solamente una maniobra para ocultar el papel totalitario del régimen de facto y las Fuerzas Armadas que han montado un proceso electoral ilegítimo, ilegal y fraudulento.

4. Condenamos las amenazas y hostigamientos contra diferentes medios de comunicación que informan la verdad sobre la situación que vive nuestro país, y que hoy vivió un nuevo episodio con la interrupción de la señal de canal 36.

5. Reiteramos que bajo este régimen golpista de represión y antidemocracia es imposible realizar elecciones libres.

6. Llamamos a todos los Frentes de Resistencia a nivel nacional y a las organizaciones comprometidas y solidarias en el exterior a que incrementen las medidas de seguridad y se preparen para realizar las denuncias ante cualquier tipo de violación de los derechos humanos por parte de la Dictadura.

POR LA ASAMBLEA NACIONAL CONSTITUYENTE, RESISTIMOS Y VENCEREMOS

Tegucigalpa, M.D.C. 20 de noviembre de 2009