Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Archive for 25/11/10|Daily archive page

Informacion del Ejército Popular de Corea

In Actualidad, Comunicado on 25 noviembre, 2010 at 13:29

Comandancia Suprema del Ejército Popular de Corea

 

A pesar de nuestras repetidas advertencias, los títeres surcoreanos, que agravan la situación de la Península Coreana librando el ejercicio bélico llamado “Hoguk” contra la República Popular Democrática de Corea, cometieron la imprudente provocación militar de disparar, desde las 13 del dia 23, decenas de obuses hacia las aguas jurisdiccionales de nuestra parte en los alrededores de la isla Yonphyong del Mar Oeste de Corea.

Esta provocación militar parte del siniestro intento de los títeres surcoreanos de mantener la bandidesca “línea de límite al Norte” frecuentando mandar sus buques de guerra bajo el pretexto de “controlar los barcos pesqueros”.

Nuestras fuerzas armadas revolucionarias, que defienden el sagrado mar territorial de la patria, tomaron la resuelta medida militar de responder con un fuerte e inmediato golpe físico a la provocación militar de los títeres surcoreanos.

Controlar con implacable golpe a los provocadores es el tradicional modo de reacción de nuestro ejército.

En el futuro también, nuestras fuerzas armadas revolucionarias seguirán asestando sin vacilación alguna el implacable contraataque militar si los títeres surcoreanos se atreven a invadir, aunque fuera 0.001mm, las aguas jurisdiccionales de la RPDC.

Los títeres surcoreanos deben escuchar atentamente la seria advertencia de nuestras fuerzas armadas revolucionarias que no hablan por hablar.

En el Mar Oeste de Corea existirá sólo la línea de demarcación militar marítima establecida por la RPDC.

23 de noviembre de 2010



[Fuente: Agencia KNCA]

Portugal paralizado por la Huelga General

In Actualidad, Economía, Laboral on 25 noviembre, 2010 at 0:01

Portugal estuvo paralizado por la huelga general de este miércoles impulsada por las dos grandes centrales sindicales, la primera en 22 años, desde que ambas federaciones, la Central General de Trabajadores de Portugal (CGTP) y la Unión General de Trabajadores (UGT), acordaron un paro nacional en 1988. Un 85% de los trabajadores siguieron la huelga contra las medidas de austeridad decretadas por el gobierno del primer ministro “socialista” José Sócrates, que incluyen reducción de los salarios en la administración pública, congelamiento de jubilaciones, aumento del Impuesto del Valor Agregado (IVA) de 21 para 23% y cortes en las ayudas a familias indigentes.

La CGTP y la UGT, de tendencias comunista y socialdemócrata, representan cerca de 700.000 trabajadores de los 5.587.300 de portugueses que forman parte de la población económicamente activa entre 10,6 millones de habitantes. La mayor incidencia se produjo en los servicios dependientes del Estado, los transportes públicos urbanos y suburbanos, escuelas, hospitales y servicios municipales. Tres de cada cuatro trenes no circulaban y tampoco lo hacían casi dos tercios de los autobuses. En Lisboa, no circulaba ningún metro.

La mayor planta exportadora de Portugal, la fábrica Autoeuropa de Volkswagen, que produce unos 500 vehículos diarios, interrumpió totalmente su producción. Todos los puertos permanecieron cerrados, mientras todos los mostradores de facturación de los aeropuertos aparecían vacíos. De hecho, la aerolínea lusa de bandera, TAP, canceló la mayoría de sus vuelos. “Es la mayor huelga jamás realizada, más importante que la de 1988“, afirmó el secretario general de la central sindical UGT, Joao Proença.

La Unión de Sindicatos de Lisboa denunció la agresión de la policía al piquete de huelga de los trabajadores de Correos, Teléfonos y Telégrafos (CTT) del sector capitalino de Cabo Ruivo. Asimismo, en Vila Nova de FamalicÆo, en el extremo norte del país, el gerente del supermercado Intermarche atropelló a dos trabajadoras con su vehículo y extrajo un arma amenazando a los demás huelguistas. Las dos trabajadoras fueron hospitalizadas y el agresor fue detenido.

El neofascismo y los 20N

In Actualidad on 25 noviembre, 2010 at 0:00

Francisco Javier González

Los 20 de noviembre de mi infancia lagunera venían marcados por redobles de tambor, caralsoles brazos en alto y camisas azules con correajes calle Carrera arriba camino de la Concepción. Allí un catafalco embanderado esperaba a la raquítica comitiva y los escasos acompañantes para que el cura repartiera algunos hisopazos al vacío ataúd y rezara sus responsos por “El Ausente”, de nombre civil José Antonio Primo de Rivera, al que todos conocíamos por los retratos ya algo descoloridos que, con los de Franco, flanqueaban los crucifijos en todas las aulas escolares. Era el llamado “Día del Dolor” aunque no parecía doler mucho a nadie. Más tarde, cuando entre el yerno y otros guirres prolongaron la agónica vida del dictador español para hacer coincidir la fecha su muerte con la del “Ausente” y llevárselos juntitos – bajo palio, por supuesto- a la Basílica del Valle de Cuelgamuros, rebautizada como “de los Caídos”, el 20 N vino a demostrar que en el estado español, aparte del propio “Generalísimo”, de Carrero Blanco, el que subió en coche al cielo, de Fraga el dueño de la calle, del llorón Arias Navarro y del Rey que lo sucedía, no existían franquistas. Todos eran demócratas y centrados por lo que el “Día del Dolor” pasó a ser de cierto júbilo más o menos disimulado, unos por puro sentimiento de liberación y otros por heredar la satrapía.

Todos pensábamos que fechas como esa del 20N o las del “Día de la Victoria” habían pasado al rincón de los malos recuerdos, junto con las del 18 de Julio, con nombres de calles y pagas extras incluidas, pero parece que han recibido nuevas ínfulas a partir de las palabritas del Papa desde el avión en que, a costa nuestra, viajó a España para oficiar de inaugurador de Basílicas y poner en marcha ese nuevo “dicasterio” –nombre que la Curia aplica a las “Congregaciones”, que son algo así como los ministerios del gobierno papal- dedicado a la “Nueva Evangelización” que, por lo visto, necesitamos los descreídos y las víctimas de la pederastia eclesial. El señor Papa se dejó caer diciendo “que en España -suponemos que colonias incluidas- ha nacido también una laicidad, un anticlericalismo, un secularismo fuerte y agresivo como hemos visto precisamente en los años 30” y eso ha bastado para que todo el mundo se ponga a adornar la frasecita con relatos de feroces turbas rojas quemando iglesias y destripando curas. Yo, por supuesto, aún era nonato con la República Española, aquella que obligó a la Santa Iglesia a declarar como “Cruzada” a una guerra de un millón de muertos y de innúmeros “desaparecidos” en ignominiosas fosas comunes. No conocí lo que pasó en la metrópoli aunque se encargaban en la escuela de retratárnoslo diariamente, pero si viví en la lluviosa Aguere monacal los plúmbeos años de la post-Guerra de España. Allí, en La Laguna, era fama lo “dura” que fue para la Iglesia esa etapa republicana. Además de la sensible baja en los cepillos eclesiales y en los estipendios de bautizos y bodas, cuentan y no acaban de cómo las hordas rojas tiraron un piano por la ventana del tercer piso de la Juventud Católica, al lado del Obispado, aunque las malas lenguas lo achacan a los mismos católicos jóvenes no sé si por algún enfado con el pianista o como un acto de “Propaganda Fidei”. ¡Terrible pecado por el que los huesos de miles de canarios terminaron en pinares, pozos, simas, apotalados …, mientras se entonaban los tedeums victoriosos y enanos dictadores entraban bajo palio a las catedrales! También conocí, de primera mano, a rojos asustados que no querían ni oír hablar de Gando o de Fyffes, o a desgraciados homosexuales a los que el nombre de Tefía hacía estremecer, a niños formados y pasados lista para la obligatoria misa dominical, a personas que no entraban a los cines hasta después de pasado el NO-DO y a los apestados de la sociedad que convivían maritalmente sin sacramentos previos al lado de las bienvistas barraganas oficiales de los muy católicos maridos de misa de doce.

Supongo que es eso lo que el señor Papa quiere resucitar, ya que por dinero recibido del estado no creo que sea, ni por falta de Concordato privilegiado, pero ha servido de incentivo para que varios miles de fascistas y neonazis vayan a rezarle a las tumbas del “Ausente” y del “Caudillo” en lo que ahora llaman la Basílica del “Valle de la Cruz”. Parece ser que la Guardia Civil metropolitana impidió en la explanada el despliegue de banderas españolas con la gallina fascista, pero como en la Iglesia mandan papas, obispos, abades y curas, el día antes se despacharon a gusto con una misa por los dos ilustres caballeretes, con otros ídem allí asistentes como Blas Piñar y la Duquesa de Franco. Los oficiantes de la ceremonia no se han cortado un pelo. Así, un mogollón de curas, rodeados de banderas españolas de las del franquismo -gallina negra incluida- y en la mejor línea del pensamiento papal soltaron en la homilía perlas como que “aquí está la España auténtica, la que evangelizó América, la que hizo frente a la herejía protestante y al Islam y luego a las Revoluciones liberales, venciendo siempre. No hay que tener miedo ante la actual persecución, sabiendo que Dios está con nosotros y que volveremos a vencer”. La verdad es que, aunque mire a todos los lados de este estado ateo no veo a nadie persiguiendo curas ni violando monjas, pero a lo mejor es que lo hacen a la escondidilla.

Menos mal que estamos a 3.000 Km de esa ilustre morada del pensamiento hispano y de que, aquí, en la Canarias colonial, tenemos otro 20N diferente. Para nosotros nunca ha sido un día que recuerde esos dolores fascistas. Aquí la memoria es más antigua. El 20 de noviembre de 1487 Pedro Hautakuperche atravesó con su hastia a un travestido Hernán Peraza que cubría su cota de malla con un sayal de Iballa y en toda Gomera salto de risco en risco el silbido que anunciaba a los masacrados gomeros que “ya se rompió el gánigo de Guahedume” iniciando así la “Rebelión de los Gomeros” contra el poder colonial. Caro lo pagaron los isleños cuando los sicarios del gobernador de Gran Canaria, Pedro de Vera y de la ninfómana Bobadilla, exmanceba de Fernando “El Católico” y futura del criminal Alonso de Lugo, civilizaron la isla y a sus habitantes con el expeditivo y cristiano método que nos cuenta el cronista Gómez Escudero que “… a todos los de quince años para arriba, que no se perdonó a nadie, ahorcó, empaló, arrastro con caballos, mandó a echar a la mar vivos con pesas en los pescuezos, a otros cortó los pies y las manos vivos….” Lo que parece claro es que los Vera, Lugo y toda esa caterva siguen teniendo calles dedicadas con la complacencia del “nacionalismo” canario, el mismo que mantiene las estatuas y monumentos que el franquismo nos ha dejado como recuerdo.

Y es que a estos caballeretes Dios los cría y ellos luego se arrejuntan, incluso a través de los tiempos que para eso poseen un alma inmortal o eso dicen.


Canarias a 24 de noviembre de 2010-11-24