Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Archive for 1/11/10|Daily archive page

Los comunistas unidos rinden homenaje a los mártires del pueblo en la Sima de Jinámar

In Actualidad on 1 noviembre, 2010 at 19:24


Fotos del acto


Una semana de protestas de los jóvenes parados en la ciudad ocupada de Melilla

In Actualidad, África, Laboral on 1 noviembre, 2010 at 0:01

A PESAR DE QUE EL GOBIERNO IMPERIALISTA ESPAÑOL TRATA DE SILENCIARLAS

Contenedores ardiendo y barricadas cortando la carretera principal que da acceso al barrio más pobre de Melilla, La cañada de Hidún, también conocida como La cañada de la muerte. Este ha sido el panorama que, desde el pasado martes, escenifica la lucha de los jóvenes de la plaza colonial contra unos planes de empleo de la Delegación del Gobierno español y del Servicio Público de Empleo que los excluye de sus listas para los planes de empleo que comenzarán en diciembre.

Las movilizaciones, que se han prolongado toda la semana, se extendieron a barrios como Cabrerizas y el Monte de María Cristina. Los tres son barrios de población marroquí, sobre todo La Cañada, donde se da el mayor índice de paro y de fracaso escolar entre los jóvenes.

A principios de año, cuando se anunciaron que se iban a poner en marcha los nuevos planes para este año, se habló de un macro programa para cuatro mil personas, lo que aumentó la expectativa de trabajo en una población con diez mil parados, casi el 20% de los habitantes. La crisis hizo que el número de 4.000 se quedara en casi la mitad, lo que provoca enchufismo, por un lado, y situaciones de desesperación por otro, con familias enteras que llevan con todos sus miembros en paro desde hace tres años.

La Guardia Civil y Policía Nacional españolas se emplearon a fondo, con numerosas detenciones. La represión de las fuerzas coloniales hizo que las protestas subieran de nivel. Frente al uso de medios antidisturbios, muchos los manifestantes se taparon la cara con pasamontañas o con pañuelos, se lanzaron piedras, se levantaron barricadas y se prendió fuego a contenedores.

El gobierno imperialista español, arropado por la prensa burguesa de su país, está tratando por todos los medios de silenciar las protestas, que dejan al descubierto sus vergüenzas colonialistas. Además, se ha apresurado a desmentir que el viernes muriera un joven melillense tras recibir el impacto de una bala de goma disparada por un agente de la Guardia Civil, tal como han afirmado varios medios de comunicación marroquíes. La televisión pública marroquí y la agencia de noticias Map afirmaron el viernes por la noche, sin citar fuentes precisas, que un joven musulmán melillense, Younès, de 16 años, había muerto a consecuencia del impacto de una bala de goma.

El Factor Marroquí en el Sahara

In Actualidad, África on 1 noviembre, 2010 at 0:00

EN RESPUESTA AL ARTÍCULO DE ÁNGEL TRISTÁN PIMIENTA


René Behoteguy Chávez

Después de leer el artículo de Ángel Tristán Pimienta titulado “El factor argelino en el Sahara” y, ante la duda si dicho artículo es producto del absoluto desconocimiento de la realidad del conflicto o del deseo manifiesto de tergiversarla, por un principio mínimo de buena fe, vamos a suponer lo primero, ante lo cual no queda otra que aclarar algunas lagunas que deja el mencionado artículo.

El señor Pimienta comienza calificando como “show business”, que traducido quiere decir “negocio del espectáculo” (aprovecho la oportunidad para invitar al señor Pimienta a que no utilice anglicismos para frases que si se pueden decir en castellano) la huelga de hambre de Aminetu Haidar en el aeropuerto de Lanzarote. Sería bueno que antes de hablar de “negocio del espectáculo” se informe un poco acerca de la trayectoria de lucha de la señora Haidar, ¿Sabe el señor Pimienta que Aminethu pasó 4 años presa, sin cargos ni juicio, en una de las tantas cárceles secretas que tiene diseminada la dictadura marroquí a lo largo de su territorio y que, en esas circunstancias, fue víctima de torturas? ¿Ha olvidado el señor Pimienta que lo que él llama “espectáculo” fue provocado por la ilegal expulsión de la activista de los territorios ocupados, con la complicidad del gobierno español, y que las autoridades del régimen marroquí justificaron diciendo que era por una “cuestión de honor”?

No entiendo en qué consiste el negocio de soportar cárcel, tortura y luego arriesgar la vida en una huelga de hambre de 32 días por defender unos principios y la digna lucha por la autodeterminación de un pueblo que usted, Sr. Pimienta, no tiene por qué compartir, pero debería al menos respetar.

Me llama la atención, por otra parte que, cuando usted menciona a los “amigos” de la lucha del pueblo saharaui y las acciones que llevaron a cabo, olvide mencionar que la respuesta del régimen de Mohamed VI ante estas acciones fue ejercer represión y violencia ante manifestaciones pacíficas, demostrando el verdadero talante de un régimen, al que usted caracteriza como “transición”, pero que no es otra cosa que una dictadura monárquica, basada en la supuesta “divinidad” del monarca, lo cual la emparenta, por su base religiosa, más con el régimen sionista de Israel, que con países verdaderamente democráticos.

También me llama la atención, el enorme peso que le da usted a la disidencia de dos miembros del Polisario que, por los hechos que usted mismo refleja como el nombramiento de embajador hecho por el régimen, queda claro que se trata de traiciones financiadas por Marruecos. Mire Sr. Pimienta, si usted pone en una balanza, de un lado a estos dos señores comprados por la dictadura marroquí, y del otro a los miles de saharauis que prefieren vivir en lo más inhóspito del desierto a aceptar la dominación marroquí, o a la juventud saharaui que, a pesar de que la ocupación que sufre su territorio, les ha impedido conocer siquiera su tierra, mantienen lengua, cultura e identidad nacional en los más diversos rincones del mundo, incluido Gran Canaria; queda claro que hasta ahora, al menos en el terreno de la dignidad, el pueblo saharaui le lleva una enorme ventaja a los mercaderes de conciencias.

Es importante también hacer alusión al despropósito de comparar la situación en los campamentos de Tinduf con Corea del Norte. Es difícil de valorar una comparación tan descabellada entre cualquier país del mundo y un campamento de refugiados en medio de un desierto, situación provocada, por otra parte, por la expulsión forzosa y masiva de más de doscientas mil personas. No obstante, quienes han visitado los campamentos se han sorprendido mucho al encontrar cómo, en condiciones tan hostiles, se ha organizado la sociedad con mayor equidad de género de todo el mundo islámico, con niveles admirables de participación social democrática y con escolarización plena de la población.

Finalmente, decirle que, cuando más de 14.000 personas deciden dejar una ciudad como El Aaiun para mudarse a un campamento de jaimas, queda a la vista lo dramática que es la vida de la población saharaui en su tierra ocupada por la fuerza. Pero, y debo decírselo con sinceridad, es verdaderamente pusilánime, no condenar clara y abiertamente que a esta población que ejerce una protesta pacífica, se la cerque, se le niegue el acceso al agua y el alimento y se asesine impunemente a un niño de 14 años que intenta aprovisionar el campamento. Porque si Mohamed VI pretende, como usted dice, la paz con sus vecinos del Magreb, debería comenzar por desocupar los territorios que Marruecos ha invadido y comenzar a respetar los derechos humanos no solamente del pueblo saharaui sino también de los propios marroquís.

Pregúntese usted, ¿Hubiera sido posible la paz, que usted pone de ejemplo entre Francia y Alemania si este último país hubiera seguido con las prácticas del Tercer Reich?. Seamos serios Pimienta: A menos de 100 kilómetros de Canarias están ametrallando a la gente y usted prefiere venderle el alma al diablo (marroquí por supuesto).


(*) René Behoteguy Chávez del Colectivo de Inmigrantes de Intersindical Canaria