Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Archive for 6 de enero de 2010|Daily archive page

El gran negocio de la gripe A

In Actualidad on 6 enero, 2010 at 0:01

A pesar de la brutal campaña de terror sobre la población mundial lanzada a cuenta de la gripe AH1N1, a estas alturas sólo se han confirmado 12.220 muertes por este virus, cifra bien lejana de los centenares de miles de muertes que cada año provoca la gripe estacional común. La misma directora general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Margaret Chan, ha admitido que «hubo una gran diferencia entre lo que se esperaba y la realidad».

Los últimos datos hechos públicos por el Ministerio de Sanidad español indican que la tasa de infectados ha bajado en diciembre a 40,8 casos por cada 100.000 habitantes. Además, el gobierno reconoce que en cinco semanas, las que van desde el inicio de la campaña de vacunación, el 16 de noviembre, hasta el pasado 20 de diciembre, se habían utilizado en el Estado español sólo dos millones dosis de la vacuna contra la gripe A, frente a los 37 millones de dosis adquiridas, lo que significa que sobran más del 90%. A los laboratorias no le importa: tanto con el gobierno español como con otros muchos ya habían hecho el gran negocio.

La gente se ha percado de una realidad innegable: la gripe AH1N1 supone un cuadro clínico normal, sin grandes complicaciones, que en la mayoría de los casos se ha tratado sin el famoso Tamiflú (cuando los estudios publicados demostraban la escasa eficacia de este fármaco para reducir la gripe) de la multinacional Roche o el Relenza de GlaxoSmithKline, y sí con el paracetamol de toda la vida. De forma abrumadora, los  enfermos de gripe A ha presentado síntomas benignos, con un restablecimiento rápido y completo.

Los permisos excepcionales dados a los laboratorios para producir vacunas sin controles y verificaciones exhaustivos han provocado, en cambio, una serie de muertes de las que prácticamente no se ha informado. Mucho más frecuentes son los incontables efectos secundarios, entre ellos un creciente número de abortos o de niños nacidos muertos después de que sus madres recibieran las vacunas. En los mismos prospectos los fabricantes reconocen que “la seguridad de estas vacunas para las mujeres embarazadas no se ha establecido”.

Lo que sí ha quedado claro es que Roche y GlaxoSmithKline han registrado ganancias de miles de millones de dólares por la venta a los gobiernos de millones de vacunas antivirales. El objetivo de las grandes multinacionales farmacéuticas, que trufan la cúpula de la OMS a través de múltiples vínculos, está conseguido.

De hecho, en los últimos diez años la OMS ha puesto en marcha las llamadas «alianzas entre los sectores público y privado» con el objetivo de incrementar los fondos a su disposición. Pero en vez de recibir fondos provenientes sólo de los gobiernos de los países miembros de la ONU, como estaba previsto al principio, la OMS recibe actualmente de las empresas privadas cerca del doble del presupuesto que habitualmente le otorga la ONU en forma de becas y de ayudas financieras. Estos fondos provienen de los mismos fabricantes de vacunas que se benefician con decisiones oficiales como la adoptada en junio de 2009 sobre la urgencia pandémica de la Gripe A.

Curiosamente, la OMS modificó su definición de la pandemia precisamente en abril de 2009. Mientras que antes se aplicaba tal definición a un virus nuevo, de rápida propagación, para el que no existe inmunidad y que provoca una alta tasa de enfermos y de muertes, ahora esos dos últimos parámetros sobre las tasas de infección han sido suprimidos. Más que «casualidad», habría que hablar de causalidad.

Mientras la salud sea un inmenso negocio a escala planetaria, seguirán apareciendo «extrañas» enfermedades para las que sólo unas pocas multinacionales tendrán «remedio». La enfermedad de fondo, el capitalismo, es la que está por curar, erradicándola definitivamente de la Tierra.


Artículos relacionados:

Vendiendo miedo

Imperialismo farmacéutico y gripe cochina

Anuncio publicitario