Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Israel ya tiene preparado el ataque a Irán

In Actualidad on 18 diciembre, 2009 at 0:01

La secretaria de Estado norteamericana, la prosionista Hillary Clinton, amenazó el pasado viernes a los países latinoamericanos de “las consecuencias que puede tener para ellos” la creación de alianzas estratégicas con Irán. “Sólo puedo decir que se trataría de una muy mala idea”, dijo Clinton en una conferencia en el Departamento de Estado. Clinton citó específicamente a Venezuela y Bolivia, cuyos dos presidentes han visitado Irán, a la vez que Ahmadineyad visitó La Paz y Caracas en noviembre pasado.

Estas amenazas están en sintonía con el detallado plan de Israel, reconocido desde la administración estadounidense, para bombardear las instalaciones nucleares de Irán. El que esas instalaciones, al igual que todo el desarrollo nuclear de Irán sea de uso civil y pacífico (exactamente igual que el de Brasil), como han demostrado las exhaustivas -y abusivas- inspecciones de la Agencia Internacional de la Energía, no importa. El imperialismo y el sionismo, armados hasta las cejas con bombas atómicas, sigue despotricando del imaginario peligro de que Irán pretenda construir unas supuestas armas nucleares.

Para el búnker sionista del Estado teocrático de Israel, un Irán estable, con un gran desarrollo económico y una cada vez mayor influencia en Oriente Medio, es una amenaza para su estrategia imperialista en la zona. Según altos cargos del Gobierno norteamericano, el plan israelí para bombardear las instalaciones nucleares de Irán ya está diseñado. En una entrevista concedida al periódico israelí Haaretz, un analista estratégico de EEUU manifestó que los especialistas del Centro de Estudios de Problemas Estratégicos e Internacionales con sede en Washington han tenido acceso al plan de Israel y han dado a conocer sus opiniones.

Los especialistas norteamericanos sostienen que el ataque debe centrarse en tres objetivos: las instalaciones nucleares de Esfahan, las frábricas de Natanz para el enriquecimiento de uranio, y el reactor de agua pesada de Arak. Y se muestran convencidos de que con la destrucción de estas tres instalaciones se retrasará en varios años el cumplimiento del programa nuclear de Irán.

Además, los expertos estadounidenses, después de estudiar el plan de ataque de Israel, opinan que para atacar estas instalaciones de Irán la mejor vía para entrar en este país es por el norte, es decir, entrar primero en Irak y después en Irán (por el espacio de las fronteras con Siria y Turquía). Desde el punto de vista de la distancia, sería mejor entrar por Jordania, pero esto crearía dificultades con Jordania y Arabia Saudita (y más dificultades aún a las monarquías de ambos países con su propio pueblo).

El plan de ataque israelí prevé que su aviación haga uso de cazabombarderos F-15 así, como de las tecnologías sumamente avanzadas que poseen para inteferir los radares de Irán y de los países que sus aviones sobrevolarán. Israel enviará 90 cazas y hará uso de todos sus aviones de reabastecimiento en vuelo (en la actualidad, de cinco Hércules y cuatro Boeing 707), necesarios por la larga distancia entre Israel e Irán.

En respuesta a la revelación del plan israelí, el ministro de Defensa Nacional iraní, Ahmad Ali Vahidi, declaró que Irán está preparado en todos los terrenos, y que si Israel se atreve a llevar adelante la agresión, Irán no vacilará lo más mínimo en atacar los arsenales e instalaciones nucleares de Israel. Irán anunció el pasado miércoles que probó con éxito una versión mejorada de su misil Sajjil-2, el más avanzado de su arsenal y capaz de alcanzar Israel.

Vahidi se encontraba en Siria para suscribir un acuerdo de cooperación militar destinado a reforzar el intercambio de información en materia de defensa y la solución de asuntos de interés común. El ministro iraní señaló que concebir un patrón de defensa y seguridad en Medio Oriente basado en intereses de todos los países puede lograrse con éxito sin presencia de fuerzas militares extranjeras.

Vahidi subrayó que los lazos defensivos sirio-iraníes son un “disuasivo” frente a amenazas de Israel, y advirtió que si Tel Aviv bombardea plantas atómicas persas, la “primera respuesta será atacar las fabricas de bombas químicas, biológicas y las armas nucleares”.

En cualquier caso, es evidente que el gobierno integrista de Israel no puede lanzar un ataque contra Irán sin el apoyo de Estados Unidos. Y que EEUU se debate entre las presiones sionistas y la necesidad de llegar a acuerdos con Irán para salir del avispero irakí.

A %d blogueros les gusta esto: