Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

El 29-S hay que pararle los pies a la oligarquía

In Actualidad, Economía, Laboral on 31 julio, 2010 at 0:01

Gerardo Díaz Ferrán, presidente de la CEOE y conocido por todos por ejercer de portavoz de los grandes capitalistas, una vez más, y en la línea de los dictados de Bruselas y la burguesía europea, manifestó la necesidad de elevar la edad de jubilación a los 70 años y ampliar el período de cálculo de las pensiones a toda la vida laboral.

Esta es tan sólo una nueva agresión contra los derechos laborales y sociales que se impondrá sin titubeos, tarde o temprano, si la Huelga General del 29 de septiembre no se desarrolla exitosamente.

Yendo más lejos todavía, recordó que el objetivo de la patronal con respecto al sistema de pensiones, no es sólo el prolongamiento de la edad de jubilación y la ampliación del período de cálculo, sino la privatización. Concretamente dijo que, para que los trabajadores no pierdan dinero en sus pensiones por la aspiración de los grandes monopolios de elevar a toda la vida laboral el período de cálculo, la solución es que lo compensen con pensiones privadas “complementarias”.

Y no habló sólo sobre las contrarreformas que la burguesía demanda en materia de pensiones. También insistió en que la contrarreforma laboral del Gobierno socialdemócrata del PSOE, no gusta a los capitalistas. Y no es del agrado de la clase dominante por lo que cualquiera puede deducir: les parece muy poco y muy limitador. Quieren, entre otras cosas, suprimir los límites con respecto a los contratos de obra y servicio, y mayor libertad para los contratos temporales (léase menos indemnizaciones y mayores beneficios para el patrón). La conclusión es que la contrarreforma laboral que está actualmente en el Parlamento en el trámite de enmiendas parciales, si la Resistencia popular no lo impide, será en un corto plazo de tiempo ampliada por nuevas contrarreformas cada vez más agresivas y antiobreras.

Lo están pidiendo a gritos los representantes de los grandes monopolios financieros con informes de sus corporaciones; las instituciones internacionales y europeas como el FMI, el Banco Mundial, el Banco Central Europeo y la UE; los partidos políticos más abiertamente reaccionarios; la patronal, la gran industria, y todos los representantes del Poder: ¡Hay que acabar con el capitalismo light e imponer un capitalismo sin derechos ni libertades de ninguna clase!

Y cuando se lleven a cabo nuevos rescates a la banca, y con ello se dispare aún más el déficit presupuestario y la deuda pública, la política de recorte del gasto público (reducción de salarios, tijeretazo a las inversiones en obra pública, disminución de las prestaciones a los parados, etc.) se agudizará aún más cumpliendo los dictados del FMI, esa institución imperialista cuyos economistas, en abril de 2007, decían que la economía de EEUU se mantenía firme y que, con respecto a septiembre del 2006, habían disminuido los riesgos para la economía mundial y que, por lo tanto, “el vigoroso crecimiento mundial” continuaría. ¡Y de qué manera!

Si hacemos un sencillo ejercicio de memoria, recordaremos que hasta 1978 (durante cuatro décadas) en el Estado español estaba implantada una dictadura fascista. En Grecia hasta 1975, durante casi una década, la dictadura de Georgios Papadopoulos. Y en Portugal, la dictadura salazarista que se extendió en el tiempo desde el año 1932 hasta 1974. Tres de los países que más preocupan a los mandamases paladines de la austeridad, fundamentalmente por la propiedad de sus deudas.

Y no es el primero, ni será el último que nos amenace con el extremo de volver a las dictaduras fascistas, o lo que es lo mismo, a la forma de dominación burguesa abiertamente violenta, represiva y asesina. Por su condición de presidente de la Comisión Europea y la actualidad de sus palabras, no está de más recordar lo que John Monks, Secretario General de la Confederación de Sindicatos de Europa (ETUC, por sus siglas en inglés) señaló recientemente sobre Barroso: nos traumatizó con una visión apocalíptica del colapso de democracias en Europa debido a su situación de endeudamiento”. Y resumió su mensaje del siguiente modo: si no se implantan los paquetes de medidas de austeridad, en esos países podría  desaparecer la democracia como la conocemos actualmente. No hay otra alternativa.

No podemos saber a ciencia cierta hasta que punto y de qué manera en los círculos de Poder se plantea el volver a las dictaduras, pero es una posibilidad real. Esa es la realidad de lo que nos ofrecen los capitalistas: o un capitalismo monopolista sin derechos ni libertades cada vez más parecido al capitalismo germinal de hace siglos, o el regreso a las dictaduras fascistas. Lo que no va a suceder es que nos despertemos como si de un mal sueño se tratase y vuelva ese capitalismo aparentemente estable, democrático, social y pacífico, que en realidad no era tan bueno como pretenden hacernos creer algunos, ni era fruto de un desarrollo lógico y natural, sino la consecuencia de siglos de sangre de la clase trabajadora derramada por sus derechos y de la existencia de un bloque socialista. Eso ya se acabó para siempre.

Por eso la Resistencia popular, que sólo puede triunfar si profundizamos cada vez más en la política de la Unidad, y que ahora mismo se concreta en la gran batalla que representa la Huelga General del 29 de septiembre, es una necesidad que incumbe a toda la clase trabajadora y al movimiento político y sindical de izquierdas. Y esta debe ser continua en el tiempo, porque estamos viviendo una etapa histórica de lucha de clases determinante, en la que está en juego el resistir para que no seamos el conjunto de la clase obrera los que carguemos sobre nuestras espaldas con las consecuencias de la crisis capitalista terminal, y no entremos en una nueva etapa histórica de capitalismo decimonónico agonizante o abiertamente fascista, y sí pasemos a la organización de la contraofensiva por el socialismo.

Porque la revolución cada día pasa más a un primer plano y se convertirá en una necesidad imperiosa. Cuando llegue el momento, tendremos que estar preparados en todos los sentidos de la mejor manera posible.


A %d blogueros les gusta esto: