Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Archive for 3/08/10|Daily archive page

A los partidos comunistas y obreros: Construir el Poder Popular, avanzar en la lucha por el Socialismo

In Actualidad, Comunicado on 3 agosto, 2010 at 0:01

Comité Central del
Partido Comunista Brasileiro (PCB)


Camaradas:

El Partido Comunista Brasileño (PCB), la más antigua organización revolucionaria de Brasil, está lanzando candidatos propios a las elecciones presidenciales del próximo octubre. Los candidatos del PCB son los camaradas Ivan Pinheiro, Secretario General del partido, candidato a presidente de la República y Edmilson Costa, Secretario de Relaciones Internacionales, candidato a vicepresidente.

Esta es la tercera vez, desde la Segunda Guerra Mundial, que el PCB presenta un candidato a presidente de la República porque, desde su fundación, en 1922, hasta el proceso de legalización del partido, en 1986, el PCB tuvo solamente dos años de legalidad; en los demás 62 años, el Partido tuvo que realizar su trabajo político en la clandestinidad.

La campaña del PCB, en la cual se lanzará también candidatos a gobernador, senador, diputados estatales y federales en todos los Estados en que está organizado, será un instrumento de denuncia del orden Capitalista y una contribución para la construcción de un Frente Anticapitalista y Antiimperialista necesaria para realizar las transformaciones en Brasil, para más allá de las elecciones. Será una campaña política y no meramente una campaña electoral.

En anexo, verifiquen el manifiesto y el programa que el PCB está sometiendo a la apreciación del pueblo brasileño.



Julio de 2010


Manifiesto del Partido Comunista Brasileño – PCB

CONSTRUIR EL PODER POPULAR

AVANZAR EN LA LUCHA POR  EL SOCIALISMO

El PCB presenta su candidatura a la Presidencia de la República. En la campaña electoral, presentaremos propuestas y caminos de lucha para la superación de los graves problemas que afligen la gran mayoría de la población. Más que pedir votos, contribuiremos para que los trabajadores brasileños hagan una reflexión sobre su futuro y el futuro del país.

La crisis económica internacional revela la cara real y cruda del capitalismo. Ella desvendó el carácter de clase del sistema: mientras los gobiernos de la burguesía inyectaran miles de millones de dólares para salvar los banqueros y la elite parasitaria, los trabajadores están perdiendo sus empleos, derechos y sueldos. Más y más hombres, mujeres y niños pasan a vivir en la miseria absoluta.

La continuidad del capitalismo es una amenaza a la propia vida, a la naturaleza y a la especie humana. Este sistema está completamente fallido; pero no caerá de podrido, si los trabajadores no lo derrotaren. Hará de todo para profundizar la explotación y atacar más sindicatos y organizaciones populares. De todo harán para explotar las reservas de recursos naturales y la biodiversidad del planeta.

Igualmente herido por la crisis, el sistema imperialista afila sus garras para mantener esa orden envejecida y deshumana. Promueve la guerra contra pueblos enteros, como en Irak y Afganistán, arma Israel para apoyar la política genocida y la expulsión de los palestinos de sus tierras, realiza provocaciones y campañas permanentes contra los pueblos que deciden resistir a sus intereses. En Latinoamérica, promueve golpe militar en Honduras, mantiene el embargo criminoso contra Cuba y reactiva la IV Flota para amenazar los pueblos y garantizar el control sobre las riquezas naturales de la región. Bases militares son creadas en varios países para cercar los gobiernos progresistas, principalmente de Venezuela.

Brasil ha realizado acciones en el plano internacional que demuestran alguna autonomía y mismo algún grado de conflicto en relación a los intereses de los Estados Unidos y sus aliados. Pero es clara la vinculación de la política externa brasileña a los intereses del capital, tanto en lo que dice respecto a las empresas brasileñas, que participan de obras y emprendimientos por toda Latinoamérica, cuanto a las empresas extranjeras que actúan en territorio brasileño.

Del proyecto burgués de inserción de Brasil, como potencia, al capitalismo internacional hace parte de la estrategia brasileña de integración regional: se la propuesta de la ALCA (proyecto agresivo del imperialismo para imponer la dependencia económica y política a las naciones del continente) fue enterrada con ayuda de Brasil, no existe interese del gobierno de Brasil en fortalecer el ALBA, integración soberana y antiimperialista de Latinoamérica, liderada por Cuba, Venezuela y Bolivia. Y las fuerzas militares brasileñas mantenidas en Haití, a pedido de los EEUU, para mantener el dominio sobre aquel pueblo.

La política económica de Lula es semejante a la de Fernando Enrique Cardoso, adaptada al actual cuadro internacional. Brasil se transformó en el paraíso del grande capital. Mientras banqueros y grandes capitalistas se llenan de dinero, el gobierno deja de realizar la reforma agraria, almonedó nuestras reservas de petróleo, se omite delante de la criminalización de los movimientos populares y de la privatización de la salud y de la educación.

La miseria y las precarias condiciones de vida que afligen la mayoría de la población brasileña tienen una causa central: el sistema capitalista, mantenido por la dominación de la clase propietaria de los medios de producción sobre el conyunto de la clase trabajadora. En Brasil, se construyó un capitalismo desarrollado, con relaciones sociales burguesas plenamente consolidadas.

En ese cuadro, solamente una gran frente anticapitalista y antiimperialista – con organizaciones políticas, movimientos populares y sectores progresistas de la sociedad – será capaz de organizar y movilizar los trabajadores, no solamente para las elecciones, como es característico en los partidos burgueses y reformistas, pero principalmente para luchar por las transformaciones sociales, económicas y políticas necesarias para la superación del capitalismo.

La disputa entre las mayores coligaciones partidarias en estas elecciones es solamente superficial, ya que no pone en el juego la naturaleza del Estado brasileño, vinculado a los intereses del grande capital financiero y industrial. El PCB rechaza la falsa polarización impuesta por los medios de comunicación, que quieren transformar esas elecciones en mera escoja de quién será el mejor gerente para el capitalismo brasileño y intentar alejar la población de una alternativa popular para Brasil.

El PCB está iniciando una campaña política, no solamente una campaña electoral. Será un CAMPAÑA MOVIMIENTO, una CAMPAÑA MANIFIESTO, en que no presentaremos propuestas para humanizar y moralizar el capitalismo, que es intrínsicamente deshumano y corrupto. Denunciaremos la farsa de la democracia burguesa. Dejamos claro que nuestras propuestas solamente podrán tornarse realidad con el apoyo, la movilización y la organización de los trabajadores, reunidos en una amplia Frente Anticapitalista y Antiimperialista.

El PCB va cualificar el debate, poniendo el dedo el la herida. Presentaremos aquí los ejes políticos de nuestro PROGRAMA ANTICAPITALISTA Y ANTIIMPERIALISTA PARA BRASIL, para que sean profundizados durante y después de la campaña electoral.

1 – DEMOCRACIA DIRECTA: EL PODER POPULAR

· Construcción del Poder Popular, para desarrollar la democracia directa y fortalecer la organización del pueblo.

· Plebiscitos y referendos sobre temas de interese nacional; ampliación del derecho da iniciativa legislativa popular.

· Congreso Nacional unicameral, con la extinción del Senado.

· Reforma política, con financiamiento público de las campañas; voto en lista; libertad de organización partidaria.

· Abertura de los archivos de la dictadura militar y la creación de una Comisión de la Verdad; revocación de la amnistía a los torturadores.

· Democratización y control social de los medios de comunicación.

2 – CAMBIO RADICAL EN LA POLÍTICA ECONÓMICA Y EN EL PAPEL DEL ESTADO

· Estatización y control público de las empresas estratégicas y de las instituciones financieras.

· Estado Fuerte y eficiente, bajo control y a servicio de los trabajadores.

· Planificación económica estatal, con participación de los trabajadores.

· Producción en gran escala de productos esenciales a la vida, a precio de costo.

· Incentivo a la investigación para desarrollo social con calidad de vida.

· Reforma urbana; democratización del uso del suelo y reducción de las desigualdades sociales.

· Reforma agraria; prioridad a la agricultura familiar y cooperativas, en detrimento del agro negocio; producción de alimentos para el mercado interno.

· Ruptura con la política de FMI; suspensión del pagamiento de las deudas interna y externa.

· Fin de la autonomía del Banco Central; fortalecimiento de los bancos públicos estaduales y regionales.

· Tasación de las ganancias de las grandes empresas, del sistema financiero y de las grandes fortunas; exención del impuesto de renta sobre los sueldos.

· Monopolio estatal del petróleo, con la estatización plena de la Petrobrás; extinción de la Agencia Nacional del Petróleo (ANP) y anulación de los contractos de riesgo y ventas.

· Utilización de los beneficios con la explotación del petróleo vinculada al enfrentamiento de los problemas sociales.

· Gerencia de los recursos del Pré-sal por la Petrobrás, garantizando su distribución a los Estados con proporción inversa al IDH.

· Estatización de la Companhia Vale do Rio Doce y de todas las empresas estatales estratégicas que fueron privatizadas.

3 – MÁS Y MEJORES DERECHOS

· Garantía de empleo y recuperación del poder de adquisición de los sueldos.

· Reducción de la jornada laboral sin reducción del sueldo; fin del banco de horas y elevado tasación de las horas extras.

· Elevación inmediata del sueldo mínimo.

· Seguridad social universal; fin del factor de pensión; aumento real de las pensiones.

· Universalización, por medio de la progresiva estatización, del acceso a la educación y a la salud; mejor remuneración y calificación de los trabajadores públicos.

· Erradicación del analfabetismo.

· Reforma del sistema judiciario, con acceso universal a la asistencia jurídica.

· Contra la mercantilización del arte, de la producción intelectual y del conocimiento; libertad de producción artística e intelectual.

· Legalización del aborto; asistencia al embarazo, al parto, al post parto y al desarrollo pleno del niño.

· Derecho a vivienda, con financiamiento publico de habitaciones populares; universalización del saneamiento básico.

· Estatización y planeamiento integrado del transporte, con expansión de la red metro viaria, ferroviaria y acuática.

4 – FIN DE LA DESTRUCCIÓN CAPITALISTA DEL MEDIO AMBIENTE

· Política sustentable del medio ambiente; recuperación de las áreas degradadas, protección a los biomas; reordenación de la producción para uso racional de energía y de los recursos naturales.

· Defensa de las tierras indígenas, quilombolas y de las comunidades ribereñas.

· Suspensión inmediata de la construcción de la Usina de Belo Monte y revisión de todas las obras del PAC.

· Defensa de la Amazonía y del Acuífero Guaraní, en conyunto con los países vecinos que comparten estas riquezas naturales.

· Revitalización del río São Francisco como prerrequisito para la transposición de sus aguas para las poblaciones de regiones secas y no para el agro negocio.

· Producción de energía a través de fuentes renovables y alternativas, como el biodiesel, energía solar y eólica.

· Tratamiento estratégico para las reservas de recursos minerales brasileños, con ritmo de extracción determinado por las necesidades internas.

5- SOBERANÍA Y SOLIDARIDAD INTERNACIONAL

· Posición soberana e independiente en las relaciones internacionales.

· Lucha por la sustitución de la ONU por un nuevo organismo mundial, democrático y que trabaje para la superación de las desigualdades en nivel planetario y para la paz entre los pueblos.

· Política externa antiimperialista, favoreciendo relaciones de interés reciproco con países periféricos y emergentes.

· Respecto a la autodeterminación de los pueblos y a su derecho de resistencia frente a la opresión interna y a la dominación extranjera.

· Retirada del acuerdo militar entre Brasil y EEUU con la retirada de las tropas brasileñas del Haití, con su sustitución por médicos, ingenieros y profesores.

· Lucha por la retirada de la IV Flota y de las instalaciones militares norteamericanas de la América Latina.

· Ingreso de Brasil en el ALBA, integración solidaria y soberana de la América Latina.

· Solidaridad irrestricta a la Revolución Socialista Cubana y a los procesos de cambios en Venezuela, Bolivia y otros países.

· Renegociación del acuerdo de la Usina de Itaipú con Paraguay y la devolución de su archivo nacional.

· Reconocimiento de las FARC como organización política insurgente; iniciativas para asegurar negociaciones de paz con justicia social en Colombia.

· Rompimiento del Tratado de Libre Comercio con Israel, basado apenas en material bélico.

· Apoyo a la construcción del Estado Palestino democrático, popular y laico, sobre el suelo patrio Palestino.

· Reestructuración de las Fuerzas Armadas brasileñas y movilización popular, para la defensa contra la agresividad imperialista.

PCB – Partido Comunista Brasileño
Comisión Política Nacional

Agosto del 2010


Amistad, coexistencia en paz y respeto por la soberanía de los pueblos

In Actualidad, Comunicado on 3 agosto, 2010 at 0:00

Partido Comunista Colombiano


La situación provocada de forma planificada por el gobierno uribista que acusa a Venezuela de albergar guerrilleros colombianos, no es más que el remate de una política abiertamente hostil y guerrerista, de aislacionismo internacional frente a los pueblos de América Latina, que han decidido un rumbo soberano e independiente de Washington. Este hecho es de suma gravedad por las serias implicaciones que tiene para la estabilidad política y la paz de la región y por los impactos que está generando en el plano socio económico para los pueblos de ambos países.

Las fementidas denuncias del gobierno colombiano sobre presencia de efectivos de la guerrilla de las FARC y el ELN en territorio venezolano, se dan justamente el día en que el señor Fernando Tabares, ex jefe de inteligencia del DAS, imputó directamente al presidente Uribe Vélez las órdenes para adelantar las chuzadas y demás actos delictivos cometidos desde ese organismo de inteligencia estatal. Y cuando numerosos parlamentarios y personalidades internacionales develaban la más grande fosa común del hemisferio, en la región de La Macarena.

A lo largo de su gobierno, Uribe trató desesperadamente de extender a los países vecinos el conflicto interno colombiano y comprometer a sus gobiernos en la demencial guerra preventiva inspirada por el Pentágono, para justificar las incursiones ilegales en territorio de Ecuador y de la propia Venezuela. La actual ofensiva mediática y publicitaria del gobierno saliente, busca profundizar la crisis de las relaciones entre Venezuela y Colombia para crear las condiciones de una embestida armada contra Venezuela y su proceso político. La presencia de militares norteamericanos en siete bases de nuestro país y el desembozado respaldo tecnológico y militar del imperio a las acciones agresivas del gobierno colombiano han creado una grave circunstancia en el continente. Indignamente, nuestro país sigue siendo usado por Washington como punta de lanza contra América Latina con la complicidad genuflexa de Álvaro Uribe.

Colombia reclama una nueva orientación en su política exterior, en dirección a la coexistencia en paz, el respeto mutuo, los acuerdos políticos, el diálogo diplomático respetuoso de la soberanía de cada nación y de la integridad de sus fronteras, que incluye el cese del hostigamiento permanente que las fuerzas paramilitares y agentes encubiertos del Estado colombiano, realizan extraterritorial e ilegalmente, suficientemente conocidas por la opinión pública latinoamericana e insistentemente denunciadas por nuestros vecinos.

El PCC hace un llamado de alerta a la opinión democrática y al pueblo colombiano en su conjunto frente a la amenaza de agravamiento de la situación con Venezuela, incluidos actos de provocación militar o presiones del Comando Sur de los Estados Unidos.

El movimiento popular, las fuerzas de la izquierda con el Polo a la cabeza, los trabajadores(as) organizados(as), debemos fijar posición y actuar con presteza contra la amenaza de conflicto con el pueblo hermano. Entre las iniciativas inmediatas hay que destacar los encuentros de organizaciones sindicales, parlamentarios, organizaciones sociales y gremios, dirigidos a reforzar la amistad, la cooperación, la solidaridad de nuestras naciones, y el compromiso de señalar y denunciar a los enemigos de la paz y la convivencia pacífica de pueblos hermanos, en el año que inician las celebraciones del Bicentenario de la liberación del colonialismo.

¡Viva la amistad perenne de los pueblos de Colombia y Venezuela!

¡Atrás los enemigos de la paz y la convivencia entre nuestras naciones!


Bogotá, julio 26 de 2010