Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Tras la huelga de empleados públicos hay que seguir la lucha para impedir la reforma laboral y el pacto social

In Actualidad, Comunicado, Economía, Laboral on 5 junio, 2010 at 0:01

COMUNICADO CONJUNTO DE PARTIDO COMUNISTA DE CANARIAS (PCC), PARTIDO COMUNISTA DEL PUEBLO CANARIO (PCPC) Y PARTIDO REVOLUCIONARIO DE LOS COMUNISTAS DE CANARIAS (PRCC)


Los trabajadores de todos los sectores, los parados, los pensionistas, los pequeños propietarios trabajadores y los autónomos, estamos obligados a respaldar y apoyar a nuestros compañeros del sector público en su jornada de Huelga y en las movilizaciones del día 8 de Junio, y unirnos al rechazo de las medidas de recorte salarial y social que, siguiendo las órdenes de los banqueros y los grandes empresarios monopolistas, ha iniciado el gobierno del PSOE.

Porque esto no ha hecho más que empezar. Los recortes de salarios, pensiones y prestaciones por desempleo, el retroceso en los derechos laborales con la liquidación de la negociación colectiva, la desaparición de los convenios y la instauración del despido gratuito, las privatizaciones de los servicios públicos, la reducción de la inversión productiva y de las políticas sociales, se irán progresivamente desarrollando, decreto tras decreto, si el pueblo no lo impide, por el gobierno actual y por el que le sustituya, ya que las decisiones las toman los «mercados», es decir los multimillonarios capitalistas especuladores, y las órdenes de aumentar la explotación de los trabajadores y de las capas más pobres y vulnerables del pueblo las imparten el señor Botín y sus cómplices del Fondo Monetario Internacional y del Banco Central Europeo. Esos mismos «mercados», que hace dos años saquearon las arcas públicas de los Estados para tapar sus agujeros de parásitos especuladores de divisas y jugadores del bolsa, de manipuladores de los precios del comercio mundial y de estafadores con hipotecas basura.

Los mismos que chantajearon a los gobiernos con la amenaza del colapso del sistema financiero y provocaron la actual crisis de la deuda pública, les obligan ahora a extraer recursos del único lugar donde pueden seguir robando: de los bolsillos de los trabajadores y los pensionistas.

La huelga de los empleados del sector público debe ser el inicio de un época muy activa de resistencia popular a la agresión de los grandes capitalistas que pretenden, con la colaboración de los gobiernos de lacayos a los que controlan desde su absoluto poder económico, mantener y aumentar sus inmorales beneficios a costa de la miseria y del hambre de la mayoría de la población.

Sólo en la movilización popular está la fuerza capaz de pararles los pies a los banqueros y a los monopolistas, y de evitar la ruina económica y la decadencia social a la que quieren arrastrarnos.

Es preciso avanzar, desde las huelgas sectoriales, hacia la huelga general contra los recortes de salarios, de prestaciones y de pensiones, contra el retroceso de los derechos laborales y la destrucción de las políticas de protección y de justicia social, creando la unidad y la organización de los trabajadores en torno a la alianza política de toda la izquierda anticapitalista y antimonopolista.

Y para construir, en el calor de las luchas contra los financieros arrogantes, los especuladores sin escrúpulos y los gobiernos vendidos la necesaria alternativa política de la izquierda unida, organizada y combativa que exija la nacionalización de la banca y de los sectores claves de la economía. Y que nadie quede abandonado a su suerte en la tormenta del desastre económico provocado por los banqueros. Y que, a través de una inversión pública democráticamente planificada, se creen puestos de trabajo suficientes para recuperar el nivel digno de vida y poner en marcha el ciclo estable y sostenible de una economía justa, sana y productiva para salir de la crisis.

La movilización, las manifestaciones, ganar la calle, las huelgas cada vez más amplias y reivindicativas: ésas son las armas del pueblo trabajador para defender sus derechos e impedir la reforma laboral y el pacto social que quieren la patronal y el gobierno.

¡Todos con la huelga de los empleados públicos!

¡Por la organización, la movilización y la resistencia popular contra los recortes salariales y sociales!

¡Avanzar hacia la huelga general para exigir la nacionalización de la banca y un giro hacia los intereses de pueblo en la política del Gobierno!


Canarias, junio de 2010

Anuncio publicitario
A %d blogueros les gusta esto: