Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Archive for diciembre 2010|Monthly archive page

Búlgaros y rumanos, europeos pero inferiores

In Actualidad, Represión on 28 diciembre, 2010 at 0:01

Europeos, pero de segunda división. El pasado martes, las principales potencias imperialistas europeas, Francia y Alemania, decidieron bloquear «de momento» la entrada de Bulgaria y Rumanía en el espacio Schengen sin fronteras, lo que supone impedir que los nacionales de ambos países puedan circular libremente por la UE como los demás. En cambio, claro, los capitales europeos sí que seguirán penetranbdo a mansalva en Rumanía y Bulgaria.

Tras la persecusión y expulsión de gitanos pobres de Italia y de Francia, tienen que disfrazar semejante decisión racista. Por eso ahora alegan «razones de seguridad». En una carta enviada a la comisaria europea de Seguridad, Cecilia Malmström, los ministros francés y alemán del Interior, Brice Hortefeux y Thomas de Maiziere, respectivamente, calificaron de «prematuro» autorizar la entrada de ambos países en el espacio Schengen en marzo de 2011, como se había planteado. Para ello alegan las supuestas carencias de Bulgaria y Rumania en materia de lucha anticorrupción y contra el crimen organizado.

De esta forma, Francia y Alemania adelantan su veto a una cuestión que será discutida en enero por los Estados miembros de la Unión Europea (UE), de la que Bulgaria y Rumania forman parte desde 2007.

El espacio Schengen sin controles fronterizos, que reúne a 400 millones de personas, está formado por 22 de los 27 países del bloque, además de Noruega, Suiza e Islandia.

El presidente rumano Basescu denunció un «acto de discriminación» contra su país, mientras que las autoridades búlgaras, más conciliadoras, prometieron ‘disipar las dudas’ de sus socios para poder ingresar en Schengen.

Con su decisión, París y Berlín avisaron de que serán intransigentes en cuestiones de seguridad en el seno de la UE y, más allá de Rumania y Bulgaria, enviaron un mensaje a los países candidatos a ingresar un día en la UE.

Y sotto vocce se asegura que las adhesiones de Rumania y Bulgaria «se negociaron mal», puesto que las cuestiones de las minorías étnicas, «fueron pasadas por alto», según reconoció a la agencia AFP uno de los negociadores bajo anonimato.

El descontento de los «arios» empezó en diciembre de 2009, cuando se levantó la obligación de visados para serbios y macedonios. Alemania, Bélgica, Suecia y Holanda registraron entonces un auge de las demandas de asilo político por parte de gitanos y miembros de las minorías albanófonas procedentes de Serbia y Macedonia.


Anuncio publicitario

La señora Merkel no quiere financiar a países de vagos

In Actualidad, Economía on 28 diciembre, 2010 at 0:00

Michael R. Krätke

Del brazo de Nicolas Sarkozy, Angela Merkel ha bloqueado el plan de un europréstamo. El aplauso de los economistas de sobremesa alemanes satisfará sin duda los miedos y los prejuicios de su público. Por desgracia, sapenas se mencionará el hecho de que la República Federal no sólo es el mayor contribuyente neto, sino también la economía más fuerte de la comunidad económica y la que más se ha aprovechado del euro.

El plan avanzado por el premier Jean-Claude Juncker fue muy poco enérgico en su propuesta; por lo pronto, el término de «eurobonos» resultó una elección léxica desafortunada: ya existen desde hace tiempo. Lo que no existe son los préstamos comunes de los países europeos emitidos y administrados por el Banco Central Europeo (BCE) o una agencia de nueva creación para la administración conjunta de las finanzas. Más allá de estos préstamos comunitarios, el poder económico acumulado en la zona euro y en toda la Unión Europa hace de ella en cualquier caso, y de lejos, la región económica más grande e integrada del mundo. Una potencia económica mundial que por voluntad propia interpreta indeciblemente mal su papel.

En comparación, los EEUU están mucho más endeudados que el conjunto de países de la UE. Y los estados federados de los EEUU lo están mucho más que los estados miembros de la UE –entre ellos California, que es la octava economía del mundo–; están, de facto, en bancarrota. Nadie se inquieta por ello, sobre todo porque el gobierno estadounidense –incluso sin ajuste financiero (Finanzausgleich)– ha dado un paso al frente y aportado subvenciones caso por caso, esto es, aplicando rescates («bail-outs»). Si hay algo de que los grandes bancos de Wall Street pueden estar seguros es que California va a resultar barata. Se deja financiar mejor debido a que los bonos del tesoro federal estadounidense constituyen todavía deuda pública muy apreciada. El dólar funcionará como divisa de reserva mundial solamente mientras haya un mercado para esta moneda. En otras palabras: detrás del valor del dólar no se encuentra otra cosa que el crédito, el crédito de que gozan los Estados Unidos en todo el mundo. Lo mismo vale para el euro: como divisa de reserva mundial en potencia sólo se la tomará en serio, y a largo plazo, si detrás de ella se encuentra el poder económico de la zona euro en su conjunto y el crédito de los países europeos tomados de consuno. El banco central estadounidense (Fed) interpreta hoy ocasionalmente el papel de banco central de la economía mundial. En la medida en que el BCE no cumple con el papel de banco central de la zona euro– y potencialmente, de toda la Unión Europea– no puede ser tomado completamente en serio. Trichet, el presidente del BCE, ya lo ha comprendido. Los bancos de la República Federal alemana, no.

¿POR QUÉ NO?

Un somero vistazo al otro lado del Atlántico también nos muestra lo que ocurre si se abandona la responsabilidad solidaria de una gran comunidad económica para con todos sus miembros, esto es, si bordea la frágil situación en la que se halla ahora mismo la zona euro. Por presión de los republicanos, el presidente Obama ha declarado que en el futuro no rescatará con medios federales la deuda de los estados federados. Como consecuencia, no se prolongará el programa de los estados federados para subvencionar préstamos municipales. El resultado inmediato es que se hunde su precio, lo que precipita la quiebra del mercado para préstamos municipales y préstamos de los estados federados en los Estados Unidos. La próxima crisis financiera a la que se enfrenta EEUU será la causada esta vez por los ultramontanos gobernadores de provincias, que se conducen con la misma lógica que la de la canciller Merkel, y, como la Cancillera, entonan: no pagaremos por la perezosa California y tampoco por los vagos de Nueva York.

Los préstamos europeos, como los propuestos por el primer ministro luxemburgués Juncker, llevarían finalmente de retorno al buen camino tanto a la Eurozona como al conjunto de la Unión Europea. Y sin correr grandes riesgos: más bien con el proyecto de salir de una trampa de deuda de la manera más rápida y barata. En relación con la fuerza económica total de la zona euro, la deuda de Grecia, Irlanda o Portugal, tomada de consuno, monta a meras migajas, España aporta menos aún (alrededor del 5%) a la balanza. Si una parte de esa deuda se refinanciase a través de los europréstamos, se reduciría el lastre de la deuda estatal en toda la zona euro.

¿Qué es lo que juega en su contra? Que Merkel y el ministro de finanzas Schäuble temen unos intereses más elevados para la deuda pública alemana. Esto parece a primera vista plausible, porque la República federal deberá refinanciar en 2011 un volumen de deuda de 285 mil millones de euros, aunque nadie esperaba o pedía que esa refinanciación discirriera por la vía de los europréstamos. Esos préstamos comunitarios están limitados y van estrictamente ligados a restricciones. La República Federal, el mejor prestatario de toda Europa, prestaría a la Eurozona sólo una parte de su solvencia económica. Además, los europréstamos serían mucho más comprehensivos que los préstamos individuales realizados hasta la fecha a los PIIGS (Portugal, Italia, Irlanda, Grecia, España) y, en consecuencia, más atractivos. Y serían más seguros, también, porque se colocarían sin intereses exorbitantes y sin recargos de riesgo.

AÚN PEOR

Sin embargo, una solución así resultaría para los países prestadores como Alemania harto menos ventajosa que la práctica del paraguas de rescate, pues con esa solución los deudores tendrían previsiblemente que pagar intereses bastante más bajos que el interés del 5’8% que ahora deben satisfacer en concepto de «rescate». Todavía peor les parece a Merkel y a los economistas ortodoxos el hecho de que con el europréstamo se mitigaría el «estímulo», es decir, la presión extrema a favor del ahorro y la austeridad. Pero precisamente ese debería ser el objetivo del ejercicio: descargar inmediata y duraderamente de pesados intereses a países muy endeudados como Grecia e Irlanda y permitirles ganar tiempo para acometer un proceso razonable de desendeudamiento.

El miserable dogma de la austeridad a cualquier precio perjudica a las economías afectadas gravemente, hundiéndolas todavía más en la recesión y –en el caso de Irlanda, eso es claro como el agua– en la depresión. Los europréstamos supondrán una pequeña contribución a la necesaria interrupción de ese ciclo de endeudamiento / desendeudamiento/ deflación/ depresión. Juncker tiene razón: Merkel y sus apuntadores no piensan en términos europeos, sino de Estado nacional. Peor aún: se equivocan de principio a fin, porque la política de «austeridad», que no es más que un eufemismo mendaz, daña a la economía alemana más aún si cabe que a las de sus vecinos. Hasta desde la estricta perspectiva de la economía nacional anda la política de austeridad de Merkel completamente errada.

Todo el debate muestra que las potencias rectoras de la zona euro no saben hacia dónde quieren o pueden conducir a Europa. Objétese lo que se quiera a los gobiernos estadounidense y chino, lo cierto es que esos gobiernos practican una política económica con visión planetaria sin olvidar los propios intereses nacionales. Las elites alemanas –el Banco Central, las asociaciones patronales, la malhadada coalición negri-gualda [democristiana]— se llena la boca con Europa, pero practica una política económica gazmoña y provinciana, ni siquiera nacional. A día de hoy, ni siquiera han llegado a comprender que con el euro el mundo se ha convertido en otra cosa. Las cuitas de nuestros vecinos son ahora nuestras propias cuitas.


(*) Michael R. Krätke, es miembro del Consejo Editorial de SinPermiso, profesor de política económica y derecho fiscal en la Universidad de Ámsterdam, investigador asociado al Instituto Internacional de Historia Social de esa misma ciudad y catedrático de economía política y director del Instituto de Estudios Superiores de la Universidad de Lancaster.


La tarea de los comunistas

In Actualidad on 27 diciembre, 2010 at 0:01

Teodoro Santana


Tanto tiempo cantando “agrupémonos todos en la lucha final” y, rianga, aquí está. La crisis agónica del capitalismo imperialista arrastra todo a su paso como un tsunami. Derechos laborales, ilusiones europeizantes, viejos y cómodos métodos de militancia, creencias arraigadas… Nada queda en pie.

Y uno de los edificios cuyo derrumbe es más espectacular es el de la socialdemocracia europea, obligada más que nunca a desenmascarar su verdadero rostro de lacayos del capitalismo. A la hora de la verdad, en el momento que se acaban los “pactos sociales”, la “paz social”, el “consenso” y el buen rollito, cuando la cosa se queda en un desnudo clase contra clase, no han tenido más remedio que servir a sus amos “cueste lo que cueste”, aún a costa de su creciente desaparición del escenario político.

Libre la clase asalariada de la venda socialdemócrata en los ojos, queda sin embargo desorientada, sintiéndose huérfana de partidos que representen sus intereses, tanto a corto como a largo plazo. Con el peligro de que, no sólo caigan en la apatía y el abstencionismo, sino de que pueda convertirse en víctima de la propaganda del fascismo.

Por lo tanto, ha llegado el momento de que los comunistas, que nunca hemos cejado en el empeño de defender a la clase obrera, demos un definitivo paso al frente y asumamos el reto de presentar ante esa inmensa mayoría asalariada una alternativa política de resistencia popular, primero, y de superación del capitalismo  y construcción del socialismo, después. Esto es, la unidad de toda la izquierda anticapitalista.

Esa responsabilidad cae, efectivamente, en los destacamentos comunistas organizados, únicos capaces de poner en pie un referente que vaya más allá del puro electoralismo y de las inconsecuencias de la pequeña burguesía. Ha llegado la hora de la verdad, de estar a la altura de la necesidad histórica, de dar respuesta al anhelo de muchísimos trabajadores y personas de izquierda. Y en esto no valen excusas, minucias, regates.

Aún más: paralelamente a la necesidad de un amplio frente de resistencia popular, se hace preciso avanzar en la unificación de los comunistas en un solo partido marxista-leninista, en un momento en que el comunismo toma nuevos bríos en todo el planeta.

En una y otra tarea, el Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias (PRCC) ha estado y está totalmente comprometido, sin reserva alguna, en la línea de nuestra consigna “La Unidad es la Revolución”. Afortunadamente, y a pesar de las dificultades, en Canarias ya se avanza en la dirección adecuada y con el compromiso de nuestros camaradas del Partido Comunista del Pueblo Canario (PCPC) y del Partido Comunista de Canarias (PCC). Y estamos convencidos de que este camino se empezará a recorrer muy pronto en todo el Estado español.

Porque, a diferencia de la socialdemocracia, nosotros sí que no podemos fallarles a las trabajadoras y los trabajadores.


Trabajar más los pobres para que vivan mejor los ricos

In Actualidad, Laboral on 27 diciembre, 2010 at 0:00

Pedro Costeras

Subir la edad de jubilación obligatoria hasta los 67 años no solo es una medida injusta, es una medida injustificada que exige otro sacrificio estéril a la parte más débil de la sociedad. Los sindicatos CCOO y UGT tenemos una batería de propuestas para incluir los ajustes necesarios para que el sistema público de pensiones, desde su más que demostrada solvencia actual, pueda superar los retos que se avecinan en el futuro dentro de dos o tres décadas. Unos ajustes que deben pasar por la racionalización del gasto, la modificación de algunos comportamientos perniciosos para la sostenibilidad del sistema, y el incremento de los ingresos. Ajustes que aseguran la sostenibilidad futura permitiendo incluso la mejora de alguna de las famélicas actuales prestaciones.

Sin embargo, la imposición del Gobierno de aumentar la edad de jubilación a los 67 años es una medida que solo actúa sobre la disminución del gasto, que se presenta con una gran premura para tranquilizar nuevamente a los insaciables mercados financieros que provocaron la crisis, y que no esconde otra cosa que la intención de rebajarles a los empresarios las cotizaciones. Esta reducción de los ingresos por cotización, tan reclamada por los empresarios, sí que pone en peligro la sostenibilidad futura del sistema que tanto dice querer preservar el Gobierno. Todo con el objetivo final de hacer adelgazar el sistema público de pensiones para entregarle una parte del pastel a la banca privada.

¿Se imaginan donde estarían los más de 60.000 Millones de Euros de superávit del sistema público de pensiones, si en vez de ser público lo hubiera gestionado en estos años de crisis la banca privada? Hasta miedo da solo pensarlo.

Según el capital la lucha de clases ha terminado. Pero ellos siguen defendiendo sus intereses de clase en una lucha sin cuartel, solo que preferirían hacerlo sin que nosotros nos defendiéramos. Elevar la edad obligatoria de jubilación de 65 a 67 años tiene un claro componente de clase. Las clases más pudientes, con trabajos menos penosos, viven más tiempo, y podrán disfrutar durante más años después de la jubilación. Una jubilación que se financia fundamentalmente a base de las cotizaciones que realizan de forma mayoritaria los más pobres ocupando profesiones mucho más penosas.

Si Usted, querido amigo o amiga, tiene un trabajo que requiere únicamente esfuerzo intelectual, no excesivamente estresante, no sujeto a turnos ni a cambios de turnos, y dispone de un yate para su tiempo libre, es probable que pueda disfrutar de su pensión durante más tiempo después de su jubilación a los 67 años. Si por el contrario pertenece Usted al resto de los y las mortales, pertenece Usted al colectivo mayoritario de los y las que más se verán afectados por esta medida injusta e injustificada.

Oscar Wilde decía en su tiempo que las novelas modernas comienzan por el final, para continuar por el centro, y acabar por el principio. Este planteamiento irónico que hacía alusión a una forma de escribir muy comercial y algo carente de principios, al lector actual podría evocarle la forma errática en la que el Gobierno del Estado finge gobernarnos.

Si al comienzo de la legislatura el Gobierno del PSOE parecía un gobierno fiel a los principios de la socialdemocracia, en la fase media del mandato aplica unas políticas completamente intercambiables, que en nada se diferencian de las de la derecha europea al servicio de los mercados. Todo esto para dirigirse a un final de legislatura en el que renuncia completamente a la defensa de los intereses de la clase trabajadora, y se aplican, como dogma, recetas ultraliberales alejándose por completo de los principios socialdemócratas.

Ya vamos por la tercera ronda que Zapatero invita al capital a un nuevo despojo del Estado Social de Derecho al dictado de los mercados. Esto claramente ya se ha convertido en una práctica habitual de la acción de gobierno. Una nueva invitación a unos mercados que supuestamente solo son fondos de inversión sin dirección política, pero lo cierto es que saben demasiado bien como proceder para seguir avanzando posiciones frente al propio Estado.

De aquí, a la barra libre, ya solo queda un paso.


(*) Pedro Costeras Nebreda es Secretario de Política Institucional de Comisiones Obreras Canarias


El PCPE llama a organizar una Huelga General el día 27 de enero en todo el Estado

In Actualidad, Comunicado, Laboral on 26 diciembre, 2010 at 0:01

Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE)


El PCPE, después de la huelga general del 29S, llamó a una estrategia de movilización sostenida contra las políticas que los distintos partidos del sistema desarrollan para gestionar la actual crisis estructural del sistema capitalista. Para el PCPE la jornada del 29S era, tan solo, el punto de arranque de la respuesta necesaria por parte de la clase obrera y los sectores populares a las políticas de rescate bancario, a los recortes salariales, a las contrarreformas laborales y a los procesos de privatizaciones. Posteriormente el gobierno endureció más su línea de actuación, con su decisión de recurrir a la militarización frente a los conflictos laborales.

En este tiempo pasado una parte de la clase obrera ha mantenido sus posiciones más combativas, dando continuidad a las plataformas unitarias creadas para la huelga del 29S orientadas a una estrategia de movilización y lucha. Pero ello no ha tenido un carácter generalizado, quedando una parte significativa de la clase sin dar continuidad a esa importante jornada de lucha.

A su vez el gobierno, con el apoyo más o menos disimulado del resto de partidos del sistema, ha seguido tomando nuevas medidas contra los derechos del pueblo trabajador. Las privatizaciones de AENA, Loterías del Estado, etc.; así como la ya inminente reforma del sistema de pensiones -que se orienta a una reducción de derechos y a la privatización del sistema-, constituyen ataques de enorme calado contra la clase obrera, que solo buscan el beneficio de la oligarquía española.

Desde el pasado 29S se han añadido nuevas y poderosas razones para impulsar la estrategia de movilización sostenida que propone del PCPE.

La iniciativa de ELA, LAB, HIRU, STEE-EILAS y EHNE de convocar una huelga general el próximo día 27 de enero en Euskal Herría ofrece una oportunidad para extender esta propuesta al conjunto del estado.

El PCPE llama a convertir esta convocatoria en una Huelga General en todo el estado el día 27 de enero.

Para ello es necesario que, por parte de las organizaciones sindicales, políticas y sociales, se acuerde de manera amplia esta convocatoria, constituyendo –a la mayor brevedad- una amplia plataforma obrera por la Huelga General.

El PCPE valora muy positivamente el acuerdo de la Plenaria Confederal de CGT de tomar la iniciativa para realizar contactos con otras organizaciones sindicales de cara a impulsar la convocatoria de una Huelga General antes de que sea tramitada en el Parlamento la reforma del sistema de pensiones. Es una iniciativa que ayuda a aunar esfuerzos y apunta en la misma línea que las movilizaciones protagonizadas por las organizaciones de la Coordinadora Sindical de Clase el día 24 de Noviembre coincidiendo con la Huelga General desarrollada por la clase trabajadora portuguesa.

El PCPE considera que solo la lucha decidida y unitaria de la clase obrera puede plantar cara a las políticas de los gobiernos de la oligarquía y a sus propuestas para superar la crisis capitalista. ¡Es el momento de la unidad!, ¡es el momento de la lucha obrera!

HUELGA GENERAL EL 27 DE ENERO

LA CRISIS CAPITALISTA QUE LA PAGUEN LOS RICOS

CONTRA LA REFORMA LABORAL

CONTRA LA REFORMA DE LAS PENSIONES

CONTRA LAS PRIVATIZACIONES

POR EL SOCIALISMO Y EL COMUNISMO


Carta abierta a Santa Claus

In Actualidad, Cultura on 26 diciembre, 2010 at 0:00

Luis Sepúlveda


Estimado Santa Claus, Papá Noël, Viejo Pascuero, o como quiera llamarse o ser llamado: Confieso que siempre le he tenido simpatía porque; en general me gusta Escandinavia, su traje rojo me resulta premonitorio y, porque tras esas barbas siempre he creído reconocer a un filósofo alemán que cada día tiene más razón en lo que afirmó en varios libros muy citados pero poco leídos.

No tema por el tenor de esta carta, no soy el niño chileno que hace varios años le escribió :”Viejo Cabrón, el año pasado te escribí contándote que, pese a ir descalzo y en ayunas a la escuela, me había sacado las mejores notas y que el único regalo que quería era una bicicleta, en ningún caso nueva, no tenía por qué ser una mounty byke, o para correr el Tour de France. Quería una simple bicicleta, sin cambios, para ayudar a mi madre en el reparto de la ropa ajena que lava y plancha en casa. Eso era todo, una puta bicicleta, pero llegó navidad y recibí una estúpida corneta de plástico, juguete que he conservado y te envío con esta carta para que te la metas en el culo. Deseo te de el sida, viejo hijo de puta”.

¿Fueron sus elfos los responsables de tan monstruoso desaguisado? Pues bien, estimado Santa Claus, seguramente este año recibirá numerosas peticiones de bicicletas, pues el único porvenir que espera a los chicos del mundo es como mensakas, sin contrato laboral y condenados a repartir paquetes hasta los 67 años. Sin embargo yo no le pido una bicicleta, le pido en cambio, un esfuerzo pedagógico, y que ponga a sus elfos y renos a escribir millones de cartas explicando qué son y dónde están los mercados.

Como usted bien sabe, nos han jodido la vida, rebajado los sueldos, esquilmado las pensiones, retirado el subsidio de paro y condenado a trabajar a perpetuidad para tranquilizar a los mercados.

Los mercados tienen nombres y rostros de personas. Son un grupo integrado por menos del uno por cien de la humanidad, y son al mismo tiempo los dueños del 99 por cien de la riqueza. Los mercados son los integrantes del concejo de accionistas, y los mismos accionistas de, por ejemplo, un laboratorio que se niega a renunciar a los royalties de una serie de medicamentos que, si fueran genéricos, salvarían millones de vidas. No lo hacen porque la vida no es rentable, pero la muerte sí lo es, y mucho.

Los mercados son los accionistas de las industrias que envasan zumo de naranjas, y que esperaron hasta que la Unión Europea anunciara leyes restrictivas para los trabajadores no comunitarios, que serán obligados a trabajar en España u otro país de la Unión Europea, según los reglamentos del trabajo y condiciones salariales de sus países de origen. Apenas esto ocurrió, en las bolsas europeas se dispararon los precios de la próxima cosecha de naranjas. Para los mercados, para todos y cada uno de esos accionistas, la justicia social no es rentable, pero la esclavitud sí, y mucho.

Los mercados son los accionistas de un banco que, embarga el piso a una mujer con un hijo inválido. Para todos y cada uno de esos accionistas, gerentes y directores de departamentos, las razones humanitarias no son rentables, pero el despojo, la expulsión de la pobreza a la miseria sí lo es, y mucho. Y para los estafadores de la esperanza, sean estos de derecha o derecha, pues no hay otra opción entre los defensores del sistema responsable de la crisis causada por los mismos mercados, despojar de su vivienda a esa anciana fue una señal para tranquilizar a los mercados.

En Inglaterra la criminal alza de las tarifas universitarias se hizo para tranquilizar a los mercados. El descontento social engendrará inevitables acciones por la supervivencia, y los mercados pedirán sangre, muertes, para tranquilizar su apetito insaciable.

Que sus elfos y renos expliquen detalladamente que en medio de esta crisis económica generada por la voracidad especulativa de los mercados y por la renuncia del Estado a controlar los vaivenes del dinero, ningún banco ha dejado de ganar, ninguna sociedad multinacional ha dejado de ganar, y hasta los economistas más ortodoxos de la teoría de mercado, concuerdan en que el principal síntoma de la crisis es que los bancos y las empresas multinacionales ganan menos, pero en ningún caso han dejado de ganar. Que sus elfos y renos expliquen hasta la saciedad que fue el mercado el que se opuso a cualquier control estatal a las especulaciones, pero ahora imponen que el Estado castigue a los ciudadanos por la merma de sus ganancias.

Y por último, permítame pedirle algo más: miles, millones de banderas de combate, barricadas fuertes, adoquines macizos, máscaras antigás, y que la estrella de Belén se convierta en una serie de cometas incandescentes con un blanco fijo: las Bolsas, que ardan hasta los cimientos, pues las llamaradas de cien hermosos incendios nos darían, aunque temporalmente, una inolvidable Noche de Paz.

Muy fraternalmente