Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Decenas de miles de marroquíes se manifiestan por la democracia en las principales ciudades del país

In Actualidad, África on 20 marzo, 2011 at 23:11

Decenas de miles de personas han salido este domingo de nuevo a las calles de las principales ciudades de Marruecos convocados por el Movimiento 20 de Febrero para reclamar reformas políticas y denunciar la corrupción del régimen. Las protestas han sido especialmente multitudinarias en Casablanca, Rabat, Tánger o Agadir.

Fuentes oficiales han reconocido que había al menos un número igual a los que salieron a la calle el pasado 20 de febrero, cuando comenzaron las movilizaciones. Entonces el Gobierno informó de que 37.000 personas habían salido a la calle en todo el país.

En esta jornada los manifestantes han mostrado su descontento con la batería de reformas anunciada el pasado 9 de marzo por el monarca, Mohamed VI, para ceder más competencias al Parlamento. “El rey no ha cumplido con las demandas de la primera protesta nacional y por eso estamos aquí de nuevo. Nos han prometido reformas en la Constitución y todos sabemos adónde nos han llevado esas promesa, ha señalado Musaif.

“El pueblo marroquí quiere algo que va más allá del discurso del rey”, ha explicado un miembro de la prestigiosa Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH), Abdelhamid Amine. “Quiere que la sociedad deje de ser una sociedad de súbditos y se convierta en una sociedad de ciudadanía”, decía. Otro manifestante, Added Moncef Hadari, de 82 años, aseguraba que continuarán con las manifestaciones “hasta que consigamos una nueva constitución votada por el pueblo”.

En la capital, Rabat, a las 9.30 de la mañana empezaba a llenarse la Plaza de Bab El Had, punto de encuentro de los jóvenes y sus seguidores (les apoyan más de 100 organizaciones políticas, sindicales, de derechos humanos o islamistas). En un ambiente festivo y pacífico, han avanzado hasta el Parlamento marroquí, en la Avenida Mohamed V, arteria principal de la ciudad.

En las manifestaciones han participado también numerosas mujeres cubiertas con el hiyab que portaban retratos de sus familiares, encarcelados en virtud de la legislación antiterrorista y los procesos abiertos tras los atentados suicidas del 16 de mayo de 2003 contra varios objetivos, incluida la Casa de España, en los que murieron un total de 45 personas.

La protesta esta vez ha contado con el apoyo del la Unión Socialista de Fuerzas Populares (USFP), que se sumó a la convocatoria a última hora del sábado. Es el primer partido de la actual coalición de gobierno que se apunta a la protesta.

La ‘F’ de Facebook y la ‘T’ de Twitter se han convertido en el nuevo complemento de los manifestantes, que enarbolaban las dos iniciales de las redes sociales a través de las que convocaron las marchas y que les han servido de soporte para discutir sobre sus reivindicaciones.

Al mediodía, la protesta en la capital contaba ya con más de 10.000 manifestantes. Otras marchas menores durante los días posteriores al 20 de febrero y en otras celebradas esta pasada semana sí que intervinieron brutalmente la policía para dispersar a los manifestantes.

Se han visto, como el pasado 20 de febrero, carteles en los que se invita a dejar la política al fundador del Partido Autenticidad y Modernidad (PAM), Fuad Ali Himma, amigo personal de Mohamed VI. De hecho, a su formación se la conoce en la calle como “la del amigo del rey”.

Otros paneles repetían el eslogan de ‘Majidi, vete’, en referencia al secretario personal del monarca y encargado de gestionar sus finanzas. O ‘Stop Mawazine, somos pobres’, en alusión al ambicioso festival de música que se organiza en Rabat anualmente y que cuenta con el patrocinio directo de Mohamed VI.

En Casablanca se han congregado entre 30.000 y 50.000 manifestantes; parte nada desdeñable de ellos, simpatizantes de la ilegalizada Justicia y Espiritualidad, movimiento islamista con mucho seguimiento en los barrios populares del país.

Los jóvenes del 20 de Febrero, movimiento en el que participan nuestros camaradas de Vía Democrática, reclaman una nueva Constitución, la separación de poderes, la disolución del actual gobierno y parlamento, una monarquía parlamentaria o la liberación de presos políticos, entre otras reivindicaciones.

Con respecto a las promesas de Mohamed VI de ampliar el poder ejecutivo del primer ministro y las atribuciones del Parlamento, así como el compromiso de trabajar por una justicia independiente, las consideran pasos insuficientes y que la comisión creada para estudiar las reformas –que se someterán a referéndum- debería estar formada por una asamblea constituyente y no venir “de arriba”.

Piden también la supresión del artículo 19 de la Carta Magna que atribuye todas las prerrogativas al rey al tiempo que le eleva a la categoría de Comendador de los Creyentes, descendiente directo del Profeta y líder espiritual de sus súbditos.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: