Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Archive for 8/11/10|Daily archive page

Encarnizada resistencia popular saharaui en El Aaiún, en una auténtica guerrilla urbana

In Actualidad, África, Represión on 8 noviembre, 2010 at 16:34

Aún con más de una docena de muertos y cientos de heridos, la población saharaui de El Aaiún se mantiene alzada contra las tropas ocupantes, tras el ataque y desmantelamiento a primera hora de la mañana del campamento de protesta montado hace un mes a 15 kilómetros al este de la ciudad. Al filo de las 13:30 horas la bandera nacional saharaui ondeaba en la Avenida de Smara, en medio de enfrentamientos entre las fuerzas armadas de la monarquía y los saharauis.

Hacia las 14:00 horas, las acciones de guerrilla popular urbanageneralizados en la ciudad habrían alcanzado a la comisaría de policía del barrio de Maatala, quemada por un grupo de saharauis en lo que las fuentes insurgentes denominan ya La Batalla de El Aaiún. Además, los incendios habrían afectado también a la sede de la televisión regional, la oficina de Correos, e incluso el puerto de El Aaiún estaría en llamas.

La monarquía marroquí ha impuesto un bloqueo informativo absoluto. En estos momentos la lucha continúa.

Más videos:

http://www.youtube.com/watch?v=pilOSCzpzmc&feature=share

http://www.youtube.com/watch?v=uzLJX2gl4Bo

http://www.youtube.com/watch?v=I3TfyCKKcc0


Los saharauis hacen frente en El Aaiún a las tropas de la monarquía marroquí

In Actualidad, África, Represión on 8 noviembre, 2010 at 13:03

Las fuerzas monárquicas están realizando registros casa por casa en los barrios de El Aaiún mientras continúan los enfrentamientos entre grupos de saharauis y policías y militares en los principales barrios de la capital del Sáhara Occidental, aunque con especial intensidad en el centro y el este. La gente se está defendiendo en sus casas. Las tropas de la monarquía rompen las puertas y realizan detenciones. Brahim Ahmed, uno de los residentes saharauis de El Aaiún, señala que “todo el mundo tenía a media familia en el campamento” de protesta.

Ahora mismo los enfrentamientos masivos tienen su epicentro en el barrio de Hayd el Auda, en el este de la ciudad, la zona más cercana al campamento de protesta levantado hace un mes y desmantelado violentamente en la mañana de este lunes. “Hay coches volcados, coches incendiados, hay explosiones de bombonas de gas“, señaló Ahmed, quien reconoció que la situación aún es muy confusa, ya que se desconoce si estas explosiones de gas se deben a acciones de los grupos de protesta.

En El Aaiún hay desplegado un importante contingente de la Gendarmería Real y del Ejército, divididos entre efectivos antidisturbios equipados con porras, cascos y escudos y fuerzas con armas de fuego: pistolas y ametralladoras. El propio Ahmed explicó que tuvo que realizar la comunicación oculto con camuflaje en uno de los tejados de la ciudad. “Si te ven con móvil te destrozan“, dijo.

Hay gritos por todas partes. Se escuchan disparos con proyectiles vivos y con proyectiles de instrucción, balas de goma, que están causando fracturas y heridas abiertas“, denunció. Sin embargo, las fuerzas marroquíes estarían desatendiendo a los heridos. “No auxilian a los heridos ni muertos. No han llevado a nadie a los hospitales“, señaló Ahmed.

Los enfrentamientos se están registrando en las dos principales calles e la ciudad, la avenida Esmara y la avenida Tantan, donde los saharauis, armados únicamente con palos y piedras, se estarían enfrentando a las tropas de ocupación. Los manifestantes habrían logrado hacerse con el control de dos camiones blindados antidisturbios de los empleados por las fuerzas de seguridad.

Respecto al desalojo del campamento, fuentes presenciales han explicado que las fuerzas de seguridad han entrado cuando toda la población descansaba y por la fuerza han avanzado destrozando todo a su paso. “Nos explican desde Agdaym Izik que hay mucha población herida y que en estos momentos todos los que integraban el campamento de la dignidad caminan a pie por el desierto hacia un Aaiún totalmente levantado y sitiado por las fuerzas de represión marroquís“.

Las familias han sido golpeadas por las fuerzas auxiliares, incluidos mujeres y niños, a los que han obligado a montar en coches Land Rover para volver a la ciudad. Un helicóptero sobrevuela la zona y desde las seis de la mañana está lanzando una especie de bengalas para asustar a los saharauis. “¡Es una masacre! Las mujeres están desesperadas buscando a los niños que han huido”, ha explicado Brahim poco después de salir del campamento.

La situación es de gran confusión, varios helicópteros sobrevuelan el lugar disparando agua caliente, mientras el humo impide la visión de las más de 7.000 jaimas que están siendo tiradas abajo.

Entrevista a Brahim Sahara en Radio San Borondón

El Aaiún en llamas en medio de fuertes protestas frente al fuego real de las tropas monárquicas

In Actualidad, África, Represión on 8 noviembre, 2010 at 11:53

LAS FUERZAS OCUPANTES DESTRUYEN EL CAMPAMENTO DE RESISTENCIA SAHARAUI

En estos momentos ya no quedan mujeres ni niños en el campamento. Estas han salido en coches y a pie. Son los hombres los que están resistiendo la ofensiva y defendiendose del invasor. Gdeim Izik está ardiendo, desde hace más de media hora no paran de llegar ambulancias cargadas con decenas de heridos saharauis, al hospital de El Aaiún. El campamento se encuentra totalmente desolado, el ejército ocupante ha arrasado con todo el asentamiento.

Las calles de la ciudad de El Aaiún se encuentran tomadas por los saharauis y por las fuerzas de represión marroquíes. Las principales calles de la ciudad, Avenida Smara y Avenida Tantan, están viviendo una situación de máxima urgencia. Las partes se enfrentan y los heridos se amontonan. las fuerzas monárquicas están atacando con camiones blindados y antidisturbios, los saharauis con palos y piedras. Son dos los camiones que ya han sido arrebatados a los militares marroquíes, por varios saharauis, y con estos están ayudandose en su defensa.

En este instante han comenzado los disparos en la avenida de Smara, las fuerzas marroquíes están usando todas sus armas para disuadir a los saharauis,  y ya han provocado un número indeterminado de muertos y heridos. Así y todo, se están encontrando con una resistencia muy fuerte. Brahim Ahmed, representante del comité de organización del campamento, quien ha exigido al Frente Polisario que ponga fin a las negociaciones y vuelva “a la guerra”.

Hay enfrentamientos en El Aaiún, han cercado la ciudad“, explicó. “Hay muertos y heridos, no sabemos cuántos. Los helicópteros y los soldados están disparando con ametralladora, es una masacre“, denunció. “Pedimos al Polisario que cese las negociaciones, el alto el fuego ya ha terminado”, manifestó. “Tenemos que volver a la guerra, es el único diálogo que puede entender Marruecos“, agregó el representante saharaui, quien exigió también que España pida cuentas a Rabat por esta masacre.


Comienza la masacre: las fuerzas de ocupación marroquíes entran disparando en el campamento de Gdeim Izik

In Actualidad, África, Represión on 8 noviembre, 2010 at 10:28


UNA CANTIDAD INDETERMINADA DE MUERTOS Y NUMEROSOS HERIDOS EN LA BRUTAL REPRESIÓN

A las seis de la mañana de este lunes, el helicóptero que sobrevuela el campamento de Gdeim Izik desde el momento de su instalación, ha comenzado a advertir por un megáfono que las fuerzas marroquíes iban a entrar al campamento. En ese momento más de 80 camiones de antidisturbios han comenzado a entrar por la zona Este del campamento. Paralelamente el helicóptero ha comenzado a lanzar bombas de gas lacrimógeno hacia la población saharaui que se encuentra en todo el campamento. Los hombres y jóvenes saharauis han comenzado a resistir la ofensiva defendiéndose con piedras.

Las mujeres y los niños están ya siendo desalojadas con Land Rover. El ejercito marroquí esta dejando a las mujeres salir en los controles, pero detienen a todos los hombres que van con ellas. Las fuerzas de intervención rápida y los militares ya han comenzado a disparar contra la población que está huyendo, contra las mujeres que intentan resguardarse del gas, mientras que la gente corre hacia los coches y se limpia el gas que les impide respirar y ver.

Quienes están soportando la ofensiva, de forma más directa, son los cientos de saharauis que se agolpan frente al ocupante para intentar impedir su entrada y para proteger a la población más vulnerable que se encuentra a sus espaldas. Un auténtico genocidio de las más de 20.000 personas que se encuentran en el campamento.

Según Brahim Ahmed, uno de los representantes del comité de organización del campamento, “hay muertos y heridos” pero no ha podido precisar el número. “Los helicópteros y los soldados están disparando con ametralladora, es una masacre“, ha denunciado. “Han entrado con una violencia enorme, como si fuera un combate entre ejércitos, cuando saben que no tenemos armas, no tenemos ni cuchillos de cocina“. “Todos estábamos preparados, estábamos despiertos”, añadió Ahmed. “Esperamos poder resistir hasta la tarde, es un campamento de 4.680 jaimas“.

La ciudad de El Aaiún ya se encuentra en pie, cientos de saharauis están saliendo a las calles para mostrar su protesta. Los militares marroquíes ya han cerrado todos los controles de acceso al Campamento.


EEUU: los esperpentos vienen marchando

In Actualidad on 8 noviembre, 2010 at 0:01

Atilio Borón


Aquellos gobernantes a quienes los dioses quieren destruir primero los abruman con una crisis, luego los inducen a prometer a los sufrientes una cura radical y efectiva para los males de la época y finalmente los maldicen para que sus políticas sean tibias y ambivalentes. Obama fue víctima de esos dioses viciosos y vengativos que decidieron propinarle una paliza ejemplar en las elecciones del pasado martes, perdiendo el control de la Cámara de Representantes, varias gobernaciones y reduciendo al mínimo la mayoría que los Demócratas aún conservan en el Senado.

Más grave aún, resolvieron también abrir de par en par las puertas del desván donde se agitaban, furiosos e impacientes, los peores esperpentos de la sociedad norteamericana, varios de ellos ahora catapultados al Senado o la Cámara gracias al voto de una opinión pública crecientemente imbecilizada gracias a la paciente labor de los grandes medios de confusión de masas, que hace rato viene trabajando para convertir a gran parte de la población estadounidense en esos “gorilas amaestrados” de los que hablaba el teórico marxista italiano Antonio Gramsci. Gracias a todo esto el público norteamericano ha aceptado como válidas y razonables afirmaciones que hubieran provocado la incredulidad o la hilaridad de los pueblos más atrasados y supersticiosos de la Europa medieval.

El catálogo de idioteces contenidas en las declaraciones de los energúmenos del Tea Party es interminable, sobre todo si se tiene en cuenta que, en encuestas previas, el 88 % de la población entrevistada había criticado acerbamente la situación de la economía norteamericana y el pobre desempeño del gobierno para enfrentarla exitosamente. Pese a ello -a que “era la economía,estúpidos”,como en su momento lo recordara Bill Clinton- los eslóganes de la ultraderecha cavernaria fueron desde estentóreas denuncias en contra de Obama, acusado de ser “anticristiano” o un “musulmán disfrazado” que quería destruir el American way of life y hasta decir, como lo hizo Sharron Angle, de Nevada, que “el embarazo de las víctimas de violación podría manifestar un deseo divino”, pasando por la inimputable Christine O’Donnell, frustrada candidata a senadora por Delaware, que se desgañitó proponiendo dos nuevos -y formidables- instrumentos para combatir la crisis económica que por su eficacia probablemente le deparen a su inspiradora el próximo Premio Nóbel de Economía: la abstinencia sexual y la persecución de las ardientes legiones conformadas por los discípulos de Onan, sus mentes enturbiadas por sus solitarias prácticas eróticas.

Otro de los fanáticos, Joe Miller, de Alaska, quería construir un Muro de Berlín para impedir el ingreso de los inmigrantes, y Rand Paul, ahora senador por Kentucky, confesó que no compartía en su totalidad la ley de derechos civiles del año 1964, que había significado un paso decisivo para la integración social y política de los afroamericanos. Que gente como ésta se haya convertido en protagonista del proceso político estadounidense es un clarísimo indicio de la descomposición moral y política que carcome la Roma americana. Y, por supuesto, es una mala noticia para todo el resto del mundo, comenzando por América Latina, porque si hoy la militarización de la escena internacional y el paroxismo del gasto militar de Estados Unidos ha convertido a este planeta en un lugar muy peligroso para vivir, la pandilla de hiperextremistas nucleados en torno al Tea Party sólo puede empeorar las cosas.

¿Quién es el responsable de esta deplorable situación? Por supuesto, ella obedece a tendencias estructurales y de larga duración que han venido afectando a la sociedad norteamericana. Por algo en el pasado ese país eligió como presidentes a un Reagan o a un Bush Junior. Pero en lo inmediato la responsabilidad recae sobre la presidencia de Obama y las incurables limitaciones ideológicas del “progresismo”.

Si en Italia éste abrió las puertas a un personaje tragicómico como Berlusconi, y en Francia a Sarkozy, en Estados Unidos la tercera vía de Bill Clinton y la hueca fraseología reformista de Obama (recuerden el “sí, nosotros podemos”) y su absolutamente predecible fracaso tuvo como resultado correr violentamente el péndulo político hacia la extrema derecha. Es que ¿cómo se podría haber enfrentado eficazmente la crisis con un equipo de asesores económicos comandado por Robert Rubin y Larry Summers, mentores ellos mismos de la completa desregulación de los mercados financieros durante su gestión como sucesivos Secretarios del Tesoro de Clinton y CEOs y operadores de las grandes firmas de especuladores radicadas en Wall Street?

La respuesta que dio la Casa Blanca ante la crisis sólo sirvió para el salvataje de los grandes oligopolios, dejando librada a su suerte a millones de norteamericanos. ¿Cómo no iban a reaccionar con desesperación al sentirse olvidados por su gobierno? ¿Cómo no iban a arrojarse a los brazos de esa pandilla de delirantes sobrevivientes del Mesozoico, que promete el paraíso en la tierra estadounidense masacrando hispanos y asiáticos, castrando onanistas, persiguiendo homosexuales, y exaltando las virtudes cívicas y republicanas de la abstención sexual? ¿Por qué, ante un gobierno confuso, contradictorio y timorato, no iban a reclamar el fin del “socialismo” de Obama y la vuelta a la edad de oro de la libertad de mercados?

En menos de dos años la tan exaltada obamamanía quedó reducida a añicos. Sus tímidos amagos reformistas quedaron en eso: la reforma financiera, supuestamente destinada a regular las transas y los crímenes de “cuello blanco” de los piratas de Wall Street, no conformó a nadie: demasiado débil y demasiado tarde, al igual que la reforma del sistema de salud. Nadie le pedía a Obama construir el socialismo; pero fue una ingenuidad pretender resolver la crisis capitalista sin estar dispuesto a liquidar a algunos grandes capitalistas.

En lugar de eso consensuó las medidas para “salir de la crisis” con ellos, y así le fue. Y para colmo se confundió al pensar que las “redes sociales” (facebook, twitter, etcétera) serían instrumentos idóneos para construir poder político y dar batalla a sus circunstanciales enemigos. Podían, y pueden, cristalizar el humor momentáneo de grandes masas y convocarlas a una gran manifestación pública. Pero para combatir a los capitalistas se necesita bastante más que eso. Y Obama no lo tiene.


Se agrava el cerco al campamento saharaui en las afueras de El Aaiún

In Actualidad, África, Represión on 8 noviembre, 2010 at 0:00

El campamento de Gdeim Izik está totalmente cercado por el ejército marroquí, Fuerzas Auxiliares y policía que aumenta por momentos. Unos setenta y cinco camiones cisternas antidisturbios cargados de efectivos, amenazan con disolver por la fuerza el campamento, gritando por altavoces que “si no se marchan tendrán que asumir las consecuencias”. Ante esta amenaza, la respuesta de los saharauis ha sido la de no abandonar.

A la entrada de El Aaiún, más de treinta camiones antidisturbios bloquean la entrada de la ciudad pero los saharauis intentan romper ese bloqueo con más de ciento veinte vehículos. Los saharauis están sentados en el suelo haciendo una cadena de coches, unos trescientos cincuenta, y personas que se dirige hacia el primer control marroquí del Campamento.

La policía marroquí está utilizando, de nuevo, a los colonos marroquíes para disuadir las múltiples protestas que se están dando en la calle, por parte de los saharauis. Los colonos patrullan las calles con armas blancas, protegidos por la policía y los militares.

Todas las calles estan cortadas, todas las tiendas cerradas, los saharauis que se encuentran en la calle están teniendo graves enfrentamientos con los colonos y las fuerzas de seguridad marroquíes. El resto de los saharauis se encuentran refugiados en sus casas, en cualquier caso siguen sin estar seguros porque los militares y la policía esta entrando en las casas de los saharauis.

Cuando ha empezado el bloqueo total los saharauis han quemado las banderas de Marruecos y las fotos de Mohamen VI que se encuentran expuestas en las calles de El Aaiún, debido a el festejo de la Marcha Verde. Además quemaron neumáicos en las calles para obstaculizar el movimiento de los fuerzas ocupantes. Se han producido movilizaciones tambien en el barrio Hay Almatar (barrio del aeropuerto). En cuanto al campamento hasta estos momentos no han podido llegarles ni viveres ni agua. La foto de mohamed VI y las banderas quemadas fueron retiradas de la avenida de Smara.