Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Un juez y varios policías españoles aparecen en el aeropuerto de Lanzarote para alimentar a la fuerza a Aminettou Haidar

In Actualidad, África, Represión on 6 diciembre, 2009 at 23:31

Jerónimo Alonso Herrero, juez de Arrecife mandado por la Delegación del gobierno español en Canarias, acompañado de un médico forense, un secretario judicial y dos policías, se ha presentado pasadas la ocho de la noche de este domingo en el Aeropuerto de Lanzarote, y ha echado por la fuerza a la abogada y a la asistente personal de Aminettou Haidar del recinto donde descansa desde el intento fallido de regreso a El Aaiún.

Esto provocó un forcejeo con las compañeras y compañeros de la plataforma de apoyo, que han denunciado la tortura psicológica contra Aminettou, que se encuentra en un estado de debilidad crítica, y que va en la línea del gobierno imperialista español de forzar el abandono de la huelga de hambre que realiza.

Por si fuera poco, el juez ha ordenado a un cámara que le entregara la cinta donde grabaron los hechos y las palabras del propio juez durante los mismos. La negativa del operador de cámara provocó un segundo forcejeo con la policía.

Este mediodía Haidar ya se negó a la asistencia sanitaria “ofrecida” por un equipo médico que acudió en una ambulancia enviada por la Delegación del gobierno metropolitano español. Aminettou prefiere continuar bajo los cuidados del doctor Domingo Guzmán Pérez Hernández, director del Hospital Insular de Lanzarote y responsable de su seguimiento.

El gobierno estudia la fórmula de imponer la alimentación forzosa a la activista saharaui. No quieren de ninguna manera que Aminettou Haidar se les muera en el aeropuerto, pero tampoco forzar las relaciones con Marruecos. Ni siquiera quieren que el monarca español haga gestiones que le puedan dejar en evidencia.

“¿De qué se ríe?”, le preguntaba uno de los saharauis al juez, al ver que éste sonreía ante el alboroto. “¿De qué me voy a reir?”, contestó el juez abriendo los brazos, “estoy muy decepcionado”.

“Sé a lo que vienen, y tengo que decirles que no”, les ha dicho Haidar. “Soy dueña de mis actos y de mi voluntad. Y mi voluntad es no alimentarme”. Ante esta respuesta, el juez le ha comunicado que puede imponerle la alimentación por la fuerza, aunque aseguró que la razón de la visita era comprobar su estado de salud y se seguía en pleno uso de sus facultades mentales. La comitiva judicial ha abandonado poco después el aeropuerto.

A %d blogueros les gusta esto: