Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Archive for 28/08/10|Daily archive page

No dan tregua

In Actualidad on 28 agosto, 2010 at 0:01

David Delgado

Una tras otra se acumulan las agresiones contra los derechos sociales y laborales de las clases populares. Apenas se hace pública la aprobación de una medida antiobrera, el gobierno del PSOE ya está planificando cual será el siguiente paso en la ofensiva gubernamental y patronal contra los trabajadores y trabajadoras, jubilados, desempleados, etc. La gran asignatura pendiente ahora es la contrarreforma de las pensiones. Pero hay más ataques que se llevaron a cabo en los últimos días y otros que están por venir: endurecimiento de las condiciones para percibir la miserable “ayuda” de 426 euros, aumento del IRPF a las rentas del trabajo, aumento de impuestos indirectos, y la obligatoriedad de aceptar cualquier trabajo para no perder el derecho a la prestación de desempleo, entre otras cuestiones.

Pero, sin lugar a dudas, la gran obsesión del Ejecutivo de Zapatero es el sistema de pensiones. Llevamos meses leyendo y escuchando declaraciones del propio presidente del gobierno, de sus ministros y ministras, de representantes de la oligarquía española y de las instituciones financieras, lanzando globos sonda sobre la necesidad de reformar el sistema de pensiones (período de cálculo, alargamiento de la edad de jubilación…). Pues una vez más, el Ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, manifestó que ve “razonable” elevar a 20 años (en lugar de los 15 actuales) la base para las pensiones. O sea, que ve razonable reformar el sistema de pensiones para que los futuros jubilados y jubiladas cobren menos.

Encima, en un alarde de hipocresía, dijo lo que todos ya sabemos: que con el sistema actual el que pierde su trabajo en los últimos años de la vida laboral, es penalizado recibiendo una pensión “casi de mínimos, aunque lleve 40 años cotizando”. ¡Pero eso es culpa, entre otros, de su partido, que durante los 20 años que ha gobernado en el Estado español no ha modificado el sistema para acabar con esa injusticia! Y lo que es peor, ahora tampoco lo van a hacer. Así que menos discurso populista.

En cuanto a las jubilaciones anticipadas, Corbacho se mostró partidario de que se apliquen “sólo cuando sean absolutamente imprescindibles para resolver problemas de crisis económica”, con el fin de incentivar la permanencia. Más de lo mismo. Igual que con la contrarreforma laboral se abre la veda para que los capitalistas puedan ejecutar arbitrariamente despidos procedentes con sólo asegurar que en el futuro tendrán pérdidas o no son competitivos en el mercado -los capitalistas ya se están beneficiando de ello: tenemos el ejemplo de la multinacional UPS y Saunier Duval-; cualquier empresa podría prejubilar argumentando que lo hacen “para resolver problemas de crisis económica”.

Y es que la Comisión Europea (CE), liderada por Alemania, ya presentó el mes pasado el Libro Verde sobre la reforma de las pensiones, en el que se pide a los estados miembros que se adapte la edad de jubilación a las nuevas condiciones económicas, lo que no implica otra cosa que alargar la edad de jubilación. Recordemos la congelación de las pensiones que se recoge en el plan de ajuste español a instancias del capital europeo, principalmente, una vez más, por la presión ejercida por Alemania. Y ya los capitalistas españoles lo piden a gritos. La contrarreforma de las pensiones es inminente, sumándose a otras indeseables políticas antisociales como la contrarreforma laboral y el citado plan de ajuste.

El comisario de Asuntos Económicos de la UE, Olli Rehn, reclamó esta semana que se “intensifique y acelere” el programa de ajuste fiscal español, griego, portugués, irlandés y británico. Además destacó la importancia de que el Estado español avance en las contrarreformas laborales y del sistema de pensiones, y concluyó que espera que el Ejecutivo “complete el trabajo relativo al próximo año en el presupuesto que presentará en otoño”.

Es decir, una vez más la UE ejerciendo de portavoz del capital financiero europeo, exige al Estado español y otros países de la región, endurecer la contrarreforma laboral, llevar a cabo de una vez por todas la contrarreforma de las pensiones y en los presupuestos general de otoño se apliquen recortes sociales y del gasto en obras públicas.

La prórroga de la limosna de 426 euros también lleva aparejada una nueva vuelta de tuerca contra los derechos de los desempleados. Ahora aquellos que tengan una edad comprendida entre los 30 y los 45 años y no tengan cargas familiares no tienen derecho a la paupérrima ayuda. Lo que les llevará a sumarse a las filas de los más de un millón y medio de trabajadores del Estado español que están en paro y no cobran ninguna prestación. Se olvidó el gobierno de que esas personas son una propia carga, y que para mantenerse a sí mismos ahora se verán abocados a la caridad y la ayuda de los comedores sociales.

Por si fuera poco para el colectivo de trabajadores en paro, una enmienda presentada por el PSOE en el Senado endurece más la contrarreforma laboral, obligándoles a atender los cursos o actividades de inserción laboral, a partir de 30 días, para mantener sus prestaciones. Así, el gobierno socialdemócrata maquilla un poco más las manipuladas cifras de desempleados.

Ya no sabemos con qué saldrán, pero está clarísimo que van a por todas. La socialdemocracia española, consciente de su pérdida de influencia y capacidad conciliadora de los intereses del gran capital, morirá matando. Los comunistas y el conjunto de la izquierda anticapitalista debemos garantizar el éxito de la Huelga General del 29 de septiembre, y avanzar hacia un Frente Unitario de Resistencia Popular si no queremos que nos coman vivos. Es la única forma de desbaratar los planes de la oligarquía europea y las grandes instituciones financieras internacionales y preparar la contraofensiva.


Economía cubana: Nuevos desafíos

In Actualidad, Economía on 28 agosto, 2010 at 0:00

Roberto Salomón

La economía cubana enfrenta hoy nuevos desafíos como resultado de la crisis financiera global, con un sensible impacto en su Producto Interno Bruto (PIB), el cual crecerá este año pese a las dificultades actuales, según cálculos oficiales.

A estos retos se suman las cuantiosas pérdidas ocasionadas al país por los efectos del criminal bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos desde hace más de medio siglo, y las afectaciones provocadas por el cambio climático.

Hay que recordar sobre esto último, que la isla tuvo que sortear con grandes esfuerzos las consecuencias de tres huracanes que la golpearon en el segundo semestre de 2008, y las de prolongadas sequías en los últimos años.

La presente crisis económica mundial generó o acentuó en Cuba algunas dificultades, como una notable caída de sus ingresos por exportaciones de algunos bienes tradicionales.

Por ejemplo, el níquel, que llegó a cotizarse en el mercado internacional en 60 mil dólares la tonelada, sufrió una reducción abrupta hasta menos de 10 mil dólares, si bien se recupera últimamente.

Asimismo, el costo de los alimentos adquiridos en el exterior, que se elevó con la espiral del precio del petróleo – se aproximó a 150 dólares el barril en 2008- y un mayor uso de biocombustibles como carburantes, provocaron al país erogaciones financieras sin precedentes.

No es casual que para asegurar la canasta básica de la población se invirtieron más de dos mil 500 millones de dólares ese año, y altas sumas tuvieron que destinarse también ante la carestía no sólo de los nutrientes, sino de los fertilizantes y otros productos.

Todo lo anterior explica que el archipiélago se plantee hoy como propósitos inmediatos disminuir las erogaciones en divisas, mediante un reemplazo eficiente de las adquisiciones del exterior, recuperar la capacidad productiva y elevar la eficacia de la gestión.

También se propone el fomento de la agricultura, la redimensión de su industria, la reducción del empleo superfluo, disminuir el desequilibrio externo y recobrar la capacidad de pagos.

NUEVA ACTUALIDAD DE LA POLÍTICA ECONÓMICA

Entre algunos elementos de los cambios introducidos en la dirección de la política económica cubana, merecen señalarse la actualización del modelo de gestión, que incluye entre otros, el apoyo explícito a las exportaciones, la sustitución de importaciones y un mayor impulso al sector productivo. Recientemente el presidente cubano, Raúl Castro, se refirió en el Parlamento a un grupo de medidas que implementan en la isla para sortear las dificultades y hacer más eficiente la economía.

Es así que se acometerá, por etapas, la reducción de las plantillas considerablemente abultadas en el sector estatal.

El mandatario explicaba al respecto que en una primera fase, la cual se prevé concluir en el primer trimestre del venidero año, se modificará el tratamiento laboral y salarial a los trabajadores disponibles e interruptos de un grupo de organismos de la administración central del Estado.

Esto último sin enfoques paternalistas, que no estimulan la necesidad de trabajar para vivir, y con ello reducir los gastos improductivos que entraña el pago igualitario.

En virtud de un acuerdo del Consejo de Ministros, se ampliará el ejercicio del trabajo por cuenta propia y la utilización como una alternativa más de empleo del personal excedente.

Asimismo, se eliminan varias prohibiciones vigentes para el otorgamiento de nuevas licencias y la comercialización de algunas producciones, con mayor flexibilidad de la fuerza laboral.

También se convino en aplicar un régimen tributario para la actividad por cuenta propia, que responda al contexto económico actual y garantice la contribución a la seguridad social.

Todo este proceso tiene como elemento esencial que nadie quede abandonado a su suerte, en una nación donde el Estado Socialista brinda el apoyo necesario y la asistencia social a aquellos que realmente no están en capacidad de trabajar.

ALGUNOS AVANCES

Por otra parte, en medio de la adversa coyuntura económica internacional y su inevitable impacto en el archipiélago, en los estimados del primer semestre se observan resultados alentadores en la economía.

Por ejemplo, como se informó en la sesión del Parlamento a finales de julio, aumentó el número de turistas llegados a Cuba, mientras se cumplió lo fijado en la producción petrolera.

Además, se mantiene, e incluso mejora, el equilibrio monetario interno y la productividad del trabajo refleja un ritmo superior al salario medio, lo cual no se lograba desde hace varios años.

De igual modo, crecieron modestamente las exportaciones y disminuyó el consumo de portadores energéticos, a partir del reordenamiento del transporte y el resultado de otras medidas de ahorro.

El país, además, logró algunos progresos en el aplazamiento de obligaciones de deudas con sus acreedores.

PERSPECTIVAS

La estructura de la economía cubana ha cambiado y hoy el papel de los servicios es decisivo en las exportaciones.

Sin embargo, queda aún un gran potencial por aprovechar, que demanda especial atención a la promoción de las ventas al exterior de servicios técnicos y profesionales.

Tendrá además que adentrarse más en la búsqueda de la diversificación de las ramas en las que se labora y explorar nuevos mercados.

Agilizar procedimientos, descentralizar decisiones y controlar su cumplimiento, son aspectos fundamentales en estos tiempos.

Aun con las dificultades señaladas, el comercio exterior de bienes de esta isla de economía abierta, sigue constituyendo un mercado atractivo para los empresarios foráneos.

El país mantiene relaciones en la esfera con más de tres mil compañías extranjeras de los cinco continentes y su intercambio abarca a más de 170 naciones.

Este se realiza en mayor medida con las Américas, luego con Europa, Asia y Medio Oriente, y otras áreas geográficas.

Los datos más actuales confirman a Venezuela como el principal socio comercial de Cuba, seguido por China, y luego secundado por un grupo de naciones, entre ellas Rusia, España, Brasil, Canadá y otras.

La nación actualiza su modelo económico, despojándolo de trabas obsoletas para lograr revertir la relación desfavorable entre el incremento de la productividad del trabajo y el salario medio como condición indispensable para desarrollar una economía eficiente, en un clima político regional mucho mejor que dos décadas atrás.


(*) Roberto Salomón es periodista de la Redacción Económica de Prensa Latina.