Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

8 de Marzo: Juntas avanzamos por la igualdad, los derechos sociales y laborales

In Actualidad, Comunicado, Laboral on 8 marzo, 2011 at 0:00

Secretaría de la Mujer de Intersindical Canaria


En este 8 de Marzo, marcado por un contexto de crisis económica y de recortes sociales y laborales generalizados, Intersindical Canaria quiere hacer visible, una vez más, la precaria situación de las mujeres.

Nuestra nación canaria ha comenzado el 2011 con la mayor tasa de paro global a nivel estatal (30%). Mientras tanto, las medidas diseñadas por el Gobierno español hacen cada día más duras las condiciones de vida de la población. Mucho más en el Archipiélago, con los peores indicadores socio-laborales. Especial mención de denuncia merece el acuerdo sobre pensiones recientemente aprobado con la colaboración de los sindicatos CCOO y UGT, perjudicando al conjunto de la población trabajadora.

El Gobierno de Canarias ha sido incapaz de frenar la fuerte destrucción de empleo. Además ha llevado a cabo un notable retroceso de la inversión pública en servicios como la educación, la sanidad, atención a la dependencia, políticas de igualdad y contra la violencia de género, educación y atención a la sexualidad, etc. Y la crisis ha sido la excusa perfecta para poner de manifiesto, una vez más, la ausencia de voluntad política real para remover los obstáculos que dificultan la igualdad efectiva entre mujeres y hombres.

Las medidas actuales “anticrisis” no se dirigen a atajar la discriminación ni la vulnerabilidad que sufren los sectores más perjudicados de nuestra sociedad. La economía no se organiza para garantizar los derechos sociales de las personas y satisfacer sus necesidades.

Y en este panorama, ¿qué ocurre con las mujeres? La tasa de desempleo femenino en Canarias es una de las más altas del conjunto del Estado español (27%). Las mujeres canarias sufrimos también una mayor permanencia en el desempleo de larga duración y somos víctimas de mayores dificultades para acceder al trabajo remunerado. Las mujeres canarias que conseguimos acceder al empleo sufrimos condiciones laborales de mayor precariedad (mayor temporalidad, más contratación a tiempo parcial, discriminación salarial, más obstáculos a la promoción…), todo lo cual, unido a la inestabilidad y discontinuidad laboral –producto de la atención a menores y dependientes- determina que tengamos un menor acceso a prestaciones sociales y menores pensiones de jubilación. El incremento de los niveles de pobreza que se está produciendo en Canarias, lo ha hecho adoptando cada vez más rostro de mujer

Las medidas de “ajuste” en el sector público, que cuenta con una presencia importante de mujeres, rebajando los salarios, así como la supresión de la ayuda de los 426 Euros y el aplazamiento de la implantación del permiso de paternidad de un mes, afectan especialmente a las mujeres.

La Reforma laboral puesta en marcha por el Gobierno español constituye un nuevo ataque a la situación de las mujeres. Además, las condiciones laborales que, con excusa de la crisis, está imponiendo la patronal, en relación a la jornada laboral, horario, turnos, y que en el supuesto de no adaptarse a las mismas son motivo de despido procedente, pueden conllevar una vuelta al hogar de miles de mujeres. En tal sentido, la eliminación de la bonificación para la contratación de mujeres y el mantenimiento de los incentivos a la contratación parcial, principal motor de la dualización de género del mercado del trabajo y la introducción de mayor movilidad, son elementos que perjudican comparativamente a las mujeres, porque solemos disponer de menor flexibilidad de horarios y de más condicionantes familiares que los hombres. Así mismo, la no inclusión de las empleadas de hogar en el Estatuto de los Trabajadores, perpetúa la discriminación de una actividad laboral históricamente femenina.

Entre los efectos profundamente injustos que conlleva la Reforma del Sistema de Pensiones públicas destaca el impacto negativo sobre las mujeres, quienes, a raíz de nuestra concentración en la economía informal y en el trabajo a tiempo parcial, así como la frecuente interrupción de nuestra vida laboral por el cuidado de hijas, hijos y personas dependientes, tendremos más dificultades a la hora de sumar la cotización exigida para acceder a una jubilación digna (frente a una media del 70% de hombres que se jubilan a los 65 o más con 37 años o más cotizados, sólo un 23% de las mujeres está en esa misma situación). El reconocimiento, exclusivamente para las mujeres, de periodos cotizados por el cuidado de hijos e hijas, equivale a perpetuar la división sexual del trabajo, apartando a las mujeres del mercado del trabajo, no contribuyendo a la corresponsabilidad en el sistema de cuidados.

El desmantelamiento de los servicios públicos como la educación, la sanidad, la atención a la dependencia, las políticas de igualdad, etc., producido en Canarias, se traduce en la práctica en una enorme cantidad de trabajos y cuidados que regresan al ámbito doméstico y, en particular, a las espaldas de las mujeres. No queremos dejar de mencionar las dificultades y obstáculos que está teniendo en Canarias la aplicación de la Ley de Salud Sexual y Reproductiva, que comenzó su implantación con importantes cortapisas, que se ha concretado en la privatización de la prestación sanitaria de la IVE en las primeras 14 semanas de gestación.

La lacra que para cualquier sociedad representa la violencia de género, adquiere tintes dramáticos en la sociedad canaria.

LLAMAMIENTO A TODA LA SOCIEDAD CANARIA

Desde la Secretaría de la Mujer de Intersindical Canaria, llamamos a toda nuestra afiliación, mujeres y hombres, y al conjunto de la ciudadanía de Canarias:

A exigir que las estructuras socioeconómicas desplacen el centro de atención desde la mercantilización de lo público hacia la dignificación de la vida humana, reconociendo en este proceso la actividad de los cuidados que hoy es realizada fundamentalmente por las mujeres. Ello requiere la redistribución de todos los trabajos, los que se pagan y los que no.

A reivindicar junto al derecho al trabajo, el derecho al tiempo para el desarrollo de las personas, al tiempo de calidad y libremente vivido. Y el derecho al cuidado: a recibir los cuidados que necesitamos a lo largo de la vida, y a cuidar en condiciones personales y laborales justas cuando cuidamos en el mercado del trabajo.

A demandar políticas públicas eficaces destinadas a superar la grave situación de crisis que atraviesa nuestro archipiélago, que ha disparado los datos negativos en relación a la igualdad de género, políticas que generen más igualdad y bienestar social y políticas de igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres que combatan de forma decidida el machismo que aún pervive en nuestras islas.

A movilizarnos, en las distintas MANIFESTACIONES que las plataformas unitarias de organizaciones de mujeres, de las que formamos parte, han convocado. En TENERIFE el Miércoles, 16 de Marzo, a partir de las 19.00 horas desde la Plaza Weyler. En GRAN CANARIA el Martes, 8 de Marzo, a partir de las 18.30 horas desde el Parque de San Telmo.


Anuncio publicitario
A %d blogueros les gusta esto: