Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Rechazo a la ley de austeridad y a la antidemocrática Unión Europea

In Actualidad, Comunicado on 31 diciembre, 2010 at 0:00

Declaración conjunta del
Partido Comunista de Irlanda (CPI) y del
Partido Comunista de Gran Bretaña (CPB)


El Partido Comunista de Irlanda y el Partido Comunista de Gran Bretaña condenan la decisión de la cumbre de la Unión Europea (UE) del 17 de diciembre que trata de enmendar el Tratado Constitucional de la Unión Europea sin celebrar referendos nacionales. Esto representa un flagrante desprecio de cualquier forma de la democracia y confirma lo que dijeron que sucedería los que se oponían al Tratado de Lisboa. Se trata de una erosión más de la democracia.

La enmienda, que exige la «estricta condicionalidad» de cualquier forma de rescate, fortalece aún más el carácter pro-monopolista y antidemocrático e la UE. Se faculta a la Comisión Europea a tomar el control directo de la situación económica y la política social de un país miembro y a utilizar ese poder para bajar los salarios y pensiones, tomar el control de la política fiscal y la privatización de los bienes públicos.

En el caso de Irlanda, se han impuesto marcos estrictos de tiempo, cerrando al pueblo irlandés en un muy específico modelo económico neoliberal dominado por las políticas que imponen sufrimientos a los más desfavorecidos en la sociedad irlandesa.

Las condiciones impuestas son guiadas por objetivos en el nivel de déficit, como lo demuestra el fuerte énfasis en los plazos para las políticas y cambios legislativos. Algo coercitivo, como que los desembolsos de efectivo dependerán de la aplicación del acuerdo, y en la práctica no hay flexibilidad política para permitir cambios en el contenido del acuerdo impuesto sobre el pueblo irlandés tanto por la UE como por el FMI. Amplios poderes arbitrarios se han dado a los prestamistas y las obligaciones salvajes se han impuesto a la personas. El capital tiene los derechos y el trabajo tiene las obligaciones.

La modificación que ahora se quiere incorporar al Tratado supone en la práctica obligar a los trabajadores a pagar por el déficit causado por los muy ricos y el capital financiero, empeorando los problemas subyacentes de desigualdad y de pobreza. En toda la UE se reforzará la posición de los monopolios gigantes, permitiéndoles comprar los activos privatizados y las empresas más pequeñas y aumentar aún más los problemas del desarrollo desigual. Se intensificará el carácter deflacionario del Tratado de la UE y la recesión se hará más profunda.

Hacemos un llamamiento a una campaña lo más amplia posible demandando que se celebren referendos y que esta modificación del Tratado sea rechazada. La acción de la Cumbre de diciembre de 2010 de la UE subraya el carácter inherentemente antidemocrático de la UE y la necesidad de que el pueblo trabajador considere formas alternativas de cooperación económica internacional operación que puedan proteger nuestros derechos democráticos y abrir el camino a la soberanía popular.

22 de diciembre 2010


Anuncio publicitario
A %d blogueros les gusta esto: