Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Archive for 31 diciembre 2010|Monthly archive page

¡El anticomunismo no triunfará! Declaración conjunta de 38 Partidos Comunistas y Obreros de Europa

In Actualidad, Comunicado, Documento, Represión on 31 diciembre, 2010 at 0:01

Los Partidos Comunistas y Obreros de Europa condenamos la provocadora y escandalosa iniciativa de los Ministros de Exteriores de Bulgaria, Letonia, Lituania, Hungría, Rumanía y República Checa que exige que la Unión Europea instigue la persecución legal de todos aquellos que dentro de la UE no acepten las campañas reaccionarias de reescritura de la Historia y criminalización de los comunistas y el comunismo.

Se trata de un intento peligroso de generalizar la persecución legal y otras medidas similares que ya están en vigor en varios países de la UE y utilizarlas contra todos aquellos que rechacen las calumnias contra las experiencias históricas de construcción socialista y contra todos aquellos que combaten los intentos de eliminar la decisiva contribución que los comunistas hicimos en la lucha por los derechos sociales y laborales y por la democracia en Europa y rechazan la distorsión de la historia de la II Guerra Mundial y la inaceptable equiparación entre comunismo y fascismo.

No es casualidad que esta iniciativa se plantee en un período en el que las luchas obreras y populares se están fortaleciendo. La expansión del ataque antiobrero va de la mano con la expansión de las medidas anticomunistas. Los comunistas somos el objetivo de estos ataques porque estamos en primera línea de las luchas no sólo para que los trabajadores no carguen con el peso de la crisis capitalista, sino también somos los únicos que planteamos una solución real a la barbarie capitalista. La clase dominante, entendiendo plenamente el punto muerto del capitalismo y sus irresolubles contradicciones, intensifica sus persecuciones, amenazas y crímenes. No obstante, cualesquiera medidas que adopte, no puede evitar las inexorables leyes del desarrollo social y la necesidad del derrocamiento del poder capitalista. No puede evitar el fortalecimiento de la organización de la clase obrera y el desarrollo de la lucha de masas por el socialismo y el comunismo.

Declaramos firmemente que los planes anticomunistas de la burguesía fracasarán. La superioridad de nuestra ideología y la justa causa de la clase obrera pueden romper incluso sus medidas más duras. Continuaremos, de manera más firme e insobornable, hasta derrotar el poder antipopular del gran capital. La histeria anticomunista no engañará a la clase obrera y a los sectores populares que sufren los problemas del desempleo, la destrucción de los derechos sociales, de seguridad social y laborales y la propia barbarie capitalista.

Llamamos a todas las fuerzas democráticas, progresistas y antiimperialistas a que se unan a nosotros en la lucha contra el anticomunismo, una lucha que está directamente vinculada a la lucha por los derechos obreros y populares así como por la justicia social, por un mundo sin explotación del hombre por el hombre.

Partido Comunista de Armenia

Partido Comunista de Azerbaiyán

Partido Comunista de Bielorrusia

Partido del Trabajo de Bélgica

Partido Comunista Británico

Nuevo Partido Comunista Británico

Partido Comunista de Bulgaria

Partido de los Comunistas Búlgaros

AKEL, Chipre

Partido Comunista de Dinamarca

Partido Comunista de Estonia

Partido Comunista de Finlandia

Partido Comunista de Macedonia

Partido Comunista Alemán (DKP)

Partido Comunista de Grecia

Partido Comunista Obrero Húngaro

Partido Comunista de Irlanda

Partido de los Comunistas Italianos

Partido Comunista de Kazajistán

Partido Socialista de Letonia

Partido Comunista de Luxemburgo

Partido Comunista de Malta

Partido Comunista de Noruega

Nuevo Partido Comunista de los Países Bajos

Partido Comunista de Polonia

Partido Comunista Portugués

Partido Comunista Rumano

Partido Comunista de la Federación Rusa

Partido Comunista de la Unión Soviética

Partido Comunista Obrero Ruso – Partido de los Comunistas de Rusia

Unión de PPCC-PCUS

Partido de los Comunistas, Serbia

Partido Comunista de Eslovaquia

Partido Comunista de los Pueblos de España

Partido Comunista de Suecia

Partido Comunista de Turquía

Partido Comunista de Ucrania

Unión de Comunistas de Ucrania


Rechazo a la ley de austeridad y a la antidemocrática Unión Europea

In Actualidad, Comunicado on 31 diciembre, 2010 at 0:00

Declaración conjunta del
Partido Comunista de Irlanda (CPI) y del
Partido Comunista de Gran Bretaña (CPB)


El Partido Comunista de Irlanda y el Partido Comunista de Gran Bretaña condenan la decisión de la cumbre de la Unión Europea (UE) del 17 de diciembre que trata de enmendar el Tratado Constitucional de la Unión Europea sin celebrar referendos nacionales. Esto representa un flagrante desprecio de cualquier forma de la democracia y confirma lo que dijeron que sucedería los que se oponían al Tratado de Lisboa. Se trata de una erosión más de la democracia.

La enmienda, que exige la “estricta condicionalidad” de cualquier forma de rescate, fortalece aún más el carácter pro-monopolista y antidemocrático e la UE. Se faculta a la Comisión Europea a tomar el control directo de la situación económica y la política social de un país miembro y a utilizar ese poder para bajar los salarios y pensiones, tomar el control de la política fiscal y la privatización de los bienes públicos.

En el caso de Irlanda, se han impuesto marcos estrictos de tiempo, cerrando al pueblo irlandés en un muy específico modelo económico neoliberal dominado por las políticas que imponen sufrimientos a los más desfavorecidos en la sociedad irlandesa.

Las condiciones impuestas son guiadas por objetivos en el nivel de déficit, como lo demuestra el fuerte énfasis en los plazos para las políticas y cambios legislativos. Algo coercitivo, como que los desembolsos de efectivo dependerán de la aplicación del acuerdo, y en la práctica no hay flexibilidad política para permitir cambios en el contenido del acuerdo impuesto sobre el pueblo irlandés tanto por la UE como por el FMI. Amplios poderes arbitrarios se han dado a los prestamistas y las obligaciones salvajes se han impuesto a la personas. El capital tiene los derechos y el trabajo tiene las obligaciones.

La modificación que ahora se quiere incorporar al Tratado supone en la práctica obligar a los trabajadores a pagar por el déficit causado por los muy ricos y el capital financiero, empeorando los problemas subyacentes de desigualdad y de pobreza. En toda la UE se reforzará la posición de los monopolios gigantes, permitiéndoles comprar los activos privatizados y las empresas más pequeñas y aumentar aún más los problemas del desarrollo desigual. Se intensificará el carácter deflacionario del Tratado de la UE y la recesión se hará más profunda.

Hacemos un llamamiento a una campaña lo más amplia posible demandando que se celebren referendos y que esta modificación del Tratado sea rechazada. La acción de la Cumbre de diciembre de 2010 de la UE subraya el carácter inherentemente antidemocrático de la UE y la necesidad de que el pueblo trabajador considere formas alternativas de cooperación económica internacional operación que puedan proteger nuestros derechos democráticos y abrir el camino a la soberanía popular.

22 de diciembre 2010


Cuba: camino al Congreso

In Actualidad on 30 diciembre, 2010 at 0:01

Jorge Gómez Barata

Los llamados del presidente Raúl Castro al Partido y la población, incluyendo a cientos de miles de profesionales, investigadores, académicos, expertos y entendidos en diversas ramas y actividades, para que expresen sin inhibiciones ni restricciones sus puntos de vista en torno a los lineamientos que examinara el VI Congreso de la vanguardia política cubana, tal vez no obedezcan sólo al interés por democratizar ese proceso, sino también a la necesidad de allegar nuevas ideas para enriquecer las elaboraciones tácticas y estratégicas en curso.

De las palabras del presidente cubano, también Segundo Secretario del Partido Comunista, constitucionalmente la máxima instancia del poder en Cuba, se desprende la comprensión de que para producir y poner en circulación ideas y propuestas renovadoras, es preciso ejercer cierto género de crítica y autocritica cuyo carácter constructivo no desmiente el hecho de que toda innovación es de alguna manera un reto a lo establecido. De muchas formas el llamado a la pluralidad en el contenido de los debates es una apelación al despliegue de la inteligencia y al talento colectivo que espera más de los más calificados.

Al examinar los lineamientos de la política económica y social, se echa de menos a una exposición lúcida, profunda y breve que aluda a la estrategia y la táctica del proceso revolucionario en su conjunto, dibuje los perfiles de la meta avizorada, ofrezca una visión acerca de las tendencias en el desarrollo de la sociedad cubana y una evaluación de la situación internacional contemporánea.

Aunque sus promotores traten de aplazarlo, las reflexiones en torno a los lineamientos económicos que examinará el VI Congreso del Partido Comunista de Cuba, por su propio peso se desplazan hacia los ámbitos político e ideológico, espacios en los cuales los protagonistas, cubanos comprometidos con el pasado y el futuro de la obra revolucionaria, tratan de dilucidar si se trata de un escape hacía adelante o de un retroceso.

Quien crea que los militantes revolucionarios cubanos asumimos con frivolidad las reformas en curso se equivocan; muchos de los participantes en la elaboración de las decisiones lo hacen con la angustiosa certeza de saber que, a corto plazo, lo que es bueno para el país no lo es para todos los cubanos, especialmente para los más vulnerables. Así ocurre con la disminución de los subsidios estatales, los ajustes en la legislación laboral, la política de empleo, la eliminación de la libreta de abastecimientos, el incremento del trabajo por cuenta propia y otros asuntos.

Lo que hoy se critica como paternalismo estatal fueron originalmente conquistas revolucionarias que aportaron seguridad y bienestar a la familia cubana y trazaron en la práctica el perfil popular del socialismo autóctono, estableciendo excelentes rangos de justicia social; mientras la rectificación que ahora se defiende, no porque en todos los casos sea mejor, sino porque es necesario, implica la restauración de ciertas condiciones laborales, sociales y económicas que los cubanos menores de cincuenta años nunca conocieron y que sus mayores juzgaron indeseables y contra las cuales en su momento lucharon.

No se trata de auspiciar actitudes pesimistas que tiendan a mediatizar, condicionar o paralizar las reformas en curso, sino de promover su integralidad y de lograr que, en lugar de mutilar el socialismo sirvan para perfeccionarlo y hacerlo no sólo económicamente más eficaz, sino globalmente más perfecto. A pesar de las inmensas dificultades y de los problemas objetivos y subjetivos, se perciben oportunidades para, mediante las reformas relanzar el proyecto revolucionario y socialista, cosa que no se alcanza evadiendo el debate sino conduciéndolo.

Tal vez relanzar el proyecto revolucionario y refundar el socialismo requiera ahora no menos talento, audacia y determinación que la exhibida por la vanguardia que asaltó el Moncada, navegó en el Granma, bajo fuego enemigo abrió el II Frente Oriental, y con valor impar, despachó las columnas de Camilo Cienfuegos y Che Guevara primero sobre Las Villas y luego les ordenó tomar la Habana. Quizás como en otros momentos definitorios no queda otra alternativa que asumir grandes riesgos para alcanzar grandes victorias.

La presente coyuntura, hija de circunstancias excepcionales como son: el bloqueo norteamericano, la desaparición del llamado socialismo real y las consecuencias que para el país, la economía nacional, la quiebra de ciertos paradigmas teóricos e ideológicos derivados de una lectura incorrecta del marxismo-leninismo, dieron lugar al período especial, crisis a la cual la Revolución sobrevivió aunque asumiendo costos que ahora deben ser evaluados.

Esas circunstancias legitiman el hecho de que sea el Partido, la entidad política de la Revolución y la dirección histórica quienes encabecen el proceso y adopten las decisiones más trascendentales, lo cual es posible sólo si se asume que las instituciones revolucionarias a la vez que promotoras del cambio, deben ellas mismas cambiar.

Es importante además evitar que, tanto en sentido positivo como negativo, se levanten falsas expectativas, se minimicen o se exageren los riesgos, se sacralicen unas fórmulas o se demonicen otras. El curso que ahora se abre forma parte del proceso revolucionario que, cincuenta años después, con experiencias magnificas y terribles puede evidenciar su madurez formulando una estrategia equilibrada, viable y atractiva.

En cualquier caso la reflexión colectiva iniciada y a la cual ha sido convocada toda la sociedad cubana es joven y seguramente reserva no sólo debates intensos y productivos, sino también opciones para perfeccionar la sociedad y el proceso cubano. Allá nos vemos.


La situación de la península coreana y la estrategia de EEUU

In Actualidad on 30 diciembre, 2010 at 0:00

Agencia Central de Noticias de Corea (KCNA)


Este año, el ambiente político y militar de la Península Coreana, en la que esta a punto de estallar la guerra en cualquier momento, provoca una gran precaución de la sociedad internacional. Todos los incidentes de este año, que acarrearon la crisis de la citada Península, se deben enteramente a que EEUU la utilizó como víctima de la realización de su estrategia de dominación sobre Asia Oriental.

Para tomar la supremacía en la región de Asia-Pacifico, EEUU aceleró el perfeccionamiento de la alianza militar tripartita EEUU, Japón y el Sur de Corea. También, el imperio probó el uso de la alianza militar tripartita mediante la agravación de la crisis de la Península Coreana.

Fortaleció mas estrechamente en lo político, económico y militar las “relaciones de alianza estratégica” entre EEUU y Japón, entre EEUU y el Sur de Corea y entre el Sur de Corea y Japón. Y desarrollo sucesivamente las acciones conjuntas de toda índole como el llamado estudio conjunto de “defensa” y el “tiempo de emergencia” y los ejercicios militares conjuntos.

EEUU aprovechó el intrigante incidente del hundimiento de la corbeta surcoreana “Cheonan” y el choque armado en la isla Yonphyong como una buena oportunidad para perfeccionar la alianza militar tripartita.

En el tratamiento de esos casos EEUU, Japón y el Sur mostraron la concordancia sin precedente y agravaron mas el conflicto echando leña al fuego, de modo que se valieron de todos los medios y métodos para realizar su objetivo.

Hace poco, EEUU anunció oficialmente que “seguirá preservando con el paraguas nuclear la seguridad del Sur de Corea” y le ofrecerá los equipos de guerra ultramodernos de toda índole para modernizar los armamentos del ejercito títere surcoreano.

Además, convierte a Japón en el trampolín de las tropas norteamericanas en el marco de la alianza militar tripartita.

Se emplazan ininterrumpidamente en la base militar norteamericana en Okinawa los cazabombarderos de la fuerza aérea norteamericana y los puertos como Sasebo se convierten en las bases militares de las tropas yanquis.

Bajo el amparo de EEUU, Japón gasta enormes fondos para contar con los armamentos ultramodernos como aviones militares, misiles tierra-mar y tierra-aire, los buques de combate de todos tipos y tanques.

Al sentir la inquietud por el cambio vertiginoso del equilibrio económico y militar en la región de Asia-Pacifico en el nuevo siglo, EEUU se autodenomina de “Estado de Asia-Pacifico” y fortalece la “cooperación militar” con varios países asiáticos intensificando el grado de la presión militar sobre los “países enemigos potenciales” como China y Rusia.

Japón y los títeres surcoreanos, sin sentir vergüenza, se presentan como brigadas de choque de la estrategia agresiva de EEUU.

Hoy día, la alianza militar tripartita funciona con más que suficientes condiciones del bloque militar colectivo. EEUU pone en acción en el Nordeste Asiático el sistema de guerra de la “cruzada anticomunista” junto con la OTAN, lo cual deviene un grave acto agresivo que se opone a la tendencia a la paz de Asia y el resto del mundo.

La sociedad internacional debe aceptar el cese de las maniobras de EEUU tendentes a perfeccionar la alianza militar tripartita de carácter agresivo como una demanda realista para la estabilidad y la paz del Nordeste Asiático.


No estamos en Socialismo

In Actualidad on 29 diciembre, 2010 at 0:01

Edgar Meléndez
del Partido Comunista de Venezuela (PCV)


En lo personal creo que nunca se será suficientemente enfático al afirmar que actualmente en Venezuela no estamos en el socialismo, y a pesar de que el propio líder del proceso lo ha dicho muchas veces (y otras tantas se contradice), se ha convertido como en una moda, muy dañina por cierto, aquello de decir “esto es socialismo”.

El socialismo es un modo de producción, que concretamente corresponde a la etapa de transición entre el capitalismo y el comunismo y los modos de producción cambian cuando efectivamente cambia el carácter de la propiedad sobre los medios de producción (fábricas, tierra, etc), es decir, cuando la propiedad sobre estos medios pasa de privada a social y por lo tanto cambian las relaciones de producción. En este sentido es importante el avance que viene teniendo el gobierno bolivariano en recuperar importantes y estratégicas áreas de nuestra economía dominadas por la burguesía, pero mientras en esos escenarios no se induzcan cambios verdaderos en las relaciones de producción, no se rompa con la división social del trabajo, se le pongan trabas al control obrero y se siga pensando más en el beneficio personal o grupal que en el social el socialismo solo estará en la pancarta de la entrada a las empresas recuperadas.

Tal y como lo señalaron los fundadores del comunismo científico, todo modo de producción engendra su tipo de sociedad, más comúnmente decimos que la estructura económica engendra la superestructura política-cultural, de allí que las leyes, la educación, la religión, las tradiciones y lo comunicacional, obedezca siempre y en última instancia al sistema económico imperante.

No hay que ser un erudito en marxismo para precisar que en Venezuela actualmente nuestras relaciones de producción, y por ende nuestro modo de producción, es capitalista; eso sí, con un proceso político que en medio del avance en los beneficios sociales, la recuperación de la soberanía, la denuncia del imperialismo norteamericano como el más pesado lastre a nuestro desarrollo viene abriendo importantes cauces subjetivos en beneficio del planteamiento socialista que debemos aprovechar para convertirlo en hechos concretos, y como hasta ahora lo que existe es una “subjetividad” favorable al socialismo es importante en esta etapa la aprobación de leyes, como la Ley Orgánica del Trabajo, que generen la posibilidad de trascender el capitalismo.

Entendemos que hay suficientes esfuerzos por parte del presidente Chávez para ir perfilando un sistema socialista en nuestro país, algunos los compartimos y otros no, pero entendemos también que toda construcción social, y mucho más sí es revolucionaria, es muy compleja.

Hasta ahora el proceso bolivariano carece de cosas importantes para decir que se está construyendo el socialismo: las relaciones de producción (en las empresas públicas y privadas) siguen siendo capitalistas, no existe una planificación centralizada de la economía, no se ha roto con el basamento jurídico en el cual descansan esas relaciones de producción capitalistas, no se han hecho esfuerzos importantes para el fortalecimiento de la clase obrera “sepulturera del capitalismo”, no se ha avanzado en la industrialización de la producción agrícola, seguimos siendo fundamentalmente un país monoproductor exportador de materias primas, hay constantes violaciones a los derechos laborales y por último no hay visos de dirección colectiva del actual proceso revolucionario de liberación nacional.

Serán los cambios en la forma como producimos lo que determinará definitivamente el cambio en la superestructura, será el cambio en el modo de producción lo que “engendrará” valores sociales nuevos, por eso decir “esto es socialismo” cuando aun existe corrupción, burocracia, indolencia y trabas al Poder Popular es un error. En Venezuela el capitalismo está “vivito y coleando” y es urgente trascenderlo.


El mayor ataque a los derechos laborales de los últimos 30 años

In Actualidad, Laboral on 29 diciembre, 2010 at 0:00

Sindicato de Trabajadores/as de la Enseñanza Asamblearios de Canarias (EA-Canarias)



ES NECESARIA LA MOVILIZACIÓN DEL CONJUNTO DE LOS TRABAJADORES CONTRA ESTE NUEVO ATROPELLO DEL GOBIERNO EN BENEFICIO DE LOS QUE MÁS TIENEN

El próximo 28 de enero el gobierno presentará un proyecto de ley de reforma de las pensiones que será el mayor recorte de los 30 últimos años al sistema público de pensiones. La reforma en marcha será la mayor agresión del Gobierno a la clase trabajadora, pues se perderán importantes conquistas laborales de años.

El Sindicato de Trabajadores/as de la Enseñanza Asamblearios de Canarias (EA-Canarias) denuncia que se pretende aumentar la edad de jubilación de 65 a 67 años, ampliar el periodo de cómputo para determinar la pensión a 20 años y el tiempo mínimo para tener derecho a pensión contributiva que actualmente es de 15 años pasarlo a 20 años.

Mientras se recortan las pensiones publicas y la mayoría de los pensionistas obtienen pensiones que apenas les permiten sobrevivir, crecen los fondos privados de pensiones. El patrimonio de los fondos de pensiones era en el mes de septiembre de 84.626,6 millones. Hace veinte años, sólo disponían de 3.214,4 millones, veintiséis veces menos. Las presiones hacia las pensiones continúan: quienes gestionan los recursos privados de pensiones quieren un mayor trozo de esa tarta. Los cinco grupos más importantes que controlan los fondos de pensiones son BBVA, con 15.539 millones; seguido de SegurCaixa Holding, 13.710,3 millones; el Santander, 8.896,3 millones; seguido de Aviva, con 5.1679,7 millones e Ibercaja, con 4.489,6 millones.

Esta nueva reforma del sistema público de pensiones se une a otras medidas ya puestas en marcha por el gobierno, como la Reforma Laboral , el Plan de Ajuste y otros recortes en derechos sociales y laborales

Con estas medidas el Gobierno esta cargando sobre las espaldas del conjunto de la población asalariada, pensionistas y otros sectores populares, los efectos de una crisis que la han provocado otros y de cuyas consecuencias se siguen beneficiando

EA-Canarias rechaza la Reforma de las Pensiones, el Plan de Ajuste, la Reforma laboral y otras medidas antisociales del Gobierno. Considera que es necesario que se promuevan acciones de lucha contundentes, con la participación activa de todos y todas. Es necesario un plan de lucha y la convocatoria de Huelga General que sea compartida, apoyada, secundada y asumida por el máximo número de organizaciones y trabajadores.


Canarias, a 25 de diciembre de 2010