Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias

Momento de rotos y descosidos

In Actualidad on 8 abril, 2011 at 0:01

Elsa Claro


En este mismo momento se está engendrando un mal parto. Quizás sean varias las criaturas y no con alma santa precisamente. En el mundo árabe –forzoso comenzar por ahí, dadas las circunstancias- se mueven cuestionables fuerzas.  Ergo veamos que un grupo formado por 77 abogados ha venido criticando la índole secreta del tribunal que en Arabia Saudita, juzga a unas 4 mil personas, tras sentenciar a otras mil 612, acusadas todas de vínculos con la red Al Qaeda. Que ocurra a puertas cerradas coloca el procedimiento en zona de trance sospechoso.

Otrosí, se encuentra en la creación del Banco Central de Libia y una empresa petrolera también con carácter “estatal”, por parte de quienes ni siquiera habían consolidado todavía un trozo del territorio, pero se sintieron facultados para suscribir contratos, con Qatar, por ejemplo, para la entrega inmediata del crudo. Debe ser una ¿coincidencia? el que ese país fuera uno de los gobiernos árabes sumados (para justificar) la agresión extranjera de un país donde es posible que mucha gente quiera deshacerse de Gadafi, pero ni ellos ni los que desean que se mantenga, merecen que les impongan estructuras de conveniencia y saqueo que, casi seguro, no les beneficiarán. Mirado lo mismo con ángulo ancho que con el menor posible, es un paso tan impugnable como que Barak Obama ordenara acciones bélicas sin consultar al Congreso, o si se prefieren las medias tintas, no ha sido correcto.

El tema medio-oriental dará mucho para decir todavía, en particular sobre cuanto atañe al escamoteo de todo lo genuino que hay en las revueltas populares de la zona.

Ineludible, decía, dejar nota del asunto, sea en su aspecto global o en las pocas particularidades predichas, pero antes de que pasen a la página del ciertas realidades molestas, urge ubicarlas, que también pujan con fuerza.

A finales de marzo el primer ministro de Portugal, José Sócrates, renuncia al cargo cuando el parlamento se opone a que implante una cuarta etapa de ajustes –en menos de un año- para aliviar el déficit fiscal del país. Poco antes hubo varias manifestaciones en la nación lusitana, sobresaliendo la presencia de jóvenes que adoptaron el nombre de generación basura para dar idea de la situación que encaran. Los graduados universitarios no consiguen su primer trabajo. Los que lo tenían con ese u otro nivel, tampoco encuentran oportunidades, y sus mayores no pueden hacer frente a los aumentos de precios, las rebajas de salario y pensión y un impuesto sobre el valor agregado superior al 25%.

Dos días después de la dimisión de Cavallo, el viernes 25, cae bajo el peso de una moción de desconfianza, promovida por el legislativo canadiense, el primer ministro conservador Stephen Harper, extremo que no impidió colocar a un alto militar de este país, el teniente general Charles Bouchard, al mando en la OTAN para la campaña contra Libia.

La moción de censura fue presentada cuando el jefe de gobierno se negó a dar elementos solicitados por los diputados sobre varios proyectos, entre los cuales sobresale el coste de 65 aviones de combate. Harper cometió desacato al negarse a revelar los documentos que le solicitara el Parlamento. Ahora deben realizarse elecciones anticipadas, las cuartas en solo 7 años.

Pasaron 5 días y el 30, Bélgica batió un lamentable récord mundial, pasando por encima de 289 días sin gobierno estable. Desde los comicios de junio del 2010, no lograron crear gabinete, continuando una crisis que se estira desde la renuncia, un año antes, del entonces premier Yves Leterme. Fórmulas variadas y trabajo de expertos nombrados por el rey, lograron nada. Por lo inusitado del acontecimiento, que puede parar en una división del país, hubo nutridas manifestaciones primero en febrero y con un rotundo bis en marzo, dando cuenta de lo inconsecuente de la situación, cuando, como sede de la Alianza Atlántica, allí mismo se fraguaba lo que ya se sabe.

Ese mismo sábado, víspera del término del primer trimestre de un año que se está ganando varios malos epítetos, ocurrirían otras quejas masivas de importancia. Convocada por los sindicatos, algunos de los cuales quieren, por lo menos, salvar lo que queda del antiguo sistema de salud, y desde la Thatcher bastante mermado, en Londres se calcula que hubo entre 400 o 500 mil manifestantes contra los recortes anunciados por el binomio Cameron-Clegg, quienes pretenden podar 100 mil millones de euros en cuatro años, lacerando más la estancada economía del Reino Unido. Las disminuciones recaen en negativo sobre los municipios, hospitales y empresas del estado, así como en cuanto a los centros universitarios, que por eso ya protagonizaron varias sonadas demandas públicas.

Sin embargo, según la Ong UK Uncut, estima en 200 mil millones de dólares la cantidad que grandes firmas dejan de pagar al fisco. “Los recortes tienen un claro fin político: destruir nuestro estado de bienestar. Se están cortando servicios esenciales mientras se permite una evasión fiscal asombrosa”, aseguran y, si tienen razón, se repite lo que ocurre con los banqueros que rompieron la cristalería pero quien tiene que pagarla es el elefante.

Algo así puede encontrase en lo expuesto por el Nóbel de economía Paul Krugman, cuando recién, y en referencia a los sucesos de Portugal, la rentabilidad en la cotización de bonos irlandeses y el plan de ajustes británico, consideraba: “¿Qué tienen en común estos acontecimientos? Todos ellos son pruebas de que reducir drásticamente el gasto cuando uno se enfrenta a un paro elevado es un error. Los defensores de la austeridad predecían que los recortes del gasto reportarían rápidamente dividendos en forma de aumento de la confianza y que habría pocos efectos adversos, o ninguno, para el crecimiento y el empleo; pero se equivocaban”.

También en Roma 300 mil personas salieron a protestar. Esta vez no fue por los desmoralizantes deslices de Berlusconi, sino contra la privatización del agua, que no es el único problema pero agrava otros.

Europa tiene tradiciones de lucha y aunque sus organizaciones estén siendo hasta chantajeadas para que no se expresen bajo amenaza de trasladar fábricas completas al este o, como ya se dijo, les podan salarios y no crean puestos de labor, su propia raigambre hace lógicos los actuales reclamos y que la Confederación de Sindicatos Europeos haya convocado nuevas protestas para el 9 de abril, esta vez en Budapest.

Menos frecuentes -por la desarticulación esmerada de gobernantes como Ronald Reagan- son las quejas sociales en Estados Unidos, pero también las hubo frente a la Casa Blanca en el fenecido marzo, protestando en general contra la guerra y que no se repitan mentiras como las de Irak, sean dedicados fondos al sector educacional o para crear puestos de trabajo, en vez de invertir en conflictos bélicos en el extranjero.


[Fuente: CubaDebate]

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: