Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Archive for 3/12/09|Daily archive page

EEUU envía más cadáveres al Vietnam afgano

In Actualidad on 3 diciembre, 2009 at 0:01

Cediendo a las directrices del Pentágono, el presidente estadounidense Barak Obama ha anunciado el envío de 30.000 militares más a Afganistán a partir de enero, a la vez que exige a sus subordinados de la OTAN el envío de 5.000 a 10.000 efectivos más. Con ello se estará casi en la cifra exigida por el jefe militar invasor en el país asiático, el general Stanley McChrystal, que pidió hace pocos meses 40.000 soldados más. Con este incremento, que incluye ocho mil marines, cinco mil soldados de apoyo logístico y siete mil reservistas, las tropas ocupantes norteamericanas superarán los 100.000 efectivos.

Ya había cerca de 35.000 soldados estadounidenses en Agfanistán cuando Obama asumió sus funciones, ahora suman aproximadamente 68.000 después de un primer aumento de efectivos en febrero. Con este nuevo despliegue, el contingente se triplica bajo su mandato. Todo un récord para un premio Nobel de la Paz.

Unos 42.000 militares de otros países completan el contingente de tropas ocupantes extranjeras en suelo afgano. A pesar de las reticencias iniciales, y de la oposición de sus pueblos, todas las potencias imperialistas europeas se han ido plegando a enviar más ocupantes. Incluida, por supuesto, España.

El gobierno Zapatero se ha lanzado a mostrar su apoyo al plan norteamericano de envío de más tropas imperialistas. Antes incluso del discurso de Obama,  Zapatero se había apresurado a garantizar el aumento de tropas españolas en el matadero afgano al vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden.

Obama ha decidido involucrarse cada vez más en la guerra de Afganistán, aumentando cada vez más el número de ocupantes para una guerra que los propios “expertos” norteamericanos prevén que puede durar otros diez años, muy lejos de la retirada a iniciar en 2011 que promete el presidente estadounidense.

Obama sigue así los pasos del presidente Lindon B. Johnson, que adoptó similar decisión para Vietnam, a mediados de los 60 del siglo pasado, metiéndose en una ratonera de la que tuvieron que salir a escape, con una derrota vergonzosa.

Los sondeos muestran además que la opinión pública norteamericana tiene una visión crecientemente negativa del conflicto, que ha costado a EEUU cientos de bajas militares y gravosos recursos económicos en plena recesión imperialista.

2009 ha sido el año más letal para las fuerzas extranjeras en Afganistán. Más de 900 soldados estadounidenses murieron desde el inicio de la invasión, y el mes pasado fue el más mortífero de toda la guerra para las fuerzas norteamericanas, con 74 bajas.

Además de la cifra de víctimas, las guerras en Afganistán e Irak costaron ya 768.800 millones de dólares, y para fin del corriente año fiscal (que finaliza en octubre de 2010) el costo se aproximará al billón de dólares, según estimaciones del Congreso. El envío de refuerzos acumulará presión sobre un ejército ya recargado y agravará el enorme déficit fiscal de Estados Unidos.

Evidentemente, más soldados ocupantes suponen más muerte, destrucción y sufrimiento para el pueblo de Afganistán. Pero eso, precisamente, aumentará el odio hacia los invasores y fortalecerá la determinación de resistir hasta expulsar a los ocupantes de su país. Y a la vez, y en contra de las fantasías belicistas del alto mando militar estadounidense, incrementará geométricamente el número de bajas ocupantes.

Lo cierto es que Estados Unidos y la OTAN han perdido ya la guerra. En ocho años, la Resistencia afgana se ha fortalecido, controla el 80% del territorio nacional y mantiene la iniciativa. Los ocupantes se atrincheran en unas pocas ciudades mientras bombardean a los civiles con aviones robot. Pero hasta su retaguardia en Pakistán se ha vuelto insegura. Simplemente tratan de ganar tiempo y causar el máximo daño posible antes de reconocer definitivamente su derrota.

El imperialismo se niega a reconocer una verdad evidente: la guerra popular es invencible. Cuantos más soldados envíe EEUU y sus países satélites a Afganistán, más bajas sufrirán. Lo que está haciendo la administración Obama es enviar cadáveres vivientes a la guerra. Esos soldados que viajan al encuentro de las balas y la dinamita de la resistencia afgana están muertos ya, aunque aún no lo sepan.


Artículos relacionados:

Afganistán: «avance elástico sobre la retaguardia»

Más carne de cañón para Afganistán

Cada vez más cerca la derrota definitiva del imperialismo en Afganistán