Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Trasmontaña, Historia con mayúscula

In Actualidad, Cultura on 9 noviembre, 2010 at 0:00

DESDE LA OTRA ORILLA DEL GUINIGUADA


Félix Martín Arencibia

El otoño va poniendo su cara más seria con las primeras lluvias que van despertando los primeros verdes color hierba. Trato de levantar el ánimo a pesar de los nubarrones negros que invitan más a visionar dragones tristeza que soles de alegría. Todavía ando un poco en trance con la lectura del libro “Trasmontaña, La era grande”, relato de la historia de este barrio de Arucas y sus vecinos. Después de la presentación ando metido entre los fantasmas del pasado de la infancia y la adolescencia. Quiero enviarle un correo a su autor José Domingo Pérez Falcón, que está residiendo en Tenerife.

Hola José Domingo:

Espero andes contento con la presentación de tu libro que fue todo un éxito de público en Montaña de Cardones. Una buena representación de los vecinos de Trasmontaña estuvieron acompañándote. Yo he decirte que estuve esa noche del sábado 23 y parte del domingo dándole vueltas al libro hacia adelante y hacia atrás, sin saber qué leer primero. Hice un viaje a mi infancia y adolescencia y me reencontré con los recuerdos de cuando jugaba al boliche con los amigos, al fútbol en la carretera, el Guincho, Las Chorreras junto a su ermita… Mis caminatas para ir al colegio de la Salle pasando por la acequia para ir al colegio antiguo o por el Camino de la Cruz para ir al nuevo. Todo se me fue agolpando en la mente: Las tiendas donde iba a comprar: las de Ninita, Amador y Mecha, Matiíta, su mujer y sus hijas, Benito, Pantaleón… El tapizado verde de plataneras que llegaba hasta el mar visualizado desde el balcón de la montaña de Arucas que me hace sentir la magua por aquella belleza. El trabajo entre plataneras, caminar entre ellas, ayudar a mi padre en los animales…

Sí, José Domingo, a mis viejos Nicolasita y Juan el pastor que nos dejaron a mi hermano Manolo y a mí, pero que están siempre presentes dentro de nosotros, en nuestro corazón y en nuestros actos. Los amigos: Felo (Rafael García), Pepillo el del Pilotín, Juan Batista, Pedro y tantos otros… Recuerdos entrañables de los vecinos Rafaelito y Amparito, Milagritos y Rafael García (padre)… La inolvidable Mariquita Viera, su esposo Indalecio, sus muchos hijos, especialmente Waldo que tantas veces me cortó el pelo. Los bares de Falcón y Antonio Viera, el callejón, el Rincón Caliente, doña Lola, los Coloraos… Una avalancha de recuerdos se me echa encima, gracias querido José Domingo por remover todo eso que parecía se hallaba dormido.

Creo que tu libro está bastante completo, resulta ser algo más que una enumeración de nombres y anécdotas. Existe mucho trabajo de entrevista, archivo y bibliografía remontándote a la época de la conquista. Es la historia verdadera, la de la gente sencilla, la trabajadora que es la que levanta con su esfuerzo los barrios y los países. Sí, es la historia con mayúsculas que es la que hacen los pueblos y no la que tienen sólo cabida los ricos y poderosos, los políticos y militares. Este tipo de historia se debería multiplicar y hacer más a menudo. Existen algunos municipios que ya la están trabajando y que doy fe de ello: Francisco Tarajano en Agüimes, Pedro Socorro en Sta. Brígida, la Guía Histórico Cultural de Telde de Conchi Vera y su esposo… Sí, vuelvo a repetir, espero que aquí en Canarias y en el resto del planeta vayamos haciendo la auténtica historia de los pueblos y no sólo la de los gobernantes y la de las clases dominantes. Ahora parece que el otoño anda un poco despistado y por momentos se relaja con rebrotes de calor y cortinas de calima. ¡Hasta la próxima ocasión, José Domingo! ¡Nuevas gracias por tu libro!


http://doramas1924.blogspot.com


Anuncio publicitario
A %d blogueros les gusta esto: