Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Libia: otra vez el mismo cuento

In Actualidad, África on 23 marzo, 2011 at 15:21

Huang Xiangyang


La acción militar conjunta de las potencias occidentales contra las fuerzas del líder libio Moammar Gadafi equivale a una guerra no declarada contra una nación soberana. La misma va contra los principios de la Carta de la ONU y las normas internacionales, que exigen el respeto a la soberanía, la unidad y la integridad del territorio de una nación independiente. Es un ejemplo típico del fuerte que abusa del más débil.

No soy precisamente un admirador de Gadafi, que ha gobernado Libia por 41 años. Puede que él sea “un tirano inmisercorde” con su pueblo, según lo que afirman Estados Unidos y sus aliados. Puede haber causado víctimas civiles en sus ofensivas contra los rebeldes, como sucede en cualquier guerra civil en cualquier país. Pero esto no constituye una excusa válida para invadir y dividir una nación soberana.

Los ataques aéreos no provocados de la noche del 19 de marzo sólo servirán para que los problemas de Libia empeoren y se extiendan más allá de sus fronteras, a pesar de que Gadafi aceptó la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU sobre la zona de exclusión aérea y el subsiguiente alto al fuego.

Los recursos morales no justifican el uso de la fuerza contra naciones gobernadas por supuestos tiranos hoy día. Si las potencias occidentales se empeñan en lanzar esta “cruzada por la justicia”, la lista de naciones podría seguir aumentando indefinidamente y ningún país podría sentirse seguro.

Las “atrocidades indescriptibles” de las que se acusa a Gadafi suenan similares a las acusaciones contra Saddam Hussein, cuando se le imputó la posesión de armas de destrucción masiva hace algunos años. En aquel entonces se engañó al mundo y se perdieron decenas de miles de vidas civiles. Roguemos que no se repita la misma tragedia.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: