Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Archive for 17 de diciembre de 2010|Daily archive page

La socialdemocracia –ante el agravamiento de la crisis estructural– opta por militarizar la dictadura del capital

In Actualidad, Comunicado, Laboral, Represión on 17 diciembre, 2010 at 0:01

Secretaría General del
Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE)


El gobierno socialdemócrata -títere de la oligarquía- opta por la militarización, en un intento desesperado por tratar de contener la situación de riesgo de quiebra en que se encuentra el capitalismo español. Esta decisión de Rodríguez Zapatero -de prorrogar un mes más el Estado de Alarma- pone de manifiesto:

1. La actitud servil del gobierno ante los intereses de la oligarquía española, atemorizada con el riesgo de una respuesta obrera de masas a su brutal agresión, en el escenario de la crisis estructural capitalista que tiende a su agravamiento.

2. Que la socialdemocracia española –y junto a ella todas las fuerzas políticas del sistema dominante- no tienen ninguna voluntad de respetar los derechos democráticos que autoproclaman en su texto constitucional y otros textos del ordenamiento jurídico del país. Ante el miedo a cualquier movilización que no puedan controlar recurren a todo un arsenal de medidas que fueron preparando en la llamada “transición política” para situaciones de crisis social con movilización obrera y popular. Leyes que, desde la ingenuidad, un sector del pueblo pensaba que nunca se utilizarían.

3. Que este sistema de la dictadura del capital se muestra en toda su realidad en momentos en los cuales se agudiza la lucha de clases, y pierde rápidamente su pretendida careta democrático-burguesa. No hay democracia sino dictadura del capital. El gobierno piensa que con una política de mano dura conseguirá atemorizar al pueblo trabajador y así evitar su lucha combativa.

4. Que el recurso, tan desmedido por parte del gobierno, a prorrogar por un mes más el Estado de Alarma pone de manifiesto que la situación de la economía española es de una gravedad extrema, y que el gobierno tiene terror a que un descontrol localizado de la situación pueda ocasionar una oleada de protestas que ponga en cuestión su legitimidad y su capacidad de control de la situación del país.

5. Que el gobierno utiliza al colectivo de controladores como cabeza de turco en su estrategia de extender la militarización a cualquier situación de conflicto social que se le pueda escapar de las manos. Por ello todos los partidos, y toda la campaña mediática, se vuelcan a repetir la “versión oficial” para tratar de obtener los consensos sociales necesarios para sostener esta estrategia militarizadora de la dictadura del capital, para aplicarla a otros conflictos obreros.

6. El PCPE denuncia el fracaso de todos los partidos políticos del sistema para tratar de dar una respuesta a la situación de crisis capitalista estructural, que está llevando a la clase obrera y a los sectores populares a una situación de desesperación y empobrecimiento generalizado. Además se anuncia para el mes de enero otra subida brutal de las tarifas eléctricas.

7. El PCPE llama a la clase obrera y a los sectores populares a organizar la respuesta combativa de masas necesaria para derrotar a la oligarquía de este país, y a sus gobiernos. La unidad de todas las luchas, a la insubordinación a cualquier militarización, la movilización organizada en torno a propuestas políticas orientadas a la lucha por los derechos de la clase obrera y los sectores populares, y a avanzar en una estrategia de acumulación de fuerzas por el socialismo-comunismo.

 

¡VIVA LA LUCHA DE LA CLASE OBRERA CONTRA LA DICTADURA DEL CAPITAL!

¡LA CRISIS CAPITALISTA QUE LA PAGUEN LOS RICOS Y NO LOS TRABAJADORES!

¡UNIDAD Y LUCHA OBRERA POR EL SOCIALISMO!


Anuncio publicitario

Wikileaks y la Tesis Ordenador de Raúl Reyes

In Actualidad, Opinión on 17 diciembre, 2010 at 0:00

Hugo Martínez Abarca


Aunque da la impresión de ser muy mayoritario el apoyo a Wikileaks entre la izquierda, sí existen algunas personas que ponen en entredicho que Wikileaks esté haciendo daño al poder y sospechan que en el fondo Wikileaks sea un instrumento propagandístico del poder de Washington que afiance con estos cables algunas verdades de las que no nos convenció con la propaganda indisimulada. En su web Pascual Serrano se abonaba a esta tesis calificando a Wikileaks de ordenador de Raúl Reyes global. Creo que es la primera vez que discrepo de lo que leo de Pascual Serrano no por un matiz, intensidad o enfoque sino porque pienso exactamente lo contrario, así que vale la pena intentar argumentar la discrepancia.

Es difícil debatir críticamente sobre teorías de la conspiración. Primero porque pese al desprestigio de la expresión muchas veces son verdad: a veces basta llamar a algo teoría de la conspiración para deslegitimarla. Por ejemplo, si hasta hace doce días alguien hubiera dicho que los fiscales, ministros y algunos jueces españoles se habían puesto al servicio de la embajada estadounidense para lograr la impunidad para los asesinos de José Couso, habría quien tildara esta tesis de conspiranoia, mientras hoy es sólo una evidencia. En el otro peso de la balanza, todo argumento contra la teoría de la conspiración la puede reforzar: ¿que han encarcelado a Assange? Eso no sólo no demuestra que les esté poniendo en peligro sino que precisamente lo hacen para que nos creamos que es su enemigo. Argumentar tranquilamente en estos casos es dificilísimo porque todo hecho aparece como una evidencia que refuerza una tesis y su contraria. Pero intentémoslo.

En mi opinión, la Tesis Ordenador de Raúl Reyes tiene dos puntos fuertes.

El hecho de que la filtración se haya hecho a cinco y de momento sólo cinco medios de comunicación que no son precisamente críticos con el poder es uno de ellos. Sin embargo también cabe interpretarlo desde el punto de vista táctico: si Wikileaks se hubiera apoyado en Democracy NowPeriodismo humanoAl JazeeraRebeliónPágina 12 yTeleSur a estas horas esos medios serían historia y los documentos habrían tenido una difusión bastante más limitada que la que han tenido. En primer lugar porque los medios de contrapoder nunca hubieran gozado del apoyo que tienen los medios del sistema: El País, Le Monde, The Guardian, Der Spiegel y el New York Times han funcionado como un parachoques importantísimo contra el que es difícil atacar puesto que son de ordinario agentes del sistema. Por otro lado (y creo que es el aspecto más importante) la elección de estos medios coloca la información en el centro del sistema. No es una forma de usar los medios poco habitual: la propia ETA usó la BBC para dar mayor importancia a su comunicado de septiembre y Otegi concedió a El País una entrevista consciente de que ello daba muchísima más eficacia al mensaje que querían difundir: ¿ello evidencia que Otegi o ETA se hayan vuelto agentes del sistema? No, simplemente eligieron una táctica de comunicación que consideraron (acertadamente) la más eficaz. Estos medios están titulando efectivamente como les da la gana y dando y quitando importancia a asuntos según su línea previa (apenas hemos vuelto a saber sobre aquella operación de la diplomacia estadounidense para aislar a Chávez a la que no es precisamente ajeno El País, por ejemplo). Curiosamente, no hay entrevista que haya concedido Julian Assange en que haya desperdiciado la ocasión de poner a caldo a los medios de comunicación dominantes por estar al servicio del sistema. Como quien sabe que está usando un instrumento de su enemigo.

El otro aspecto que apoyaría la Tesis Ordenador de Raúl Reyes es el de las informaciones que están saliendo hasta ahora. No estoy de acuerdo con Pascual Serrano en su interpretación del escaso daño que pudieran hacer las que han salido a los gobiernos occidentales, pero sobre eso escribiré más abajo. Lo curioso, y realmente criticable, es que hasta ahora no hayan salido los papeles sobre las relaciones diplomáticas entre Israel y Estados Unidos (sólo uno de los cables publicados viene de Israel), lo que la embajada de EEUU contaba en privado de las violaciones de derechos humanos de su aliado colombiano (sólo una supuesta intención de intentar la paz por parte de Uribe vía diálogo, lo mismo por lo que acusan a Piedad Córdoba de cómplice), ni lo que la Oficina de Intereses estadounidenses en La Habana haya conspirado. Pero sabemos que la embajada estadounidense en Tel Aviv es el duodécimo punto desde el que se generaron más cables (por encima de la embajada en Naciones Unidas) más los enviados desde el consulado de Jerusalén; sabemos que hay más cables redactados en Bogotá que en Caracas; y que 2080 cables tienen su origen en la Oficina de Intereses en La Habana.

Wikileaks podría haber anunciado que tiene muchos papeles pero no esos si su voluntad fuera dar sólo lo que confirmara las propaganda estadounidense o al menos no dañara sus principales cimientos. Ha anunciado que los tiene, así que si no los saca quedará descubierto su carácter de ordenador de Raúl Reyes global. De momento han sido difundidos 1300 de los 250.000 documentos: un 0.5%. El primer día ya se criticaba desde las posiciones más sospechantes que no había nada nuevo en los papeles (aunque ya aparecía la confesióndel espionaje a la ONU y la operación para aislar a Hugo Chávez): el segundo día descubrimos a toda la fiscalía y gobierno españoles conspirando a favor de los asesinos de José Couso, del campo de concentración de Guantánamo y de los vuelos de la CIA. Sí que había algo nuevo y fue precipitado negarlo el primer día. Con un 0.5% de los papeles difundidos es muy pronto para basar ningún argumento en qué no dicen los papeles de Wikileaks.

La Tesis Ordenador de Raúl Reyes se basa también en el escaso daño hecho a los gobiernos occidentales por los papeles mientras los países opuestos a EEUU saldrían malparados. Ahí no puedo estar más en desacuerdo. Una cosa es cómo titulen los medios y otra qué sacamos de los papeles de Wikileaks (en eso no voy a darle ninguna lección a Pascual Serrano, con cuyos libros tanto he aprendido a leer la prensa). Que El País titule que Nicaragua se financia con el narcotráfico no quiere decir que eso se desprenda de los papeles: lo que muestran los cables es sólo que eso dice la embajada de EEUU en Managua. Sabemos lo que EEUU asegura de los enemigos y lo que confiesa de los amigos. Evidentemente esto último tiene mucha más fuerza que lo primero, titulen como titulen los medios afines (los alternativos tienen capacidad para traducir los papeles e interpretar las noticias según su parecer: es decir, como antes del Cablegate pero con munición nueva). Siendo cierto que lo que los papeles dicen de los países hostiles al dominio de EEUU no es precisamente amable, el hecho de ser la versión de EEUU les quita muchísima eficacia: tan es así que el gobierno boliviano difunde todos los que tienen que ver con Bolivia. No parece que se sientan muy eficazmente atacados por mucho que revelen supuestos secretos de la salud de Evo Morales ni que perciban las filtraciones como algo que perjudica más a los gobiernos perseguidos por Estados Unidos que a la metrópoli. Salvo que Morales también esté en el ajo, lo que vemos es a Morales difundiendo los papeles y a la casta política estadounidense dividida entre quienes asesinarían a Assange y el gobierno de Obama que públicamente sólo se alegra de que esté en la cárcel. No es buena forma de tratar a tu instrumento.

Tampoco creo acertada la afirmación según la cual “los países occidentales salen muy bien parados en los titulares de El País sobre los papeles de wikileaks“. De nuevo habría que distinguir entre los titulares de El País y lo que de los cables de Wikileaks vamos obteniendo. Pero en todo caso no parece cierto que el gobierno español, que es uno de los citados, salga muy bien parado. La complicidad con la imunidad de los asesinos de Couso, con los vuelos de la CIA y Guantánamo, la fusión de facto del gobierno, fiscalía y Audiencia Nacional y la puesta de esta Trinidad a las órdenes de la embajada estadounidense no parece la mejor forma de reconocerse ante una sociedad que eligió a Zapatero porque iba a plantar cara a Estados Unidos y sacar las tropas de Irak (y apoyar a la familia Couso).

Pero en general la mayor fuerza de los papeles de Wikileaks está consintiendo en revelar el funcionamiento mafioso del capitalismo supuestamente democrático. Tanto por lo que revelan los papeles (presiones para lograr la impunidad de sus criminales, para aislar a los países incómodos, bombardeos ilegales en el extranjero, apoyo a golpes de Estado, espionaje a gobiernos y organismos internacionales, ONU incluida…) como sobre todo por la reacción que están teniendo para acabar con el foco de información: el encarcelamiento de Assange no es la mejor forma de defender que en occidente tenemos democracias con las que dar ejemplo (¿qué régimen con disidentes presos no citará a Assange desde que fue detenido?); el corte de las finanzas a Wikileaks evidencia que el poder económico y el político son la misma cosa (y que cuando no se cortan las fianzas de mafiosos, terroristas, nazis, dictadores, corruptos, narcotraficantes, etc. es sólo porque no es tan importante).

En muchos años no ha habido una explicación más sencilla del funcionamiento del capitalismo que la que vimos entre el martes y ayer miércoles. El martes Visa y Mastercard cierran la posibilidad de financiar a Wikileaks; el miércoles descubrimos por un cable de Wikileaks que Estados Unidos presionó a Rusia para defender a Visa y Mastercard. Cuando Marx definía al estado burgués como consejo de administración de los intereses del capitalismo no tenía a mano ejemplos tan evidentes como éste.

Que surja un fenómeno de crisis política profunda junto con una crisis económica como la que vivimos no es extraño: era lo previsible. Que los críticos con el capitalismo ya supiéramos que el capitalismo funciona con mecanismos análogos al de la mafia no dejaba de ser una anécdota en un margen del sistema. Ahora estamos viendo los papeles y los comportamientos mafiosos sin ningún disimulo por parte de los denunciados.  Si la forma de disimular del sistema es encarcelar al supuesto disidente, mostrar que el sector financiero está a partir un piñón con su operación de aislar al disidente y de la censura en internet, mostrar que una pequeña organización de voluntarios es capaz de generar una crisis internacional,… que sigan disimulando, que igual podemos aprovecharnos de su sorprendente táctica propagandística. Disimulemos nosotros también y digamos que lo que se está desvelando es que hay tan poca democracia como presumíamos, que el poder financiero y el político son la misma cosa, que los tribunales independientes son algo por conocer, que en nuestras democracias somos libres de decir aquello que no sea muy molesto.  Disimulemos nosotros también y hagamos como que nos entusiasma estar ganando una batallita. Que no hay tantas ocasiones para decirlo.


[Fuente: Quién mucho abarca]