Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Una semana de protestas de los jóvenes parados en la ciudad ocupada de Melilla

In Actualidad, África, Laboral on 1 noviembre, 2010 at 0:01

A PESAR DE QUE EL GOBIERNO IMPERIALISTA ESPAÑOL TRATA DE SILENCIARLAS

Contenedores ardiendo y barricadas cortando la carretera principal que da acceso al barrio más pobre de Melilla, La cañada de Hidún, también conocida como La cañada de la muerte. Este ha sido el panorama que, desde el pasado martes, escenifica la lucha de los jóvenes de la plaza colonial contra unos planes de empleo de la Delegación del Gobierno español y del Servicio Público de Empleo que los excluye de sus listas para los planes de empleo que comenzarán en diciembre.

Las movilizaciones, que se han prolongado toda la semana, se extendieron a barrios como Cabrerizas y el Monte de María Cristina. Los tres son barrios de población marroquí, sobre todo La Cañada, donde se da el mayor índice de paro y de fracaso escolar entre los jóvenes.

A principios de año, cuando se anunciaron que se iban a poner en marcha los nuevos planes para este año, se habló de un macro programa para cuatro mil personas, lo que aumentó la expectativa de trabajo en una población con diez mil parados, casi el 20% de los habitantes. La crisis hizo que el número de 4.000 se quedara en casi la mitad, lo que provoca enchufismo, por un lado, y situaciones de desesperación por otro, con familias enteras que llevan con todos sus miembros en paro desde hace tres años.

La Guardia Civil y Policía Nacional españolas se emplearon a fondo, con numerosas detenciones. La represión de las fuerzas coloniales hizo que las protestas subieran de nivel. Frente al uso de medios antidisturbios, muchos los manifestantes se taparon la cara con pasamontañas o con pañuelos, se lanzaron piedras, se levantaron barricadas y se prendió fuego a contenedores.

El gobierno imperialista español, arropado por la prensa burguesa de su país, está tratando por todos los medios de silenciar las protestas, que dejan al descubierto sus vergüenzas colonialistas. Además, se ha apresurado a desmentir que el viernes muriera un joven melillense tras recibir el impacto de una bala de goma disparada por un agente de la Guardia Civil, tal como han afirmado varios medios de comunicación marroquíes. La televisión pública marroquí y la agencia de noticias Map afirmaron el viernes por la noche, sin citar fuentes precisas, que un joven musulmán melillense, Younès, de 16 años, había muerto a consecuencia del impacto de una bala de goma.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: