Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

¡El 29-S todos y todas a la huelga! …y el 30 sigue la lucha

In Actualidad, Comunicado, Economía, Laboral on 16 septiembre, 2010 at 0:00

Corriente Roja


La reforma laboral decretada por el Gobierno es sin duda la mayor agresión a los trabajadores/as desde el fin de la dictadura franquista. El “gobierno progresista”, el que está aquí para “frenar el paso a la derecha”, acaba erigiéndose en el peor verdugo de la clase obrera.

Dicen Toxo y Méndez que el Gobierno “cede al chantaje de los mercados”. Pero “los mercados” (la lamentable expresión usada para no hablar de capitalismo) son una abstracción sin los Gobiernos y los Parlamentos que ejecutan y legislan para ellos. Con su tijeretazo al gasto público, su reforma laboral o su pensionazo, este Gobierno se delata como lo que es desde el primer día: un Gobierno de los banqueros y los porteros de la derecha. Al PP le basta con vivir haciendo demagogia mientras se frota las manos con la política de un Gobierno que le sigue allanando el camino a la Moncloa.

O ELLOS O NOSOTROS

Para demostrar que esta reforma laboral es para abaratar y facilitar los despidos han bastado los dos meses transcurridos desde que entrara en vigor. Los despidos en la multinacional UPS o los 61.000 parados más en el mes de agosto dan fe de ello. Con la reforma para “acabar con la dualidad en la contratación” resulta que el 93,4% de los nuevos contratos firmados son temporales y todo ello sin olvidar los vaticinios de las propias asociaciones patronales, que auguran un Septiembre con oleada de despidos.

Tras la reforma laboral ahora anuncian el pensionazo, elevar la edad de jubilación a los 67 años y subir el cómputo para el cálculo de la pensión de los actuales 15 a 20 años. Sobran razones por tanto para una huelga general porque, a diferencia de otras ocasiones, no enfrentamos una medida sino una batería de medidas que se sucederán sin límite si no les paramos los pies. Viene el pensionazo, vienen los Presupuesto Generales y con ellos más tijeretazos, entre otros a las empresas públicas como ya hicieron con el Metro de Madrid; anuncian la reforma del subsidio de desempleo; el copago sanitario; la reforma de la negociación colectiva, etc.… ¡No tienen límite! son planes a la griega.

Por eso, lo que se dilucida de fondo aquí y en toda Europa es la salida a la crisis capitalista: si levantan su tasa de ganancia sobre la miseria de la clase obrera y los sectores populares, sobre el avance de la barbarie, o si empezamos a abrir paso a una salida obrera a la crisis, contra los capitalistas, sus Gobiernos y sus regímenes políticos. Por eso el dilema es: o ellos o nosotros.

UNA MISMA HUELGA PERO NO UNOS MISMOS OBJETIVOS

Tanto nosotros/as como CCOO y UGT decimos estar contra la reforma y el pensionazo, por ello el 29-S es posible una gran unidad de acción como es la huelga general. Pero Méndez y Toxo enfatizan que el objetivo de la huelga es “que el Gobierno rectifique” y vuelva al “diálogo social”, por eso su lema es “Así no”. Si el gobierno, tras el 29-S, hace un gesto de vuelta al “diálogo social”, se darían por satisfechos. El problema que tienen es el escaso margen de maniobra que deja el FMI, la UE y una crisis económica sin salida.

Para nosotros ese objetivo es una estafa, porque sería reducir la huelga y el sacrificio que conlleva para millones de trabajadores/as a un aval a la política que nos ha metido en este agujero: la del diálogo social, la que ha llevado impunemente a 4,6 millones de trabajadores al paro, la de la firma de EREs y recortes de derechos.

Para nosotros/as el objetivo de esta huelga es el opuesto, es dar el primer paso en cambiar la correlación de fuerzas, para que la clase obrera comience a entrar en escena y no deje títere con cabeza de los planes del Gobierno, el FMI y la UE. Por eso cuanto mayor sea la participación obrera el 29-S, en mejores condiciones estaremos para parar el pensionazo y para seguir la lucha hasta echar abajo la reforma laboral.

NO HAY EXCUSAS PARA NO HACER EL 29 LA HUELGA

La profunda desconfianza de muchos trabajadores/as en los burócratas sindicales es una de las principales razones que amenaza el éxito de la huelga. Nosotros, que opinamos que esos dirigentes actúan como los capataces de la patronal, decimos que el 29 hay que ir a la huelga porque ni la Reforma Laboral ni el pensionazo son contra Toxo y Méndez, son contra todos los trabajadores/as, y un fracaso de la huelga general supondría un retroceso brutal para todos nosotros/as. No hacer huelga el día 29 en nombre de la justa desconfianza con la burocracia sindical es tanto como si para castigar a los capataces apoyamos a la dirección de la empresa.

Hay quienes dicen que “con un solo día de huelga no cambiamos esto”, y tienen razón. Por eso hay que dar continuidad a la movilización, pero sin el éxito del 29 es muy difícil exigir después, e imponer, la continuidad.

Hay compañeros/as que nos dicen “¿Vale para algo la huelga, ahora que la reforma ya es Ley?”. Sin duda que es una desgracia y responsabilidad de los dirigentes de CCOO y UGT que esta convocatoria llegue tan tarde. Pero la huelga vale porque, en primer lugar, cuanto mayor sea, más garantías tendremos de parar el pensionazo y poner un dique al resto de medidas anunciadas. Y vale para comenzar a cambiar la correlación de fuerzas a favor de los trabajadores, porque así si podremos echar atrás la reforma por más ley que sea. Habrá que recordar de nuevo que la lucha de los trabajadores/as ha echado abajo leyes, gobiernos y regímenes enteros. Es esa lucha obrera la que tira leyes y conquista derechos.

El desafío del 29-S es por tanto salir a la calle y dar el primer gran paso para cambiar la dinámica de la paz social y la resignación por la de la movilización obrera. Ese es el gran desafío, difícil si duda, pero que lejos de prejuicios y actitudes defensivas, la izquierda sindical y los trabajadores/as más conscientes debemos asumir poniéndonos a la vanguardia de la huelga.


A %d blogueros les gusta esto: