Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Archive for 22 de diciembre de 2010|Daily archive page

El Partido Comunista de Venezuela apoya la lucha contra el latifundio y llama a la industrialización de la producción agrícola

In Actualidad on 22 diciembre, 2010 at 0:01

El Partido Comunista de Venezuela (PCV) manifestó su apoyo a las medidas contra el latifundio desarrollada por el Gobierno venezolano en el sur del Lago de Maracaibo y llamó a desarrollar una política nacional de recuperación de tierras impulsando la industrialización de los campos venezolanos.

Así lo dio a conocer Carlos Aquino, Secretario Nacional de Prensa y Propaganda y miembro del Buró Político del PCV quien señaló “es importante y significativo la respuesta integral que le viene dando el gobierno nacional y que atendiera la diversidad de situaciones que se produjeron a nivel nacional”.

Para el PCV es muy importante que estas medidas trasciendan la coyuntura de emergencia provocada por las lluvias y se desarrolle una política nacional de recuperación de las tierras con la determinación de impulsar el desarrollo industrial de la agricultura venezolana.

CONDENA A LA ACCIÓN CRIMINAL DE LATIFUNDISTAS CONTRA LOS CAMPESINOS

Asimismo, el PCV condenó los crímenes desarrollados contra dirigentes campesinos en manos del sicariato, contratado por los latifundistas y terratenientes y denunció 3 nuevas víctimas de estos sectores, utilizando los grupos criminales del paramilitarismo colombiano. “De los casos más recientes, en el día de ayer en el estado Sucre fue asesinado en una acción de sicariato, el compatriota, camarada Candelario Alcalá, dirigente de los trabajadores de la pesca”, denunció Aquino.

De la misma forma, denunció los crímenes cometidos contra un dirigente campesino en el estado Cojedes, Félix Ramón Romero, quien hace algunos días sufrió un atentado sicariato y falleció el día de ayer domingo y en el mismo sector sur del Lago de Maracaibo en esta semana, un nuevo crimen cometido contra un dirigente campesino. “Son tres nuevos nombres, tres nuevos símbolos, son tres nuevas razones por la cual el gobierno nacional debe implementar el rescate de la productividad y de la industrialización del campo”, enfatizó Aquino.

El PCV insistió, como lo ha venido señalando, que toda medida de expropiación o nacionalización debe hacerse a través de una profunda discusión previa con las y los trabajadores de esa empresa o sector campesino.

DISCUSIÓN DE LEYES EN LA ASAMBLEA NACIONAL

El Partido Comunista ratificó las posiciones asumidas por los diputados comunista en la Asamblea Nacional (AN), principalmente en lo que respecta a la Ley Habilitante ya aprobada por la asamblea; la Ley de Partidos Políticos, reuniones y manifestaciones y la Ley para la protección de la soberanía política y la autodeterminación.

En la primera, la Ley Habilitante, el PCV reafirma su posición de la necesidad de su aprobación, pero ésta es más allá de la contingencia de emergencia, “esta ley habilitante debe servir para el desarrollo de aspectos contentivos de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela que no han sido desarrollados en estos 11 años”, subrayó el dirigente.

Independiente de estar de acuerdo con otorgarle las facultades legislativas al Presidente Chávez a través de la Ley Habilitante aprobada, el PCV dará su opinión en cada uno de los Decretos Leyes que el primer mandatario apruebe, ya sea apoyándola o estando en desacuerdo. “Nuestro voto de confianza al Presidente Chávez, no niega la posibilidad que nosotros como organización políticas, fijemos posición política a cada uno de esos Decretos Leyes que emanen de la Ley Habilitante”, recalcó.

Ratificando, Aquino, el desacuerdo con el anuncio hecho por el primer mandatario de elevar el impuesto de IVA “esa propuesta no contaría con el apoyo del Partido Comunista de Venezuela y venimos trabajando un conjunto de propuestas alternativas que permitan incrementar el fondo especial para atender la emergencia, sin incrementar el IVA”, señaló.

Poniendo como ejemplo que la forma de conformar este fondo sería elevando en cinco dólares -de 40 a 45- el cálculo del Barril de Petróleo figurado en el presupuesto nacional del 2011 “con ese solo hecho reportaría aproximadamente el doble de lo que significaría el aumento de un punto porcentual en el IVA”, explicó Aquino.

En lo que respecta a la reforma parcial de la Ley de Partidos Políticos, el PCV fue enfático que de mantenerse en la actual redacción, el grupo parlamentario de la tolda del Gallo Rojo, no la apoyaría, “en los términos expresados por el proyecto de reforma, nosotros no podemos aprobarlo”, señaló. Para el Partido Comunista de Venezuela, “no es por vía administrativa que por hechos políticos se mantengan administrativas lealtades, amarres administrativos formales que no expresarán la realidad política de un conglomerado más”, señaló Aquino.

La visión del Partido Comunista es que quien designa, quien elige puede aplicar algún tipo de sanción y no un tercero que se arrogue el derecho que tienen los primeros. “Si hay cambios u otras vías que se encuentren, estamos dispuestos a discutirlo, pero la forma como está redactado el proyecto, nosotros no lo apoyamos”, dijo. Para el Partido Comunista de Venezuela, si el diputado fue elegido por el pueblo, solo el pueblo tiene el derecho a revocar su mandato.

En cuanto a la Ley para la Protección de la Soberanía Política y la Autodeterminación, expresaron también que de la forma como está redactado el articulado, “no es posible para el Partido Comunista de Venezuela apoyarla”, subrayó el dirigente comunista. Aquino explicó los motivos de algunos de los aspectos que resaltan de la redacción del articulado de la Ley.

Para el PCV, el Proyecto de Ley “equipara injerencia imperialista con solidaridad internacionalista. En la exposición de motivos, se propone que se toma en referencia a Simón Bolívar. Eso es algo bastante alejado de la realidad”, señaló Carlos Aquino. Recordando que si hubo un pueblo que recibió solidaridad y dio solidaridad en recursos económicos, en armas y en hombres y mujeres, fue el pueblo venezolano.

Y el Libertador Simón Bolívar recibió solidaridad en recursos económicos, en armas y en hombres y mujeres, de distintos países y gobiernos. Eso lo consideramos Solidaridad Internacionalista, y es distinto y antagónico con el financiamiento que hace el imperialismo norteamericano con organizaciones, llamadas ONGs o partidos políticos de la derecha para la desestabilización y derrocamiento del Gobierno Nacional para imponer títeres al servicio del imperialismo”, subrayó.

Insistiendo que este proyecto de Ley equipara ambas cosas y por esa razón de principios el Partido Comunista no puede apoyar dicho proyecto. Es antihistórico ese planteamiento”, terminó señalando el dirigente a nombre de la dirección del Partido Comunista de Venezuela.

 

Anuncio publicitario

Guerra asimétrica entre Wikileaks y Washington

In Actualidad on 22 diciembre, 2010 at 0:00

Roberto Montoya

La ciberguerra entre Wikileaks y sus crecientes aliados en todo el mundo contra Estados Unidos y las empresas e instituciones que intentan boicotear la publicación de documentos clasificados del Departamento de Estado, toma cuerpo día a día, habiendo pillado por sorpresa, al parecer, al mismísimo Cibercomando de Estados Unidos, al USCC.

El general Keith Alexander, comandante del USCC (U.S. Cyber Command) anunció, a inicios de noviembre, que el nuevo organismo estaba ya totalmente operativo. Y lo hizo en el marco de las cibermaniobras europeas, Cyber Europe 2010, donde durante varios días se simularon ataques sincronizados contra puntos vitales de varios países europeos.

El USCC, por el que Obama apostó fuertemente, está dotado de un multimillonario presupuesto y lo componen 90.000 hombres de distintas unidades de las fuerzas armadas especializadas en la ciberdefensa y los ciberataques.

Pero entre las obsesiones del Cibercomando estadounidense no figuraban hasta hace pocos meses la posibilidad de ataques a su sistema informático por parte de organizaciones como Wikileaks. Sus preocupaciones principales se centraban en Estados, particularmente en China, con gran capacidad para llevar ataques en toda regla contra el suministro eléctrico de Estados Unidos, contra la informática que controla toda su Administración o para afectar sus sistemas de alerta de misiles intercontinentales.

Se asegura que China, acusada ya en el pasado de llevar a cabo un ataque cibernético experimental de envergadura contra Taiwán, tuvo también éxito con su ciberataque contra un proyecto militar celosamente guardado por Estados Unidos, el del F-35 Lightining II, pudiendo extraer y copiar varios tetrabytes de información sobre este avión de combate fabricado por Lockheed Martin.

En su informe de 47 páginas de febrero pasado ante el Comité de Inteligencia del Senado, Dennis Blair, Director Nacional de Inteligencia (DNI) de Estados Unidos, advirtió que estaba habiendo un aumento espectacular de ataques cibernéticos, dando mucha importancia en particular al ataque chino contra Google.

Rusia, que ha lanzado ataques cibernéticos contra Georgia y Estonia, es otro país controlado de cerca por Estados Unidos.

Ya en abril de 2008, el entonces director del Departamento de Seguridad Nacional de Bush, Michael Chertoff, advirtió que los ciberataques podrían transformarse en una “guerra devastadora”, de un nivel similar al “peor tipo de destrucción física”. “Imagínense un ataque sofisticado contra nuestros sistemas financieros, que provocara su parálisis”, dijo, señalando también como una amenaza estratégica de primer orden un eventual ataque al sistema informático que controla el tráfico aéreo de Estados Unidos.

¿Cuál ha sido la reacción del Cibercomando ante el fenómenoWikileaks?

El 1º de diciembre pasado, el portavoz del Pentágono, Geoff Morrell, hablaba del tema en una entrevista concedida a la Fox News: “No empleamos las fuerzas del Cibercomando (contra Wikileaks), porque la revelación de los documentos no nos van a impactar negativamente a largo plazo. El Secretario de Defensa simplemente no cree que esta situación pueda impactar demasiado contra la fuerza de Estados Unidos o contra su prestigio. El mundo no se relaciona con nosotros porque les gustamos o porque nos tienen confianza. Pactan con nosotros porque no les queda más remedio. Somos el último, el único, poder indispensable que queda”.

La soberbia y cinismo de Morrell tiene su lógica; si la comunidad internacional no cambió sus relaciones con Estados Unidos después de que se conocieran las mentiras sobre las armas de destrucción masiva que supuestamente tenía Sadam Husein, ni tampoco lo hizo cuando vio las fotos de abusos y torturas de Abu Grhaib; ante la flagrante ilegalidad de la prisión de Guantánamo o ante los vuelos ilegales de la CIA haciendo más de 1.000 escalas en aeropuertos europeos, ¿por qué habría de ser distinto ante la revelación de documentos de la diplomacia estadounidense?

¿Acaso algún Gobierno aliado de Estados Unidos le ha pedido explicaciones sobre las filtraciones que siguen saliendo diariamente? Pues no.

A pesar de ello, el Gobierno de Estados Unidos sí tiene razones para estar preocupado. La Administración estadounidense, incluso el Pentágono y la Casa Blanca, han recibido ataques de hackers en varias ocasiones, pero esta es la primera vez que una organización logra seguir funcionando en la Red meses y meses después de filtrar cientos de miles de documentos clasificados de Irak, Afganistán y del Departamento de Estado. El enemigo no es tan fácil de batir. La comunidad mundial de hackers, cada vez más numerosa, más miles de sitios web alternativos y redes sociales, han visto en el fenómenoWikileaks la posibilidad de librar una guerra asimétrica contra el imperio estadounidense.

Lo ven como la lucha entre David y Goliath en el cyberespacio.

Y se han puesto manos a la obra, fabricando ya más de 1.500 clones de su sitio web atacado para permitir que se sigan conociendo los más de 200.000 documentos aún sin publicar. Los hackers, encabezados por el colectivo Anonymous y apoyados por esa inmensa red de sitios web alternativos para difundir las sencillas aplicaciones informáticas que utilizan, están llevando ataques cada vez más importantes contra todas aquellas firmas, como Amazon, Visa, Pay Pal, Mastercard, bancos y muchas otras entidades, que, bajo la presión de Estados Unidos, han cerrado sus puertas a Wikileaks. Un joven holandés de 16 años fue detenido ya en La Haya por participar en los ataques.

Estados Unidos puede intentar aplicar contra Wikileaks la Ley de Espionaje, de 1917, pero tendría internamente la oposición de toda la prensa, que lo entendería como un precedente peligroso para sí misma.

Y mientras tanto siguen fluyendo los documentos. En algunos de los nuevos se muestra la presión que ejerció la embajada estadounidense en Berlín sobre el Gobierno alemán para cerrar el Caso El-Masri, el ciudadano alemán de origen libanés secuestrado y torturado por la CIA y liberado cinco meses después. La Fiscalía de Münich reclamó en 2007 la extradición de 13 agentes de la CIA identificados, pero el Gobierno se negó a tramitarla. Un caso similar al que sucedió en España con el Caso Couso o con los vuelos de la CIA.

Sobre España también han aparecido nuevos cables, que muestran cómo la embajada intentó impedir el primer viaje del canciller Moratinos a Cuba, revelando también la división interna del Gobierno de Rodríguez Zapatero sobre la venta de patrulleras y aviones a Venezuela, boicoteada por Estados Unidos.

Estados Unidos ve a Cataluña como “el mayor centro mediterráneo del yihadismo islámico”, por lo que cuenta con un centro de espionaje en su Consulado en Barcelona.

Y los cinco medios elegidos por Wikileaks para filtrar sus documentos siguen beneficiándose de esta “guerra asimétrica”, aunque no se los oye paradójicamente defender en sus editoriales -como sí hizo alguien como Lula públicamente- a Julian Assange y su organización.