Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Condescendientes con los fascistas y lacayos de los imperialistas: así es el PSOE

In Actualidad on 19 marzo, 2010 at 0:01

David Delgado

Tras la derrota electoral del Partido Popular (PP) en las elecciones generales del 14 de marzo de 2004, no fueron pocos los que pensaron que la política exterior del Estado español, con el nuevo gobierno presidido por Zapatero, no seguiría la huella del ejecutivo de Aznar, cuya sumisión decidida al imperialismo estadounidense más belicoso y destructivo, junto a las alabanzas a personajes de la talla de Berlusconi, Álvaro Uribe o George Bush, sentó un precedente tan descarado que muchos respiraron aliviados cuando éste abandonó el gobierno y se fue a dar conferencias a George Town.

Buena parte de la izquierda (desgraciadamente no toda), sabíamos de antemano que nada o muy poco iba a cambiar. Zapatero, de cumplir su promesa electoral de retirar las tropas españolas de Irak, reforzaría su apoyo a los estadounidenses participando activamente en Afganistán y cumpliendo otras labores en Irak. Y así fue. Los medios de propaganda masiva (en especial el Grupo Prisa) afines al PSOE, por su parte, se encargaron de marcar las diferencias entre ambas guerras: una era imperialista y la otra humanitaria. Y quien se atreva a decir lo contrario será silenciado -si no que se lo digan a los familiares de los soldados canarios destinados en el país centroasiático-.

Desengañadas las masas populares una vez más, el convencimiento de que entre los gobiernos del PP y del PSOE sólo median cambios lampedusianos, es cada vez mayor. Pero esto no es suficiente. Sin una alternativa, esta conciencia no se reflejará en el ámbito político. No dará frutos.

En estos últimos días, con el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, como protagonista, el gobierno del PSOE se desenmascaró (y de qué manera) aunque, a decir verdad, bien pueda pensarse que no se trata de nada nuevo.

No obstante, debido a la actualidad de la manipulación informativa e institucional en torno a la muerte del preso común cubano Orlando Zapata, y la campaña contra el gobierno venezolano por indemostrables nexos con ETA y las FARC, que propiciaron los pertinentes llamados de políticos del PP y del PSOE a la democracia y los derechos humanos, es necesario hacer una serie de consideraciones acerca del fariseísmo que envuelve al gobierno, en este caso del PSOE.

Si Aznar estaba posicionado con la ultraderecha latinoamericana, con los Uribe, Piñera, Calderón y compañía, su sucedáneo, Zapatero, no se alió con el bloque antiimperialista de Cuba, Venezuela, Bolivia y demás países, ni mucho menos. Para salir de dudas, Moratinos fue bastante transparente en su comparecencia del 9 de marzo en el pleno del Senado español.

Allí, en respuesta a una pregunta del senador de Izquierda Unida, Joan Josep Nuet i Pujals, que recientemente visitó Colombia junto a otros seis legisladores, el ministro respondió que “Uribe es uno de los dirigentes que mayor compromiso ha mostrado en el respeto de los derechos humanos”. Luego apuntaló que  “el modelo político de Uribe es un modelo de seguridad democrática y podemos decir, lógicamente, con las sombras y las luces que ha tenido todo ese proceso difícil en la lucha contra las FARC y la guerrilla, que si hacemos un balance del mandato de Uribe, siendo objetivos, es extremadamente positivo“. Para acabar citando la creación de “nuevos mecanismos de vigilancia” en el sector sindical.

Aquí se condensa el pensamiento y la determinación del gobierno español del PSOE en la región latinoamericana. El apoyo rotundo en los hechos y las palabras a los regímenes derechistas que están bajo la opresión y el tutelaje imperialista. Allí donde tienen intereses los grandes capitalistas españoles de los sectores bancarios, industriales y petroleros.

El narcogobierno de Uribe, se ha caracterizado precisamente por su política de liquidar a los sindicalistas, comunistas y críticos con el gobierno mediante el paramilitarismo y el terrorismo gubernamental.  Por mantener presos a más de 7.000 presos políticos y practicar ejecuciones extrajudiciales. ¿Y de qué mecanismos de vigilancia en el sector sindical habla? ¿De ese que año tras año sitúa a Colombia como el país en el que más asesinatos de sindicalistas se cometen? ¿Conoce Moratinos el descubrimiento en La Macarena, departamento del Meta, de la mayor fosa común contemporánea de América? En ese lugar, desde el año 2005 el Ejército enterró a miles de personas. ¿Este es el compromiso de Uribe con los derechos humanos, señor Moratinos?

Pero ahí no queda la cosa. El mismo día, en su comparecencia por la mañana ante la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso donde habló del Sáhara, felicitó también los avances de Marruecos en materia de derechos humanos, destacando “el regreso con total normalidad este domingo a Casablanca de otro grupo de activistas procedente de Tinduf”. Que pena que la realidad enturbiara sus loas al régimen fascista de Rabat, ya que la misma tarde que los activistas llegaron al Sáhara ocupado, fueron golpeados brutalmente por la policía del dictadorzuelo Mohamed VI [1].

En materia de derechos humanos, tanto el PP como el PSOE lo tienen claro: alabar a quienes no tocan los intereses del capital español aunque cometan genocidios, y denunciar a los regímenes socialistas y antiimperialistas que van contra esos intereses. Lo de los derechos humanos no deja de ser un chascarrillo sin importancia alguna.

¿Hacia donde va el PSOE en política exterior? En Latinoamérica en el refuerzo de los países satélites del imperialismo y el hostigamiento del bloque antiimperialista, defendiendo en el Parlamento Europeo, que actualmente preside, la firma de un Tratado de Libre Comercio con Colombia (posición en la que coincidió con el PP). En Afganistán, continuar con el servilismo a los EEUU en una guerra imperialista perdida. En Marruecos, afianzando la alianza española y europea con el régimen de Rabat, firmando acuerdos comerciales que acabarán con el sector tomatero canario, y que perpetuarán la ocupación del Sáhara para que las empresas pesqueras, cementeras y de hidrocarburos, entre otras, no pierdan sus negocios. En definitiva, manteniendo la actitud imperialista de segunda división del PP.

A los comunistas y a la izquierda canaria (necesariamente a la izquierda del PSOE) en su conjunto nos corresponde combatir ideológicamente a los colonialistas e imperialistas del PSOE con todas las consecuencias. No ceder ni un ápice. Pero también es importante recordar que las contradicciones con el enemigo son irreconciliables. Y el PSOE es tan enemigo como lo son el PP y Coalición Canaria.


NOTA

[1] En este enlace se pueden ver las estremecedoras fotos de los saharauis agredidos: http://poemariosaharalibre.blogspot.com/2010/03/respuesta-marroqui-la-ue-brutal-carga.html

A %d blogueros les gusta esto: