Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Fracasa la cumbre del G-20 en Seúl

In Actualidad, Economía on 13 noviembre, 2010 at 0:01

Las grandes potencias imperialistas no saben como afrontar la crisis capitalista y, mucho menos, como dar una salida global a la misma. Así que cada una tira a buscarse la vida por su cuenta, como ha hecho EEUU, “imprimiendo” dólares a machamartillo para rebajar su fabulosa deuda a base de devaluar su moneda, origen de la llamada “guerra de divisas” de esta última semana. El único acuerdo adoptado el viernes en Seúl en la cumbre del G-20 es un baldío llamamiento a que los países “se abstengan” de hacer “devaluaciones competitivas”, para lo que en 2011 se “crearán” unas “guías indicativas” –sobre las que no se concreta nada– para medir el desequilibrio de las balanzas por cuenta corriente.

En la cumbre de Seul, en vez de abordar la estafa monetaria internacional que está llevando a cabo de forma sistemática EEUU, las potencias occidentales han tratado de cercar a China, a la que se quiere imponer una revalorización forzada de su moneda para coartar su gran competitividad. Por eso intentaron colar en la resolución final una mención a la necesidad de que “no se frene la revalorización de las monedas”, pero China no lo consintió.

La posición del gigante socialista, expresada el viernes por su presidente, Hu Jintao, se concretaba en una propuesta de cuatro puntos:

• Mejorar el marco para un crecimiento robusto, sostenible y equilibrado e impulsar el desarrollo cooperativo.

• Defender el comercio abierto y fomentar el desarrollo coordinado.

• Reformar el sistema financiero y promover el desarrollo estable.

• Reducir las diferencias en el nivel de desarrollo, promoviendo así un desarrollo equilibrado.

Ni que decir tiene que los grandes países capitalistas se negaron a aceptar estos cuatro ejes, por mucho que estuvieran respaldados por los países emergentes quienes, a pesar de que crecen con fuerza, están consumiendo e invirtiendo mucho menos de lo que producen y gastan, con lo que tienen un fuerte superávit por cuenta corriente. No es casual que EEUU pretendiera que se estableciera un límite del 4%, para los superávit y déficit por cuenta corriente, pero no consiguieron hacerla colar. Por su parte, la Unión Europea (UE), principal perjudicataria de la devaluación del dólar, no ha conseguido nada, a pesar de sus amargas quejas sotto voce sobre la maniobra devaluatoria estadounidense.

Por ahora, el que saldría inmune de la batalla monetaria sería EEUU, que ha logrado que se incluyan referencias explícitas permitiendo “acciones políticas indirectas” que puedan hundir el precio de la moneda, como ha hecho la Reserva Federal con la inyección masiva de liquidez que anunció la semana pasada. Frente a esto se dice que las economías con papel reserva estarán “atentas” a la volatilidad excesiva para mitigar el riesgo de flujos de capital desmesurados hacia los países emergentes, una preocupación reiterada por Brasil que ve como el exceso de dólares recalienta su economía.

En definitiva, mucha foto y ningún acuerdo sustantivo. La guerra entre las viejas potencias imperialistas en declive y los países emergentes no conoce tregua por el momento.

Eso sí, la cumbre del G20 ha tenido sus momentos cómicos. Especialmente el del presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, prometiendo la creación de un millón de puestos de trabajo en energías alternativas. Alguien tenía que hacer el payaso.

 
 

Artículo relacionado:

Vamos a imprimir mentiras, tralará


A %d blogueros les gusta esto: