Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Archive for 6 de diciembre de 2010|Daily archive page

La constitución de 1978 legitima la usurpación de la Jefatura del Estado

In Actualidad, Comunicado, Efemérides on 6 diciembre, 2010 at 0:01

Comité Ejecutivo del
Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE)


LA LUCHA DEL PUEBLO ES CONTRA LA MONARQUÍA, POR LA MEMORIA HISTÓRICA Y POR LA REHABILITACIÓN DE LAS VÍCTIMAS, POR LA REPÚBLICA, POR EL SOCIALISMO Y POR EL COMUNISMO

El capitalismo español desata toda su furia, contra la clase obrera y contra los sectores populares, en sus desesperados intentos para tratar de remontar la profunda crisis estructural en que se encuentra.

El pueblo trabajador está siendo despojado de sus derechos, se reducen los salarios, se aumentan los impuestos, y las relaciones laborales caminan hacia una esclavitud extrema. Aumentan las tarifas de los suministros básicos, de una manera especial la tarifa eléctrica, y también los precios de los alimentos. Las condiciones de vida del pueblo se deterioran por días, aumenta la pobreza y la exclusión social; el paro lleva a familias enteras a situaciones desesperadas, mientras la banca sigue robando las viviendas de quienes no pueden hacer frente a las cuotas de sus hipotecas (más de 300.000 viviendas), al tiempo que aumentan sus beneficios escandalosos. El sector oligárquico sigue obteniendo beneficios multimillonarios, sobre la base de su posición en la cadena imperialista, a través del expolio de las economías de otros países (Telefónica, Endesa, BBVA, Repsol, etc.).

La monarquía es parte fundamental de la superestructura necesaria para sostener este sistema explotador y violento que, además, ha hecho de su participación en la guerra imperialista un factor que favorece su participación en la explotación de la clase obrera mundial, como estrategia necesaria para su acumulación de capital.

La restauración monárquica fue parte fundamental de la estrategia de recomposición del capitalismo español a la salida de la dictadura franquista. Bajo este paraguas la oligarquía española consiguió articular los consensos sociales necesarios que le han permitido su instalación dentro de la cadena imperialista mundial. También bajo este paraguas se dejaron impunes todos los crímenes del franquismo y del post-franquismo.

Por todo ello la lucha por los derechos de la clase obrera, la lucha por el socialismo y por el comunismo, es lucha contra la monarquía cómplice de tantos asesinatos, y de tanto robo y explotación a la clase obrera.

En el escenario de la crisis capitalista española la monarquía es la institución que -pretendiendo situarse por encima de unos y de otros-, juega un papel determinante para intervenir como recurso último y legitimador cuando otros mecanismos de represión y contención se muestran insuficientes.

Así la lucha por el socialismo y el comunismo es lucha contra la monarquía, como parte sustancial de la estructura superior de la dominación capitalista. La lucha por la república es también lucha por la justicia histórica; ante los crímenes que el capitalismo español realizó -para recomponer su dominación hegemónica-, en una etapa en la que el ascenso de la lucha obrera y popular por la emancipación lo puso contra las cuerdas. Pero la lucha por la república es también lucha por el socialismo, para que la forma republicana no se convierta en una estrategia de las clases dominantes para tratar de contener el avance del pueblo trabajador hacia su emancipación.

El PCPE llama a constituir un amplio bloque de unidad popular por la república y por el socialismo, que es la respuesta que hay que dar al capitalismo español en este momento histórico, para agrupar todas las fuerzas que impulsarán en este país el cambio social contra el capitalismo, y por la soberanía y autodeterminación de los pueblos que componen el estado español.

¡ABAJO LA MONARQUÍA!

¡MEMORIA Y REHABILITACIÓN DE LAS VÍCTIMAS!

¡LA CRISIS CAPITALISTA QUE LA PAGUEN LOS RICOS!

¡NO A LA GUERRA IMPERIALISTA!

¡BLOQUE DE UNIDAD POPULAR POR LA REPÚBLICA Y EL SOCIALISMO!

 

Anuncio publicitario

CGT condena el estado de alarma

In Actualidad, Comunicado, Laboral, Represión on 6 diciembre, 2010 at 0:00

Secretariado Permanente de la
Confederación General del Trabajo (CGT)


El gobierno es el único responsable del cierre del espacio aéreo español y el verdadero problema es que está vendiendo el país a los empresarios.

La Confederación General del Trabajo (CGT) condena de forma rotunda el estado de alarma decretado por el gobierno. Supone la suspensión, a niveles prácticos, de los derechos constitucionales y lo más grave es que se decrete el estado de alarma con motivo de un conflicto laboral.

Es un antecedente gravísimo, nunca conocido en el Estado español, ya que a partir de ahora podríamos estar asistiendo a la suspensión del derecho a la huelga, en cualquier sector donde las y los trabajadores tengan capacidad y fuerza para defender los derechos colectivos. El estado de alarma solamente fue impuesto en una democracia por políticos liberales como Reegan para doblegar los derechos legítimos de las y los trabajadores estadounidenses.

CGT denuncia la actitud autoritaria con la que está actuando el gobierno al aprobar por decreto ley el Estado de Alarma, es decir, la movilización de los controladores y controladoras aplicándoles el código militar, así como el decreto de la militarización del espacio aéreo español. El gobierno ha sido incapaz de resolver los problemas de forma democrática, e incapaz de dar marcha atrás en su deriva neoliberal que está provocando el mayor ataque conocido en el periodo democrático reciente contra los derechos laborales y sociales de los y las trabajadoras y las clases populares.

Para CGT resulta inadmisible que un gobierno autollamado socialista tenga que recurrir al ejército en el año 2010 para abordar los problemas sociales que ellos mismos están provocando. Son los únicos responsables de violar el convenio colectivo, decretar cuantas y cuáles son las horas de trabajo y violar salvajemente los derechos laborales, demostrando total ineptitud en la forma de afrontar los problemas. El gobierno no puede seguir actuando de manera autoritaria y militarista, a base de decretos-ley pasando por encima del derecho a la negociación colectiva y de los derechos laborales y sociales demostrando su desprecio absoluto por las reglas de juego de la democracia y colocando a los trabajadores en situaciones límite.

El problema de fondo del conflicto es que el gobierno ha decretado vender AENA para hacer caja y poder seguir pagando la deuda pública que tenemos contraída como país como consecuencia de haber dado miles de millones de euros a la banca. La privatización de AENA significa dejar a la deriva a más de 12.000 trabajadores. AENA es una empresa pública muy rentable y productiva que el gobierno va a entregar en bandeja a sus grandes amigos del empresariado

El gobierno está vendiendo el patrimonio público sin ningún tipo de escrúpulos, lo está vendiendo a precio de saldo al empresariado, a amigos poderosos que sólo desean obtener grandes beneficios económicos.

El gobierno no puede seguir provocando más a la clase trabajadora, como lo hace en RENFE o en el METRO con servicios mínimos del 85% y presuponer que no se va a producir ninguna movilización social, no puede seguir expoliando más a este país.

El gobierno está atravesando todas las líneas rojas de cualquier democracia, actuando con mano de hierro para imponer sus criterios, olvidando y negando todo tipo los derechos a las personas trabajadoras.

Los trabajadores y trabajadoras están hartos de pagar la crisis del capitalismo, hartos de que les roben como pueblo, hartos de sufrir este sistema social que sólo piensa en los intereses del capital financiero especulativo, hartos de que conviertan en negocio privado todos los servicios y empresas públicas.

La revuelta social de las y los trabajadores es la única respuesta ante la violencia del estado y del empresariado. La huelga es legítima y no cumplir con las reglas de domesticación, son legítimas, cuando el empresariado y el estado, violan dichas reglas.

El sindicato CGT defenderá y apoyará hasta final la lucha de los y las trabajadoras de AENA. Igualmente, CGT se solidariza con los y las ciudadanas que están sufriendo de forma directa el conflicto ocasionado con motivo del cierre del espacio aéreo y hace responsable del mismo al gobierno que está atacando a los trabajadoras y trabajadores con decretos ley que regulan de forma dictatorial sus condiciones de trabajo.

CGT exige que el gobierno dé marcha atrás en sus políticas antisociales y antidemocráticas y, de forma concreta, no prosiga en sus decisiones adoptadas sobre la privatización de AENA y escuche a sus trabajadores y trabajadoras.

¡Por el reparto del trabajo y de la riqueza!
¡Por otra Huelga General!