Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Archive for 12/02/11|Daily archive page

Violenta represión de las manifestaciones populares en Argelia

In Actualidad, África, Represión on 12 febrero, 2011 at 19:52

Las fuerzas de seguridad argelinas se han empleado de forma brutal este sábado para dispersar por la fuerza la manifestación convocada por la oposición al régimen de Abdelaziz Buteflika, presidente desde 1999, en la capital. La policía ha arremetido con palos y con porras contra los miles de participantes en la protesta en su punto de partida en el centro de la ciudad. Nada menos que 30.000 agentes fueron movilizados hacia Argel para la represión.

Cerca de 3.000 manifestantes continúan todavía intentando mantener la protesta. Las fuerzas policiales cargaron de nuevo durante la tarde cerca de la plaza del Primero de Mayo, en el centro de Argel, y los dispersaron por varias calles adyacentes al tiempo que practicaban decenas de detenciones.

Entre los centenares de detenidos hay dirigentes de la Coordinadora Nacional por la Democracia y el Cambio (CNDC), la convocante de la manifestación, así como comunistas, sindicalistas y periodistas.

Con cánticos como “Buteflika lárgate” o “Estamos hartos de este poder”, los manifestantes, en su mayoría jóvenes, portaban pancartas con lemas como “abajo el sistema” o “queremos un país gestionado por los jóvenes y no por los viejos”. También se grita insistentemente el cántico de “poder asesino”, especilmente cuando la policía ha hecho varios conatos de intervenir con la fuerza.

La policía empleó porras para perseguir a los manifestantes y éstos respondieron con el lanzamiento de piedras. Se produjeron intercambios de golpes y, tras unos momentos de extrema tensión, los agentes lograron que los manifestantes volvieran a las calles adyacentes, donde permanecieron concentrados.

Las protestas se han extendido a otras localidades del país, como Bejaia, Constantina, Anaba y Orán, la segunda ciudad argelina, donde también se produjeron varios heridos y decenas de detenciones, informaron fuentes de la Coordinadora Nacional por la Democracia y el Cambio (CNDC), convocante de las manifestaciones.

Entre los manifestantes se infiltraron muchos policías uniformados y de civil que en pequeños grupos trataban de dispersar a los concentrados, que han denunciado la presencia de saboteadores y provocadores.

La policía había bloqueado el acceso a numerosos lugares de la capital poco antes de las manifestaciones masivas convocadas por la oposición en Argel y en la segunda mayor ciudad del país, Orán. Las autoridades anularon el transporte ferroviario y cerraron numerosas calles y carreteras al tráfico, según informo el diario ‘El Watan’ en su edición online.

Camiones equipados con lanzadoras de agua a presión, tanquetas y agentes con metralletas en la mano se apostaron en torno a los edificios oficiales o sedes gubernativas del centro de Argel.

En total, cerca de 30.000 policías se han movilizado, muchos de ellos trasladados desde otras regiones del país en autobuses civiles, para controlar la situación en Argel. Además, varios helicópteros sobrevuelan la plaza del Primero de Mayo.

Tanques acorazados y todoterrenos de las fuerzas de seguridad estaban apostados desde esta mañana en muchas partes de la ciudad. Y también en la plaza del 1 de mayo, punto de arranque de la marcha de protesta no autorizada, patrullaban decenas de policías.

El diario Al Watan había señalado en su edición de este sábado que la capital se encontraba en estado de sitio. “Es un verdadero despliegue de terror, la ciudad está desierta”, señalaba. En las calles solo se apreciaban las guaguas y los camiones de la policía, así como a numerosos agentes repartidos por la ciudad y armados con fusiles kalashnikov.

Al caer la noche del viernes, las furgonetas repletas de antidisturbios ya habían tomado posiciones en la capital, Argel, cerca de la plaza del Primero de Mayo. La policía había establecido controles en las estaciones de guaguas para impedir que los habitantes de la capital recibieran refuerzos de Cabilia, la región más rebelde del país.

El Gobierno Civil de Argel prohibió el lunes la movilización. El estado de emergencia, que prohíbe las manifestaciones, está vigente desde hace 19 años. El presidente Abdelaziz Buteflika prometió la semana pasada que lo levantará pronto, pero no en la capital, donde, “por razones de orden público”, seguirán vetadas las protestas.

La última gran manifestación en el país fue el 14 de junio de 2001, cuando centenares de miles de manifestantes tomaron las calles de la capital en protesta por la represión en la región de la Cabilia, en lo que se convirtió en la mayor manifestación de la historia del país.

La marcha, que degeneró en graves disturbios y enfrentamientos con la Policía y se saldó con dos muertos y centenares de heridos, provocó que se prohibiesen desde entonces las manifestaciones en la capital, aunque, según la oposición, esa medida se adoptó sin ninguna base legal y en contra de los derechos recogido en la Constitución.

Desde que la revuelta tunecina consiguió echar del poder al presidente Ben Alí el pasado 14 de enero, son ya más de 25 los argelinos que han intentado quemarse a lo bonzo en todo el país en desesperada protesta por su precaria situación económica y social.

En ningún otro país del mundo árabe se han registrado tantos casos de este tipo como en Argelia, cuya lista de suicidas incluye a dos mujeres y a un adolescente, y suma ya al menos cuatro muertos y varios heridos graves con quemaduras de tercer grado.

Esta semana cientos de desempleados en la región de la Cabilia y en Anaba, en el extremo oriental del país, cortaron carreteras y se enfrentaron con las fuerzas policiales en demanda de puestos de trabajo.

El personal sanitario, integrado por unas 100.000 personas en todo el país, mantiene desde el miércoles una huelga indefinida con un seguimiento del 90%, según el sindicato convocante.

También los estudiantes de enseñanzas medias y de algunas importantes universidades y escuelas superiores han convocado paros y protestas esta semana.


Libertad para los antiterroristas cubanos

In Actualidad, Represión on 12 febrero, 2011 at 0:01

Lázaro Fariñas


El Comité Internacional por la Libertad de los Cinco cubanos injustamente condenados a larguísimas penas de prisión por un tribunal federal de Miami ha convocado a una jornada de solidaridad para que sean excarcelados. Están exhortando para que se envíe al presidente de EEUU, Barack Obama, por cualquier vía posible, una demanda de libertad para esos jóvenes cubanos. El presidente tiene la facultad para que tan solo con una firma, los mande al lado de sus familias.

Se ha repetido un millón de veces que haber celebrado aquel juicio en Miami era una forma segura de condenarlos. Sabemos que era casi imposible que ellos hubieran tenido un juicio justo en esta ciudad que está controlada políticamente por la ultraderecha de origen cubano que la ha envenenado de odio hacia Cuba. Periódicos, programas de radio y televisión, así como alcaldías, son controlados aquí por esa ultraderecha irracional y troglodita.

Pruebas sobran de lo imposible que era un juicio justo para esos cincos compatriotas. Solo recientemente, han ocurrido hechos en esta ciudad que confirman lo anterior. La valla que se puso, en donde se reclamaba la libertad de esos jóvenes, duró lo que dura un merengue en la puerta de un colegio. Una foto de la valla que La Alianza Martiana logró que publicaran en el periódico The Miami Herald y su versión en español, El Nuevo Herald, fue motivo para que se alebrestara la morralla miamense.

Tanto fue así, que acobardaron a ambos periódicos, de tal manera que, cuando una docena de viejitos gritones se presentó frente al edificio a protestar por la publicación del anuncio pagado, los directores de ambos rotativos bajaron de sus oficinas para pedirles perdón por haberlo publicado y prometerles que, en el futuro, no lo volverían a hacer ¿Qué les parece? La libertad de expresión en pleno deterioro. Unos días después, esos mismos diarios sacaron en primera plana una fotografía de un cuarto de página de una docena de señoras que, a grito limpio, exigían que no se dejara en libertad a ninguno de los cinco cubanos.

Por supuesto que ese anuncio fue completamente gratis. Entre la docena de mujeres que gritaban delirantemente en una gran avenida de esta ciudad, se encontraba, entre otras, la hija de un comandante de la policía batistiana, y otra buena señora que se pasea por todo el mundo, en viajes pagados por el dinero de los contribuyentes de este país, dinero que generosamente le da el gobierno para que vaya regando propaganda anticubana alrededor del globo terráqueo.

Es decir que, mientras el Comité de Solidaridad lanza una campaña mundial por la libertad de los presos antiterroristas, en Miami lanzan una local para que no los liberen. Estas mujeres que llevan a cabo una campaña de presión y gritería para que los antiterroristas sigan en las cárceles, son las mismas que, a grito limpio, también piden que no sea condenado, en El Paso, Texas, Luis Posada Carriles, quien, en estos mismos momentos, está siendo juzgado por haber mentido a las autoridades de inmigración de este país y no por lo que realmente debería ser encausado, o sea, por terrorista confeso.

Todos sabemos lo que le declaró Posada a una periodista del New York Times en relación con las bombas que estallaron en diferentes centros turísticos de La Habana. Solamente por esa admisión que fue publicada en dicho periódico, es para que el personaje sea juzgado por lo que realmente es y no por lo que lo están juzgando. Esas mismas señoras son las que piden, exigen, que suelten en Cuba a Alan Gross que está acusado por el gobierno cubano de “Actos Contra la Independencia o la Integridad Territorial del Estado”.

Gross es un norteamericano que fue a Cuba a distribuir, entre los opositores al régimen, teléfonos satelitales y otros equipos tecnológicos de última generación para que fueran usados por estos para atacar a Cuba y a su gobierno. Es decir que, quieren que mantengan en prisión a cinco hombres que sólo trataban de buscar información entre los enemigos de Cuba en los Estados Unidos para evitar actos de sabotajes en la isla y quieren que pongan en libertad a alguien que fue cogido con las manos en la masa mientras entregaba equipos tecnológicos para la subversión interna.

Los jóvenes cubanos no estaban espiando al gobierno de los Estados Unidos, ni estaban ayudando a subvertir el orden en este país, solamente estaban tratando de evitar actos terroristas en su patria y por eso fueron injustamente condenados a largas penas de cárceles por un tribunal federal de esta ciudad que está llena de odio hacia Cuba. Ni tan siquiera se puede poner una simple valla anunciadora pidiendo su libertad, ni tan siquiera un simple anuncio pagado en el periódico local. Esta es la libertad que estos granujas quieren imponer en nuestra isla.


Guanarteme, Toxo y el pacto social

In Actualidad, Laboral on 12 febrero, 2011 at 0:00

René Behoteguy Chávez


Cuando Thenesor Semidán decidió pactar, bautizándose como Fernando Guanarteme y rindiendo la isla de Tamaran a la Corona de Castilla, probablemente no estaba conciente que con ese gran “pacto social”, estaba destinando a su pueblo y a su cultura al casi total exterminio. Es difícil saber a ciencia cierta que factores determinaron que el último guanarteme de Agaldar tomar tal decisión, pero puede que estuviera pensando más en proteger su posición de privilegio social antes que en el destino de su pueblo. Lo cierto es que finalmente los castellanos ante esta muestra de debilidad manifiesta, aprovecharon la oportunidad para arrasar sin miramientos con toda la estructura social, política y cultural de los antiguos canarios, incluyendo desde luego a los descendientes de la nobleza aborigen, con lo cual para lo único que sirvió el pacto es para facilitar la conquista no solamente de la isla, sino del resto del archipiélago canario.

Totalmente distinta fue la actitud tomada, entre otros por Doramas, quien combatió con fiereza y hasta las últimas consecuencias a los conquistadores. Muriendo a traición en la montaña de Arucas, pero manteniéndose vivo en la memoria del pueblo canario como símbolo de la lucha y de la resistencia contra el poder. Probablemente el origen plebeyo de este mítico guerrero haya influido en su predisposición a llevar la defensa de su pueblo y su cultura hasta las últimas consecuencias, finalmente él, a diferencia de Fernando Guanarteme, no tenía ninguna posición social que cuidar y utilizar para negociar con los conquistadores.

Desde entonces han pasado ya más de 527 años pero la lógica política de los poderosos sigue siendo prácticamente la misma. Esto puede verse claramente en el pacto sobre las pensiones como antesala de un megapublicitado gran “pacto social” que los sindicatos del poder CCOO y UGT han firmado con la patronal y el gobierno del Estado español. Porque igual que en su momento Guanarteme, los burócratas Toxo y Mendez, antes que los intereses de los trabajadores y trabajadoras, están velando por su propia posición de privilegio que han obtenido del Estado a cambio de un trabajo de años de desmovilización y desestructuración sistemática de la conciencia de clase a lo largo y ancho del Estado. A nadie se le escapa que las continuas negociaciones, , siempre a la baja, han fortalecido económicamente a las élites de los sindicatos mayoritarios a la vez que gradualmente se despojaba de derechos y conquistas a la mayoría trabajadora.

No obstante, y lo que probablemente no saben estos señores, que gustan de fotografiarse grandilocuentemente en la Moncloa con los dueños del poder, en la misma forma servil en que Thenesor Semidán se bautizo con todo esplendor en las Cortes Generales de la ciudad de Calatayud, teniendo nada menos que a los reyes católicos por padrinos, es que igual ahora que entonces el proyecto del poder es desaparecer sin miramientos todo vestigio de organización de los trabajadores y trabajadoras que permita poner freno a la gran ofensiva del capital sobre los deshechos del “estado del bienestar”. Con lo cual las centrales sindicales desfiguradas y arrimadas al poder irreversiblemente, están firmando su acta de defunción, sea quien sea el que desde la Moncloa oficie de enterrador en la próxima legislatura. Porque el pacto para los que gobiernan en Madrid, hoy como hace 527 años sigue siendo simplemente una herramienta más de dominación y exterminio que se alterna adecuadamente con el uso de la fuerza.

Ante este panorama, a los que no nos resignamos y queremos creer que aún es posible y sobretodo necesario resistir hasta las últimas consecuencias la barbarie de los que anteponen el dinero sobre la conciencia, nos queda aún y como único camino, el sendero de Doramas. Porque en tiempos oscuros como estos, solamente en la lucha y la resistencia puede alumbrarse un futuro distinto para las futuras generaciones, porque los que como él somos hijos del pueblo y no tenemos privilegios que negociar somos los llamados a resolver nuestros propios problemas contestando las agresiones en la calle y teniendo muy claro que al enemigo de clase no se le da ni aire para que respire.


(*) René Behoteguy Chávez es miembro del Colectivo de Inmigrantes de Intersindical Canaria