Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Archive for 22/02/11|Daily archive page

En memoria de Felipe Martos

In Actualidad, Laboral on 22 febrero, 2011 at 22:00

Manuel Trujillo Artiles
[Pollo de la Barranquera 1º]


En la planta primera y segunda estaban los de UGT. Por obra y gracia de su PSOE. En la tercera y cuarta los del INEM. En la quinta los de Radio Nacional de España. Felipe reúne a los cuadros dirigentes de las diferentes ramas de Comisiones Obreras y propone, siempre lo hacía cuando tóbame una decisión, contar primero con sus compañeros, así funcionaba NUESTRO SINDICATO con asambleas previas.

Acuerdo: La toma de las plantas que por justicia y nuestra lucha contra el franquismo fascista nos corresponde. Gobernador Civil por entonces: Don Anastasio Travieso. Le cupo el “honor” de meter en la cárcel a todos los dirigentes de CCOO. D. Anastasio, carajo, D. Anastasio Travieso.

Todos en fila india por la acera de Hacienda calle 1º de Mayo. Subimos por la escalera del sindicato vertical (todavía lo era aunque ya estuviera los de UGT dentro) y se nota un cierto revuelo en la UGT. Una vez dentro de las oficinas antes mencionadas les decimos a los trabajadores que con ello no va la cosa. Nos amarramos unos con otro con cadenas y hacemos desaparecer la llave del candado. Las puertas cerradas.

Al rato se oyen unos taponazos en las puertas. Es la policía Nacional la que había mandado el Sr. Gobernador. Rompen las puertas y cuando entran se paralizan ya que habían medios de comunicación junto con nosotros y estaba gravando la TV. Luego de un fuerte forcejeo deciden cortar las cadenas. El jefe de la policía pregunta: ¿¡¡Quién es el jefe!!? Le contestamos que para salir de allí nos tendría que esposar a todos.

Manda buscar más esposas. Vuelve a preguntar: ¿¡¡Quién es jefe!!? Se hace un silencio y al dirigirse a Felipe se hoye una voz: ¡¡¡Yo soy el jefe!!! Inmediatamente se oye otra voz que dice lo mismo y otra voz, y otra voz, y otra voz, y otra voz, y otra voz, otra voz y así hasta oírse un clamor general ¡¡¡¡¡YO SOY EL JEFE!!!!! ¡¡¡¡¡AQUÍ SOMOS TODOS JEFES!!!!!

Se repite la historia de Espartaco.

Una vez en la calle esposados les pedimos a los de UGT que se nos uniera, nada ¿…..?

Efectivamente todos fuimos esposados y trasladados hasta el cuartel que por entonces estaba en el mismo gobierno civil. Cuando vamos en los coches de la policía y al pasar por el Instituto Benito Pérez Galdós sacamos la cabeza por las ventanillas y gritamos que los de Comisiones Obreras íbamos detenidos. Los estudiantes corrieron la voz y fueron hasta las puertas del gobierno civil y con los gritos de ¡¡¡LIBERTAD, LIBERTAD!!!!! Retumbaban en los alrededores de la Plaza de la Feria. Nosotros, desde dentro en el patio gritábamos ¡¡¡Anastasio, te acuerdas cuando nos defendíamos de los “maderos” que nos echaba Franco y José Solís Ruiz!!! ¡¡¡Ahora nos lo hechas tú, Anastasio. Paradojas de la vida!!! Tú has ascendido, nosotros seguimos aquí. Luego intentaron soltar a Felipe. Este se niega manifestando ¡¡¡¡¡O NOS VAMOS TODOS O AQUI NO SALE NADIE, LA HOSTIA!!!!! Este era nuestro SECRETARIO GENERAL FELIPE MARTOS BUENO.

Cuando se lo comuniqué, tu deceso por teléfono, a una gran amiga tuya-nuestra que fue durante muchos años Cónsul de Cuba en Canarias solo pudo decir. Permítanme la expresión: “Me cago en Dios”.

Hasta siempre camarada, compañerito del alma y de grandes batallas.

¡¡¡POR EL SOCIALISMO Y EL COMUNISMO!!!

¡¡¡¡VIVAN LAS TUS-NUESTRAS COMISIONES OBRERAS!!!!

¡¡¡PATRIA O MUERTE!!!

¡¡¡VENCEREMOS!!!

¡¡¡¡HASTA LA VICTORIA, SIEMPRE!!!!

La Habana, 21-02-11


El plan de la OTAN es ocupar Libia

In Actualidad, África on 22 febrero, 2011 at 13:40

Fidel Castro Ruz


El petróleo se convirtió en la principal riqueza en manos de las grandes transnacionales yankis; a través de esa fuente de energía dispusieron de un instrumento que acrecentó considerablemente su poder político en el mundo. Fue su principal arma cuando decidieron liquidar fácilmente a la Revolución Cubana tan pronto se promulgaron las primeras leyes justas y soberanas en nuestra Patria: privarla de petróleo.

Sobre esa fuente de energía se desarrolló la civilización actual. Venezuela fue la nación de este hemisferio que mayor precio pagó. Estados Unidos se hizo dueño de los enormes yacimientos con que la naturaleza dotó a ese hermano país.

Al finalizar la última Guerra Mundial comenzó a extraer de los yacimientos de Irán, así como de los de Arabia Saudita, Iraq y los países árabes situados alrededor de ellos, mayores cantidades de petróleo. Estos pasaron a ser los principales suministradores. El consumo mundial se elevó progresivamente a la fabulosa cifra de aproximadamente 80 millones de barriles diarios, incluidos los que se extraen en el territorio de Estados Unidos, a los que ulteriormente se sumaron el gas, la energía hidráulica y la nuclear. Hasta inicios del siglo XX el carbón había sido la fuente fundamental de energía que hizo posible el desarrollo industrial, antes de que se produjeran miles de millones de automóviles y motores consumidores de combustible líquido.

El derroche del petróleo y el gas está asociado a una de las mayores tragedias, no resuelta en absoluto, que sufre la humanidad: el cambio climático.

Cuando nuestra Revolución surgió, Argelia, Libia y Egipto no eran todavía productores de petróleo, y gran parte de las cuantiosas reservas de Arabia Saudita, Iraq, Irán y los Emiratos Árabes Unidos estaban por descubrirse.

En diciembre de 1951, Libia se convierte en el primer país africano en alcanzar su independencia después de la Segunda Guerra Mundial, en la que su territorio fue escenario de importantes combates entre tropas alemanas y del Reino Unido, que dieron fama a los generales Erwin Rommel y Bernard L. Montgomery.

El 95 % de su territorio es totalmente desértico. La tecnología permitió descubrir importantes yacimientos de petróleo ligero de excelente calidad que hoy alcanzan un millón 800 mil barriles diarios y abundantes depósitos de gas natural. Tal riqueza le permitió alcanzar una perspectiva de vida que alcanza casi los 75 años, y el más alto ingreso per cápita de África. Su riguroso desierto está ubicado sobre un enorme lago de agua fósil, equivalente a más de tres veces la superficie de Cuba, lo cual le ha hecho posible construir una amplia red de conductoras de agua dulce que se extiende por todo el país.

Libia, que tenía un millón de habitantes al alcanzar su independencia, cuenta hoy con algo más de 6 millones.

La Revolución Libia tuvo lugar en el mes de septiembre del año 1969. Su principal dirigente fue Muammar al-Gaddafi, militar de origen beduino, quien en su más temprana juventud se inspiró en las ideas del líder egipcio Gamal Abdel Nasser. Sin duda que muchas de sus decisiones están asociadas a los cambios que se produjeron cuando, al igual que en Egipto, una monarquía débil y corrupta fue derrocada en Libia.

Los habitantes de ese país tienen milenarias tradiciones guerreras. Se dice que los antiguos libios formaron parte del ejército de Aníbal cuando estuvo a punto de liquidar a la Antigua Roma con la fuerza que cruzó los Alpes.

Se podrá estar o no de acuerdo con el Gaddafi. El mundo ha sido invadido con todo tipo de noticias, empleando especialmente los medios masivos de información. Habrá que esperar el tiempo necesario para conocer con rigor cuánto hay de verdad o mentira, o una mezcla de hechos de todo tipo que, en medio del caos, se produjeron en Libia. Lo que para mí es absolutamente evidente es que al Gobierno de Estados Unidos no le preocupa en absoluto la paz en Libia, y no vacilará en dar a la OTAN la orden de invadir ese rico país, tal vez en cuestión de horas o muy breves días.

Los que con pérfidas intenciones inventaron la mentira de que Gaddafi se dirigía a Venezuela, igual que lo hicieron en la tarde de ayer domingo 20 de febrero, recibieron hoy una digna respuesta del Ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Nicolás Maduro, cuando expresó textualmente que hacía “votos porque el pueblo libio encuentre, en ejercicio de su soberanía, una solución pacífica a sus dificultades, que preserve la integridad del pueblo y la nación Libia, sin la injerencia del imperialismo…”

Por mi parte, no imagino al dirigente libio abandonando el país, eludiendo las responsabilidades que se le imputan, sean o no falsas en parte o en su totalidad.

Una persona honesta estará siempre contra cualquier injusticia que se cometa con cualquier pueblo del mundo, y la peor de ellas, en este instante, sería guardar silencio ante el crimen que la OTAN se prepara a cometer contra el pueblo libio.

A la jefatura de esa organización belicista le urge hacerlo. ¡Hay que denunciarlo!

Febrero 21 de 2011


El 43,8% de los parados canarios no recibe ni un euro

In Actualidad, Economía, Laboral on 22 febrero, 2011 at 11:23

El número de trabajadoras y trabajadores canarios en paro que carecen de protección por desempleo se incrementó en cerca de 15.000 durante el año pasado, hasta los 60.415, según los datos publicados por el Ministerio español de Trabajo. Ello supone que la tasa de cobertura pública de los parados isleños ha pasado del 79,9% al 74,5% desde el final de 2009, y está ya a casi tres puntos de la media estatal (77,4%). Estos porcentajes se refieren a los parados registrados, y excluye a los que no tienen la cartilla del paro al día.

En el Archipiélago había al cierre del último ejercicio 176.800 perceptores de prestaciones contributivas por desempleo -a las que se accede después de haber estado cotizando a la Seguridad Social durante al menos un año- o de nivel asistencial -subsidio o la recién extinguida paga de 426 euros, conocida como Prodi-. Sobre un total de 314.600 parados, según la EPA del cuarto trimestre de 2010, eso supone sólo el 56,2%. Un año antes estos beneficiarios sumaban 181.800 (57,79%).

A nivel estatal, el gobierno español contabiliza poco más de tres millones de perceptores de prestaciones o subsidios por desempleo, de los que casi 200.000 ingresaban hasta el pasado 15 de febrero el Prodi, que ha dado paso a la nueva paga de 400 euros vinculada a  lo que propagandísticamente se llama “itinerarios de inserción y circuitos de formación”, es decir, los famosos e inútiles gilicursos. En las Islas la media mensual de perceptores se ha situado en torno a los 15.000.

Sin embargo, cabe resaltar que este plan, que se denomina Prepara, acota los supuestos en los que se pueden cobrar los 400 euros que lleva aparejados. En su última fase, el Prodi se dirigía a los parados que hubieran agotado el resto de prestaciones y subsidios y tuvieran menos de 30 años, más de 45 o cargas familiares, y aparte cobrar menos de 475 euros mensuales.

Para acceder a la nueva ayuda, que está programada para los próximos seis meses (entró en vigor el pasado día 16), habrá que acreditar cargas familiares, ser parado de larga duración (más de un año en esta situación), cobrar menos del 75% del Salario Mínimo Interprofesional (481,05 euros) y, además, no haber percibido el Prodi con anterioridad.

En cualquier caso, la duración de esa ayuda no excede de los seis meses. Después de ese periodo, a robar a los supermercados si se quiere comer.


Landero nos quiere anónimos

In Actualidad, Cultura on 22 febrero, 2011 at 0:01

Teodoro Santana


De la mano del alcalde de Las Palmas, Jerónimo Saavedra, y sus fastos electorales disfrazados de candidatura de la ciudad a “Capital Europea de la Cultura 2016”, nos llegó la semana pasada de Madrid el escritor Luis Landero quien, con actitud pontifical de regodo, se ha dignado a iluminar nuestras estrechas mentes indígenas aseverando, sin descomponerse, que “el cultivar la identidad crea rencores y empobrece los horizontes virtuales e intelectuales”. Y se quedó tan ancho.

Por si fuera poco y nuestras pobres mentes colonizadas no entendiéramos de qué va el asunto, añadió que “lo que sí es fundamental es huir de los nacionalismos”. Evidentemente, quería decir de los nacionalismos que no sean el españolísimo nacionalismo español de toda la vida.

Quizá no merecería la pena contestar semejante estupidez ideológica pagada con nuestros propios impuestos. Pero dado el daño que hace en aquellos siempre deseosos de recibir la aprobación de la metrópoli, habrá que aclararle al corifeo Landero un par de cosas. Que no se preocupe, que se lo explicaremos despacio y con buena letra.

El conocimiento –o más bien “reconocimiento” – de la propia identidad no es más que entenderse uno mismo como fruto del ser social y, por lo tanto, de una determinado ser histórico, cultural, económico y político. Sólo desde esa comprensión podemos entender, describir, criticar y transformar nuestra propia manera de ser, nuestra forma de ver a los demás y al mundo. Esto es, sólo desde lo que somos, desde la realidad que ha dado lugar a lo más profundo de nuestro ser, podremos entender como vemos lo universal, a los demás.

Landero prefiere que seamos “cosmopolitas” cargados de tópicos, con una visión nacionalista –la suya, claro, aunque no se sea consciente de ella– y estrecha sobre el mundo y el resto de la humanidad, fruto de quién no relativiza desde la comprensión de su propia forma de ver las cosas, esto es, su identidad. Por el contrario, es precisamente a partir de la propia identidad –siempre en cambio y transformación– como podemos entender lo verdaderamente universal, lo esencialmente humano, con independencia de las particularidades de cada época y cultura.

Nos imaginamos al señor Landero, que de joven partió de las soledades de su Extremadura natal para hacer “los madriles”, y que demuestra no entender qué es eso de la identidad, reprobando a Gabriel García Márquez sus devaneos localistas con Macondo y lo nefasto de su identidad colombiana que, como todo el mundo sabe, le ha impedido ser un escritor universal. O denostando a cualquier otro escritor por situar sus obras bajo un cielo real, concreto, identificable.

Pues nada, señor Landero, nos dedicaremos a ser “universales” escribiendo novelas ubicadas en New York con protagonistas madrileños. En las que no se cuele por las rendijas lo que somos, lo que respiramos, nuestro pálpito individual o isleño. Seguro que eso le parece lo adecuado, lo estupendo, lo sensato y lo posmoderno. Huy, cómo nos van a aplaudir en Madrid. Lástima que, como explicaba Marx, no existan verdades abstractas –como el abstracto,  virtual e intelectual “horizonte” del señor Landero– sino verdades concretas, terrenas, palpables. ¡Qué poco glamour, pero qué le vamos a hacer!

Mala cosa es que a quienes siempre se nos tratado de borrar la identidad, vengan –con todos los gastos pagados– a aconsejarnos que no seamos “rencorosos” y no tengamos en cuenta lo que seiscientos años de historia han hecho de nosotros, de nuestra forma de ver las cosas, de cierta manera de ser y comprender lo que nos hace humanos. Es como aconsejar dieta de adelgazamiento a niños hambrientos. Pero, claro, así son estos sesudos amigos de Saavedra.

Porque este supuesto “cosmopolitismo” uniformizador, este “universalismo” de gabinete, no es sino la forma perversa en que se presenta ante nosotros el eurocentrismo imperialista y el ombliguismo del intelectual colonialista. Si ese discurso le da resultado al señor Landero y a otros como él en Madrid y sus cenáculos, allá ellos que son blancos. Pero en Canarias, con el fracaso escolar que padecemos y el bajísimo nivel intelectual de nuestra burguesía criolla y sus políticos de mesa camilla, lo menos que necesitamos es gastar el dinero en traer paletos metropolitanos que vengan a intentar lobotomizarnos.

Señor, señor, qué cruz.


Egipto ayer y hoy

In Actualidad, África on 22 febrero, 2011 at 0:00

Ángel Guerra Cabrera

La liberación de Palestina fue una motivación política central del nacionalismo árabe y el panarabismo en las décadas posteriores al triunfo en Egipto(1952) del Movimiento de los Oficiales Libres encabezado por Gamal Abdel Nasser. Hoy también el pueblo palestino y sus derechos inalienables están en la mente y en el corazón de los millones de jóvenes tunecinos, egipcios y árabes en general, que junto a sus padres, madres y hermanas marchan por la justicia social y la libertad. No por una democracia occidental donde decidan el dinero y las elites a espaldas de los gobernados.

Nasser derrocó la monarquía títere de Inglaterra, proclamó la república, nacionalizó el Canal de Suez y enfrentó resueltamente la agresión anglo-franco-israelí(1956). Con el apoyo de la Unión Soviética construyó la monumental represa de Asuán, inició un importante proceso de industrialización, una reforma agraria y otras medidas que hicieron más justa la distribución de la riqueza. Egipto pasó a ocupar un puesto de primera línea del movimiento anticolonial. Ello le granjeó a Nasser una enorme simpatía de sus compatriotas. Hasta su muerte(1970) las masas árabes miraban hacia El Cairo como un faro de su dignidad e independencia.

Después todo cambió radicalmente. Al asumir la presidencia Anuar el-Sadat se inició el camino hacia la subordinación del gobierno egipcio a Washington y a un repugnante concubinato con Israel, sellados con los acuerdos de Camp David(1978). A partir de Camp David Egipto pasó a convertirse en la columna vertebral de la pax americana en Medio Oriente y el facilitador de una frenética y casi impune actitud agresiva del Estado hebreo en la región. Este, que siempre se ha distinguido por el incumplimiento de todas las resoluciones de la ONU sobre el conflicto árabe-israelí, sintió llegada la hora de ampliar su expansión colonial a costa de los palestinos y de recrudecer su vieja campaña terrorista contra ese pueblo y contra los Estados árabes que resistían. Agredió varias veces a Líbano, bombardeó Irak y Siria, enjauló a los palestinos en condiciones peores que las del apartheid e inició una descarada campaña de asesinatos selectivos de sus líderes y activistas, lo mismo en los territorios ocupados que en capitales árabes como Beirut y Damasco.

A partir de Camp David el número de colonos judíos en los ilegales asentamientos dentro de los territorios palestinos subió de 10 000 a 300 000. A la vez Washington acentuó su política hostil contra la independencia de los pueblos del Medio Oriente y de apoyo a sus corruptos y sanguinarios regímenes aliados. Pero en 1979 se llevó la sorpresa de la gran revolución de masas iraní y, por consiguiente, del derrocamiento del Sha Reza Pahlevi, su principal aliado y gendarme en la región hasta entonces.

En vísperas de la desintegración de la Unión Soviética, Estados Unidos se sintió en libertad de lanzar la primera agresión contra el pueblo iraquí a la que siguieron años de bloqueo inmisericorde. Su objetivo era ampliar el dominio sobre el petróleo y las vías marítimas del área, el cual intentó completar con una nueva invasión y, ahora, ocupación de Irak(2003), que aún continúa. Estas aventuras y todas las de Israel desde Camp David se hicieron con la complicidad de Sadat y luego de Mubarak.

En cambio, el pueblo egipcio siente un profundo repudio e indignación por la capitulación de sus gobernantes ante el imperialismo y el sionismo. La calle egipcia es consciente de los hilos que unen al régimen militar heredero de Mubarak con Washington y Tel Aviv y que estos hacen, y harán, cuanto puedan por impedir una revolución democrática en su país, como reseñan los corresponsales que dan prioridad a conocer sus pensamientos. Las nuevas autoridades no han derogado el estado de emergencia, liberado a los presos políticos, creado un gobierno de transición representativo de la sociedad, ni hablado siquiera de enjuiciar a Mubarak y recuperar la millonada que robaron él y sus cómplices.

El fantasma de la represión flota ominosamente en el ambiente en medio de amenazas veladas de los militares contra la proliferación de las huelgas obreras y el deseo manifiesto de los protestantes de mantenerse movilizados. Pero como decía uno de los jóvenes organizadores: ya conocemos el camino a la Plaza Tahrir. En algún momento no lejano se exigirá allí al gobierno por el levantamiento del bloqueo a Gaza y la solidaridad sin reservas con el pueblo palestino. Nadie lo dude.