Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Archive for 12 de enero de 2010|Daily archive page

China-EEUU: aumento de las fricciones comerciales

In Actualidad, Economía on 12 enero, 2010 at 0:01

Según un informe elaborado por la compañía Euro-Asia Group de EEUU, en la lista de contingencias de 2010, el empeoramiento de las relaciones entre China y la primera potencia imperialista estará en primer plano. Además, en el documento se afirma que la idea tentativa del G-2 (EEUU-China) es inconcebible.

El diario The Washington Post, por su parte, señalando los crecientes choques comerciales que desde septiembre de 2009 se han producido entre ambos países, pronostica que las desavenencias serán cada vez más graves, siendo el comercio bilateral el centro de las mismas, amén de la decisión tomada por EEUU de recaudar un impuesto del 35% sobre las llantas importadas del país asiático.

Esta medida, insignificante desde el punto de vista de fondos, indignó obviamente a China que no tardó como era de esperar en contraatacar.

Otro que coincide en la aproximación de una escalada de las confrontaciones chino-estadounidenses es Michael Pettis, del Carnegie Endowment for International Peace, quien vaticina que es inevitable que se produzcan fricciones comerciales no sólo durante el año que está empezando, sino también durante los siguientes, por el descenso de la demanda global que conduce irremediablemente a la reducción de las exportaciones de los dos Estados.

La disminución de las exportaciones por el descenso de la demanda mundial, que es un síntoma inequívoco de la gravedad de la actual recesión económica, obliga a los países a proteger o aumentar la cuota que les corresponde. El descenso de las exportaciones globales fue de un 9% en 2009, lo que significa la mayor disminución tras la Segunda Gran Guerra Imperialista (1939-1945).

La Comisión Conjunta de Comercios y Negocios China-EEUU, que data de 1983, durante el desarrollo de las relaciones comerciales desde entonces, ha servido de referencia para las disputas económicas y comerciales entre las dos naciones.

En la primera reunión celebrada por la comisión en 1983, el volumen comercial chino-estadounidense fue de más de 5.000 millones de dólares y las inversiones estadounidenses en China poco más de 50 millones de dólares. A día de hoy, el comercio bilateral alcanzó alrededor de unos 400.000 millones de dólares.

En el mismo lugar donde se celebraron hace unos 30 años las negociaciones sobre el Comunicado Conjunto China-EEUU, el Lago del Oeste de Hangzhou, se comprometieron los dos países en octubre de 2009, en una nueva reunión de la comisión conjunta, a no adoptar nuevas medidas de protección comercial.

No obstante, recientemente EEUU ha aplicado impuestos antidumping a las importaciones de estantes de metal de China, que tienen un valor de más de 300 millones de dólares, según reconoció el Departamento de Comercio. Los impuestos, que oscilan del 42,61% al 289%, seguirán cobrándose hasta que se llegue a una decisión final en relación al caso.

Fueron cinco productores estadounidenses (AWP Industries Inc., ITC Manufacturing Inc., J&L Wire Cloth Inc., Nashville Wire Products Mfg Co. Inc. y Wireway Husky Corporation) quienes presentaron peticiones para solicitar impuestos antidumping y derechos de compensación en 2009. Los derechos de compensación (de carácter preliminar) fueron establecidos el 3 de noviembre del año pasado por el Departamento de Comercio, y van del 2,02% al 437,73% sobre el mismo producto.

En base a otras investigaciones, EEUU también impuso impuestos sobre una variedad de productos chinos (tuberías de acero, rejas y tubos para la industria del petróleo).

China denunció los obstáculos comerciales levantados por el gobierno estadounidense, y los calificó como “serios actos de proteccionismo comercial”. Y los economistas advierten que estas medidas proteccionistas perjudicarán las relaciones comerciales bilaterales que, debido a la crisis, cobran cada vez más importancia.

Uri Dadush, asociado titular y director del grupo de expertos del Programa de Economía Internacional del Carnegie, con sede en Washington, cree que el proteccionismo deteriorará aún más a la frágil economía mundial que está inmersa en la peor recesión sufrida desde la “Gran Depresión” de los años 30.

Con Obama como presidente de los Estados Unidos, por un lado, por primera vez en la historia un presidente estadounidense visitó a China en el primer año de su mandato; y, por otro, se logró una transición estable en período de alternancia de presidentes, en las relaciones de estos países. Al igual que su antecesor en el cargo (George W. Bush), Obama ha manifestado que las relaciones chino-estadounidenses son las relaciones bilaterales más importantes en el mundo.

Pero a pesar de los buenos presagios que se pueden desprender de estas palabras, así como que en ciertos círculos de EEUU se hable del “G-2” o el concepto de “Chimérica”, las tensiones entre el país imperialista hegemónico y el Estado socialista chino aumentarán considerablemente.

La creciente influencia y presencia china en África -creando en nuestro continente un precedente alejado del imperialismo estadounidense-, la vulneración de los acuerdos antiproteccionistas, las diferencias ante distintas problemáticas como la desnuclearización de Corea, el apoyo estadounidense de las “independencias” de Tibet y Xinjiang, la venta de armas a Taiwan y otros fenómenos, han marcado y marcarán episodios de discordia entre las dos potencias.

Lo que está claro, es que Obama no tiene derecho a exigir que China sea una potencia “responsable”, como dijo a la prensa antes de su visita a este país.

Y multinacionales como General Motors, que sólo obtiene ganancias en China, o la Corporación Boeing que no puede perder el mercado chino, deben andar preocupadas. Menos mal para EEUU que a China (el mayor acreedor de los imperialistas) la venta de bonos estadounidenses no le sale actualmente rentable, si no su economía quebraría.



Anuncio publicitario