Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Archive for 5/07/10|Daily archive page

¿China rica o China pobre?

In Actualidad, Economía on 5 julio, 2010 at 0:01

Li Hongmei

En primer lugar, la buena noticia llegó, como es habitual, por la CCTV [televisión pública]: se espera que China obtenga 8 billones de yuanes (1,18 billones de dólares) en ingresos financieros a finales de 2010, según anunció en sus noticias del pasado lunes.

Si eso ocurre, China se convertirá en el segundo país más grande del mundo en términos de ingresos fiscales, sólo por detrás de los Estados Unidos, según el informe de CCTV.

Luego llegó una hipótesis aún más alentadora, y es la de que en el año 2040 la economía china alcanzará 123 billones de dólares, casi tres veces la producción económica de todo el planeta en 2000. Con el ascenso económico de China, que es la otra cara histórica de la decadencia relativa de una Europa marcada por la caída de su fértil influencia económica mundial, época que finalmente termina, y de una alicaída economía estadounidense que lleva años arrostrando problemas difíciles de superar.

De hecho, no hay duda de que China se ha convertido cada vez más en el centro del motor emergente de la economía mundial, con su continuo y galopante crecimiento desde hace décadas.

Pero este no es un cuadro completo que retrate la verdadera China, si miramos las legiones de chinos pobres –los conductores de rickshaws sin camisa, los pensionistas, los trabajadores desempleados en antiguas zonas industriales, los trabajadores descalzos de la construcción, y los trabajadores flacos que llevan 40 ladrillos a la vez que pesan 54 kilos. La mayoría son agricultores que no ganan mucho por trabajar las tierras cultivables que se reducen. Y tampoco olvidemos a los aldeanos con VIH en las provincias centrales de Henan y Hubei que se infectaron por el virus mortal vendiendo sangre regularmente para ganarse la vida.

Al ver esto, naturalmente, a nuestra mente acude la pregunta: ¿Es China un país rico o pobre? ¿O es un país rico con gente que sigue siendo pobre?

Por un lado, el Producto Interior Bruto (PIB) creció al 11,9% interanual en el primer trimestre de 2010, hasta los 8,06 billones de yuanes (1,19 billones de dólares), un buen comienzo para mostrar una rápida recuperación de China de la recesión mundial y su robusto dinamismo económico, mientras que, por otro lado, millones de los chinos más pobres viven con menos de 88 dólares al año (2007). Alrededor del 9% de la población vive en la pobreza absoluta, frente al 15% en Filipinas y el 50% por ciento en Vietnam.

Jeffrey Sachs, de la Universidad de Columbia, describe a los extremadamente pobres como personas que “sufren de hambre crónica, no consiguen obtener atención médica, carecen de agua potable y saneamiento, no pueden pagar la educación de sus hijos y tal vez le falta un techo o una vivienda rudimentaria para poder refugiarse de la lluvia y carece de artículos de vestimenta básicos, como los zapatos. “

Quizá es todavía es demasiado pronto para concluir lo que China es en este momento, como ha observado un erudito extranjero, profesor en la Universidad de Estudios Extranjeros de Beijing durante casi una década. “China es muchas cosas al mismo tiempo”, dijo. “Es como si el primer mundo, el segundo mundo y tercer mundo coexistieran juntos dentro de China.”

Consciente del hecho de que la fuerza nacional integral no se define sólo por las reservas de la riqueza nacional, sino también por la cantidad de bienestar común que disfruta su pueblo gracias al crecimiento económico, la dirigencia china se ha empeñado en la búsqueda de formas para mejorar el bienestar del pueblo a fin de que la gente perciba tangiblemente los beneficios generados por el progreso social y el desarrollo económico.

“Sólo garantizando y mejorando el bienestar del pueblo podemos lograr un desarrollo económico sostenido, una base sólida para el progreso social y la estabilidad duradera para el país”, dijo el primer ministro Wen, quién prometió en varias oportunidades no sólo  hacer la “tarta” de la riqueza social más grande con el desarrollo de la economía, sino también mejorar su reparto mediante el ajuste de la distribución de la renta nacional, la profundización de la reforma de la distribución del ingreso en las industrias monopolísticas y tomando medidas enérgicas contra los ingresos ilegales.

Teniendo en cuenta la creciente brecha económica y la sombría situación laboral que dificultan el crecimiento de la demanda interna, un impulso importante para el modelo deseado de crecimiento del país, él subrayó en su informe que un sistema de distribución del ingreso racional debería ser “la importante manifestación de la equidad social y la justicia” y la forma principal para mejorar la demanda interna y la escasez de ingresos.

De hecho, China ayuda a más personas a salir de la pobreza que cualquier otro país en la historia. Desde la política de reformas a finales de los años 70 del siglo pasado, el número de personas que viven en la pobreza absoluta (que no puede alimentarse adecuadamente) ha disminuido de una de cada cuatro en 1978 a una de cada doce hoy (menos de 100 millones de personas). El número de personas extremadamente pobres se ha reducido en 300 millones.

Tal vez para una China en desarrollo, algunos logros están aún fuera de su alcance. Y todavía a China le queda un largo camino por recorrer para asegurar el progreso social común y  una distribución uniforme de la riqueza y los recursos. Tal vez, incluso en la actualidad, el bolsillo de los chinos comunes y corrientes no parezca tan sobrado como las cuentas de las arcas del Estado. O tal vez, China todavía no debe considerarse aún como un poder económico real.

Pero, aún visto de manera conservadora, China está en el camino de su desarrollo y ascenso. Aunque en el proceso “el desafío y la oportunidad siempre vengan juntos”, como el Presidente Hu Jintao dijo recientemente, ya podemos vislumbrar un espléndido mañana.