Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Sahara, se nos acaban las palabras

In Actualidad, África on 12 noviembre, 2010 at 0:00

DESDE LA OTRA ORILLA DEL GUINIGUADA


Félix Martín Arencibia

La mañana hoy se ha disfrazado de halloween. Este sol radiante que alegre se muestra algo farsante. Parece volverse sin quererlo cómplice de los poderosos codiciosos que están dispuestos a pasar por encima de la vida humana y su integridad física. También sobre los más elementales derechos del ser humano como la libertad de expresión, la dignidad, la justicia, el derecho a una patria libre… Además por encima de los pueblos a autodeterminarse, a elegir su manera de gobernarse, a organizar su economía… Hoy necesito expresar mi tristeza con un correo a un amigo saharaui que vive en Canarias y tiene su familia en el Aaiún. Hola querido Salamu:

Las palabras atenazan mi garganta a la hora de darte la condolencia por tus seres queridos y por lo que sucede en tu patria saharaui. El apocalipsis parece que se ha adueñado de todo, ha arrasado el campamento de la dignidad, las calles de las ciudades y pueblos del Sahara como si fuera una polvareda de fuego en forma de soldados y armas mortíferas, de enfrentamiento entre los hermanos saharauis y marroquíes colonos. Los niños y ancianos son perseguidos e intentan ser cazados como si fueran conejos. Salamu, la barbarie se impone hasta límites muchas veces insospechados donde la clemencia y la compasión no tienen cabida. El poder de la fuerza bruta pisotea cualquier otra consideración humana con tal de conseguir los objetivos económicos y estratégicos…

Todo esto querido amigo, en un mundo donde las llamadas “naciones civilizadas” se llenan la boca con la palabra “democracia”. La tratan de imponer a los demás o se la saltan cuando le conviene a sus intereses. Esa “democracia” que predican está regida por la dictadura del dinero, por el consumismo, el egoísmo y el individualismo, la ambición y la codicia. Las opciones políticas que no logran ser subvencionadas por los bancos y empresas: sus posibilidades de éxito son casi nulas. Los poderes económicos son los que mandan y dictan las reglas del juego, los que dirigen los medios de comunicación junto con los políticos. Los partidos que se prestan a ello y los que gobiernan manejan la propaganda institucional con el dinero del pueblo pero sin el pueblo. Este dinero sirve para comprar voluntades en la prensa escrita, hablada, en la televisión…

Mientras se agrede y mata a tus hermanos saharauis, por cierto, todavía ciudadanos españoles, el gobierno de España y su ministra sonríen y siguen poniendo paños calientes. “Cuando las barbas de tu vecino veas mojar pon la tuyas a remojar”. Teniendo en cuenta la sabiduría popular, a los canarios, al igual que a nuestros hermanos saharauis, nos puede la metrópoli dejar también a los pies de los caballos de un atropello parecido. La MINURSO bajo el mando de la ONU y que se encuentra presente en el conflicto se hace cómplice del régimen marroquí. En la sede de Nueva York llevan muchos años mareando la perdiz, postergando la justicia, manteniendo desterrado a tu pueblo. Qué decir de Unión Europea que con su silencio y apoyo a los productos de las empresas del régimen animan a dicho régimen a ser cada vez más brutal. Ha llegado a tal grado de impunidad que se atreven a silenciar y controlar toda la información, incluso atacando a webs y blogs de las organizaciones amigas. La verdadera dimensión de la tragedia de lo que está pasando en el Sahara se tardará bastante en saber. Ello por el apagón informativo que ha realizado el régimen marroquí al que han permitido sus cómplices necesarios para que actúe con el máximo despotismo.

Si España, la UE, la ONU y EE.UU quisieran el problema se resolvería con prontitud, pero no hay voluntad para hacerlo porque prevalecen los intereses económicos y estratégicos de los grandes gigantes financiaros y su imperio.

Salamu, quiero recordarte los versos del poeta canario Pedro García Cabrera basados en una copla popular: “A la mar fui a por naranjas / cosas que la mar no tiene / ¡la esperanza me mantiene!”. Sí amigo la esperanza nos sostiene, la fe en el ser humano, a pesar de tanta crueldad e injusticia. Los humanos solidarios, nuestra lucha, los que estamos por la vida, por los valores humanitarios somos muchos y juntos nos volvemos fuertes. Ganaremos como en otros muchos casos: con nuestro trabajo solidario por la justicia que merece tu pueblo, otros humanos y otros pueblos. ¡Mis condolencias! ¡Un abrazo, amigo!


http://doramas1924.blogspot.com


Anuncio publicitario
A %d blogueros les gusta esto: